Larrañaga afirma que “Sartori no va a ganar la interna ni va a entrar segundo” y que “vota la gente y no la plata”

"No tengo ningún inconveniente en debatir", apuntó.

La interna del Partido Nacional es la más reñida a solo tres semanas de las elecciones internas. Las encuestas llegan a dar un empate técnico, lo que implicaría que la Convención sea la que defina el candidato a presidente. Sin embargo, los propios precandidatos están convencidos que lograrán una victoria y habrá el 30 de junio un candidato único.

Abordamos el tema junto al precandidato nacionalista Jorge Larrañaga.

No hubo ningún acuerdo. Cuando se presentó la carta ya se había desmentido ese presunto acuerdo. No se puede aspirar a la unidad partidaria y formular ese tipo de imputaciones. Ese pacto no existió, es la realidad. Me hago responsable de lo que digo y de lo que expreso.

Sartori no va a ganar la interna ni va a entrar segundo. No va a pasar nada. Esto que sucede son chispazos de filo y contrafilo.

Estoy muy feliz y contento de militar en familia, de trabajar intensamente en todo el país. Seguramente va a votar entre un 35 y 40 % del electorado. El 50 % de ese 35 % todavía no sabe exactamente a dónde va a dirigir su voto. Creo que la gente va a formar su voto a medida que se acerca el día de las elecciones.

Vota la gente y no la plata. Tenemos que sujetarnos a eso los demócratas. Los blancos somos hijos de las urnas. No he ocupado un solo cargo si no fue por mandato de la gente.

No tengo ningún inconveniente en debatir, creo que forma parte de una regla básica de respeto a la ciudadanía. El país necesita saber qué vamos a hacer con la educación, la salud, la inseguridad, las relaciones internacionales.

Nosotros miramos para adelante y trabajamos por el partido que queremos.

Desde el 2015 vengo pregonando por un proyecto superador del Frente Amplio. Fui partidario de que los acuerdos se empezaran a trabajar y se concretaran antes de las elecciones internas. Si soy candidato único del Partido Nacional, al otro día comenzará una ronda con todos los otros candidatos de la oposición para construir un mínimo común en seis, siete temas, más allá del reparto de cargos.

Es vital proponerle al país una alternativa sobre puntos en común, lo más antes posible del último domingo de octubre.

En el Parlamento no hay interlocutores del Poder Ejecutivo: el vicepresidente tiene que ser el constructor de respuestas, alguien que pueda dialogar con todos.

Yo voy a pelear en cualquier escenario porque la reforma se apruebe porque es un sacudón a un sistema político timorato.


Las Más Vistas