Welker plantea que se debe encontrar otra empresa que televise el fútbol uruguayo o “renegociar el contrato con Tenfield”

"No tengo expectativa de que para el 21 de agosto tengamos un nuevo presidente", afirmó el presidente interino de la AUF.

El próximo 21 de agosto se levanta el cuarto intermedio en la Asociación Uruguaya de Fútbol (AUF) para elegir presidente. Sin embargo, con el correr de las horas se hace difícil pensar que haya un candidato (Eduardo Abulafia o Arturo Del Campo) que cuente con el apoyo suficiente para poder asumir.

El actual presidente –interino– de la AUF, Edgar Welker, dijo en las últimas horas que políticamente se ha retrocedido y ve muy difícil una situación a corto plazo. Por esta razón decidió comenzar a trabajar en temas que preocupan a la interna y que deben seguir adelante.

La crisis institucional en la AUF

Es un momento difícil. Hace poco más de una semana estábamos preparando un acto eleccionario, que iba a ser una fiesta, y terminó siendo algo lamentable, que nadie esperaba que sucediera. Yo no estaba en el país y cuando volví asumí la realidad, con tristeza, decepción y desilusión. Esto no hace más que desprestigiar a todo el ambiente directriz del fútbol.

Hay que ponerle el pecho a las balas, porque más allá de esta crisis institucional-política, hay una crisis de fondo en el fútbol, que tiene que ver con lo económico, y eso no puede dejar de atenderse. Queremos dejar abiertas negociaciones para el próximo ejecutivo. No queremos detener a la AUF.

La decepción es tan grande que cuesta creer algunas cosas. El tema por suerte está en la Justicia, quien determinará las responsabilidades: ese debería haber sido el paso desde el principio.

Estamos generando reuniones y tratando de resolver problemas, visitando a los gremios para darles tranquilidad y que el fútbol no se detenga y siga su marcha.

La elección pasada no se pudo llevar adelante porque al no tener los candidatos el examen de idoneidad, podíamos quedar en una situación ridícula: tener un presidente electo por los clubes que no fuera reconocido internacionalmente. Me pareció sana la decisión de postergar la elección hasta que los representantes obtengan el certificado. Seguramente eso no esté pronto para el 21 de agosto, así que no tengo expectativa de que para ese día tengamos un nuevo presidente.

Contrato con Tenfield

Esta situación de los derechos de televisión se viene arrastrando desde hace muchos años. Antes de viajar a Rusia tuvimos una reunión entre Casal y Valdez, que terminó con el tono elevado. Estamos como detenidos en este tema: tenemos una excusa para evitar nuestras responsabilidades.

Hay que ver si podemos rescindir el contrato, qué costo tiene y dejar de fantasear. Si alguien se hace cargo del tema, vayamos a buscar a otras empresas que puedan hacerse cargo de la transmisión televisiva del fútbol.

No descarto tener más entrevistas por este tema y con otras empresas. Y no descarto reunirme con Tenfield. Pero quiero dejar la situación clara: de que para rescindir el contrato hay que poner tanta plata arriba de la mesa. Y sino, hay que sentarse con la empresa para renegociar las condiciones del contrato.

Antes de ir a Rusia, habíamos planteado algunos cambios relacionados con una modificación del modelo de negocio, que implicaría que la AUF pase a ser socia de la empresa en este tema. La empresa deja en el fútbol 17 millones de dólares.

Si Tenfield sí o Tenfield no, hay que estudiar el tema con seriedad. Me temo que no habrá otro interesado en transmitir el fútbol uruguayo; entonces, debemos renegociar con Tenfield.

Hay que discutir todo un reordenamiento financiero y económico.

No he escuchado que los clubes pretendan candidatear a Lugano. Él siempre está preocupado y ocupado por los temas del fútbol uruguayo.


Las Más Vistas