Gabriel Rolón: “Cada cultura tiene que hacerse cargo de las enfermedades que genera”

En Desayunos Informales el psicoanalista argentino, que presenta su último libro "Cara a cara (la dimensión humana del analista", habló de sus inicios con Alejandro Dolina y de los males del siglo XXI.

Entrevista a Gabriel Rolón en Desayunos Informales:

Los pacientes que vienen ya saben que soy un hombre que tiene una aparición en los medios, los que vienen ya saben que hay que lidiar con esto, que su analista trabaja de una manera pública y nos acostumbramos, lo manejamos bien. Yo he tenido pacientes famosos por los medios, nombres no daré obviamente por cuestiones de identidad. Hay ciertos códigos que por ahí puedo compartir con ellos, además creo que sienten que yo no me voy a quedar deslumbrado por la imagen pública.

Me ha tocado gente que trabaja en política, yo creo que hay ciertos ámbitos donde el pueblo espera que la persona sea segura, que siempre tenga una respuesta para los problemas. Por ahí para un político decir que se analiza es como… bueno, el que va al psicólogo es porque solo no puede, ¿entonces cómo va a poder con la provincia? Hay otros ámbitos, como el de los futbolistas, donde también pasa eso. Me piden que no le diga a nadie.

Su trabajo con Dolina

Yo había hecho un programa de radio, alquilaba un espacio una vez por semana. Lo de Dolina fue casi un chiste de un ratito que terminó en 14 años. A mí Alejandro me llama para hacer una suplencia de una semana, y como éramos amigos y yo también tocaba la guitarra y cantaba… era como un sueño mío, acepté y me fui a trabajar con él.

Lo que se dio en el programa fue tan maravilloso que me dijeron: quedate todo el mes. Después me dijeron: vení dos veces por semana. Cuando no fui la gente empezó a preguntar por mensajes: ¿dónde está Rolón? Entonces eso que iba a ser un sueño de una semana, se transformó en un sueño de 14 años. Fue una experiencia increíble.

Alejandro es un tipo inteligente, que todavía conmueve con su inteligencia, con su humor, con su reflexión. El público uruguayo es un público muy interesante. El público argentino y uruguayo es excepcional para la cultura, para la literatura. Nosotros nos podemos quejar pero somos dos países de gente que lee, de gente que se interesa.

Para un público como el uruguayo, una persona como Dolina resulta tentador y no hay que negar que yo el éxito editorial que he tenido en Uruguay vino por eso. La gente me quería por propiedad transitiva, lo querían a Alejandro y Alejandro me quería a mí.

Los ataques de pánico

Cada cultura tiene que hacerse cargo de las enfermedades que genera, las exigencias sociales presionan a la persona de modo tal que muchas veces  obtienen como consecuencia enfermedades. Por ejemplo, la bulimia y la anorexia se activan  mucho más en culturas con un determinado tipo de ideal de belleza. Todas las culturas por los modelos que establecen de belleza y éxito suelen tener alto grado de suicidio.

¿Cuál es la de ahora?

Ataque de pánico estaba aflojando, es un trastorno de la ansiedad. Hay mucha gente que cree tenerlos y no los tiene. No es lo mismo tener una estructura fóbica que un ataque de pánico. Un ataque de pánico es algo desesperante y angustioso, pero es un trastorno que se trabaja a veces en conjunto con psiquiatras y psicólogos.


Las Más Vistas