La realidad de los venezolanos que llegan a Uruguay: “Cuando llegó la dictadura comunista y el narco-régimen, decidimos irnos”

Conocemos el trabajo de la ONG “Manos Veneguayas” y el testimonio de una venezolana que llegó a Uruguay.

La crisis en Venezuela se agudiza cada vez más y los ciudadanos buscan la manera que sea para dejar de sufrir una crisis humanitaria. Según la ONU (Organización de Naciones Unidas), unos 2,3 millones de venezolanos (7,5 % población) viven actualmente en el exterior.

Uruguay es uno de los países de la región más elegidos para reinstalarse y comenzar nuevamente la vida de muchos de esos compatriotas.

En 2015, dos mujeres venezolanas que ya residían junto a sus familias decidieron crear la ONG “Manos Veneguayas” que tiene como objetivo ayudar a sus compatriotas al arribo.

Abordamos el tema junto a Diego Cabrita, vicepresidente de Manos Veneguayas, y a Alba Oliverio, venezolana llegada hace un año.

Diego Cabrita

Me consta que venezolanos han venido a Uruguay a entregar informes y a invitar a no quedar omisos ante la grave situación de violación de derechos humanos que se vive en Venezuela.

El país deja que las personas se vayan sin el pasaporte, sin apostillar los documentos de identidad, sin las vacunas necesarias. Eso ya genera una vulnerabilidad increíble a la hora de cruzar la frontera: salen igual, pero sin documentos, lo que lo hace mucho peor y restringe muchísimo.

Todo eso nos hace acceder a trabajos poco remunerados. Al final, se conforma una masa de gente vulnerable desplazándose.

Cuando llegan a Uruguay, los orientamos en cómo funciona el país. Tenemos una bolsa de trabajo solidaria, y tratamos de ubicarlos.

Alba Oliverio

En Venezuela vivía muy bien. Pertenecía a esa clase media que fue totalmente destruida. Trabajé durante 32 años como maestra, y luego me jubilé. Tengo dos hijos, y los dos son ingenieros. Mi vida era fabulosa.

Desde que llegó esta dictadura comunista, este narco-régimen, empezó la debacle. Ahí evaluamos la posibilidad de emigrar, y nos vinimos a Uruguay.

Le damos las gracias a Manos Veneguayas por todo lo que hicieron por nosotros al llegar.


Las Más Vistas