Un nuevo Día del Orgullo LGBTI+: "Primero pediríamos que se respeten las leyes que tenemos"

Magdalena Bessonart, del colectivo Ovejas Negras, habló del significado del Día del Orgullo Gay, del impacto de la pandemia en la sociedad y la relación con el Estado.

El domingo se conmemoró un nuevo Día Internacional del Orgullo Gay, el primero desde que Luis Lacalle Pou llegó asumió como presidente. ¿En qué medida el cambio de signo político en el Gobierno supuso también un cambio en las políticas pro-diversidad? ¿Qué señales han visto desde los colectivos LGBTI?

Esta fecha significa para toda la comunidad internacional basta de opresión sistemática e institucional. En Nueva York pasaba que sistemáticamente en un boliche las mujeres trans, más que nada, eran violentadas. Al otro año se hizo la marcha por el orgullo en respuesta al odio.

En Uruguay le llamamos Marcha de la Diversidad, pero incluimos el orgullo dentro de ello. El 28 de junio 1992 se hizo la primera marcha. La gente con cara tapada, donde no mucha gente había salido del clóset. Quienes estaban dando la cara eran compañeras trans. A partir de 2005 lo que se identificó en la diversidad es que había que dar un paso para que fuera más gente que participara. Cuando mostrás fuerza empiezan los cambios políticos. El cambio de fecha era importante, por el frío es una variable.

Se ha transformado en un desfile de empresas con los colores del arcoíris. Eso ha sido muy duro para quienes militamos por un mundo más justo. Hay muchas empresas o instituciones que ponen la banderita y en la práctica ¿qué hacen?

Anunciamos desde nuestras redes que la marcha se hará el 25 de setiembre y veremos cómo serán las medidas.

Impacto de la pandemia

Estamos haciendo con el resto de las organizaciones una campaña de recolección de fondos para apoyar familias LGBTI. Empezamos a recolectar fondos a fines de abril para ayudar a almacenes para que las personas puedan acceder a complementos de una canasta. Eso ha lo que nos ocupó en estos meses. Sabíamos que no podíamos juntar mucha plata porque hay muchas ollas populares trabajando.

Avances en la sociedad

Somos una organización desde hace 15 años y hemos trabajado en una manifestación cultural. Hemos logrado determinada concepción donde cambiaron las cosas. Hay un cambio a nivel normativo. Creo también que con el cambio de gobierno ha habido una habilitación de discursos de odio con la excusa de que la diversidad está asociada al gobierno anterior. Creo que hay un poco de todo en el gobierno. En la campaña se manifestaron personas que habilitaron este discurso de odio, como Cabildo Abierto, diciendo que somos enfermos. Han sido muy duros. No es inocente decir que habrá un discurso pro-vida o de familia tradicional.

No hay que hacer mucho trasfondo en un discurso homofóbico. No me gusta más en cómo está conformada esa familia.

En la actualidad, Uruguay tiene una legislación de avanzada en diversidad. Está reconocido a nivel internacional.

Relación con el Estado

Todavía no se ha citado a los consejos de diversidad. Veníamos trabajando con un Estado que consultaba mucho a la sociedad civil y el discurso es claro que no es con toda. Somos una organización social que quiere un cambio cultural.

Estamos muy preocupados por la emergencia sanitaria y no encontramos respuestas en el Estado, que no se ha manifestado.

Me gusta que haya mensajes de respeto e inclusión por parte de personas. Jamás diré que nadie puede hablar del Día del Orgullo. De ahí, a que sean políticas públicas hay mucho. Visibilizar un mensaje que sea de respeto, ya suma.

Primero pediríamos que se respeten las leyes que tenemos, como la Ley Integral para Personas Trans, que se promulgó hace poco y fue expuesta a un pre referéndum. Además de ser una ley que respeta a personas trans, tiene un sistema de políticas públicas a implementar. Reivindicamos que sigue habiendo violencia en Uruguay y encontramos cada vez menos repsuestas de quienes deben hacerse cargo de estos temas.


Las Más Vistas