Wilder Tayler: “Tenemos que hacer todo lo posible por apoyar el Plan de Dignidad Carcelaria”

El director del Inddhh se refirió a las condiciones en las cárceles uruguayas y valoró el Plan de Dignidad Carcelaria impulsado por el Ministerio del Interior y Juan Miguel Petit.

El pasado 27 de junio se conmemoró un nuevo aniversario del Golpe de Estado que dio inicio a la última dictadura en nuestro país, un proceso en el que se practicó el terrorismo de Estado y se violaron sistemáticamente los derechos humanos. Pero ¿qué pasa con la violación de los DDHH en Democracia? ¿Qué responsabilidad le cabe hoy en día al Estado en ese tema?

El 26 de junio, un día antes de ese triste aniversario, se conmemora también el día internacional de las Naciones Unidas en apoyo a las víctimas de tortura. Ese es el día elegido por la Institución Nacional de DDHH para presentar su informe anual  con las medidas necesarias para la prevención y erradicación de la tortura y otros tratos o penas crueles, inhumanos o degradantes.

Depende de cada sistema: en el juvenil tenemos una disminución de jóvenes recluidos. Hay otro tipo de medidas.

El aspecto preocupante viene con el sistema carcelario. Lo que el informe refleja es lo que se está dando: una población carcelaria que está desbordando el sistema y vamos camino al hacinamiento. Técnicamente se le dice saturación, pero el hacinamiento lo vamos a alcanzar. Aquel tipo de preocupación se ha profundizado.

Hemos conversado con autoridades del INR. Con el ministro no tuvimos oportunidad de hablar todavía. Esperamos de todos modos que sea posible porque hay una convergencia importante de intenciones. El Plan de Dignidad Carcelaria recoge las recomendaciones que la Institución viene haciendo hace años. Seguramente apoyemos la mayoría de esas medidas. Somos optimistas en esa materia.

Las celdas no tienen ni barrotes. Lo mismo ocurre en otras instituciones. Vemos con enorme preocupación que la gente duerma en el piso. Hace tiempo hay gente así. La Institución lo ha denunciado con bastante perseverancia. Vemos que se hable de la refacción.

Quien destruye una celda comete un delito y debe responder por eso. La mayoría que duerme en el piso no lo hace porque lo quemaron. Me consta que ha habido casos de vandalismo en algunos módulos pero eso no refleja la realidad. Hemos visto estructuras de madera de hasta cuatro pisos hechas por presos para dormir.

Creo que la transformación va a ser difícil pero tenemos que hacer todo lo posible por apoyar el Plan de Dignidad Carcelaria. El problema es que el Plan de Dignidad Carcelaria y la LUC no van de la mano: hay uno que trata de descongestionar y otro va a hacinar. A este paso tendremos hacinamoiento a fin de año.

Es difícil que se concilie una cosa con la otra. No hemos visto el plan aún.


Las Más Vistas