El fútbol femenino crece como espectáculo y como evento deportivo de alcance masivo

La secretaria del Consejo Ejecutivo de fútbol femenino de la AUF, Valentina Prego, dio sus impresiones acerca del mundial disputado en Canadá, en el que Estados Unidos se proclamó campeona por tercera vez en su historia.

La secretaria del Consejo Ejecutivo de fútbol femenino de la Asociación Uruguaya de Fútbol, Valentina Prego, asistió a la final del Mundial Femenino, disputada entre Estados Unidos y Japón, en la que las norteamericanas vencieron 5-2 y se proclamaron campeonas del mundo por tercera vez en su historia.

Este partido contó con la participación de una uruguaya, ya que Claudia Umpiérrez ofició como cuarta jueza.

Deportivamente, Estados Unidos fue superior a Japón, lo cual se ha logrado con un enorme trabajo a largo plazo, que según dijo el Presidente de la federación, comenzó “al día siguiente de la final de la Copa del Mundo de hace cuatro años, cuando Estados Unidos perdió la final”, también contra Japón, en Alemania 2011. “El partido tuvo jugadas geniales, con un nivel de técnica y de táctica muy profesionales, un ritmo rápido. Estados Unidos fue muy “agresivo” en los ataques, tenía las metas claras y todo el apoyo de su país, su federación y la tribuna. En los primeros 15 minutos pudieron convertir 3 goles, lo cual condicionó el resto del partido a su favor. Japón, que también tiene un excelente nivel técnico y táctico, no logró colmar las expectativas, el equipo comenzó a jugar un poco nervioso y recién a mitad del primer tiempo pudo posicionarse mejor. En el segundo tiempo hubo claras situaciones de ataque de Japón, pero la golera americana (Hope Solo) supo defender su arco con altura”.

Valentina Prego también se refirió a su experiencia en todo el torneo. Dijo que fue maravillosa, destacó que el estadio, el BC Place de Vancouver -el principal de la ciudad- estuviera lleno (53.000 personas) y que tiene una calidad en su infraestructura que supera cualquier expectativa “de lo que podemos imaginar desde lo que conocemos en nuestro país”.

La mayoría de los asistentes fueron hinchas de Estados Unidos, seguramente por la cercanía geográfica (Seattle y Portland, dos ciudades donde el fútbol femenino está muy desarrollado, quedan a poco más de tres horas de la urbe canadiense) pero también por el trabajo de promoción que se hace en ese país. En el estadio se vivió un clima muy festivo, con mucha participación principalmente de adolescentes y jóvenes (el público más interesado, según los expertos). Música y mucho colorido acompañaron la propuesta. Afuera, también hubo fiesta, ya que en distintos puntos de la ciudad y en otras ciudades se armaron las clásicas Fan Fest, donde la gente pudo ver el partido por pantallas gigantes.

Respecto al Mundial, ya desde un lugar más general, Prego destacó el “impresionante trabajo que muchas federaciones hicieron para aumentar la visibilidad del evento”. Canadá, la anfitriona, tuvo una importante cobertura mediática y Estados Unidos logró posicionar al evento como el más seguido por todo el país en cuanto a todos los deportes femeninos.


Las Más Vistas