La reunión de autoconvocados en Durazno podría haberse evitado si Vázquez hubiese fijado antes un encuentro con el campo – Teledoce.com

La reunión de autoconvocados en Durazno podría haberse evitado si Vázquez hubiese fijado antes un encuentro con el campo

"El presidente tiene todo su derecho, pero eso fue realmente lo que molestó", afirmó el productor Rafael Graña. Eduardo Blasina evaluó los planteos hechos en el encuentro.

El movimiento de productores autoconvocados realizó la esperada concentración en el departamento de Durazno. Frente a miles de personas, se leyó la proclama con los pedidos de parte del sector agropecuario al Gobierno.

¿Qué conclusiones podemos sacar de la concentración de ayer? Abordamos el tema junto Eduardo Blasina (ingeniero agrónomo – periodista agropecuario) y Rafael “Pepe” Graña (arrocero – productor de Lascano – delegado de los “autoconvocados” por Rocha).

Eduardo Blasina 

Me parece que podemos hacer una evaluación muy positiva en el sentido de que todo fue sumamente respetuoso y constructivo. Toda la ciudadanía está hablando del agro. De 365 días del año, en 360 no está el tema. Yo no fui vocero de nadie. Me pidieron que hablara, pero nadie me consultó qué iba a decir: fue todo a título personal.

Hay una mochila que es muy pesada, que es la de los prejuicios, y las redes sociales los alimentan. Uno dice que tiene un problema, pero le dicen que si tiene una 4×4 no tiene problemas, pero esa camioneta es como el camión del fletero: si no la tenés, no podés trabajar. Es un costo inherente a la profesión.

Tendemos a futbolizar todo, todo se mide en Peñarol-Nacional. Entra una visión que es caricaturizada desde los dos lados. De un lado están los vagos, del otro los oligarcas.

Mi intención con la historia de las mochilas era generar un diálogo para decir que esta gente está cargando con estas mochilas, que pesan cada vez más, y algunos se están quedando por el camino porque no las pueden cargar.

El dólar barato es divino, porque compramos electrodomésticos y viajamos como nunca, pero ya hemos pasado antes por esa lógica. No pasa por pedir que el dólar pase a estar mañana a 36.

Debe haber una señal de decir que se va a hacer una radiografía para decir dónde se puede ajustar algo para poder bajar el déficit fiscal.

Se percibe que todo quien está vinculado a la exportación o a la producción nacional tiene que ser cada vez más austero porque no le van cerrando los números. Y hay algo ideológico en la apertura de mercados: un sector no quiere que eso pase. Es una señal de que vamos a ser caros y cerraditos en los tres millones. No abrir al país genera una especie de claustrofobia. El propio canciller está tratando de abrir los mercados, pero hay un sector de su propia coalición que tiene la llave y no quiere abrir la puerta.

Estos temas se resuelven en Economía. La reunión es con Astori y con Bergara. Son temas que trascienden al agro. El tema de fondo es cómo achicamos la brecha del déficit, que no puede ser con más impuestos. Y cómo hacemos que el tipo de cambio acompañe a la inflación.

Rafael “Pepe” Graña

Fue espectacular haber estado allí. Estamos muy conformes con lo que dijo Eduardo, expresó lo que pensamos y sentimos. Elegimos a las personas que saben hablar, que nos representan.

Sería una señal importante que el Gobierno se siente a hablar con nosotros. Una expresión de tantas personas debe ser escuchada. Se piensa hacer una mesa representativa de todos los sectores, con una cabeza visible.

No vi ni una bandera política, no vi agravios. Había mucha gente de todos los partidos, sí, pero todos tuvieron una conducta espectacular.

El viernes se entrega el documento en Presidencia. Como somos autoconvocados, también somos muy desordenados. La idea es esperar diez días para tener una respuesta. Si no hubiera habido tantas demoras en los plazos para la reunión por parte del presidente, quizás no sucedía la reunión de ayer en Durazno. El presidente tiene todo su derecho, pero eso fue realmente lo que molestó.

Este movimiento trascendió los sectores. Había farmacéuticos, transportistas, almaceneros, comerciantes.

Si podemos hacer que el gasto se atenúe, yo ya estoy conforme. Queremos un Uruguay más amigable para trabajar. Está difícil dar trabajo, y eso es lo que más nos preocupa.


Las Más Vistas