Brasil dividido en el combate contra el coronavirus: “En abril tendremos el colapso del sistema sanitario”

El profesor de Derecho Constitucional brasileño Alessandro Soares explicó las idas y vueltas del presidente Jair Bolsonaro con los gobiernos estaduales y su "tremenda pérdida de legitimidad".

La política brasileña se dividió en dos tras la llegada del coronavirus. Por un lado, el presidente de ese país, Jair Bolsonaro, asegura que esa enfermedad es “una gripecita” y no toma medidas para prevenirla; y por el otro, los gobernadores opositores extreman las precauciones para evitar el contagio. La pandemia se volvió una guerra política en Brasil, aun cuando los norteños lideran las estadísticas de muerte en el continente. ¿Cómo viven los brasileños la llegada del coronavirus y qué implica la polémica que envuelve al presidente Jair Bolsonaro? Lo hablamos con el constitucionalista Alessandro Soares.

El presidente hace todo lo contrario a lo que dice el ministro de Salud, que es de su gobierno. El domingo salió a la calle a saludar a la gente como si nada sucediera. Hay mucha gente indignada con esto pero hay otros grupos que lo apoyan.

Algunas personas están en la posición del presidente porque quieren que la gente vuelva a sus trabajos. Es increíble porque es una falta de responsabilidad completa.

Desaprobación

En este momento tenemos cacerolazos. En Sao Paulo tenemos varios, incluso en barrios que apoyaron a Bolsonaro. Esto demuestra una pérdida de legitimidad del presidente. Tenemos un país dividido: uno que apoya a Bolsonaro y otro que lo repudia. Hay élites que ya no lo apoyan.
Tenemos que los gobernadores de los estados están tomando iniciativas contra Bolsonaro: están cerrando escuelas e iglesias. Tenemos una situación en que Bolsonaro quiere abrir las iglesias y los gobernadores están en contra.

Toda esta cuestión terminará en el Poder Judicial. Bolsonaro está quedando como una persona non grata. La gente queire hablar con el ministro de Salud, no con él. Es una pérdida de legitimidad tremenda. Hay quienes piden juicio político pero no hay condiciones porque está el problema del gobierno con Bolsonaro y la pandemia.

Desenlace político

El escenario nos muestra dos posibilidades: un proceso de juicio político, que lleva tiempo de hacer y no creo que tengamos ese gasto de energía, y la otra es la renuncia de Bolsonaro. Hay analistas que dicen que nunca renunciará. Tenemos una situación de impase. No creo que una salida como la de Bucaram en Ecuador sea posible. Bolsonaro no es loco, sus decisiones sí. Hay gente que piensa de igual manera, por lo que tiene apoyo social.

Hay gente contagiada o enferma que no va a hospitales porque tiene miedo o no hay tests. Los números están subregistrados. En abril tendremos el colapso del sistema sanitario de Brasil. Es casi inevitable. Tenemos casi 56.000 camas de CTI. Es un sistema muy precario. Tenemos un segundo problema que es la desigualdad social: hay muchos barrios que no tienen acceso a agua potable. ¿Cómo pueden lavarse las manos? Otros no tienen recursos para comprar alcohol en gel. Las cosas van a empeorar porque ni siquiera somos Italia. En Europa tienen un Estado de bienestar, pero en Brasil…


Las Más Vistas