“Nos cruzamos en la puerta de casa, le dije: ¿vas a demorar? Y me respondió: no no, ya vengo”

En Esta Boca es Mía analizamos el caso de la desaparición de José Ignacio Susaeta. El joven salió hace cinco meses y medio de su casa y sus padres nunca más supieron de él.

Juan y Alejandra, papás de José Ignacio Susaeta, explicaron en Esta Boca es Mía:

El 23 de enero a las 20:30 salió de casa, nos cruzamos a la entrada le dije: ¿vas a demorar? y me respondió: no no, ya vengo. Iba a la casa de un amigo a buscar a la novia y volvía para casa porque era mi cumpleaños. A las 22:30 fue la última llamada, nos dijo: ya voy, ya voy. Después ya apagó el teléfono y no supimos más nada.

Fue una situación normal como todos los días, no generó sospechas. A cinco meses y medio no hemos tenido noticias, ninguna pista, muchas llamadas pero ninguna que nos llevara a José Ignacio. Pedimos ayuda, pedimos colaboración, se pudo haber hecho más, consideramos que se puede hacer más para buscarlo. No puede ser que en cinco meses y medio nadie lo haya visto.

Es un loco tranquilo, nosotros somos padres presentes, siempre sabíamos dónde él iba, si llegaba más tarde nos avisaba. Es algo que se mastica pero no se digiere, no tuvimos más remedio que volver a trabajar, que tener que retomar actividades porque hay dos chicos más también, pero cada día nos cuesta más. Como familia estamos bastante quebrados.

En el piso de Esta Boca es Mía, Alejandra además contó:

Nosotros no creemos que haya un alejamiento voluntario, puede haber muchas posibilidades pero la forma de vida de Nacho con nosotros, su vida esos últimos minutos que estuvo en casa no nos da a pensar que su desaparición fue voluntaria. No hay nada que pueda justificar una acción así. Nada. 


Las Más Vistas