“La mujer que ríe y el hombre que agradece”, un libro que surge de las coincidencias entre Cecilia Bonino y Fidel Sclavo – Teledoce.com

“La mujer que ríe y el hombre que agradece”, un libro que surge de las coincidencias entre Cecilia Bonino y Fidel Sclavo

La historia, que se nutre de muchas ilustraciones y de pocas palabras para decir mucho, aborda temas como el encuentro -esos que transforman- y los vínculos humanos.

A simple vista, La mujer que ríe y el hombre que agradece (2017, Banda Oriental) puede parecer un libro para niños; sin embargo, ese es uno de los mitos que sus autores, la periodista Cecilia Bonino y el iustrador y escritor Fidel Sclavo, han tenido que combatir.

La escueta cantidad de palabras, la diagramación de las imágenes y la tipografía, y hasta las pequeñas dimensiones, sin obviar que incluye ilustraciones en la tapa y en todas sus páginas: todo hace pensar que se trata de un libro para los más chicos, pero no.

“Me han dicho que se lo van a comprar a los hijos, pero es un libro para adultos, aunque cualquier niño lo puede leer y lo va a entender perfectamente, aunque no esté pensado para ese público”, reflexiona Bonino en diálogo con De la Mancha.

En este sentido, el objetivo de los autores del libro es precisamente eso de “ir con poco para tratar de decir mucho”.


El encuentro y los vínculos humanos

La mujer que ríe y el hombre que agradece es un libro que habla sobre los vínculos humanos, que nos dan mucha satisfacción y también nos crean problemas. Pero especialmente habla del encuentro, en el sentido que lo plantea Martin Buber: ese encuentro que te transforma, en el que llegás de un modo y después salís transformado para siempre de otro modo. Ese encuentro puede ser entre una pareja, entre un maestro y un discípulo, entre un padre y un hijo, entre dos amigos, con una situación de la naturaleza: es algo muy personal”, explica la escritora, quien insiste en señalar que Sclavo tuvo doble participación: ilustró, pero también aportó lo suyo en el proceso de escritura.

En este sentido, el libro plantea una historia de amor entre un hombre que agradece y una mujer que ríe, pero el vínculo amoroso funciona como un ejemplo que catapulta a otros tipos de relaciones y abre el abanico de la semiosis.

“En cualquier encuentro que te transforma para siempre el amor está presente. Los sentimientos y las emociones están a flor de piel en esos encuentros, por lo que es imposible que un encuentro te transforme sin que te haya afectado en ese sentido de tocar tus emociones. Lo que pasa es que estamos como muy acostumbrados a sintetizarlo en relaciones de pareja, pero creo que va bastante más allá. Y también creo que ese tipo de encuentros que nos cambian la vida nos han pasado a todos y está bueno detenerse a saborearlos”, apunta Bonino.

Así, la autora considera que se trata de “un libro muy minimalista, que habla en voz baja para quienes se detiene a verlo”, pero no cree que sea un libro para todo el mundo.


Las coincidencias y el origen del libro

El trabajo conjunto entre la periodista y el ilustrador surgió de las coinciendencias que poseen a la hora de observar y estar en el mundo.

“Con Fidel somos muy amigos y tenemos una manera muy similar de ver el mundo. De esa hermandad de alma que hemos encontrado, empezamos a hacer algunas cosas juntos: así nace este libro. De ver belleza en el mundo en cosas muy similares, de elegir quedarse con ciertas cosas de ese mundo y con otras no, de ir por un mismo lado”, reflexiona la comunicadora de La Tele (Sonríe).

En esta línea, Bonino y Sclavo se ríen de cosas similares, de esas que podrían parecer muy simples a simple visto. Sin embargo, es precisamente desde allí de donde surgen los nombres de los protagonistas del libro que los une: el hombre que agradece y la mujer que ríe: “Nos pareció que desde esa simpleza cualquiera puede identificarse, porque todo el mundo conoce a alguien que agradece o a alguien que ríe”.

“La mayor coincidencia entre Fidel Sclavo y Cecilia Bonino es esa manera de ver el mundo, de dónde encontrar belleza: no esperar a ganarte un viaje o el 5 de Oro para estar contento en el día. Además, agradecer es algo que nos parece enorme a los dos, y también sonreír a la vida por miles de situaciones. La mayor coincidencia es apostar a que uno decide cómo vivir. Si querés vivir bien, todos podemos, más allá de las circunstancias, porque vidas duras, de algún modo, podemos tener todos”, agrega Bonino.


Lo que elegimos y al final rechazamos

Por otra parte, la periodista señala que “quizás otro tema que aparece en el libro” es el del debate al que las personas se enfrentan cuando hacen consciente que aquellas cosas por las que eligieron a algo o a alguien, finalmente se han transformado en las mismas cosas que provocan rechazo o antipatía hacia ese algo o alguien.

“Creo que también es muy propio de los seres humanos eso de elegir algo por unas características, pero al tiempo esas mismas características por las que lo elegiste son por las que te separás, porque te empiezan a molestar. Es algo que pasa entre hermanos, amigos, compañeros de trabajo, parejas”, afirma.

En esa línea, considera que, “de algún modo, el libro dispara pensar sobre eso desde otro lugar. Y para poder llevarlo de otro modo: algo que nos haría la vida más fácil a todos”.


Las Más Vistas