Nelson Fernández, el grado inversor, la “estanflación” y el IRPF

"No hay crisis ni estamos en perspectiva de crisis", dijo, "pero hay un campo minado" en el que el gobierno debe maniobrar.

Hay razones para preocuparse, pero la situación no es dramática. Así se resumió en especialista en economía Nelson Fernández la situación del país tras los anuncios de este lunes de ajuste impositivo y de que la calificadora de riesgo Standard & Poor’s le bajó la perspectiva de “estable” a “negativa” a la deuda uruguaya.

Fernández explicó que este último dato tiene que ver con la capacidad uruguaya de pagar la deuda y lo emparentó con las notas en el liceo, cuando el docente pone una flecha hacia abajo junto a la nota. La consultora S&P lo que hizo fue eso, señaló Fernández. Esto se debe a que la economía redujo fuertemente su crecimiento y por lo tanto los ingresos del Estado son menores, aunque no se bajó el gasto para acompasar esa disminución en la entrada de dinero; de ahí el déficit fiscal abultado. Si las calificadoras le sacan el grado inversor a Uruguay, quienes le presten dinero querrán una tasa de interés mayor y eso repercutirá también en el déficit, además de provocar que los inversores sean más cautelosos cuando el país precisa mucho la entrada de ingresos.

La próxima evaluación para saber si se le baja la nota o no a la deuda nacional dependerá de cómo siga la economía. Fernández aclaró que la situación no es de crisis, si bien como la memoria del 2002 está fresca hace pensar en eso. “No tiene nada que ver”, afirmó el periodista económico.

En cuanto a la suba de impuestos planteada por el Ministerio de Economía, una vez que el Parlamento la apruebe -como se espera, tras el acuerdo entre Tabaré Vázquez y el Frente Amplio- recién comenzará a regir a partir del 1º de febrero del año próximo. Fernández sostuvo que el aumento del impuesto impactará por encima de los $50.000, pero que también se empiezan a ver afectados los que se quedan sin empleo. Además, dijo que los analistas privados consideran que el ajuste planteado no es suficiente. Por otro lado los economistas hablan de “estanflación”, que supone un estancamiento de la economía sumado a una inflación creciente y fuerte.

¿Y los vecinos? “Uruguay tiene problemas propios, y un barrio que está horrible”, dijo Fernández, y afirmó que la recesión que está impactando a  Brasil -junto con su crisis política- es difícil de comparar con ningún fenómeno del pasado. Según el periodista, para solucionar esto es necesario que se estabilice la situación política, algo que no se está logrando.

En cuanto a la apertura comercial hacia fuera, explicó que el gobierno sabe que tendrá difícil para convencer al Frente Amplio, pero que está seguro de que podrá convencerlo en esta línea.


Las Más Vistas