Un mundo distinto: la violencia y la inseguridad

Fanatismo transformado en destrucción, terrorismo, miedo. Hablamos sobre organizaciones que buscan romper la estructura del tejido social, como Estado Islámico.

Para el senador Pablo Mieres, doctor en derecho y ciencias sociales, hay una concepción fanática absoluta que busca la aniquilación del enemigo que está representada en Estado Islámico y que “más bien se parece solamente al caso del régimen nazi”. Aunque -aclaró- para los nazis el tema era racial y en este caso es religioso. Este tipo de accionar instala la idea que te puede pasar cualquier cosa en cualquier lugar, sin que vos ni el lugar donde estás tengan relación estrecha con el conflicto en sí mismo. Son guerras globales que “no toman en consideración ninguna de las reglas de la guerra convencional”, asegura Mieres. Considera también que es una modalidad que lamentablemente ha llegado para quedarse.

El sociólogo Gabriel Chevalier aseguró que el momento del atentado al World Trade Center del 11 de setiembre de 2001 fue paradigmático. Al igual que Mieres considera que este tipo de violencia ha llegado para quedarse, sobre todo en la medida que no se puede ceder ante el objetivo. En el caso de Estado Islámico, es acabar con todos los no musulmanes.

Para Mieres es válido comparar la situación con cualquier organización que en la historia de la humanidad se ha planteado su superioridad y su objetivo de destruir a quienes no participe o no lo acepte. “En ese sentido las épocas de la inquisición de la Iglesia Católica en cuanto a la intolerancia, al hacer desaparecer al que no se convertía, en ese sentido incluso tiene la misma lógica religiosa. El régimen nazi tuvo la misma lógica, nada más que el hecho de la superioridad estaba fundado en una raza no en una religión”, sentenció. Explicó, en ese sentido, que la única forma de combatirlo es derrotarlo. “O te destruye o lo derrotas, no hay un punto de acuerdo”, afirmó.

 


Las Más Vistas