Mobbing: ¿cuál es la diferencia con el bullying o la discriminación?

Hablamos sobre este tema con la especialista en bullying y mobbing, la psicóloga Silvana Giachero.

El mobbing o acoso laboral, puede llegar a ser grave e incidir en la salud de las víctimas. Puede llegar a incitar a una persona al suicidio, o cuando menos afectar su autoestima, perder el trabajo o tener problemas de salud graves.

La psicóloga Silvana Giachero, especialista en bullying y mobbing, explica que el mobbing no es lo mismo que la discriminación. “Discriminar es rechazar al otro porque es diferente. En el mobbing lo que dispara no es eso que tiene de diferente, es que se convierte en una amenaza para un hostigador, por celos, por envidia, por secretos a proteger o por corrupción”.

“El mobbing tiene por objetivo destruir psicológicamente a la persona: llevarla al suicidio y expulsarla de su lugar de trabajo o disfrutar de verla sufrir, en el caso más perverso”, explica Giachero.

“Quien depreda, quien genera esta dinámica perversa de abuso emocional le hace creer a los demás que la víctima se lo merece. Como la víctima se va enfermando y deteriorando, empieza a equivocarse y las consecuencias se convierten en las causas para el hostigador”.

Giachero afirma que cuando un grupo entero no quiere a una persona, se trata de una dinámica de “chivo expiatorio”: la fase final del mobbing.

“Al estar todos convencidos de que la víctima se lo merece, se disuelve la moral y no sienten culpa”.

La experta sostiene que este problema es difícil de reconocer porque nadie admite haber sido parte de una dinámica de linchamiento.

También explica que la víctima tarda unos seis meses en asumirse como tal.


Las Más Vistas