“Todo el tiempo había una persecución por parte del padre de los hijos de Valeria. Él quería saber todo”

0

César Bianchi presenta su último libro: “Valeria no pudo bailar y otras crónicas de femicidios recientes”. Además, hablamos con una de las amigas de Valeria Sosa.

Se publicó el libro “Valeria no pudo bailar y otras crónicas de femicidios recientes”, donde el periodista César Bianchi reconstruye las historias de varios casos que tuvieron gran repercusión pública en los últimos años: Lola Chomnalez, Valeria Sosa, Dayana Yeyé, Melissa Ruggiero, Cinthya Silvera, Analía Perdomo y el doble asesinato de Paysandú, donde murieron las ancianas Ofelia Chéchile y su hija Martha Martínez.

Además, abordamos el tema junto a María Noel Barrales, amiga de Valeria Sosa.

César Bianchi

Algunos casos tienen que ver con la atención mediática que tuvieron. Pretendí ir más allá de lo que puede mostrar un noticiero.

En el caso de Lola, por ejemplo, fui a Valizas, a hablar con el pescador que lo encontró, y a Argentina, a hablar con sus padres y con las mejores amigas. El de Lola es un caso abierto, a dos años y pico. Esa fue una de las cosas que me movió.

En el caso de Valeria Sosa, sin duda fue el más mediático del último año y el que más movió gente para la marcha del 8 de marzo. En ese caso, sonaron todas las alarmas.

María Noel Barrales, amiga de Valeria Sosa

Yo estaba hablando con Valeria. Estaba haciendo ravioles. Me contó que habían estado jugando a la pelota con los niños. Ya me había comentado los episodios de violencia.

Todo el tiempo había una persecución por parte del padre de los niños hacia ellos. Él quería saber todo.

La conocía a Valeria desde hace mucho antes que el liceo. Ella contó delante de la clase que ya estaba aburrida, que lo que le había tocado era aprender a ser fuerte porque sabía que por vías de la Justicia no iba a llegar a ningún lado.

César Bianchi

Intenté hablar con los dos padres de él, que hoy tienen la tenencia, pero recibí siempre un no y cortadas de teléfono.

La abuela paterna de los niños, la madre del asesino, también ejerció violencia contra Valeria. Ella un día llega a buscar a los nenes y el hombre empieza a pegarle a Valeria y su madre se suma. La señora no lo negó.