“Al Gobierno de Nicaragua no le interesa el pueblo. El discurso progresista se alineó a los intereses del gran capital”

"Hacemos un llamado urgente y enérgico a la comunidad internacional para que ejerzan presión y terminen de empujar al régimen", apuntó un integrante del Movimiento Estudiantil de Nicaragua.

Nicaragua transita una profunda crisis política y social. Según datos oficiales que manejó Naciones Unidas, más de 60.000 personas escaparon en el último año por amenazas, persecución y el desempleo galopante que golpea al país.

A esto se suma la represión que lleva adelante el Gobierno del presidente Daniel Ortega contra las manifestaciones opositoras, que ya cobraron la vida de 325 personas.

¿Qué panorama enfrenta Nicaragua a corto plazo? ¿Hay posibilidades de llegar a una salida negociada a esta crisis? Abordamos el tema junto a Elmer Rosales, integrante del Movimiento Estudiantil de Nicaragua.

Tuvimos que tomar un régimen de clandestinidad. Sufrimos una cacería y más de la mitad de los miembros de la coordinadora quedamos detenidos arbitrariamente, y varios siguen estándolo.

La represión del Gobierno ha dejado más de 325 personas asesinadas, pero algunas organizaciones señalan cerca de 500 personas. La cifra de presos políticos llega a casi 800 personas, en su mayoría estudiantes, campesinos e indígenas.

Al Gobierno no le interesan los intereses del pueblo. El discurso progresista se alineó a los intereses del gran capital.

El Gobierno de Nicolás Maduro ha inyectado dinero al Gobierno de Ortega. Ese dinero ha sido usado por la familia dictatorial para poner activos en las diferentes empresas que manejan.

Es imposible concebir un Gobierno de izquierda que deje pasar hambre a su población y que dispare balas contra ellos.

Hacemos un llamado urgente y enérgico a la comunidad internacional para que ejerzan presión y terminen de empujar al régimen.

Necesitamos elecciones anticipadas para convocar a una Asamblea Popular Constituyente.


Las Más Vistas