Las sombras de la Isla Martín García

0

En una isla llena de leyendas de fantasmas, un joven pasó una de las peores noches de su vida.

La Isla Martín García es un lugar histórico para Uruguay, pero también es hogar de mitos, de misterios, de sombras que deambulan por las calles para perturbar a los isleños y a los turistas. Todo parte de una gran colección de historias oscuras y tenebrosas que se fueron acumulando con el pasar de las décadas en ese pequeño trozo de tierra entre Uruguay y Argentina.

Como explica Eliana Lucián en su testimonio, las islas siempre han sido foco de leyendas para el ser humano, desde los piratas que buscaban allí sus tesoros. La Martín García, ubicada en la desembocadura del río Uruguay con el Río de La Plata, no es la excepción. Con sus 120 habitantes, casi todos argentinos, y sus menos de 170 hectáreas, es un pequeño páramo lleno de historia. Juan Díaz de Solís la descubrió en 1516 y la bautizó con el nombre de uno de sus tripulantes, quien enfermó y murió allí.

Luego se construyó una cárcel para presos políticos; un establecimiento en que en 1860, cuatro reclusos pudieron ver cómo una yegua cruzaba el canal que separaba dos islas nadando, y se liberaron para colgarse de ella y cruzar también ellos. Insólitamente, la yegua fue condenada a muerte.

Más adelante, entre todas esas historias memorables, Sarmiento construyó un lazaretto, un lugar en que los inmigrantes que iban hacia Buenos Aires debían hacer una parada en cuarentena. Muchos enfermaban, y se debió erigir un crematorio para quemar a los muertos. Todavía hoy se dice que se escuchan gritos. En su momento hubo cuatro cementerios, y hoy solamente queda uno, con la particularidad de que las cruces que marcan las tumbas están todas torcidas, inclinadas, en lugar de las clásicas cruces latinas, un elemento que no se ha sabido explicar.

Y se dice que de todos esos muertos, muchos caminan todavía hoy por la Isla Martín García. Mirá el video para conocer las historias que la pueblan, con el testimonio de Marcelo de los Santos, que vio con las sombras que utilizan a la noche como su aliada e incluso interactuó con ellas. Y fueron las peores noches de su vida.