Montevideo, 13°C

¿Por qué la inflación sigue bajando?

0

Laura Raffo analiza en su columna económica qué ocurre con la baja de la inflación en Uruguay.

La inflación en Uruguay está en sus niveles más bajos de 12 años y el Banco Central se mostró muy satisfecho y ratificó que en los próximos meses se espera que el crecimiento de precios se mantenga en la meta propuesta por el Gobierno.

¿Por qué ha bajado la inflación?

El crecimiento de los precios se viene moderando en Uruguay desde principios de año y, para entender el por qué, hay que tomar en cuenta cómo se calcula la inflación.

El Instituto Nacional de Estadística toma en cuenta dos factores: en qué rubros gastan su dinero los hogares y cuáles son los precios de esos bienes y servicios.

Para esto se usa lo que se llama “canasta de consumo”. En base a esta canasta, se relevan los precios de los distintos artículos mes a mes para ver cuánto se encarecieron. Así se construye el Índice de Precios al Consumo (IPC).

Si el IPC sube de un mes a otro, es decir si se encarecen los precios, es que tenemos inflación.

Miren lo que viene sucediendo con el IPC en los últimos meses.

Los precios vienen creciendo cada vez menos, en junio la canasta de consumo se encareció solo 0,15 %.

Y este menor aumento de precios se explica en gran parte porque la fuerte baja del dólar ha impactado en gran parte de los productos de la canasta pero también porque hay precios internos que no están influenciados por el dólar, que también se están moderando.

Los alimentos y las bebidas, que venían encareciéndose en años anteriores, este año casi no han aumentado sus precios.

Sin dudas esto significa un alivio para el poder de compra de los uruguayos porque en un hogar promedio los alimentos y las bebidas son la cuarta parte del gasto total de consumo.

Repasemos cómo vienen aumentando los distintos rubros de la canasta.

Los alimentos y bebidas en su conjunto no cambiaron de precio. Obviamente es un promedio. Bajaron las frutas, las verduras y los aceites. Mientras que crecieron los panes, las bebidas y los refrescos. Pero en el total del gasto se compensaron.

Luego tenemos rubros como la recreación y la cultura, el transporte, la vestimenta, el calzado o los artículos para el hogar que se encarecieron pero de manera moderada.

Aquí pesa mucho la baja del dólar. Hay artículos para el hogar como electrodomésticos que se abarataron. También las motos, los autos, las bicicletas, los tickets aéreos, paquetes turísticos,  o los teléfonos celulares.

Pero también hay rubros que sí subieron de manera notoria. La enseñanza preescolar, primaria y secundaria subió 12 %. Los servicios médicos y dentales también.

Con esta inflación más baja hay una mejoría en el poder de compra de los uruguayos. ¿Se nota en un mayor consumo?

El Índice Medio de Salarios (IMS) viene creciendo por encima de la inflación. Ha subido más de 9 % en lo que va del año.

Esto significa que los uruguayos han ganado poder de compra en pesos. Y también han ganado poder de compra en dólares porque el dólar ha bajado notoriamente.

Esto obviamente configura una situación ideal para que repunte el consumo.

Sin embargo, los comercios todavía no notan un crecimiento muy fuerte de las ventas.

Esto puede deberse a que el mercado laboral continua débil, el desempleo está en 8,5 % y la gente aún opera con cautela.