La óptica de los policías en las cárceles: “Mandan las personas privadas de libertad”

Afirman que hay falta de personal en los módulos, que los reclusos reinciden por oficio y que el hacinamiento carcelario crece.

Los incidentes y denuncias sobre las condiciones en las cárceles siguen dando qué hablar. Para conocer el punto de vista de los funcionarios policiales, recibimos a Óscar Semino, delegado de cárceles del Sindicato de Funcionarios Policiales (Sifpom) y policía del módulo 3 del Comcar, y Fabricio Ríos, secretario general del Sifpom.

El motín en el módulo 3 del Comcar

Está todo controlado. Era algo medio previsto porque hubo un cambio de sector. El módulo 3 es semiabierto, y a veces los reclusos tienen problemas, los derivan a otros módulos y se cruzan. Además de no poder controlarse fácilmente, no hay personal.

Históricamente las reivindicaciones de cárceles con la falta de funcionarios han estado. Ya todo el mundo sabe la situación. No cambió, sino que empeoró.

Ayer miércoles se sabía que iba a pasar el motín y por eso quedaron dos funcionarios. Estamos expuestos a que pase cualquier cosa. Nosotros nos enteremos por los golpeteos y van los funcionarios de un módulo a otro, y queda un solo en otro módulo.

Falta de personal

Mínimo debería haber uno cada diez presos, pero eso demanda 40 policías por módulo. Esperamos un mínimo de seis policías de guardia.

Con las mesas de hormigón las rompen y hacen un corte carcelario. Así rompen los candados.

Autoridad

Mandan los PPL en la cárcel. Tienen un cierto respeto por nosotros, salvo el caso del módulo 12. Difícilmente intentan de agarrarnos de rehenes, pero sí nos insultan. Estamos en una tensión constante.

Trabajo ahí porque amo ser penitenciario. Vengo de una vocación familiar. Mi intención es tratar de solucionar esto que afecta a nosotros y los PPL.

Desde la toma de rehenes en el módulo 12 hasta ahora no cambió nada. El funcionario que hizo la denuncia luego fue sancionado. No por eso, pero es raro… Las denuncias son anónimas… para algunos sí.

El homicidio de Roldán

No nos dimos cuenta por falta de personal. Hay muchas cosas de las que nos enteramos después de requisas. En cada una se incautan 10 o 15 celulares. Hay mucha violencia que el llavero no lo sabe. No sabemos el método en el que los ingresan.

En el caso de Roldán y Pereyra hubo mala clasificación. Eso escapa de nosotros. Sabemos que no pueden estar un recluso de rapiña con uno de hurto. El hacinamiento es brutal. Hoy por hoy el peor es el módulo 8.

Si pones a diez a estudiar o trabajar, ocho volverán a delinquir, porque es su oficio. Ellos te lo dicen.

Viviendas policiales

La amenaza es constante. Hay compañeros que les apedrean las casas y los amenazan.

Lo de las viviendas policiales quedó en nada. Se nos descuenta un porcentaje del sueldo pero aún nada.


Las Más Vistas