José Mazzoni: "Hay medidas punitivas un poco más fuertes que se van a empezar a aplicar en Rivera"

El Secretario general de la intendencia de Rivera repasó las últimas medidas tomadas en el departamento para la contensión del coronavirus que incluyen un "refuerzo de la comunicación y medidas punitivas".

Queríamos medidas claras en lo que estábamos pasando. Fue una acción importante del gobierno nacional que viniera en respaldo del gobierno departamental. Hay medidas punitivas un poco más fuertes que se van a empezar a aplicar y tareas de exhortación a la población con protocolos de todos tipo. La mayoría de la población viene bajando los cuidados como pasó en todo Uruguay y como se sigue viendo en el resto del mundo.

Situación en la frontera con Brasil

En algún momento de la prefectura de Livramento exigió más medidas. Se prohibió en un momento el flujo de ómnibus en Livramento. Es un tema que lo pusimos en la mesa de trabajo para ver de qué manera el gobierno de Brasil puede ayudar en esta situación. El gobierno departamental y nacional no tiene injerencia en ese tema.

Venimos haciendo acciones de concientización y de regularización. Es una situación compleja. Trabajamos en los free shops. Pero tenemos situaciones que nos desbordan y gente que no ha entendido el mensaje todavía y por eso creo que estamos entrando en el momento de una nueva fase con medidas punitivas importantes que ayer las anunció el ministro que van desde los treinta mil pesos al millón doscientos y cada uno se hará responsable después de esa situación, sumado también a unas situaciones que estamos detectando para tomar medidas ante el desacato por no tomar las medidas correspondientes para tomar medidas ante el desacato.

Trabajo con las iglesias

Tenemos una situación de trabajo con las iglesias e invitamos a todo el espectro religioso y se pautaron algunas normas para afianzar el protocolo. Detectamos que no el 100 % de los centros religiosos presentan los protocolos. Hace dos noches clausuramos un evento en una chacra propiedad de los funcionarios de una mutualista que es inconcebible. Son situaciones que nos desbordan. Saliendo de ahí se pasó por un centro religioso con mucha gente que no tenía tapabocas. Por eso avanzamos en una reglamentación para tener medidas punitivas. Esperamos empezar a aplicarlas y regular el tema fiscalización.

Estamos bajando los brazos en esta situación y estamos reforzando una etapa comunicativa. Es un desborde porque es una ciudad bastante grande. La habilitación de fiestas implica que muchos uruguayos hagan fiestas del lado de Brasil donde obviamente los invitados van a ser uruguayos.

Las líneas de trabajo del gobierno de Brasil y de Uruguay han sido totalmente opuestas. Lo mismo nos costó a nivel departamental. Hay lógicas de trabajo que chocan porque son diferentes. Hasta el momento no hemos podido lograr que del lado de Brasil se hagan, los análisis igual que en Uruguay.

Hoy la preocupación es reforzar el personal de salud que sigue el hilo epidemiológico para que no se pierda eso.


Las Más Vistas