Montevideo, 18°C

Abdala sobre las familias sirias: “Tendrán que comprender que tienen que salir adelante en Uruguay y trabajando”

0

El diputado nacionalista exige al MI que desaloje a las familias de refugiados que acampan en la Plaza Independencia.

Desde hace más de dos semanas un par de familias de refugiados sirios acampan en la Plaza Independencia, en reclamo de poder irse a otro país.

Por su parte, el diputado nacionalista Pablo Abdala pidió en la Cámara de Representantes que el Ministerio del Interior los retire de la plaza, apelando a la Ley de Faltas.

Hablamos al respecto con Pablo Abdala.

Hicimos este planteo sin alegría y sin gusto, con muy poca satisfacción. Pero la ley vigente establece lo que establece.

La Ley de Faltas establece que aquel que ocupe espacios públicos, acampando o pernoctando durante un período prologando, debe ser intimado por la autoridad policial o municipal. En caso de no deponer su actitud, se le puede imponer una pena de tareas comunitarias. Ellos no están ejerciendo el derecho a huelga.

Yo puse el énfasis también en que este hecho no deja de ser un apéndice del problema más general, que es el programa de refugiados de familias sirias. Lo que todos tenemos que asumir es que estas personas están unidas al país al menos en el corto plazo, porque no hay otros países dispuestas a recibirlas: tendrán que comprender que tienen que salir adelante en el Uruguay y trabajando.

Está claro que el Gobierno ha hecho un enorme esfuerzo y les ha otorgado beneficios importantes para facilitarles la vida en el país. Hay enormes barreras culturales en cuanto a las dificultades para reasentarse en un país desconocido, eso lo reconozco.

Tenemos una situación coyuntural que esta usurpación del espacio público, que es un tema que hay que resolver.

Vamos a ayudar en todo lo posible para que el país salga de esta situación: es un problema que Uruguay se ha comprado. Con Acnur cumplimos a media, porque cumplimos, en parte, con estas familias, pero ¿y las otras que iban a venir? Fue una decisión inevitable.

Miranda reconoció que hubo apresuramientos, que este programa no se cumplió con las precauciones que se debió haber administrado, y por eso tenemos los problemas que tenemos.