Montevideo, 13°C

El laboratorio Roche pagará una indemnización de más de 130.000 dólares a un joven

3

El joven ingirió un medicamento del laboratorio y tuvo que hacerse dos trasplantes de médula ósea.

La información fue publicada por el semanario Búsqueda. Según consta en las sentencias del caso a las que accedió Telemundo, un joven de 19 años consultó a un dermatólogo en agosto de 2009 porque padecía acné.

Le recetaron Roaccutan, un medicamento del laboratorio Roche, y le indicaron que se hiciera análisis de sangre.

El medicamento y los exámenes se repitieron hasta que en marzo de 2010 surgió que el volumen normal de plaquetas en la sangre bajó notoriamente.

De las 150.000 plaquetas- que es el volumen mínimo normal- el joven llegó a tener 20.000, lo que motivó su internación y la realización de más estudios que confirmaron que sufría hipoplasia medular, una enfermedad que hace desaparecer a las células productoras de sangre de la médula ósea.

El tratamiento le llevó 29 meses de fármacos y debió hacerse dos trasplantes de médula con su hermano como donante. También pasó por quimioterapia.

Como el caso de este joven, se reportaron otros seis que el laboratorio conocía.

El joven y su familia hicieron la demanda por 292.000 dólares debido a los daños que tuvo que enfrentar por haber ingerido el medicamento.

En la acción judicial se le reclama al laboratorio por no informar en las contraindicaciones del medicamento de la posibilidad de que se produjera la hipoplasia medular.

En su defensa, Roche asegura que en el proceso no se comprueba que la enfermedad del joven se deba al consumo del medicamento y dice que por lo tanto no se incluye en el prospecto porque no hay una causa comprobada.

El fallo de la juez Laura Motta, ratificado por el Tribunal de Apelaciones, se basa en el derecho a la salud y a ser informado que tiene el paciente.

Reclama que los prospectos de medicamentos deben ser claros para médicos y pacientes sobre los efectos adversos.

Indica que actualmente no hay un estudio científico que excluya absolutamente al medicamento de las causas de la enfermedad y señala que el mismo laboratorio informa que no sabe cómo actúa el fármaco para mejorar clínicamente el acné.

La sentencia condena al laboratorio a pagar al joven y a su familia unos 130.000 dólares más intereses por daños surgidos de la enfermedad y la recuperación, sus costos, los daños al hermano donante de médula y al resto de su familia además del  daño moral.

La decisión, al ser ratificada por un Tribunal de Apelaciones, no puede ser recurrida y el laboratorio deberá pagar.