El panorama del empleo con la pandemia: "Puede que no se recupere en la misma medida que la actividad económica"

El economista Julio Garín asesora al Gobierno en ejecutar programas de inserción y reconversión laboral con Inefop.

Nuestro país lleva cuatro meses de emergencia sanitaria tras la llegada de la pandemia del coronavirus el pasado 13 de marzo. Desde un primer momento se habló de no frenar toda la maquinaria económica pero si brindar la ayuda necesaria en distintos sectores que lógicamente se vieron afectados por la realidad del país. Desde hace dos meses las canillas se fueron abriendo y ahora se comienza a trabajar en bajar la tasa de desempleo, los envíos a seguro de paro y la realidad de nuevas plataformas laborales que llegaron para quedarse.

Actualmente estoy trabajando con Inefop viendo los datos y sus repercusiones en empleo y salario. Una de las preocupaciones que tiene el Gobierno es el empleo y puede que no se recupere en la misma medida que la actividad económica.

Cuando llegó el covid a Uruguay, una ventaja era que ya sabíamos qué esperar. Las crisis nos mueven y hay que ajustar márgenes. Las empresas toman medidas para superar la crisis pero también aprovechan a salir mejor que antes. Por eso se dice que las crisis tienen un poder de curación.

Las firmas tienden a recortar trabajos rutinarios, como los mozos o los cajeros en banco. ¿Qué sucede cuando esos trabajos se eliminan? A esos trabajadores les puede salir muy caro moverse a un sector creciente. Entonces se busca reducir ese tiempo. El estímulo de por sí hará que contrate al que quiere contratar, si es que está en el margen. Hay que pensar en el caso límite.

Está el tema de la capacitación: si soy un trabajador y no tengo las capacidades para adaptarme a los cambios de la empresa, los $5.000 no harán la diferencia.

Acuerdo Microsoft-Inefop

Estoy esperando datos. Lo de Microsoft sucederá que, una vez que se sepa, es que se hará de forma mucho más masiva. El trabajador que va pocas veces puede beneficiarse: los datos muestran que son trabajadores de bajo nivel educativo y que les puede resultar muy costoso aprender un nuevo lenguaje por ejemplo. Es súper complicado.

Con los seguros de desempleo en Uruguay, los trabajadores empiezan a buscar empleo cuando está por vencer el seguro. Hay un tema de incentivos.

Es muy buena noticia el acuerdo con Microsoft. El tema es dónde estará el crecimiento. Creo que nadie más que el empresario saben las posibilidades de crecer. Es muy difícil saber teniendo los datos agregados. Soy de los que están a favor de que las empresas definan dónde crecerá.

Los sectores de trabajos no rutinarios, que requieren alta capacidad cognitiva. También los trabajos rutinarios como albañiles, que esos se multiplican después de cada crisis desde los ’80. Se polariza el trabajo.

La tarea del sindicato es proteger al afiliado. Creer que no habrá costos desde el empleo es ingenuo.

Soluciones permanentes a problemas transitorios pueden ser problemas permanentes.

No sé qué pasará con los salarios porque son contratos nominales y no sabemos qué pasará con la inflación. Habrá parte del salario que se va a licuar. Tenemos que saber que el aumento de salario repercutirá en los puestos de trabajo. No hay forma de que no lo sea: el mercado de trabajo se ajusta por cantidades o por precios. Los salarios acá son rígidos a la baja por lo que se está ajustando en cantidades no demasiado.

El tema de los salarios es que la rigidez a la baja conduce que la empresa se recuperar tan rápido como lo haría si fueran más flexibles. Ahora bien, en países donde los salarios son bastantes flexibles, igual le lleva tiempo a las empresas. El tiempo que toma a una empresa matchear no solo está en el salario, sino que a veces la empresa no encuentra al trabajador.

Aún si no hubiera salario mínimo, puede que una empresa no encuentre al trabajador con las capacidades necesarias.

Tiene que haber un diálogo entre universidades y equipos de formación. Se tienen que lograr cambios de institucionalidad. Las crisis son oportunidad.

Teletrabajo

Sobre teletrabajo Rafael Guntín hizo un trabajo espectacular. Sugería que casi un 77 % de los trabajadores no tiene posibilidad de acceso al teletrabajo. Es muy heterogéneo. Para los percentiles más bajos, va de la mano con el nivel educativo. La educación se ha vuelto un sistema de cuidados para las familias. Que vuelvan los niños a la casa y que haya gente que no puede teletrabajar es un caso peligroso. Es súper importante saber el costo que tiene para las familias que los niños no vayan a la escuela.

Va a haber efectos redistributivos en esta recesión. Regresivos.

La situación ya está planteada, el tema es cómo hacemos para paliar las medidas.


Las Más Vistas