Lacalle Pou: “Sendic fundió una empresa pública, pero resulta que el evento importante es si compró o no los colchones”

0

El senador nacionalista dijo que no le sorprendió la precandidatura de Larrañaga y que sería bueno que hubiera una mujer en la fórmula.

El senador y líder del sector Todos, Luis Lacalle Pou, es uno de los precandidatos que el Partido Nacional presentará en las elecciones de 2019. Esta semana recibirá en la comisión de Asuntos Internacionales del Senado al canciller Rodolfo Nin Novoa, a quien le pedirá que explique la postura del gobierno en el tema de Venezuela. Abordamos estos y otros temas junto al líder nacionalista.

De cara a 2019 y el trabajo del Gobierno actual

Si uno ve al Gobierno en su actitud actual, está como más terminando que empezando, pero queda más de la mitad del tiempo. Parece que se quedó sin agenda. Las grandes reformas que se anunciaron se empiezan a dejar de lado y se está pidiendo la hora. Bajé una aplicación que es una cuenta regresiva: quedan 935 días para que termine.

Trato de hablar de las cosas de hoy, y no solo hablar, sino también proponer, porque sino estaría cobrando un sueldo de garrón. El 2 de marzo de 2016 y de 2017 le aportamos ideas al Gobierno de carácter urgente.

¿Cuáles son las ideas del Gobierno hoy? No sabemos. Supuestamente se hizo una gran reforma tributaria por muchos años, pero ahora terminamos rascando la lata, poniéndole impuestos a las rifas.

Astori le erró como las peras, y después de 12 años de bonanza, tenemos el mayor déficit en los últimos 30 años. Los resultados son malos, tanto para hoy, como para nuestros hijos y nuestros nietos. La deuda externa la van a seguir pagando nuestros nietos. La deuda que están tomando es para pagar agujeros.

El caso de Raúl Sendic

Desde que Uruguay estabilizó su democracia, que quepa la posibilidad que un vicepresidente renuncie… es una crisis institucional importante.

El Partido Nacional inició la comisión investigadora por Ancap. Recomendamos pasar los antecedentes a la Justicia y se hace una denuncia penal. Todo el Gobierno defiende y ampara al vicepresidente. La oposición le saca el respaldo político y el Gobierno lo sigue respaldando. Pero pasa el tiempo y se empiezan a cortar hilos.

Él fundió una empresa pública, pero el evento importante es si compró o no los colchones, aunque eso también esté mal.

Creo que hay una intersección entre la moral y el derecho, y ahí están los gobernantes. No le puedo pedir a un gobernante que renuncie porque falló en la ética o lo moral. Hay mecanismos previstos.

La postura de Uruguay con respecto a Venezuela

Obligado, cualquiera pelea. Estaban en el horno, no les quedaba otra. La comunidad internacional nos llevaba puestos.

El Gobierno tiene compromisos económicos con el régimen de Maduro, ya lo dijimos en el Parlamento. Aunque eso no se quiso investigar.

La foto salió bien, tampoco podemos quejarnos de todo. No hay una explicación geopolítica para que Mercosur esté en el Mercosur. Había un vínculo político-ideológico entre gobernantes, y después económico entre particulares: eso determinó el vínculo.

La postura que estaba teniendo Uruguay no era representativa del Uruguay todo. Hasta había gente del Frente Amplio que se sentía mal, que pensaba que estábamos siendo cómplices de lo que pasaba.

La interna del Partido Nacional

No me sorprendió la precandidatura de Larrañaga porque lo conozco. Me llamó de noche antes de anunciarlo. Tengo buena relación con él y hablamos de estos temas.

Una semana antes de las internas, evaluamos distintos escenarios. Nunca pensé que Jorge fuera a ser candidato a vicepresidente. Cuando terminó la interna, nos dimos un abrazo y Jorge hizo lo que hizo, pero a los seis días yo estaba tomando mate en la casa. A los 13 días, cerramos la fórmula. Capaz que lo que costó más era cómo amalgamábamos distintos caracteres o formas de hablar. En la campaña del balotaje tuve un compañero de hombro con hombro, que no me olvido, porque él se podría haber lavado las manos.

Creo que sería bueno que hubiera una mujer en la fórmula, pero no creo que por ser mujer tenga que estar. En el partido siempre hay muchos precandidatos.

Cuando voy a mi casa paterna/materna, me hablan de política, pero les pido que no lo hagan. Porque ahí trato de cargar otras baterías.