"El Uruguay no se puede dar el lujo de perder un solo niño o adolescente vinculado al sistema educativo"

La organización Eduy21 emitió un comunicado en el que afirmó que es “imprescindible avanzar hacia la plena presencialidad de niños, niñas y adolescentes en los centros educativos de educación formal”, siempre teniendo en cuenta las medidas sanitarias para prevenir la propagación del coronavirus. El grupo de técnicos aseguró también que la inversión en políticas sociales es “una apuesta impostergable” y propuso la creación de un Grupo Asesor Educativo Honorario que aconseje a las autoridades sobre cómo hacerles frente a las consecuencias que trajo la pandemia.

Situación de la educación hoy

Hemos vivido un sinfronazo con el covid. En principio la infancia y la adolescencia no estaba visibilizado como un grupo de afectación. Hoy sabemos que están afectado en temas emocional, físico. Necesitamos cuidar al otro para cuidar al otro. Pero entendemos que hay que ir encontrando espacios alternativos y formas. La educación es un espacio protector y fundamental. Es protector ante otras enfermedades. Pensamos en un grupo honorario asesor que permita asesorar al parlamento y permita empezar a articular los espacios sociales para generar la posibilidad de ir aumentando la presencialidad.

Presentamos un espacio para generar e ir aumentando. Hemos ido aprendiendo. Los científicos fueron aprendiendo. Hay que ir logrando que la conexión con la educación no se pierda. Vamos a ir pensando en más metros cuadrados.

Protocolos en la educación

Queremos ir aprendiendo de los científicos. Lo que nos dicen es que debajo de los 12 años la infección y la propagación es menor, lo que ni implica dejar de lado los protocolos. Queremos generar espacios híbridos. Sabemos que el Plan Ceibal tiene un potencial interesante, pero también sabemos que hay un sector que no accedió a la educación en línea. Tenemos que ir alternando opciones.

Hoy tenemos clubes de niños, espacios deportivos. Implica recursos monetarios y también humanos. Implica usar espacios que muchas veces están ociosos. Las comisiones departamentales podrían hacer un mapeo y a partir de ahí generar opciones para ganar metros cuadrados y aumentar la presencialidad a cuatro días, por ejemplo. Sabemos que afecta a los sectores vulnerables y de vulnerabilidad social.

Revinculación social al sistema educativo

El grupo debería definir acciones. Estamos muy preocupados por el 2021. Sabemos que en educación media los adolescentes muchos no están retornando. No va a alcanzar con hacer difusión. Necesitamos ampliar los equipos para encontrarse en la comunidad. Se tiene que generar un espacio de hospitalidad para recibir esos adolescentes.

La ONU está hablando de que el cierre de las escuelas puede configurar una catástrofe generacional.  Además afecta la salud. Hay que tener mucho cuidado y poder sopesar qué se pierde.

Hay un problema con la continuidad del aprendizaje y lo otro es no profundizar la brecha. Ha aumentado el presupuesto. En los últimos 15 años aumentó el 2 % del PIB, pero hay cosas que quedan. La pandemia viene a decirnos que paremos las rotativas y pensemos en clave de pandemia y que estas brechas al menos no se profundicen. Necesitamos acciones para ser ejecutadas rápidamente. Configura una afectación a la salud integral de los que han sido menos consultados: los niños, niñas y adolescentes.

Lo mejor posible es ir ampliando los tiempos. Hoy está la discusión si repetición sí o repetición no. Pero hay una cáscara de para qué sirve ese aprendizaje. En todo caso si repite es porque hay un déficit de aprendizaje o si repita hace que aprenda haciendo las cosas de otra manera. Hay que ampliar el tiempo pedagógico y los apoyos. No es pasar por pasar. Eso aplica a los espacios socioeducativos también.

Lo que está faltando quizá sea una forma de articularlos mejor. El Uruguay no se puede dar el lujo de perder un solo niño o adolescente vinculado al sistema educativo.

Fondo coronavirus

Ponemos a disposición los colegas economistas para asesorar. La idea es que hay recursos para generar acciones que puedan sean ejecutadas rápido. Los tiempos van cambiando y las decisiones van cambiando. Pasar a una modalidad híbrida implica formarnos como docentes y acompañar a las familias también. Muchos no lo saben hacer. Algunos no tienen conectividad a internet. El tema es poner en el centro a los niños, niñas y adolescentes.

Sobre las calificaciones en pandemia

Más que las calificaciones lo que importa son los aprendizajes. Ahí hay un cuestión interesante para discutir. Lo que decimos es que lo importante son las competencias. La evaluación tiene que ir en consonancia con la promoción de aprendizajes y no de reprimirlos. La repetición hay que ver qué genera en la subjetividad del niño/a o adolescente: qué es lo que genera. Entendemos que es necesario construir vínculos educativos.  Hay que lograr acciones que permitan dar continuidad.

Hemos pedido reuniones con autoridades. Queremos pensar esto a través del sistema político y poner en agenda el tema de la educación como una emergencia. Tenemos que pensar que el 2021 va a ser como ahora y capaz que parte del 2022. Queremos generar espacios para que la sociedad civil incorpore la preocupación por la educación.


Las Más Vistas