A una semana del nuevo CPP, fiscales denuncian jornadas laborales de 20 horas y “caos” en la organización – Teledoce.com

A una semana del nuevo CPP, fiscales denuncian jornadas laborales de 20 horas y “caos” en la organización

"Todo esto pone en riesgo la eficiencia de la función y la salud de los propios fiscales", afirmó la presidenta de la Asociación de Magistrados Fiscales.

El miércoles de la semana pasada se estrenó el nuevo Código del Proceso Penal y los primeros días han sido caóticos, entre jornadas muy extensas, desorganización y caídas del sistema informático. Con este panorama, los fiscales presentaron un recurso administrativo ante la Fiscalía de Corte, para que se modifique el sistema.

Abordamos el tema junto a Dora Domenech, presidenta de la Asociación de Magistrados Fiscales de Uruguay.

Para hacer una evaluación de este nuevo Proceso Penal es prematuro, no voy a referirme a las bonanzas o defectos del nuevo proceso. Pero sí estamos viviendo un caos en materia de implementación, desde el punto de vista de la organización del trabajo.

Fuimos notificados y sorprendidos por una resolución de la Fiscalía de Corte donde se distribuyen los turnos y se establecen los horarios. No se trata de que los fiscales no queramos trabajar, lo que sucede es que se han pautado turnos de 12 horas, con una carga de trabajo que significa una verdadera vulneración de nuestros derechos.

Este tipo de carga horaria y la cantidad de trabajo asignado en cada turno es una vulneración al trabajo que se puede asumir y a las horas de descanso a las que se tiene derecho. Los domingos, aquellas fiscales que hemos sido asignadas al código viejo, nos encontramos con la sorpresa de que también debemos cumplir turnos nocturnos los días domingos, entrando a las ocho de la noche y saliendo a las ocho de la mañana.

Los que ya han hecho esos turnos dicen que es un caos. La Policía los ha llamado más de 100 veces. Ha sido imposible usar el sistema informático que fue previsto para ese fin. Todos esos tiempos están mal coordinados, han sido absolutamente insuficientes. Todo esto pone en riesgo la eficiencia de la función y la salud de los propios fiscales.

No se puede exigir perfección en el trabajo o eficiencia a un fiscal que viene trabajando desde hace 20 horas sin dormir, con la atención puesta en una innumerable cantidad de casos planteados. Hay un sinnúmero de detalles que implica cada uno de los temas que son transmitidos al fiscal. Es imposible usar a fiscales extenuados para este tipo de tareas.

Esta es una implementación que se hizo sin los recursos necesarios. Tengo entendido que en Chile o en algunas provincias de Argentina se han utilizado recursos más amplios y mayores: hay más funcionarios, más fiscales, más medios a disposición.

Quedamos marginados de la preparación porque íbamos a quedar en el código viejo, pero como ahora depende de la dignidad del profesional… cada uno ha formado en su casa grupos de estudios, a los que nos dedicamos los fines de semana. Es agobiante el trabajo, la preparación, sumado a la obligación de usar un sistema informático para el que tampoco hemos sido preparados. Ni siquiera conozco la tablet que se me va a proporcionar.


Las Más Vistas