Llega el nuevo Código del Proceso Penal: "Nuestro código actual se da de patadas con la Constitución"

El fiscal de Corte consideró que "el sistema inquisitivo está en el ADN de la cultura del operador jurídico uruguayo: eso no se cambia de un día para el otro con una ley".

Desde el miércoles 1º de noviembre regirá el nuevo Código del Proceso Penal que implicará cambios en la administración de la justicia. Las audiencias serán orales y públicas, los fiscales dirigirán las investigaciones (en lugar de los jueces), y las víctimas podrán conocer el avance de la causa y proponer pruebas.

Abordamos el tema junto al fiscal de Corte, Jorge Díaz.

Tal como se había acordado y decidido, cuando se decidió la prórroga, el Parlamento terminó aprobando un conjunto de reformas que la Fiscalía había enviado en mayo. La fecha será el 1º de noviembre.

No se llegó a la fecha inicialmente prevista porque planteamos que la legislación tenía algunos inconvenientes que iba a generar disfuncionalidades en el funcionamiento del sistema: entre ellas, que íbamos hacia un sistema en el que los adultos tenían un proceso acusatorio y los adolescentes seguían con un proceso inquisitivo. Era un sistema más garantista para los adultos que para los adolescentes, y eso era inaceptable. Había ajustes conceptuales que eran necesarios.

Se resolvió un problema, que es que no haya dos estructurales procesales distintas. A partir del 1º, las estructuras serán las mismas. La diferencia está en qué pasa con la medida cautelar. En los adultos se señala que debe esperar la sentencia de libertad, salvo algunas excepciones. En el caso de los adolescentes, está como tarifado.  Eso deberá discutirse en los estrados judiciales.

En Uruguay existió el sistema inquisitivo desde antes que tuviéramos un país independiente. En la historia del país, no ha habido novedades en el proceso penal uruguayo: esto implica partir de cero y cambiar. Es un cambio normativo, de paradigma, cultural, de roles. En ese proceso, es lógico que tengamos que estar vigilando con atención los errores que puedan aparecer.

Pueden surgir errores en la aplicación. El sistema inquisitivo está en el ADN de la cultura del operador jurídico uruguayo: eso no se cambia de un día para el otro con una ley. La gran ventaja que tenemos es que no tenemos hacia dónde retroceder. Nuestro código actual se da de patadas con la Constitución y con pactos internacionales a los que ha adherido Uruguay. El país está 50 años atrasado en este tema.

Nos pavoneamos por el mundo mostrando nuestros derechos de segunda y tercera generación, pero no cumplimos con los de primera, que son los derechos a tener un juicio justo. Pretender que no haya dificultades en un cambio de esta magnitud… sería prácticamente imposible.

Los juicios que están en trámite hoy siguen en el régimen actual. No se pueden generar nuevas investigaciones a partir del 1º, se tienen que terminar por el sistema viejo.

Las salas de audiencias son un bien escaso en todo el mundo. Habrá un pool de salas de audiencias en función de las necesidades de cada juzgado. Ya no habrá una sala para cada juez, eso queda claro.

El mensaje de sistema político era contundente: que el 1º de noviembre empezábamos sí o sí. Por eso, todas las instituciones trabajamos con ese horizonte.


Las Más Vistas