ARU y la crisis agropecuaria: “Tenemos problemas de costos que están estrangulando a todos los sectores”

"Sin gente en el campo, no hay futuro. Estamos perdiendo productores y trabajadores", afirmó Gabriel Capurro.

El sector agropecuario afirma que atraviesa una “profunda crisis” al cierre de este año, “la mayor de la última década”. La Asociación Rural del Uruguay (ARU) advierte  que  hay un marcado deterioro de la situación laboral  y muestra de ello es la desaparición -solo en este 2018- de 2.000 productores rurales en todo el país.

Abordamos el tema junto a Gabriel Capurro, presidente de la Asociación Rural del Uruguay (ARU).

Los últimos 18 años en el Uruguay cambiaron de manos más de ocho millones de hectáreas: más de la mitad del país se vendió. Eso no tiene antecedentes en ningún país del mundo. Cuatro millones de hectáreas fueron vendidas por productores de menos de mil hectáreas, a los que no les dan las condiciones económicas para mantener la explotación y mantener a sus familias.

Para un país agropecuario, sin gente en el campo no hay futuro. Estamos perdiendo productores y trabajadores.

Arrastramos la crisis del 2002-2004 y el sector salió con un endeudamiento muy grande. El precio de la tierra subió y muchos productores aprovecharon para vender porque no le veían futuro a la actividad.

A veces es difícil transmitir la situación que vivimos. Cuando se reciben incrementos de costos por todos lados, es como que nos empiezan a estrangular. ¿Cuál es la reacción ante eso? Tratar de producir más para poder sobrevivir, y ahí están los incrementos de producción.

El sector lechero está en una crisis trágica para el Uruguay: el 50 % de los productores está pensando en dejar la actividad. Es un sector socialmente muy  importante para el país que se está destruyendo, y ahí se van años de trabajo e inversión.

El sector arrocero está perdiendo plata por plantar. Va a plantar la menor área en los últimos 25 años. Tenemos problemas de costos que están estrangulando a todos los sectores.

Es cierto que el que está gobernando tiene restricciones, pero a veces el interés electoral está por encima de los intereses del país. Las medidas que ha tomado el Gobierno han tenido un impacto menor.

Uruguay precisa un tipo de cambio competitivo. El atraso cambiario es lapidario. Nuestros vecinos han devaluado y están un 30 % más baratos que nosotros. La competitividad de los países empieza también por el Estado.

Si no cambian las condiciones no vamos a volver a los Consejos de Salarios.


Las Más Vistas