Cotidiano Mujer y la necesidad de combatir la violencia de género: “Hemos avanzado en la sensibilidad de la problemática, pero faltan políticas de fondo”

"La violencia hacia las mujeres está expresando una crisis del patriarcado: ese mandato de masculinidad que no acepta un no como respuesta", apuntaron.

Los femicidios de Miriam Sosa en el barrio Capra y el de Marisa Severo en la ciudad de Artigas abrieron un nuevo debate sobre las denuncias de violencia de género y las medidas de seguridad con las cuales cuentan las víctimas.

En estos dos casos, ambas mujeres habían denunciado previamente a sus femicidas, no tenían policías asignados a su seguridad y los agresores no tenían tobilleras electrónicas.

¿Faltan recursos económicos para brindar cobertura a todas las mujeres que sufren violencia de género? ¿Por qué muchas víctimas prefieren evitar la custodia policial?

Abordamos el tema junto a Soledad  González  (Cotidiano Mujer) y Lilián Celiberti (Cotidiano Mujer).

No ha habido un solo femicidio teniendo tobillera. Pero sí ha pasado que han sido asesinados custodios y mujeres teniendo policías como custodia.

Los agresores se quietan la tobillera en algunos casos, y no están permanentemente monitoreados. Pero pensamos que la tobillera es una medida efectiva.

En algunos lados el problema es tecnológico y tiene que ver con un alcance del monitoreo. Pero en la mayoría de los casos pueden ser utilizadas.

La idea no es que haya 40.000 tobilleras. Pero en los casos en los que la situación es extremadamente grave, se debe usar. Pero los casos graves son más que los 700 con tobillera que hay. Muchas mujeres están solas y defendiéndose como pueden.

Enfrentamos dos problemas. Hemos avanzado mucho en la sensibilidad de esta problemática, pero todavía faltan políticas de fondo en términos de recursos y culturales, pero también de cómo la Justicia analiza la gravedad de los casos. Hay una tendencia a minimizar esto. Hay un problema también de efectividad en términos de recursos.

La violencia hacia las mujeres está expresando una crisis del patriarcado: ese mandato de masculinidad que no acepta un no como respuesta.

Cuando las mujeres proyectan una vida propia más allá del varón, ahí empieza ese mandato de masculinidad que se expresa en que no pueden controlar la situación. Algo se rompe.

El hombre también es una víctima de un sistema cultural patriarcal que le asigna un rol de mando, líder y proveedor. Cuando no puede cumplir ese rol, aparecen resoluciones a través de la violencia.

Estamos de acuerdo en que se discuta como política de Estado todas las soluciones que permitan disminuir los femicidios. Cualquier propuesta vamos a probarla. Pensamos que la mujer no acepta la custodia porque hay una situación muy compleja: vas a estar con un policía al lado llevando a los niños a la escuela, yendo a trabajar, en cualquier situación que se presenta.

Es una cosa muy molesta tener a un policía al lado todo el tiempo, a cualquier persona le pasaría eso.


Las Más Vistas