Julio Medina: "Han sido un fracaso las medidas que se han tomado"

El infectólogo, que también integra el Grupo Asesor Científico Honorario, ha sido crítico con la conducta de los uruguayos que no comprenden la gravedad de la crisis y ha pedido mayores medidas para frenar o al menos desacelerar el ritmo de contagios en Uruguay.

Todos los días Julio Medina, profesor y director de la Cátedra de Enfermedades Infecciosas de la Universidad de la República, realiza un análisis profundo sobre la ruta epidemiológica del covid en Uruguay. 

Balance de la situación epidemiológica

Lo importante es entender en donde estamos parados. La situación es grave hacer semanas y cada vez se torna un poco más grave. Los científicos estamos acostumbrados a medir todo. Generamos indicadores para saber si lo que estamos haciendo lo vamos a hacer bien. Hoy tenemos cinco departamentos que tienen nivel con un creciente mayor de cien y siete con un doble mayor a 50 y el resto está entre 50 y 100. Hemos perdido la noción de lo que es manejable y relativamente normal. La situación grave hace semanas y cada vez es más grave. No podemos visualizar nada mejor y no hay ninguna expectativa que esto pueda mejorar de forma sostenida.

Hablé con colegas y nos quedamos luego de los anuncios del 7 de abril tratando de entender qué estaba pasando. Esto implica que se está aceptando un volumen de estrés sobre el sistema sanitario y un nivel de secuelas y fallecidos x. Nos olvidamos de lo que les pasa a los pacientes.  Estamos hablando de un enemigo muy poderoso que ya vimos lo que es capaz de hacer. El virus es un relojito. Él siempre va a ir haciendo lo mismo. Los números pueden cambiar un poco, pero siempre hizo lo mismo así en todo el mundo. Las personas tienen que entender que cada 100 casos nuevos va a haber 1 fallecido y cada mil va a haber 10. Eso es un piso, puede haber más. Esto es como que se estrelle un bus con 45 personas todos los días y se mueran todos.

No sabemos si el presidente de la República tiene la noción de esto o si hay algo que no se logra entender y somos incapaces de transmitir este problema. Ha sido un fracaso las medidas que se han tomado. Como médico y como un ciudadano no podemos entender que esto sea un éxito. El éxito es la campaña de vacunación. No se le puede pedir más al MSP de lo que ya ha hecho. Claramente los decisores son otros. Qué es lo que pasa que estas medidas no se profundicen más: o se asumió el costo y listo o no se logra entender lo que estamos diciendo.

Vacunación

Hay todavía mucha incertidumbre sobre cuál va a ser el impacto real. Lo que hemos visto en Chile es que bajan la cantidad de internados en CTI para los grupos que tienen la vacunación completa. En Uruguay la mayor parte de la población sigue susceptible al virus porque la mayoría aún no está inmunizado. En mayo creo que no lo vamos a ver, salvo que se acompañe con medidas más restrictivas y se ve el impacto sumatorio de esto. Lo que sí se va a ver en mayo es que va a haber grupos que no van a tener que ingresar a CTI y los primeros grupos ya van a ir alcanzando la vacunación completa. Se empieza a desacoplar. Sigue habiendo el mismo personal que se infecta, pero proporcionalmente que la población en general.

Internación en CTI

Hay que aclarar que la población que se infecta más de la mitad está falleciendo fuera de terapia intensiva. El virus permea y se introduce en los residenciales de ancianos y ahí genera mortalidad muy grande. Entra a hospitales con grandes brotes en pacientes que ya están vulnerables y también infectan a pacientes más vulnerables dentro de los hogares. Estamos viendo muchos fallecidos en los residenciales y eso contamina datos para saber si hay algo de desplazamiento a nivel etario.

Probablemente el lunes cuando tengamos la reunión plenaria se discutan muchos puntos. A veces la realidad es caprichosa y va a ir mostrando que con este nivel de interacción humana los datos no van a mejorar de forma sustancial, salvo que se haya aceptado un precio determinado y listo. Esto lo tenemos que solucionar como podamos. Nosotros también tenemos que ser actores activos y colaborar. Estamos en un riesgo real y nosotros tenemos que hacer nuestra parte.

Por un buen tiempo la libertad responsable fue así, pero ahora no es suficiente. A mí no me queda claro cuáles son los objetivos. El GACH ha hecho su trabajo y hay una línea muy fina entre la asesoría. Los científicos estamos en una línea delgada entre decir demasiado algo y cuidar las formas y tratar que se entienda lo que decimos. Lo que no queremos es que se aumente la fricción en la sociedad, pero si queremos que se entienda el riesgo real.

Radi dijo que se está haciendo un nuevo informe. Es un menú que se puede tomar y aplicarlo, pero se decidió no hacerlo y estamos viendo las consecuencias. El virus va a la laso faringe de las personas y cuando se sacan la máscara el virus va a los demás. Esto pasa en el ocio nocturno. Se está compartiendo el mismo aire que los demás. Cuesta entender que una actividad común para el ser humano pueda ponernos en riesgo. Hace rato que el virus dejó de contagiarse por las gotitas. En cualquier ambiente hay brotes que no son personas convivientes porque el virus se transporta más allá de dos metros., incluye esto a los ómnibus. Con este nivel de interacción, tendríamos que tener otra medida para que la circulación en ómnibus sea baja. Se puede sacar a las personas los lugares a donde ir, por ejemplo, el ocio nocturno. Desde el punto de vista laboral tiene que haber otro tipo de sostén para que eso se pueda dar.

Cepa P1

El sistema de vigilancia genómica está analizando datos y hay casi 400 muestras analizadas y cuatro de cada 10 han sido P1 y el brote de Fray Bentos tenía 27 niños menores de 10 años se identificó que tenían P1. Sabemos poco aún de esta variante. Surge en Brasil y se extiende a Latinoamérica y hay poca información. La variante británica y sudafricana han sido muy estudiadas por los europeos porque tienen  mucha capacidad para estudiarlo, de la P1 aún no sabemos tanto por esta razón.


Las Más Vistas