Cita con el futuro – Teledoce.com

Cita con el futuro

Se trata de una historia de amor moderna, pero tiene tintes bastante perturbadores.

En el año 2010 llegó un mail extraño a la producción del programa. Se trataba del caso de Luis, un joven uruguayo de 20 años. A su pedido, Voces Anónimas decidió mantener en secreto su identidad ya que este acontecimiento dejó algunas heridas que el  joven no quiere remover. Hoy saldrá a la luz para que todos comprendamos que a cualquiera le puede pasar algo imposible de explicar.

Luis es un  joven de 20 años que había empezado una relación telefónica con una muchacha de unos quince años. Él había llegado a ella a través de un amigo que también había hablado con ella y terminó pasándole el teléfono. A Luis le gustó la voz, hubo un muy buen feeling y sintonía. La relación era virtual: por teléfono, por mensajes de texto.

Nunca se veían y la relación siguió un curso normal, hasta que decidieron encontrarse para verse en persona. Pusieron como punto de encuentro Tres Cruces y allí se encontraron. Aquel día fue tan especial que Luis jamás olvidó la fecha: 21 de mayo de 2007. Ese día conoció realmente a Victoria.

Victoria era muy chica, así que fue acompañada por su hermana, que justamente tenía que ir a una agencia de trabajo. Luis y Victoria la acompañaron y se quedaron en los escalones de la empresa a esperarla, por primera vez solos. Era mucho más linda de lo que imaginaba y se enamoró de nuevo de ella. Aquel encuentro que tan nervioso lo tenía había sido maravilloso.

Y la relación pasó del campo virtual al campo de la realidad. Comenzaron a verse más seguido y cualquiera habría apostado que sería un romance muy duradero. Pero contra todo pronóstico, Luis cometió muchos errores como novio así que Victoria lo dejó cuatro meses después. El joven se dio cuenta de todo lo que Victoria valía, así que se propuso recuperarla. Se puso muy insistente, comenzó a llamarla y Victoria optó por no atenderlo.

Él siguió buscando la forma de comunicarse, pero se queda sin nada. Así que decide recorrer todos aquellos lugares donde tenía recuerdos con Victoria. Estaba muy deprimido, tanto que fue con las fotos que tenían juntos a aquel lugar donde se habían visto por primera vez. De repente escucha una voz que le dice: ‘no te pongas mal. Hola, ¿cómo estás? ¿me puedo sentar al lado tuyo?’. El gira y ve a una mujer de mediana edad, de unos 45 años, con lentes de sol. Le extrañó un poco, pero no tuvo el valor de decir que no. La señora se sienta al lado suyo, en el mismo lugar que se había sentado Victoria un tiempo atrás. La mujer señala una de las fotos y le pregunta quién es la chica. Él por un momento se tienta de decirle que no era problema suyo, pero finalmente le dice que es alguien que era muy importante para él. Ella le preguntó si se habían peleado, y él le respondió: ‘algo así, fue culpa mía’.

Y como si fuera una confirmación, ella le comienza a  hablar con una energía increíble y con una convicción formidable. Le dice: ‘tú tienes que ser lo suficientemente hombre para ganártela de vuelta, tienes que insistirle, tienes que volver hacia ella. Todo esto va a depender de vos y únicamente de vos. El único que puede cambiar todo sos vos’. Él se queda en shock y no tuvo tiempo a responder, que la mujer se paró, le anunció que se tenía que ir y se marchó tan rápido como había llegado. De lo que estaba seguro, es que la mujer tenía la misma macha en la cara que Victoria. Levantó la vista y la mujer no estaba, comenzó a buscarla pero no hubo caso.

Luis decidió hacerle caso a la mujer y comenzó a llamar a Victoria nuevamente, a mandarle mensajes de texto, correos electrónicos pero no había caso. Sus mensajes eran ignorados, pero él seguía, seguía y seguía. Pero terminó rindiéndose, no podía hacer más nada. Tuvo que pasar casi un año antes de que Victoria diera señas de vida desde otro número de celular. Le dijo que era su nuevo número, que lo agendara. La alegría de él fue increíble, inmediatamente la llama, escucha nuevamente su voz. Ella le cuenta que cuando se pelearon, triste y angustiada buscó una nueva pareja y llegó a su vida otro chico. Parecía buena persona, era el típico sujeto que vino a consolarla y se había gestado una suerte de relación. Había llegado el punto en la que el hombre le había pedido tener relaciones sexuales y Victoria le dijo que ella no estaba preparada, que no quería. Así que el sujeto la violó. Después de escuchar esto, Luis se dio cuenta que todo coincidía, que si hubiera logrado volver a tener contacto con Victoria como la mujer le había dicho, la habría salvado. No quedaba otra, aquella mujer con la que se había encontrado era una Victoria del futuro.

Las Más Vistas