Gonzalo Mujica: “Voy a ir a un lado opositor porque el programa del FA ya no resuelve los problemas del país”

El exdiputado dijo que su propuesta coincide con la de Larrañaga. Además, afirmó que en el caso de la regasificadora "hay cosas que tienen enorme apariencia delictiva".

Dirigentes y partidos políticos piensan  en las próximas elecciones y comienzan a definir su futuro para el 2019. Uno de ellos es el exdiputado frenteamplista Gonzalo Mujica, que en setiembre renunció a la banca que obtuvo con el Frente Amplio después de varias diferencias con la coalición de izquierda, y comenzó una ronda de contactos para entregar una propuesta  programática a más de 20 dirigentes de la oposición.

¿Piensa unirse a las filas de algún partido? ¿No volvería al Frente Amplio? ¿Se “derechizó”? ¿Qué opina de las tarjetas corporativas? Abordamos estos y otros temas junto a Gonzalo Mujica.

Sus propuestas programáticas y los vínculos con la oposición

Presenté una propuesta de acuerdo programático a 25 dirigentes de los partidos de la oposición. Todos me contestaron diciendo que lo recibían con interés, varios plantearon estar de acuerdo. Lacalle Pou se refirió al tema públicamente: en una audición radial habló públicamente de mí y de las propuestas.

El tema central es qué vamos a hacer juntos si me invitan a participar de sus partidos. Las líneas tienen cinco áreas temáticas: inserción internacional, política económica, educación, seguridad y salud. Y ahí planteo temas que creo que deberían ser políticos públicas acordados.

Varias políticas van en la línea de acciones que el Ejecutivo ha querido llevar adelante y la fuerza política no se lo ha permitido. Por ejemplo, el Ejecutivo va en una línea de apertura internacional, y el Frente Amplio se cierra en el Mercosur.

Desde el Partido Colorado tuve muy buenas respuestas, de todos los sectores. Y con Novick no hemos hablado, pero en cualquier momento podemos hacerlo. Mieres dijo que no quieren un acuerdo programático, pero que igual va a estudiar las propuestas.

Si yo vengo de planteos de izquierda y voy hacia el centro, estoy yendo hacia la derecha. hay que ir hacia donde estén las soluciones: si quedan hacia la derecha o hacia el centro de donde yo estaba hacía tres años, hay que ir.

El país no tuvo la capacidad de crecimiento que se esperaba. Los recursos fiscales son menores. Aumentó el déficit fiscal. Y ahora se le agrega el problema de la desocupación: la incapacidad de la economía, que crece en base al consumo, de generar trabajo.

Lo que yo propongo funciona como piso para un acuerdo político. Si yo quisiera hacer un acuerdo política sin acuerdo programático lo hubiera hecho cuando me fui. Yo dije que iba a hacer una gira, plantear un acuerdo programático a la oposición. Y eso es lo que hice y estoy haciendo.

No tengo estructura partidaria porque me planteé no armar una fuerza partidaria ni un sector político. Lo que no tiene el Uruguay son acuerdos importantes entre los partidos que ya existen: políticas públicas más allá de las diferencias que puedan tener o de las personalidades propias. Esto no significa que los partidos pierdan la posibilidad de tener sus propios programas y que no puedan competir entre ellos.

Larrañaga me mandó su propuesta, que es coincidente en varios aspectos. Él planteó que el Partido Nacional sea el que lidere un acuerdo común entre partidos. Lo que yo propongo y propone Larrañaga son caminos coincidentes. Tengo la expectativa que de aquí a mitad de año haya algunos avances.

Voy a ir a un lado opositor porque el Frente Amplio tiene un problema: su programa es un conjunto de propuestas que ya no resuelven los problemas del país. Y, además, no tiene la capacidad de modificarlo estando en el Gobierno, porque esa discusión lo lleva a un caos interno que lo hace temblar frente a las próximas elecciones. En la acción de gobierno actual se nota que están decididos a ganar elecciones y nada más. Está empantanado y no pueden gobernar con una línea clara.

No he visto que partidos estando en su Gobierno sean capaces de hacer cambios profundos en sus programas, porque están rodeados por la tensión de seguir en el Gobierno. Tienden a buscar la conciliación y no las soluciones efectivas. Es un problema de todos los partidos, pero que ahora lo tiene el Frente porque está en su tercer período consecutivo.

Si no hay un conjunto de políticas públicas que entusiasmen a la población y que nos ofrezcan una visión de cambio en estas áreas programáticas… es complicado. El país se juega la posibilidad de que el país sea exitoso en el siglo XXI.

Tarjetas corporativas y financiamiento de partidos políticos

Las tarjetas tienen que tener una regulación. Si me dan una tarjeta es para los gastos de la empresa y no para los personales: eso requiere criterio propio y no demasiada regulación. Pero si los hechos demuestran que hay que hacer una regulación, habrá que hacerla.

Sin regulación hay una cosa que se llama sentido común: todos sabemos para qué nos dan ciertos instrumentos.

Los que somos políticos hay que cosas que no las tenemos ni que hablar. Siempre hay quien tiene criterio. Siempre hay gente que se preocupa y hace las cosas bien, y también de los otros.

Todos estos hechos nos pegan mucho, pero el sistema político uruguayo es básicamente honesto, decente y los profesionales de la política tienen las cosas claras.

En la regasificadora hay cosas muy pesadas que tienen que ir a la Justicia. Hay cosas que tienen enorme apariencia delictiva. Me alegro de haber votado las investigadoras porque todas están demostrando cosas.

¿La defensa del Frente Amplio es decir que todos los que estaban antes en el Gobierno también hacían lo mismo? ¿A dónde quieren llegar con eso? Me parece horroroso.


Las Más Vistas