Montevideo, 18°C

La relación entre Cambio Nelson y la Ruta del Dinero K

0

Un escribano y un empresario argentino parecen ser figuras claves en la conexión entre la empresa cambiaria de los Sanabria y el enorme esquema de lavado de activos argentino.

En el listado de los acreedores y deudores del Cambio Nelson aparecen aproximadamente unas 2.000 personas: hay desde políticos de todos los partidos hasta profesionales de diversos rubros.

Pero dos de ellos, el escribano Adolfo Pittaluga Shaw y el ciudadano argentino Maximiliano Acosta llaman la atención porque están vinculados por un caso muy sonado que está siendo investigado por el fiscal de Crimen Organizado Luis Pacheco: la Ruta del Dinero K.

Pero no solamente en Uruguay llamo la atención.

Según supo Telemundo, una unidad especial del Ministerio del Interior de la República Argentina está investigando la vinculación del Cambio Nelson con la Ruta del Dinero K, que implica al matrimonio Kirchner con el empresario Lázaro Báez.

Para los investigadores argentinos, Acosta seria el hombre clave por sus nexos con el fallecido Wilson Sanabria, dueño del Cambio Nelson. Incluso se analiza si parte del dinero que entraba al cambio no fue desviado, además de a las empresas de Sanabria, a la zona del Calafate donde Báez tenia decenas de propiedades.

En un documento de casi 200 páginas, Cambio Nelson Camvirey S.A., presentó una lista que es una fotografía de su situación contable hasta el 31 de enero pasado. Entre los nombres que allí aparecen se encuentra al escribano Adolfo Pittaluga Shaw y el argentino Maximiliano Acosta.

El primero tenía en su cuenta un saldo de $1 y el segundo una cifra bastante mayor: poco más de 50.000 dólares, sin especificar cómo se generó ese saldo.

Como la Justicia de Maldonado no pudo encontrar el origen de algunos fondos depositados en Cambio Nelson, y hay sospecha de lavado de dinero, se derivó el expediente a Crimen Organizado. La investigación está ahora a cargo del fiscal Carlos Negro y la jueza Beatriz Larrieux.

Telemundo intentó contactar al escribano Pittaluga Shaw pero no obtuvo respuesta de él.

Cuando se dieron a conocer nombres de personas con fondos en Cambio Nelson, el escribano fue contactado por Telemundo y afirmó: “no tengo cuenta en Cambio Nelson. Solo pagué facturas a través de esa empresa”. Además afirmó desconocer a Francisco Sanabria.

¿Cómo comenzó todo?

Comenzando por el papel de Acosta y Pittaluga Shaw. Estas dos personas están vinculadas por haber participado de la operación de compra, en el año 2011 de El Entrevero, un campo cercano a José Ignacio.

La compra de esta propiedad por parte de Daniel Pérez Gadín, contador del empresario kirchnerista Lázaro Báez, es lo que dejó al descubierto una actividad sospechosa de lavado de dinero .

Pérez Gadín y Báez están detenidos y procesados en Argentina por lavado de activos en una red asociada al difunto expresidente Néstor Kirchner y a su viuda, expresidenta Cristina Fernández.

Acosta fue quien firmó el 23 de febrero de 2011 el boleto de reserva para la compra del campo a nombre de la empresa Traline S.A., en la intervino Pittaluga Shaw.

Luego, cuando se hizo la escritura, el campo fue comprado por la empresa Jumey cuyo titular era Pérez Gadín.

En la operación participó la inmobiliaria Perazzo, Pittaluga Shaw y Acosta como firmantes del boleto de reserva. La venta del campo de 152 hectáreas fue por 14 millones de dólares, cuando su valor en el mercado era de unos 5 millones de dólares.

Hoy el predio esta embargado por disposición de la Justicia del Crimen Organizado que investiga la Ruta del Dinero K en territorio uruguayo.

La inmobiliaria Perazzo y Pittaluga Shaw fueron multados en el año 2015. Pittaluga debió abonar una multa de 276.035 dólares y Perazzo 88.934 dólares. Ambos fueron por no haber denunciado operaciones sospechosas de lavado de dinero.

Luego del negocio de El Entrevero, Acosta siguió operando. El argentino se interesó por otros negocios en la zona como el proyectado puerto de Punta Piedras del Chileno, que impulsó el entonces Intendente Óscar de los Santos.

Por este emprendimiento se reunieron Acosta, Leonardo Fariña, Óscar de los Santos y el fallecido Wilson Sanabria, entonces dueño del Cambio Nelson.

Acosta era la cara visible del empresario argentino Lázaro Báez y del valijero K, Leonardo Fariña mientras que Wilson Sanabria fue el nexo local.

Leonardo Fariña tiempo atrás dio unas declaraciones al programa “Así nos va” de Radio Carve.

 “Era el nexo político que teníamos en Punta del Este para llevar adelante los negocios. Porque teníamos un plan de negocios un poco más grande que el campo”.

Las movidas impulsadas por Acosta generaron varias reuniones entre un grupo de inversores argentinos y empresarios uruguayos en territorio argentino interesados en hacerse cargo del proyecto del Puerto de Piedras del Chileno. En todos los casos fue el empresario uruguayo el fallecido Wilson Sanabria.

Según Fariña, Wilson Sanabria facilitó parte de las gestiones en Uruguay.

“Y cuando nosotros compramos El Entrevero, Wilson fue el que nos dio una mano con todo lo que era la aprobación de planos municipales de Punta del Este”, contó el valijero en “Así nos va”. 

Según varias fuentes consultadas, las negociaciones estaban muy avanzadas hasta que estalló el escándalo del Dinero K revelado por Fariña en el programa de Jorge Lanata, de canal 13.

¿Qué es de Maximiliano Acosta ahora?

 A raíz de este caso, Acosta denunció haber recibido amenazas de muerte de parte de Perez Gadín y buscó la protección de la diputada Elisa Carrió. Luego se vino a Uruguay, donde estuvo viviendo hasta por lo menos el año 2014, según investigadores argentinos.

Mientras estuvo en Uruguay, Acosta trabajó para Wilson Sanabria.

La Justicia uruguaya investiga sus viajes a y desde Uruguay, junto con un vuelo relámpago en agosto de 2012 a Panamá, el paraíso fiscal donde operaba una sucursal de la financiera SGI, perteneciente a Federico Elaskar.