Juan Miguel Petit: "El ausentismo y la falta de personal está golpeando mucho"

Al menos dos focos de Covid-19 en cárceles uruguayas preocupan a las autoridades: el más importante se registra en la cárcel de Canelones con más de 500 casos. Por eso el Ministerio de Salud Pública confirmó que la población carcelaria estará entre los grupos prioritarios cuando comience la vacunación.

Brotes de Covid-19 en canelones

Nunca se puede decir que está todo controlado. Es una situación complicada. Tiene más de 500 casos en una de las cárceles más dificultades. Un módulo muy precario y negativo. Lamentablemente el covid tiene un efecto de retraso en el progreso de reformas de transformación. Pasa en todos los terrenos, en la educación, la salud, pasa en la política. Todo se vuelve mucho más tajante y radical. Seguimos señalando la importancia de trabajar en post de una estrategia nacional penitenciaria y lo obliga la LUC. Esta situación que es muy frágil debe ser enmarcada por la manera de entender y poder seguir transformando el sistema. Buenas noticias como cerrar cárceles que están muy mal. Hay que seguir trabajando en ese sentido. El covid no nos bloquee las transformaciones imprescindibles.

Ha pasado como en muchos sistemas. La emergencia ocupó la agenda. Eso generó enlentecimiento de ponerse de acuerdo, dialogar y articular, discutir un montón de cosas. Tocó en un cambio grande de administración. Eso fue muy frágil y las zonas que están peores fueron las que más sufrieron.

Nuestro juicio a partir de 2015 se han enlentecido los presupuestos. La nueva administración viene con un impulso de eliminar la unidad carcelaria. Es muy importante hacer un esfuerzo y ver alguna luz en el final del túnel, tener presentes en estas áreas tan frágiles y con carencias. No se resolverán los problemas en un día ni en un año, pero son fundamentales para disminuir la violencia social. Esa realidad que tiene el Uruguay, un país donde nace poca gente, alto porcentaje de nacimientos de niños nacen en contexto de pobreza, allí golpean las asociaciones educativas, allí golpea las adicciones, el consumo, las estrategias alternativas de supervivencia, las estrategias antisociales, el delito y si no tenemos un sistema que frene eso vamos a seguir fabricando transgresión penal, delitos y aumentará la población penitenciaria. Tenemos un triste récord de ser el segundo país de América del Sur con más presos por cada 100.000 habitantes. Un país que puede rendir mucho mejor con mucha más armonía social y menos conflictos.

Covid en cárceles

Se hicieron acciones que fueron muy buenas y que dieron resultados. Venía observando desde febrero con las autoridades de ASSE que estaba elaborando un borrador de protocolo para lo que se venía. Yo no imaginaba esto, sino que iba ser una especie de sarampión y cuando lo hubo fue muy difícil de aislar. Cuando llega a ASSE a las unidades carcelarias, tenía ya un protocolo de cómo aislar sospechosos de positivos y también capacitar al personal. Se enfrentó con mucho esfuerzo y se abrieron puertas para donaciones para enfrentar las carencias extremas y críticas del sistema, como la falta de agua, falta de colchón y falta de ventilación. Hay muchos lugares críticos. El ministerio del Interior tuvo una actitud muy positiva y proactiva. Estuve con el ministro que venía con un relato de ministro de seguridad y orden público, que eso en el Uruguay los ministros del interior son ministros de seguridad. En Uruguay no tenemos un ministerio de justicia. Lamentablemente en la estructura institucional hay una gran falla. Los pocos países que lo tienen quizá expliquen el rezago de esto. En todos los poderes ejecutivos del mundo democrático hay un ministerio de justicia, es decir, el gabinete quien tiene la voz de decir sobre la ejecución de la pena, la administración de Justicia también requiere recursos y presencia, es posible la rehabilitación, es posible la reeducación.

Es una especie de tabú pensar que no es posible un ministerio de justicia. Si fuera al ministerio del interior te van a pedir que vaya a delitos o seguridad pública. La cárcel siempre queda rezagada. El ministerio de justicia es el responsable de estos temas y evita que lo que llegue al sistema carcelario es lo que queda. Es innegable que han encarado la perspectiva de derecho humanos, pero hay una falla en el sistema. Hasta que no haya en la cabina de mando en los recursos del Estado una voz propia, va ser muy difícil seguirlo.

Quedó una huella de cómo habría que trabajar en el sistema. Se habló con internos, con delegados con mucha información. Colocar lavamanos, llevar colchones y repartir recursos preventivos. Que esa huella quede y no solo en la emergencia. Este tema es crónico porque nos deja muerte y dolor todos los días y a veces no las vemos. Lo que si es seguro es que si no hay rehabilitación hay más delitos.

Internos enfermos

Vamos hacer una presentación a la comisión de seguimiento carcelario, vamos a presentar un trabajo que se trabajó durante seis meses que es nuestra línea argumental que es cuando no hay rehabilitación, con acceso de derechos básicos o personas específicas que necesitan tratamiento de salud mental o de adicción, cuando no lo hay no hay un trato cruel, inhumano y degradante, más allá de la problemática que lo llevó a estar preso, más allá de las desgracias que vivió y las desgracias que cometió. Tenemos un tercio del sistema que están en condiciones de trato cruel, inhumano y degradante, donde no hay posibilidades de rehabilitación y tampoco de que pueda pensarse de que hay semillas de reintegración social. La cárcel de Canelones, precisamente en el Módulo 2, desde el 2015 venimos señalando todos los años como un lugar donde el trato es cruel, inhumano y degradante. Es un módulo grande como para 50 personas pero está en muy malas condiciones aunque se ha mejorado periódicamente.

Hubo acciones de INR en su momento, pero sigue siendo un módulo  que hay que desconstruir muchas cárceles y formar algunas y cerrar otras. El módulo 2 de Canelones es uno de los que está lamentablemente dentro de la peor franja del sistema. Reconozco que su dirección actual, muchos funcionarios y el personal de salud está intentando sostener esta situación de la mejor manera. Un módulo que está en una condiciones que está muy lejana de la rehabilitación.

Ese módulo tiene 6 sectores diferentes con dos pisos que desemboca en un patio central. Hay un patio abierto que el acceso de ese patio por falta de personal y carencia prácticamente no es usado. Están todos allí en contactos. Están separando de esa área a los que están siendo negativos. Toda la cárcel está siendo hisopada. Los internos también nos llaman y eso es muy bueno, tratar de tener una comunicación para poder seguir de cerca la situación. Están en esos sectores circulando por esos patios.

No hay nadie que haya tenido que ser derivado al hospital. El personal del centro con mucho compromiso y esfuerzo para atender. Un equipo que ha estado muy atento a detectar y transitar con calma e información.

 Rivera

Hay casos positivos en ocho cárceles. Rivera tiene un entorno de 25 casos, es una cárcel que a nivel arquitectónico es la mejor del país, se inauguró en 2013. Sustituyó a una vieja cárcel que era impresentable. Una cárcel vieja que estaba pegada a la jefatura. La policlínica está muy bien dotada y con muy buena comunicación con el hospital del departamento. No hubo casos de gravedad en la enfermedad, pero si esta complejidad que genera el contagio en la falta de presentismo en el personal. Ya faltaba gente y ahora aún más. Genera nerviosismo e inquietud. Las medidas se están tomando y hay comunicación, pero hay que hacerlo con calma. Apostemos a que pasen los días rápidos y cómo en todas las áreas hasta que no estemos todos protegidos en todos los rincones estaremos en alerta.

Canelones

Siempre que hablamos de estos temas a veces no los veo, pero las imágenes que pasan son imágenes terribles y reales. Pero hay también otras imágenes que hay un tercio del sistema que está muy bien. Muchas cosas se han mejorado y nada comienza y termina de un día para el otro. Se han notado cosas importantes del COMCAR que  se apoyaron y siguen avanzando a un ritmo que para mí es muy lento. Si las políticas sociales del Estado no es más activo de lo malo, en vez de hacernos un gol, nos van hacer ocho. Se requiere una estrategia una explicación a toda la sociedad sobre el estado y los recursos.

Las mejoras son importantes, pero resumiendo el tema estamos perdiendo el partido. Todos los días estamos pagando la cuota que no se ve. Vemos cantidad de personas jóvenes que entran en un tobogán que van empeorando y deteriorando. No sabemos si todos se rehabilitan, pero sabemos que el Estado no está cumpliendo con sus deberes. Somos un Estado que estamos transgrediendo nuestras obligaciones e incumpliendo las normas y eso hace perder legitimidad para reclamar el cumplimiento de todas las normas de los ciudadanos.

Hay muchas cosas buenas que se están haciendo, lo que ocurres es que el nivel entre lo deseable y la realidad en muchas áreas todavía es muy grande y no se arregla con pequeñas gigantescas mejoras porque cada modificación reciclar o mejorar algo en el área carcelaria cuesta muchísimo. La escasez de recursos hace que se requiera un esfuerzo enorme.

La entrada al MIDES del COMCAR es un paso simbólicamente muy importante. Las políticas sociales enmarcan al sistema penitenciario. El sistema penitenciario no es responsabilidad del Ministerio del Interior o del INR, hay una cantidad de cosas como la educación y la salud que tiene que ver con otros ministerios. El ministerio del Interior no es el encargado del sistemas penitenciario, es una parte.

Veníamos desde el año pasado, a raíz de la pandemia, buscar de qué manera estar más presentes sin tener que estar volviendo como nos gusta hacerlo que es recorrer los módulos. Los resultados nos arrojaron un montón de información.  Celda por celda, puerta por puerta y entrando en el que hay hasta 8 personas y descubrir que estaban reclamando que alguien interviniera de una inyección para rehabilitarse. Reunimos internos y le damos una capacitación sobre necesidades básicas y cantidad derechos. No nos subimos al relato fácil de que ‘muchachos ustedes han tenido una cantidad de problemas, hay que reclamar y tienen una cantidad de derechos’ eso es una mirada parcial. ‘Si ustedes llegaron acá por una cantidad de situaciones, tienen una cantidad de derechos y tienen una cantidad de obligaciones. También tienen que cuidar su vida, la de sus compañeros, la de los funcionarios y la de sus vecinos. Tienen derechos que se están incumpliendo. ¿Se arregla rompiendo todo? No. No se sacrifican derechos para defender derechos. Se ‘pelea’ por los derechos mediante cartas, hablando en reuniones, acciones sociales, pintando un mural, haciendo un concurso, haciendo una movilización, juntando firmas, dialogando con nosotros y el planteo de cada interno ha generado un contacto con nosotros mediante anotaciones en un cuaderno en el que anotan necesidades verificando si había alcohol en gel por ejemplo.


Las Más Vistas