La oposición de Bolivia rechazó en bloque la detención de Jeanine Añez

La exmandataria es investigada junto a varios miembros de su gabinete por su participación en un supuesto golpe de estado contra el expresidente izquierdista Evo Morales.

La expresidenta boliviana Jeanine Áñez fue detenida en el marco de la investigación por un presunto golpe de estado

Pidió a la OEA y la Unión Europea que sigan de cerca su aprehensión.

La expresidenta de Bolivia Jeanine Áñez fue detenida la madrugada del sábado.

La justicia boliviana ordenó su aprehensión el viernes, junto a varios de sus ministros,  en medio de una investigación sobre un supuesto golpe de Estado contra el exmandatario Evo Morales en 2019.

Áñez llegó al aeropuerto de El Alto, que sirve a La Paz y calificó su detención de “ilegal” y "persecusión política" ante preguntas de la prensa.  Junto a ella se encontraba el ministro de Gobierno, Carlos Eduardo del Castillo.

"La detención preventiva ha sido por los probables delitos de terrorismo, sedición y conspiración en grado de complicidad. Ya se ha apelado la determinación y estamos esperando que la Corte resuelva", dijo Roger Valverde, abogado de los detenidos.

La denuncia fue presentada en diciembre pasado por Lidia Patty, exlegisladora del gobernante Movimiento Al Socialismo, de Morales.

"Como denunciante yo estoy de acuerdo que se investigue todo lo que ha pasado, lo que ha sucedido. Ellos estan en su plena libertad, nosotros no podemos prohibir que ellos apelen, si apelan, apelan, eso está en pleno derecho", expresó Lidia Patty Mullisaca, exlegisladora del partido Movimiento Al Socialismo.

Aunque de momento se ignora dónde fue aprehendida, un contingente policial fue visto ante el domicilio de Áñez en la ciudad amazónica de Trinidad, capital del departamento del Beni.

Áñez reemplazó constitucionalmente a Evo Morales tras su renuncia en noviembre de 2019 en medio de fuertes protestas después de unas elecciones calificadas de fraudulentas, en las que habría ganado un cuarto mandato. Ejerció el gobierno hasta noviembre de 2020 cuando asumió el actual mandatario Luis Arce.

Por su parte, Morales pidió el sábado que se “investigue y sancione a los autores y cómplices” de lo que denunció como un golpe de estado en su contra.

El economista de izquierda Luis Arce, delfín del exmandatario Evo Morales, asumió este domingo la presidencia de Bolivia

Asumió en un acto realizado en el Congreso Bicameral de la Paz, tras ganar cómodamente las elecciones generales el pasado mes.

El vicepresidente Aymara David Choquehuanca, investido previamente en el cargo, fue el encargado de tomar juramento al nuevo mandatario ante la presencia de los nuevos parlamentarios e invitados especiales como el Rey Felipe VI de España y los presidentes de Argentina, Colombia y Paraguay.

Con la mano derecha a la altura del corazón el nuevo mandatario respondió con un "sí, juro". Luego él y el resto de asistentes a la ceremonia entonaron el himno nacional.

El economista de izquierda Luis Arce, delfín del exmandatario Evo Morales, asumió este domingo la presidencia de Bolivia en un acto realizado en el Congreso Bicameral de la Paz, tras ganar cómodamente las elecciones generales el pasado mes.

La asunción de Arce, exmiministro de Economía de Morales (2006-2019), marca el retorno al poder del movimiento al socialismo, tras la renuncia del exmandatario en junio de 2019, en medio de una fuerte convulsión social.

Como delfín de Morales, Arce ganó las elecciones del 18 de octubre en primera vuelta con un contundente 55% de los votos, más de 26 puntos por encima de su principal rival, el centrista Carlos Mesa.

Morales retornará el lunes desde la frontera con Argentina, país donde su refugió tras un breve asilo en México, para recorrer unos 1.110 kilómetros por tierra hasta la región cocalera del Chapare, donde le esperan sus bases campesinas.

Luis Almagro y sus cruces con Evo Morales: "Creíamos que tenía una responsabilidad institucional de culminar su mandato"

El secretario general de la OEA defendió la auditoría de las elecciones bolivianas en 2019, desestimó el pedido de renuncia de Morales y explicó su vínculo con el batllismo y los blancos.

El secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, aseguró que “no hay un paralelismo” entre las anuladas elecciones de Bolivia de 2019 y las de la semana pasada, en las que resultó ganador el candidato del partido de Evo Morales, Luis Arce. Recordemos que Almagro recibió duras críticas de México por el rol de la misión electoral de la OEA en las elecciones de Bolivia de 2019, en las que Morales buscaba un cuarto mandato. ¿Qué diferencias hubo entre ambas instancias y por qué el cambio de postura de la OEA en este caso?

Dos elecciones en Bolivia

En primer lugar, las condiciones del proceso electoral anterior tenían un indicio de origen computado, que era que el presidente Evo Morales iba por la reelección tras perder el referéndum constitucional. Después hubo una serie de acontecimientos que marcaron ese proceso: se falsificaron actas, se alteraron. Hubo servidores ocultos que bombearon actas en el sistema por cientos de miles, hubo apagón tecnológico de 23 horas. Hubo situaciones de manejo doloso del resultado electoral y no coincidía con lo que la OEA analizaba.

Nuevo fraude

Había indicios de que buena parte del sistema no se había completamente desmantelado y eso era para nosotros una preocupación y era motivo de tener una alerta particular. Teníamos que tener especialmente eso en cuenta. Teníamos que saber que todos los elementos fueran desmantelados.

El rol de la OEA

El rol que jugó la OEA fue técnico, de observación electoral. Lo que hizo fue observar el proceso de referéndum, las elecciones del año pasado y las de este año. En cada uno de los casos, la OEA concluyó lo que señaló. Evo Morales fue derrotado y se demoró casi dos días en anunciar el resultado. La OEA estuvo muy encima de ese resultado. Eso al final fue reconocido.

En el segundo proceso electoral se dieron las irregularidades y manejo doloso dicho y en este tercer proceso, los datos coincidían con lo observado. Más que felicitaciones, fue más un reconocimiento al nuevo presidente. Me criticaron por salir antes que el órgano electoral hiciera el reconocimiento, pero era un reconocimiento a cómo la OEA tuvo una precisión tal. Eso trabajamos.

Respecto a la renuncia de Morales fuimos muy claros: le dijimos al presidente Morales que no renunciara. Se lo dijimos por intermedio de la gente que estuvo en contacto hora a hora con el gobierno de Bolivia del momento y también dijimos públicamente que Morales tenía una obligación de cumplir su mandato.

Reconocimiento a Jeanine Áñez

Lo que habíamos observado en la elección tenía que ser público. Eso tenía que ver con la auditoría que nos dio Evo Morales. Era vinculante y tenía que ver con el proceso electoral. No tenía que ver con que Evo terminar o no su mandato. Cuando hago esta expresión pública, que coincidía con las  privadas hechas, había un punto fuerte: no queríamos que se jugara al vacío de poder en Bolivia.

Toda la línea sucesoria podía renunciar. La persona que le sugiere a Evo Morales renunciar era Vladimir Padrino López, amigo de él. En realidad creíamos que tenía una responsabilidad institucional de culminar su mandato. Eso expresamos en público y en privado.

Lo que había que hacer era asegurar un proceso electoral nuevo como el que se dio y que se hiciera tan pronto como fuera posible. En el proceso electoral siguiente, Evo debía dejar de insistir con la reelección porque era algo conveniente para su partido. Ese era el paso que debía darse. Esas eran las responsabilidades que había que tener.

Resultado favorable al MAS

Como lo explico con el ‘No’ referéndum: Morales se volvió un problema electoral para el MAS. Perdió la reforma constitucional y el avance electoral en el tiempo fue perjudicial para la gente que se oponía al presidente. No trasladamos votos de un lado al otro. Lo votos que dijeron que ‘No’ no se trasladaron a Mesa o Camacho. Esos votos tenían que ser trabajados políticamente para consolidar otro proceso.

Pedidos de renuncia

Los recibo con mucha tranquilidad. Vengo de una asamblea general en la que 30 y algo países apoyaron nuestro trabajo. Vengo de una reelección con dos tercios de votos. Es un despropósito el pedido de renuncia. La denuncia se basa en una mentira y en un acto de cobardía de Evo Morales. Estábamos dispuestos a dar la cara y el pecho para que siguiera.

Auditoría 2019

La auditoría fue muy clara. El informe preliminar se refiere especialmente a la alteración de actas, a los servidores y al apagón tecnológico. Se lo presentamos antes a Morales. Se hace con una responsabilidad que no podía ocultarse esa información. El informe se publicó como a las 5:00.

Morales contra Almagro

Lo acabo de contestar. La palabra de Morales vale poco, y por eso hicimos público lo de la renuncia. La auditoría era vinculante. Ellos la pidieron y ellos aceptaron, fue un acuerdo firmante.

Relación con Bolivia

No tenemos ningún problema con trabajar. La gente tiene derecho a llevarse mal conmigo. Evo Morales dijo las peores críticas de mí por años y luego pidió que firmáramos el acuerdo electoral. Definitivamente podemos esperar el tiempo que sea necesario. El presidente electo Arce puede tener la relación que crea conveniente. Nos gustaría que fuera transparente con la alteración de actas, los servidores ocultos y demás. Que haga un mea culpa. Bolivia es un pueblo con un umbral de dolor muy grande. Debemos tener todos, el compromiso de apoyar.

"Siempre blanco y batllista"

Fui expulsado del FA en un proceso estalinista. Las cosas cambian más rápido de lo que parece. Las dinámicas de democracia interna dejaron mucho que desear. Fue un proceso en el cual no podemos decir ni remotamente que no sea válido. Es un proceso en que no se le da derecho a defensa a la persona. Estoy en un momento institucional sin posibilidad de militancia política.

Los blancos dentro del FA hablábamos siempre de esto: uno no deja de llevar adentro la historia de uno. Son cosas que en definitiva lo dejan a uno muy marcado. También me ha llegado una contradicción entre ser blanco y batllista. No lo era ni siquiera en casa. Éramos blancos acérrimos pero independientes, de Acevedo Díaz, que le dio su voto a Batlle y Ordóñez para su mandato. No es algo ajeno a la historia.

Batllismo

Si uno ve el Uruguay, somos todos batllistas. Esa dimensión de generar clase media y determinadas dimensiones de proyectos productivos y sociales es el entramado que ha generado. El FA el problema que tiene es de democracia interna y su apego a dictaduras como la cubana y venezolana. Para ser batllista hay que ser democrático.

El apego a la cubana es mucho menos. Siempre los peores enfrentamientos fueron con los bolches. Eso siempre fue la lógica. Mujica dijo que Cuba era un sistema de distribución de la miseria.

Retiro en Paraguay

La vida de Artigas me influencia mucho y sigue siendo para mí el liderazgo político al que uno puede aspirar. Hasta en eso de retirarse.

Cabildo Abierto

En la democracia siempre hay que contar los votos y soy respetuoso de eso. Siempre que los postulados y principios no impliquen una alteración del orden constitucional del país. No tengo una calificadora de partidos políticos.

El economista de izquierda Luis Arce será el próximo presidente de Bolivia

Dos proyecciones privadas le atribuyeron una votación superior al 52 %, con más de 20 puntos de ventaja sobre su inmediato rival, el centrista Carlos Mesa.

Jeanine Añez, la presidenta que sucedió interinamente a Morales hasta estos comicios, una enemiga acérrima del Movimiento Al Socialismo, también admitió la victoria de Arce, pese a la falta de un cómputo oficial.

Arce y Mesa eran los candidatos favoritos en esta votación desarrollada en una jornada tranquila, aunque en medio de temores a que se repitieran los incidentes tras los comicios de octubre de 2019, anulados por denuncias de fraude, y que terminaron con la renuncia de Evo Morales.

Arce dijo en rueda de prensa, junto a su vicepresidente, David Choquehuanca, que Bolivia "ha recuperado la democracia”. Y agregó: “quiero decirle sobre todo a los bolivianos, hemos recuperado las esperanzas".

Economista de 57 años, Arce estudió en la estatal Universidad Mayor de San Andrés en La Paz e hizo una maestría en la universidad británica de Warwick. Trabajó 18 años en el Banco Central, donde ocupó diversos cargos, y fue ministro de Economía y Finanzas casi todo el periodo de Morales, con una pausa de 18 meses. Tiene un perfil más tecnócrata que político.

Bajo Morales, Bolivia elevó su Producto Interno Bruto de 9.500 millones de dólares anuales a 40.800 millones y redujo la pobreza del 60 % a 37 %, según datos oficiales.

La bonanza permitió pagar bonificaciones a miles de mujeres embarazadas, escolares y ancianos, e inversiones millonarias para intentar industrializar el litio y el gas natural.

Bolivia vive hoy una jornada electoral

El izquierdista Luis Arce y el centrista Carlos Mesa, favoritos en las presidenciales de Bolivia, votaron este domingo y expresaron sus dudas sobre la suspensión a última hora del sistema de conteo rápido de votos, que demorará los resultados en medio de temores de una nueva convulsión social.

Por primera vez en dos décadas, el exmandatario socialista Evo Morales quedó excluido de la contienda, tras su renuncia en noviembre de 2019 en medio de una crisis desatada por denuncias de fraude en los comicios en que buscaba su cuarto mandato.

 

El Tribunal Supremo Electoral de Bolivia aplazó para el 18 de octubre los comicios presidenciales y legislativos del 6 de setiembre

Es la segunda postergación por causa de la emergencia del coronavirus.

El Tribunal Supremo Electoral postergó para el 18 de octubre los comicios generales que ya habían sido aplazados al 6 de septiembre.

La autoridad electoral argumentó que informes médicos señalan que la pandemia de covid-19 en Bolivia tendrá sus picos más altos a finales de agosto y principios de septiembre.

"La fecha definitiva de la elección genera mayores condiciones para la protección de la salud, facilidades de votación en el exterior, llegada de misiones de observación internacional, además de favorecer el despliegue logístico de todas las operaciones en el territorio por parte de los Tribunales Departamentales", dijo el presidente del Tribunal Supremo Electoral de Bolivia, Salvador Romero.

El Tribunal Electoral señaló que tiene plena competencia constitucional y legal para fijar la nueva fecha de la elección por lo que en esta ocasión no consultó con los partidos ni tiene previsto recabar el aval del Congreso.

"Esta resolución es suficiente para el organismo electoral para fijar esta nueva fecha. Esta resolución no requiere una aprobación por la asamblea legislativa", agregó Romero.

Este proceso electoral, que inicialmente estaban programado para mayo, reemplaza al de octubre de 2019, anulado por denuncias de fraude que provocaron la renuncia y salida del país del exmandatario izquierdista Evo Morales.

El delfín de Morales, el economista Luis Arce, lidera las intenciones de voto, seguido del expresidente centrista Carlos Mesa.

Por detrás de ellos está la presidenta interina derechista, Jeanine Áñez y otros cinco candidatos minoritarios.

Tanto Áñez como varios ministros han contraído el coronavirus. Unos siete millones de bolivianos están convocados para elegir presidente y vicepresidente y renovar el Congreso bicameral.

El gobierno de Bolivia comenzará a negociar la intervención de hospitales y cementerios privados ante el riesgo de colapso de los servicios públicos

El gobierno de Bolivia comenzará a negociar la intervención de hospitales y cementerios privados ante el riesgo de colapso de los servicios públicos sanitarios y mortuorios por la pandemia, anunció este lunes el ministro de Gobierno (Interior), Arturo Murillo. "Vamos a empezar hoy día dos procesos, uno de expropiación o de intervención del hospital de Udabol de Santa Cruz […]

El gobierno de Bolivia comenzará a negociar la intervención de hospitales y cementerios privados ante el riesgo de colapso de los servicios públicos sanitarios y mortuorios por la pandemia, anunció este lunes el ministro de Gobierno (Interior), Arturo Murillo.

"Vamos a empezar hoy día dos procesos, uno de expropiación o de intervención del hospital de Udabol de Santa Cruz (este), que tiene una capacidad de 400 camas y alrededor de 100 terapias intensivas, y en Cochabamba (centro) Univalle, que tiene una capacidad de más de 120 camas y alrededor de 20" de cuidados intensivos, dijo Murillo en una conferencia de prensa.

Ambos hospitales pertenecen a universidades privadas.

El ministro especificó que la intervención en nosocomios y cementerios privados será negociada con el pago de una compensación. "No se trata de quitarle nada a nadie. Si se expropia será a un precio justo", señaló.

Además, anticipó que "en caso de que lleguemos a colapsar, vamos a intervenir cementerios privados", e hizo mención a la situación crítica en la necrópolis de Cochabamba, ciudad fuertemente azotada por la pandemia.

"En una semana podemos colapsar el cementerio general Cochabamba", dijo durante el encuentro con la prensa, realizado en esa ciudad.

Murillo explicó que la decisión fue tomada en conjunto con la presidenta interina Jeanine Áñez, quien se encuentra desde la semana pasada en cuarentena con un cuadro asintomático de covid-19.

Con 11 millones de habitantes, Bolivia suma más de 48.000 infectados y 1.807 decesos por la pandemia.

Desde la aparición en Bolivia del virus en marzo, los gobiernos central, regionales y municipales habilitaron de mutuo acuerdo hospitales públicos específicos para la atención exclusiva de pacientes covid-19, pero estos han comenzado a colapsar por la escalada de la pandemia.

Los hospitales Covid-19 reciben a pacientes de toda índole, inclusive los afiliados a seguros privados, lo que según el ministro está dejando sin atención a "la gente más humilde, más pobre, que no tiene condiciones de pagar un seguro".

Según estimaciones oficiales, Bolivia podría sumar unos 130.000 infectados en septiembre, cuando están previstas las elecciones para renovar presidente y vicepresidente y el parlamento bicameral.

La Fiscalía General de Bolivia imputó al ex presidente Evo Morales por delitos de terrorismo y su financiamiento

La Justicia solicitó nuevamente la detención preventiva de Morales, que está refugiado en Argentina.

La Fiscalía General de Bolivia imputó este lunes al expresidente Evo Morales, refugiado en Argentina, por supuestos delitos de terrorismo y su financiamiento, y solicitó nuevamente su detención preventiva.

La imputación formal contra Morales (2006-2019) es por "los delitos de Terrorismo y Financiamiento al Terrorismo por presuntamente haber coordinado" con un dirigente cocalero, por teléfono, "el bloqueo de alimentos y cerco a las ciudades capitales (cabeceras de regiones bolivianas) durante los conflictos de 2019", informó la Fiscalía en un comunicado.

Desde su exilio, el expresidente rechazó la acusación: "De manera ilegal e inconstitucional la Fiscalía de La Paz pretende imputarme por terrorismo con un audio alterado y sin ser notificado", escribió en Twitter.

Morales consideró la acusación "una prueba más de la sistemática persecución política del gobierno de facto", en referencia a la administración de Jeanine Añez. "Pronto volverá la democracia y el Estado de Derecho a Bolivia", afirmó.

Ésta es la segunda vez que la institución judicial pide el arresto de Morales. En diciembre había solicitado su detención por sedición y terrorismo por los mismos hechos. Entonces, anunció que solicitaría su detención a Interpol, pero el trámite no avanzó.

En febrero, la Fiscalía abrió otra causa contra el exmandatario por supuesto fraude electoral, pero hasta ahora tampoco hubo avances.

"En la resolución de imputación se solicita la detención preventiva" de Morales, que dimitió al cabo de 14 años tras intensas protestas en las calles por lo que la OEA calificó de irregularidades en las elecciones de octubre de 2019, en las que buscaba un nuevo período hasta 2025.

Los fiscales basan su acusación actual en pericias realizadas en Colombia. "Las muestras tienen una alta probabilidad de identificación de la voz del señor Evo Morales Ayma", según el comunicado.

"Que no entre comida a las ciudades, vamos a bloquear, cerco de verdad", dice la voz en la supuesta llamada del exmandatario al dirigente cocalero Faustino Yucra Yarmi.

Al presentar la grabación en noviembre, el ministro de Gobierno (Interior), Arturo Murillo, calificó de "crimen de lesa humanidad" ordenar que "no entre comida a las ciudades".

Entre octubre y noviembre, Bolivia atravesó una convulsión en la que murieron 36 personas tras los comicios, que fueron anulados.

El Tribunal Supremo Electoral llamó a nuevas elecciones generales para el 3 de mayo, aplazadas al 6 de septiembre por la pandemia.

El candidato del Movimiento Al Socialismo (MAS), el partido de Morales, el economista Luis Arce, encabeza los sondeos con el 33,3% de la intención de voto, seguido del centrista Carlos Mesa, con el 18,3%. La presidenta Áñez marcha tercera, con el 16,9%, según encuestas de marzo.

Morales denunció la semana pasada una "estrategia judicial" del gobierno interino de derecha para ilegalizar a su partido y sacar de la contienda electoral a Arce.

Intensa temporada de lluvias en Bolivia: desbordes de ríos, inundaciones y deslizamientos de tierra

El reporte preliminar da cuenta de 23 familias damnificadas aunque no de víctimas fatales.

Un deslizamiento de tierra causado por la humedad de los suelos provocó la noche del domingo el colapso de cinco viviendas y amenaza la estabilidad de otras doce en la zona sur de ciudad boliviana de La Paz, informaron autoridades ediles.

"Se presentó un deslizamiento por saturación de suelos que ha provocado el deterioro y derrumbe de varias viviendas", declaró a la prensa el subalcalde Oscar Sogliano, tras recordar que en la zona se registró años atrás un evento similar.

El reporte preliminar da cuenta de 23 familias damnificadas aunque no de víctimas fatales.

"Vamos a entrar con personal especializado para ayudar a recoger los enseres. Se está haciendo la valoración correspondiente, pues las casas han tenido agrietamientos muy importantes donde puede haber peligro de colapso inminente", advirtió Sogliano.

Por precaución se procedió al desalojo de otras doce viviendas que presentaban rajaduras.

La zona afectada está considerada como de riesgo para las construcciones, pero pese a ello albergaba varias viviendas autorizadas irregularmente.

El sector está situado dentro del margen de seguridad de un río aledaño y además alberga vertientes subterráneas. A ello se suman las inadecuadas conexiones de los sistemas de alcantarillado pluviales y sanitarios.

La intensa temporada de lluvias en Bolivia ha provocado desbordes de ríos y daños a plataformas viales.

El caso más grave se registró el sábado en el departamento de Cochabamba (centro) cuando el desborde del río Taquiña inundó la población de Tiquipaya sin causar víctimas fatales, pero sí daños en varias viviendas, lo que obligó a evacuar la zona. Hay 800 familias afectadas.

(AFP)

Corte electoral inhabilitó la candidatura de Evo Morales al Senado de Bolivia

El Tribunal Supremo Electoral (TSE) de Bolivia inhabilitó al expresidente Evo Morales a postularse al Senado, alegando que no cumple el requisito de "residencia permanente" en la jurisdicción del país a la que busca representar, una decisión repudiada por el líder indígena y celebrada por sus adversarios.

Las candidaturas al Congreso de Morales, de quien fuera su canciller, Diego Pary, y del líder de derecha Mario Cossío, fueron inhabilitadas "por no cumplir con el requisito de la residencia permanente" en los últimos dos años en las regiones de Bolivia por las que se postulaban, dijo el titular del TSE, Salvador Romero, en rueda de prensa.

Morales aspiraba a una banca por el departamento de Cochabamba (centro), región que alberga el territorio cocalero del Chapare, su bastión político. Sin embargo, residió durante los últimos 14 años y hasta su renuncia en La Paz, sede del Poder Ejecutivo.

El expresidente dimitió el 10 de noviembre pasado en medio de fuertes manifestaciones en protesta por su cuestionado triunfo el 20 de octubre, en elecciones en las que observadores externos constataron irregularidades.

En medio de una convulsión social y la falta de apoyo de la policía y los militares, Morales se asiló tras su renuncia en México y un mes después se trasladó a Argentina, donde actualmente se encuentra como refugiado.

Luego de que el tribunal difundiera su decisión, Morales escribió en su cuenta de Twitter desde Buenos Aires: "La decisión del Tribunal Supremo Electoral es un golpe a la democracia. Los miembros del @TSEBolivia saben que cumplo los requisitos para ser candidato. El objetivo final es la proscripción del MAS (Movimiento Al Socialismo)".

- Satisfacción y alerta opositora -

Su principal rival, el expresidente Carlos Mesa (centro), tuiteó que el TSE "aplicó correctamente la Ley y la CPE (Constitución) al inhabilitar a quienes no cumplieron los requisitos para postularse a cargos electivos. @evoespueblo, que digitó el gigantesco fraude en las elecciones de 2019, debe entender que ya no puede usar la ley según sus intereses".

Días antes de la decisión del TSE, el poderoso Comité Cívico Pro Santa Cruz, entidad de derecha radical, amenazó con decretar una huelga nacional si Morales era habilitado. Un grupo de activistas afín a esa entidad realizó el miércoles una concentración con el mismo pedido ante la sede del tribunal electoral de Santa Cruz, la región más desarrollada de Bolivia.

El líder civil de derecha radical que encabezó las protestas contra Morales entre octubre y noviembre, Luis Fernando Camacho, celebró en Twitter: "La inhabilitación de Evo solo salió porque pusimos presión en las calles". Luego, advirtió que "la verdadera amenaza es que el MAS gane la mayoría en el Congreso y posiblemente la presidencia en primera vuelta".

Los dirigentes del MAS, como la presidenta del Senado, Eva Copa, consideran que hay el propósito de perjudicar la candidatura de su partido.

Sin embargo, Romero agregó ante la prensa que la corte electoral "desestimó, por falta de fundamento, las demandas de inhabilitación planteadas contra Luis Arce", candidato a la presidencia por el partido de Morales.

En ese sentido, consideró que el postulante "cumplió con los requisitos de habilitación".

Arce lidera la intención de voto con 31,6%, según un reciente sondeo de opinión del grupo Ciesmori, seguido del expresidente centrista Carlos Mesa (17,1%). La presidenta transitoria Jeanine Áñez (derecha) marcha tercera, con el 16,5%.

Además de negar la candidatura a Morales, el tribunal inhabilitó a Pary, que buscaba representar a Potosí, y a Cossío, que aspiraba al Congreso en representación de Tarija, de la que en el pasado fue gobernador.

Igualmente, el tribunal imposibilitó a Jasmine Barrientos, que buscaba la vicepresidencia por el Frente Para la Victoria, del pastor evangélico de Chi Hyun Chung.

Tanto Cossío como Barrientos son opositores a Morales.

Bolivia acudirá nuevamente a las urnas el 3 de mayo, tras la anulación de los comicios de octubre luego de que una misión de la OEA hallara irregularidades que favorecieron a Morales. El miércoles, la fiscalía de La Paz abrió un proceso penal contra el exmandatario y colaboradores cercanos por "fraude".

Ocho candidatos buscarán la Presidencia de Bolivia; Evo Morales competirá por una banca en el Senado

Oficializó su candidatura presidencial Luis Arce, el delfín de Morales y exministro de Economía, quien encabeza los sondeos de intención de voto con el 26% de las preferencias.

Ocho candidatos se inscribieron este lunes para disputar la presidencia de Bolivia en las nuevas elecciones generales de mayo, en las que el exmandatario izquierdista Evo Morales competirá por una banca en el Senado.

"Se han registrado ocho alianzas y organizaciones que están compitiendo" para los comicios generales del 3 de mayo, dijo en rueda de prensa el presidente del Tribunal Supremo Electoral (TSE), Salvador Romero, tras el cierre de las inscripciones.

Oficializó su candidatura presidencial Luis Arce, el delfín de Morales y exministro de Economía, quien encabeza los sondeos de intención de voto con el 26% de las preferencias.

Morales encabeza la nómina de los ocho postulantes al Senado (cuatro titulares y cuatro suplentes) por la región sureña de Cochabamba en la lista de su Movimiento al Socialismo (MAS), según la nómina oficial publicada en el sitio web del TSE.

"Saludo a dirigentes del MAS y de movimientos sociales por el gran esfuerzo de seleccionar a las mejores mujeres y hombres para la próxima legislatura y a las hermanas y hermanos por la impresionante concentración para acompañar la inscripción de nuestro binomio" presidencial, escribió Morales en Twitter.

También competirán por la presidencia la actual mandataria transitoria de derecha Jeanine Áñez; el exgobernante de centro Carlos Mesa (2003-2005); y el líder cívico de derecha de la rica región oriental de Santa Cruz, Luis Fernando Camacho, quien lideró las protestas que condujeron a la caída de Morales.

Asimismo, van a los comicios el pastor evangélico de origen coreano Chi Hyun Chung, el expresidente conservador Jorge Quiroga (2001-2002), el dirigente minero Feliciano Mamani y el general retirado derechista Ismael Schabib.

"Comienza una etapa decisiva del proceso electoral y la consolidación de la paz en Bolivia" con el inicio de la campaña, se congratuló Jean Arnault, enviado personal a Bolivia del secretario general de la ONU, Antonio Guterres.

"Los ciudadanos y candidatos, independientemente de su afiliación política, deben poder ejercer sus derechos constitucionales y elegir y ser elegidos con plena libertad (...). La legitimidad del proceso electoral dependerá de ello", agregó Arnault en un comunicado.

- Rivales divididos -

Al igual que en las elecciones anuladas del 20 de octubre, los adversarios de Morales no fueron capaces de unirse en torno a un candidato único, por lo que enfrentarán divididos al aspirante del MAS.

Los cinco principales rivales de Morales se reunieron el sábado para intentar escoger un abanderado común, pero la cita terminó sin acuerdo, lo que amenaza con fragmentar su votación y favorecer la aspiración del MAS de volver al poder.

Estos candidatos pareciera que están en un "concurso de ególatras", criticó el activista y rector de la principal universidad de Bolivia, Waldo Albarracín.

La encuesta de la firma Mercados y Muestras, difundida por Página Siete, coloca a Mesa y Camacho empatados en el segundo lugar con 17%. Les siguen Áñez con 12%, Chi con 6% y Quiroga con 3%.

Áñez ha sido criticada por lanzarse a la carrera presidencial, pues cuando asumió el poder después de la renuncia de Morales dijo que su único propósito era convocar a nuevas elecciones transparentes.

Una previsible segunda vuelta está prevista para el 14 de junio y el nuevo gobierno y Congreso deben asumir a fines de junio o en julio, poniendo fin a la crisis política desatada tras los comicios de octubre, que condujo a la caída de Morales el 10 de noviembre.

Los bolivianos volverán a las urnas seis meses después de que dimitiera Morales, amigo de Cuba y Venezuela, empujado por una fuerte convulsión social, un motín policial y la presión de los jefes militares.

Tal como lo había anunciado, Morales formalizó su candidatura al Senado, una vía para retornar a Bolivia. Gobernó el país casi 14 años, pero ahora enfrenta una orden de detención bajo cargos de "sedición y terrorismo".

Después de asilarse en México, Morales instaló su cuartel general en Argentina, desde donde conducirá al MAS a las primeras elecciones en 18 años en las que él no será su candidato presidencial.

El TSE tiene una semana de plazo para impugnar o para recibir solicitudes de impugnar a algún partido o candidato, y comenzará a partir de este martes a revisar si los postulantes cumplen los requisitos que fija la ley.

Paralelamente, Morales denunció este lunes que su abogado Wilfredo Chávez, quien fue su ministro de Gobierno (Interior), ingresó a la embajada argentina en La Paz para evitar ser detenido.

(AFP)