La carrera de Le Mans en 1955

0

En corriendo con la historia recordamos "el desastre de Le Mans" en el que murieron el piloto Pierre Levegh y 82 espectadores.

El desastre de Le Mans fue un choque múltiple sucedido el 11 de junio de 1955 en el circuito de la Sarthe, cerca de Le Mans, durante la celebración de las 24 Horas de Le Mans, en el que murieron el piloto Pierre Levegh y 82 espectadores.

A las seis y media de la tarde el Mercedes 300 SLR conducido por la pareja Juan Manuel Fangio–Stirling Moss luchaba por encabezar la prueba contra el Jaguar conducido por Mike Hawthorn-Ivor Bueb tras haber conseguido sacar una vuelta a la mayor parte de sus rivales.

Hawthorn, en plena lucha con Juan Manuel Fangio, adelantó a un Austin Haeley, conducido por el piloto británico Lance Macklin, a la entrada de la línea derecha de las tribunas pero, de repente, frenó y decide entrar a los pits.

Sorprendido, el piloto del bólido que acababa de ser doblado hizo una brusca maniobra hacia la izquierda sin ver que dos Mercedes, a toda velocidad, se le echaban encima. El primero lo conducía el francés Pierre Levegh, con una vuelta de retraso, y el segundo, el Chueco Fangio.

El drama se produjo en tan solo unos pocos segundos. En un último acto reflejo, Levegh levantó la mano para advertir a Fangio del peligro. Después, chocó contra el Austin y, a más de 200 kilómetros por hora, su Mercedes “despegó” para abatirse, explotando, sobre las tribunas repletas de espectadores.

El Mercedes de Pierre Levegh se desintegró totalmente, el motor y otras piezas del chasis dejaron un rastro de muertos y heridos en su vuelo sobre las tribunas, incluyendo al propio Levegh cuyo cuerpo quedó tendido sobre la pista. Entre los motivos de la fuerte deflagración se encuentra el hecho de que muchas partes del vehículo estaban compuestas de magnesio, que genera una fuerte explosión y dificulta las labores de extinción, dado que el agua actúa como potenciador de las llamas.

Los organizadores de la prueba, sin embargo, no interrumpieron la carrera, que prosiguió mientras las ambulancias iban y venían. Los espectadores situados en otras zonas del circuito tardaron horas en conocer el alcance de la tragedia. La organización argumentó que la suspensión de la carrera hubiera dificultado las labores de evacuación de los heridos, por la probable invasión de las vías de emergencia.

Durante la noche, el equipo Mercedes Benz, que encabezaba las 24 Horas, decidió retirarse de la carrera, por orden explícita de la sede central de la marca en Stuttgart. Al día siguiente, bajo una fría lluvia y un ambiente aún más glacial, Hawthorn y Bueb lograron para Jaguar su tercera victoria en Le Mans. La retirada de Mercedes de las competiciones automovilísticas se prolongó hasta el año 1989.

Dos días después, las autoridades galas prohibieron las competiciones automovilísticas en Francia. En Alemania, España y Suiza siguieron el ejemplo francés y suspendieron sus Grandes Premios, para evitar que se repitiera una tragedia que conmocionó a Europa y al resto del mundo.

El accidente contribuyó de forma clara a cambiar las políticas acerca de la aceptación del peligro en las carreras de automovilismo y a la exigencia de más seguridad en las carreras, tanto para los competidores como para los espectadores, por ejemplo, en 1955 los automóviles de carreras no contaban con cinturones de seguridad, los pilotos decían que no querían estar “atados” al auto en caso de incendio ya que no contaban con monos ignífugos con tela Nomex. Los cascos posteriormente cubrirían toda la cabeza de los corredores.

 

Corriendo con la historia: la fecha más trágica en la historia del automovilismo

0

En el desastre de Le Mans de 1955 fallecieron más de 100 personas

La fecha más trágica de la historia del automovilismo pasa hoy por la pantalla de Vértigo, en el segmento corriendo por la historia: el desastre de Le Mans en 1955.

Las marcas más importantes del mundo, desde Porsche, Ferrari y Mercedes-Benz a Jaguar y Maseratti, y algunos corredores que marcaron al deporte como Eugenio Castellotti y Juan Manuel Fangio, se hacen presentes en estas imágenes espectaculares del pasado, increíbles para los amantes de los vehículos de carreras.

Sin embargo, en esta carrera particular sobrevendría la catástrofe. Pierre Levegh, conductor para Mercedes Benz, se monta con el vehículo de Lance Macklin luego de perder el control de su automóvil, se vuelca hacia la tribuna y provoca la muerte de más de 100 personas.