Eugenio Figueredo “siempre fue funcional y servil al poder”

Los periodistas Diego Muñoz y Emiliano Zecca hablaron sobre "Figueredo. A la sombra del poder", su último libro.

9789974741010

¿Hay un antes de su llegada a la AUF, un durante y un después?

El libro intenta mostrar tres grandes partes: Figueredo hoy, la realidad, por qué cae preso, en qué estaba su carrera dirigencial en el momento en que ocurre, lo importante que se había transformado para la sociedad uruguaya a través de las cosas inmobiliarias que encaraba, después el Figueredo dirigente de AUF, su cogobierno con Tenfield, la firma del contrato, su desmanejos con jueces, dirigentes y demás, y la herencia que deja Figueredo que es una herencia que hasta hoy paga la AUF por esas cuestiones que cuando él era presidente se terminaron generando.

Había un presente de Figueredo que era muy importante, que tenía trascendencia a nivel mundial por la detención que tuvo él con los demás dirigentes de la Conmebol y Concacaf cuando estaban en Zúrich, pero había un pasado que muchos denunciaron, que hablaban de los manejos de Figueredo, y había mucho para ordenar en este personaje, de ver cómo había pasado de ser un modesto vendedor de autos en los ’90 que llegó a la Presidencia de la AUF y había entrado a la Conmebol y cómo se había convertido en los últimos años en un inversor que tuvo el desenlace que tuvo y terminó preso en Uruguay.

¿La venta de los derechos de televisación marcan un quiebre?

La venta de los derechos en el ‘98 hay cuatro aspectos puntuales que marcan el primer negocio millonario que hace Figueredo en Uruguay: hay una reunión entre Figueredo y autoridades de Tenfield en el Expreso Pocitos. Ahí Figueredo escucha a Tenfield y empieza a jugar para Tenfield, no se sabe qué ocurrió en esa reunión pero sí que después de esa reunión Figueredo empezó a apoyar a Tenfield. Poquito después se da la asamblea de clubes en la que Figueredo como presidente de la asamblea permite que Gutiérrez, Casal y Francescoli ingresen a la asamblea cerrada solo para dirigentes y que los reten y les recuerden los favores que les debían, y en esa asamblea la oferta de Tenfield de U$S 50 millones le gana a una de U$S 82. Un par de meses después Figueredo, que hacía  cinco años no tenía trabajo ni remuneración alguna llega a comprarse a la oficina de Pintos Risso un apartamento de U$S 375.000 en noviembre se firma el contrato y diez días después se jubila cobrando $2000.

El expresidente de Defensor, Eduardo Arsuaga, declara en Búsqueda que Figueredo cobró el 10% del contrato: 50 millones fue el contrato, 5 millones habría cobrado Figueredo de acuerdo a actores muy vinculados a la AUF y cercanos a Figueredo. Esa venta de derechos le habría reportado 500.000 mil mensuales durante diez meses del primer año de contrato.

¿Figueredo cuidada más sus relaciones empresariales que las de la institución que representaba?

Figueredo siempre fue funcional y servil al poder al que se acercó para escalar posiciones y lograr un estatus que era el que quería lograr. Está claro que por delante de los intereses de la AUF y el organismo que representaba estuvieron los intereses de la empresa que tenía los derechos de televisión, que siempre hizo los mejores negocios, y los intereses personales de Figueredo, que también estaban por delante de los intereses de la AUF. No es casualidad que hasta que estuvo Figueredo la empresa Tenfield tuvo una oficina al lado de la del presidente de la AUF y cuando llegaron quienes sucedieron a Figueredo, una cosa que les llamó la atención y pidió primero fue que no tenía nada que hacer la empresa de los derechos de televisión con una oficina al lado de la del presidente de la AUF.

¿Qué incidencia tuvo la política en la salida de Figueredo de la AUF?

Figueredo se va de la AUF porque llega Vázquez al poder y Lescano a Deporte y Turismo, Figueredo intenta quedarse colocando al frente a Tabárez que es una persona vinculada a la izquierda. No lo consigue y después, desde la Conmebol trabaja ya pensando solo en él. Lo que ocurre en la época de Mujica es que hay un vínculo con Casal, que es muy cercano que también explica cuánto creció Casal a nivel de la AUF a pesar de que Bauzá intentaba poner independencia en la AUF. Figueredo con el poder sí, y Mujica con su cercanía a Casal también genera ese vínculo entre el fútbol y la política.

¿Por qué definen como de amor – odio la relación entre Figueredo y Casal?

La relación entre Figueredo y Casal pasó por varias etapas. Al principio tenían intereses en común. Casal quería llegar a la AUF para tener los derechos comerciales, Figueredo es un socio fundamental en esto, no se entiende a uno sin el otro, pero después cuando Figueredo se va de la AUF pasa a formar parte de la Conmebol, se queda con esa posición, y Casal ya tenía su estatus en la AUF pero quería ingresar a la Conmebol. Insistió durante mucho tiempo, no pudo, porque en la Conmebol no mandaba Figueredo. Cuando logra ocupar una posición de peso, la presidencia, en 2013, ahí Casal presiona más fuerte. El abogado de los clubes que denuncian en Uruguay a impulso de Casal reconoce que lo llamaron a Figueredo le dijeron que la situación de la Conmebol era complicada, que iban a denunciar, porque los manejos eran flagrantes, Figueredo insistía en que no podía, que Grondona era el que los controlaba y que no había chance, que había un contrato vigente. Ahí quizás es el momento de mayor rispidez y donde se hace la denuncia acá. Cuando aparece Estados Unidos en el medio es un actor de mucho peso que golpea a Figueredo y a toda esa dirigencia, y Figueredo recurre a Casal y se cierra el círculo entre ambos. Recurre a Casal para poder tener una defensa. Figueredo se quedó solo.

¿Cuál es la herencia que dejó en la AUF?

La más grande es la pérdida de soberanía. La AUF es un organismo que sigue atado a los intereses de la empresa que tiene los derechos de comercialización. Esa pérdida de soberanía es para mí lo más grave que tiene la AUF, porque es lo que no le permite a los tipos que vienen después de Figueredo y de los otros presidentes poder negociar con independencia un contrato que sea beneficioso para la AUF.

Figueredo metió a Casal en la AUF, y lo metió de por vida. Mientras Casal tenga ganas, va a ser el dueño del fútbol uruguayo, y eso es responsabilidad de Figueredo. Hay una persona, un ejecutivo que intentó no sacar a nadie sino disminuir la injerencia, recuperar soberanía, y que así le fue. Esa es la realidad, el que llega a la AUF sabe quién manda, y eso es responsabilidad de Figueredo.

Los autores

Diego Muñoz (Montevideo, 1975). Es periodista en la cadena ESPN, en el programa Hablemos de Fútbol, responsable la selección Deportes del
Portal 180 y relator de las transmisiones de #futbolx180. Escribió Hecho en Uruguay, fue uno de los presentadores de la sección Deportes en
Subrayado de canal 10 y en TNU, co conductor del programa Cerrá y vamos y presentador y productor de Deporte Total. Produjo el programa
Capitales del fútbol, Montevideo para ESPN, trabajó en las radios Carve, Nuevo Tiempo, Del Plata, Del Sol y XFM. Escribió artículos periodísticos
en Marca de España, La Tercera de Chile, en la revista tres, en el suplemento “Qué pasa” del diario El País y en la revista Bocas de Colombia.

Emiliano Zecca (Fray Bentos, 1985). Es periodista. Actualmente, trabaja en el programa radial No toquen nada y en el Portal 180. Antes estuvo en
el portal Observa y colaboró en el diario El Observador en los suplementos Deportes y Negocios, O2 (Cultura) y en la sección Política y Sociedad. Escribió en la revista 17 Deportes. También colaboró con el diario La Prensa de Panamá y con la sección Deportes de La Diaria.

Sinopsis

Yo sé que me voy a morir en la cárcel”, admitió Figueredo con una oración. El dirigente que había acumulado poder y dinero durante años, el que se jactaba de su cintura política, al que no le importaba lo que la gente pensara de él, se sentía acabado.

El hasta entonces vicepresidente de la FIFA ha sido toda su vida un incansable tejedor de vínculos, intrigas, negocios triangulares, dueño de una habilidad única para estar en el momento preciso brindando con la persona indicada. Pero la fortuna y cargos acumulados son inversamente proporcionales al legado y reconocimiento dejados en cada institución por la que pasó. Huracán Buceo fundido, la AUF con magros resultados y presa por década y media de un contrato abusivo por derechos de televisación, métodos non sanctos para acomodar jueces y partidos,
lavado de activos, figura clave de la incendiada Conmebol.


Las Más Vistas