Fau: “A los efectos de mi conocimiento, la Dirección Nacional de Inteligencia no tenía prácticamente actividad”

El exministro de Defensa dijo que en el período 2002-2005 "no hubo denuncias de espionaje".

El exministro de Defensa Yamandú Fau concurrió a la comisión que investiga si los servicios de Inteligencia del Estado realizaron espionaje en democracia. Fau aseguró que mientras estuvo al frente de la cartera de Defensa no tuvo conocimiento sobre este espionaje y que no confiaba en el coronel Elmar Castiglioni, director de Inteligencia durante 11 años.

Hablamos con Yamandú Fau.

Lo que sería necesario señalar es que de parte del ministro no hubo jamás una orden, una propuesta, una sugerencia para actividades de ese tipo: no entran en la concepción personal de quien ejercía el cargo la idea de que la vida privada de las personas puede ser invadida por el Estado. No existió ese tema porque no pasaba por los razonamientos mínimos y elementales de quien encabezaba el ministerio.

Vamos a ubicarnos en el período de 2002-2005. En ese momento no hubo denuncias de espionaje. Nunca se informó sobre algún hecho de ese tipo. Ni siquiera se rumoreaba que algo así pudiera ocurrir. Los temas eran los de la crisis, de otra naturaleza. Este tema no existía.

Antes y después del 2005 hubo un cambio de relacionamiento importante con los militares. Hay un diálogo y aporte de información al Poder Ejecutivo que nunca se había dado hasta ese año.

El militar tiene una formación de que se jefe es su comandante: reconocían la autoridad, pero tenían una especie de conflicto entre la mayor lealtad al ministro y la dependencia de su comandante.

La realidad es que la Dirección Nacional de Inteligencia de Estado (Dinacie), a los efectos del conocimiento del ministro, no tenía prácticamente actividad, no tenía recursos ni tecnología: recolectaba información y se hacían boletines, con el objeto de estar al día por si el Estado necesitaba información que hubiera salido. Cuando la recorrí mi sensación era de que era una oficina devastada, abandonada, como que ahí no había actividad, era como un archivo.

Castiglioni nunca tuvo el consenso en cuanto a sus camaradas en cuanto a que tuviera el dominio del conocimiento que se adjudicaba. Él había vendido una imagen.

Veo complicada la situación del Partido Colorado, comprometida. Solo del partido depende su recuperación. Tiene que darse cuenta por qué llegó a esta situación, analizarla y emprender un proyecto de largo aliento. La situación hoy del Partido Colorado es comprometida.


Las Más Vistas