Jair Bolsonaro calificó el martes de "mentira" que parte de la selva amazónica esté siendo devastada por incendios

El presidente brasileño lo afirmó durante una videoconferencia entre países que comparten el mayor bosque tropical del mundo.

Jair Bolsonaro, presidente de Brasil: “Un bosque tropical no se incendia, entonces esta historia de que la Amazonia está ardiendo es una mentira y debemos combatirla con números reales, y eso es lo que estamos haciendo aquí en Brasil”.

Sin embargo, los datos satelitales del Instituto Nacional de Investigaciones Espaciales muestran que los incendios forestales en la Amazonía brasileña aumentaron el mes pasado en un 28 % respecto a julio de 2019.

Activistas medioambientales acusan a Bolsonaro presidente de fomentar la deforestación con sus llamados a abrir la selva a la actividad agrícola y la industria.

Bajo presión internacional, el presidente envió al ejército a combatir los incendios y declaró un veto a la práctica. Y asegura que sus medidas están surtiendo efecto.

Jair Bolsonaro: “En julio de este año, comparado con julio del año pasado, notamos una disminución del 28% en la deforestación o incendios en la región, pero aun así se nos critica, después de todo Brasil es una potencia en el agro, las amenazas existen sobre nosotros todo el tiempo y, lamentablemente, algunos brasileños trabajan en contra nuestro en este tema".

A pesar de ese dato positivo, la deforestación en la Amazonía brasileña alcanzó un nuevo récord en los primeros siete meses del año, según los datos del INPE.

 

El presidente brasileño Jair Bolsonaro anunció que sigue positivo al coronavirus tras un nuevo examen

El mandatario reiteró que su tratamiento con hidroxicloroquina está funcionando.

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, anunció el miércoles que volvió a dar positivo en un examen de coronavirus, a pesar de ello reiteró que su cuestionado tratamiento con hidroxicloroquina está funcionando.

“Yo no recomiendo nada. Yo recomiendo que usted vaya con su médico y converse con él. En mi caso, un médico militar me recomendó la hidroxicloroquina y funcionó. Estoy bien gracias a Dios. Me hicieron un examen ayer en la mañana y en la noche dio el resultado de que todavía sigo positovo para el coronavirus”, dijo Bolsonaro.

El mandatario, de 65 años, aseguró que está sin síntomas desde el martes pasado que fue diagnoisticado con el virus.

La efiacacia de los tratamientos con hidroxicloroquina ha sido cuestionada científicamente.

“Espero que en los próximos días me haga un nuevo examen y si Dios quiere que todo esté bien para que nosotros regresemos al trabajo pronto”, agregó el mandatario.

Bolsonaro "permanece en la residencia oficial Palacio de Alvorada, desde donde despacha por videoconferencia, y "sigue atendido por el equipo médico de la Presidencia".

El mandatario es un escéptico de la pandemia y es contrario a las cuarentenas, además ha calificado el coronavirus de "gripecita".
Brasil es el segundo país con más casos y más muertes por coronavirus, detrás de Estados Unidos.

El presidente Bolsonaro arengó otra manifestación en Brasilia y volvió a desafiar las directrices sanitarias

El país, cuarto con mas casos de Covid-19 en el mundo, supera la marca de los 15 mil muertos por la enfermedad.

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, arengó este domingo otra manifestación en Brasilia, desafiando nuevamente las directrices sanitarias contra las aglomeraciones, en momentos en que el país, cuarto con más casos de covid-19 en el mundo, supera la marca de los 16.000 muertos por la enfermedad.

Acompañado de cerca por varios de sus ministros, el líder de ultraderecha saludó a cientos de seguidores que se agolparon en las afueras del presidencial Palacio del Planalto con banderas brasileñas, cornetas, altoparlantes y carteles con su nombre y a favor del uso de la hidroxicloroquina para tratar el nuevo coronavirus, entre otras consignas.

"Es muy gratificante recibir una manifestación de apoyo (...), nos fortalece", dijo Bolsonaro tras acercarse, con una barricada de metal de por medio, a sus seguidores. Todo fue transmitido en vivo en las redes sociales del mandatario.

Bolsonaro no comentó la renuncia de su ministro de salud Nelson Teich, quien dejó el viernes el gobierno sin cumplir un mes en el cargo debido a "incompatibilidades" con el presidente, según informó una fuente del despacho a AFP. El Ministerio de Salud quedó al mando de forma interina del general Eduardo Pazuello.

Siempre minimizando la enfermedad que ya mató a más de 300.000 personas en el mundo, Bolsonaro usó sus redes sociales el fin de semana para seguir cuestionando políticas de confinamiento y elogiando el uso de cloroquina como tratamiento contra la covid-19, sin comentar las trágicas cifras de Brasil.

Durante la manifestación en Brasilia, el mandatario usó sin embargo un tapabocas.

En Sao Paulo y Rio de Janeiro también salieron a la calle caravanas de seguidores de Bolsonaro.

Brasil totaliza 241.080 casos y 16.118 muertes por covid-19, y varios gobernadores y alcaldes relatan altos índices de ocupación de las unidades de cuidados intensivos, que amenazan con el colapso del sistema de salud público.

En la ciudad de Sao Paulo, epicentro de la enfermedad en el país, con más de 35.000 casos y casi 3.000 fallecidos, este domingo el secretario de Salud local informó que las muertes aumentaron 432% en cinco semanas y advirtió que el sistema de salud podría colapsar en 15 días si estos índices continúan en ascenso.

Gobernadores y alcaldes defienden medidas de confinamiento que Bolsonaro rechaza. El poder judicial falló a favor del derecho constitucional de autoridades regionales y municipales de decidir medidas restrictivas para enfrentar la crisis sanitaria.

Seguidores de Bolsonaro han protagonizado manifestaciones, algunas con la presencia del mandatario, atacando al Congreso y al Supremo Tribunal Federal, o pidiendo una intervención militar y el cierre del parlamento.

En este clima de tensión política, seis exministros de Defensa brasileños lanzaron un manifiesto este domingo exhortando a las Fuerzas Armadas a condenar llamados a una intervención militar.

"Cualquier apelación y estímulo a las instituciones armadas para la quiebra de la legalidad democrática -provenientes de grupos desorientados- merecen la más vehemente condena", dice el texto, firmado por exministros de los gobiernos de Luiz Inácio Lula da Silva (2003-2010), Dilma Rousseff (2011-2016) y Michel Temer (2016-2018).

Brasil dividido en el combate contra el coronavirus: "En abril tendremos el colapso del sistema sanitario"

El profesor de Derecho Constitucional brasileño Alessandro Soares explicó las idas y vueltas del presidente Jair Bolsonaro con los gobiernos estaduales y su "tremenda pérdida de legitimidad".

La política brasileña se dividió en dos tras la llegada del coronavirus. Por un lado, el presidente de ese país, Jair Bolsonaro, asegura que esa enfermedad es “una gripecita” y no toma medidas para prevenirla; y por el otro, los gobernadores opositores extreman las precauciones para evitar el contagio. La pandemia se volvió una guerra política en Brasil, aun cuando los norteños lideran las estadísticas de muerte en el continente. ¿Cómo viven los brasileños la llegada del coronavirus y qué implica la polémica que envuelve al presidente Jair Bolsonaro? Lo hablamos con el constitucionalista Alessandro Soares.

El presidente hace todo lo contrario a lo que dice el ministro de Salud, que es de su gobierno. El domingo salió a la calle a saludar a la gente como si nada sucediera. Hay mucha gente indignada con esto pero hay otros grupos que lo apoyan.

Algunas personas están en la posición del presidente porque quieren que la gente vuelva a sus trabajos. Es increíble porque es una falta de responsabilidad completa.

Desaprobación

En este momento tenemos cacerolazos. En Sao Paulo tenemos varios, incluso en barrios que apoyaron a Bolsonaro. Esto demuestra una pérdida de legitimidad del presidente. Tenemos un país dividido: uno que apoya a Bolsonaro y otro que lo repudia. Hay élites que ya no lo apoyan.
Tenemos que los gobernadores de los estados están tomando iniciativas contra Bolsonaro: están cerrando escuelas e iglesias. Tenemos una situación en que Bolsonaro quiere abrir las iglesias y los gobernadores están en contra.

Toda esta cuestión terminará en el Poder Judicial. Bolsonaro está quedando como una persona non grata. La gente queire hablar con el ministro de Salud, no con él. Es una pérdida de legitimidad tremenda. Hay quienes piden juicio político pero no hay condiciones porque está el problema del gobierno con Bolsonaro y la pandemia.

Desenlace político

El escenario nos muestra dos posibilidades: un proceso de juicio político, que lleva tiempo de hacer y no creo que tengamos ese gasto de energía, y la otra es la renuncia de Bolsonaro. Hay analistas que dicen que nunca renunciará. Tenemos una situación de impase. No creo que una salida como la de Bucaram en Ecuador sea posible. Bolsonaro no es loco, sus decisiones sí. Hay gente que piensa de igual manera, por lo que tiene apoyo social.

Hay gente contagiada o enferma que no va a hospitales porque tiene miedo o no hay tests. Los números están subregistrados. En abril tendremos el colapso del sistema sanitario de Brasil. Es casi inevitable. Tenemos casi 56.000 camas de CTI. Es un sistema muy precario. Tenemos un segundo problema que es la desigualdad social: hay muchos barrios que no tienen acceso a agua potable. ¿Cómo pueden lavarse las manos? Otros no tienen recursos para comprar alcohol en gel. Las cosas van a empeorar porque ni siquiera somos Italia. En Europa tienen un Estado de bienestar, pero en Brasil...

¿Qué líderes políticos extranjeros asistieron a la asunción de Luis Lacalle Pou?

Participaron los presidentes de Chile, Brasil, Paraguay, Colombia y el rey de España, entre otros.

La asunción presidencial de Luis Lacalle Pou en Uruguay, reunió a los presidentes sudamericanos Sebastián Piñera, de Chile, Iván Duque, de Colombia, Jair Bolsonaro de Brasil, Mario Abdó Benitez, de Paraguay, además del presidente de Bangladesh Abdul Hamid y del Rey Felipe VI de España. Argentina estuvo representada por su canciller Felipe Solá, y otros países de América Latina por sus vicepresidentes o cancilleres.

Otras delegaciones como la de Inglaterra, Palestina o Angola estuvieron representadas por jerarcas de su cancillería. El Rey Felipe fue uno de los más activos durante su visita a Montevideo, donde se reunió con el presidente saliente Tabaré Vázquez y fue agasajado por el presidente entrante Luis Lacalle Pou en su casa, este sábado. El rey propició encuentros con otros jefes de estado de estado visitantes. La de Sebastián Piñera fue su primera salida al exterior desde que estalló en octubre la crisis social en su país.

En Montevideo, el mandatario chileno mantuvo encuentros bilaterales en busca de reactivar el trabajo del Foro para el Progreso de América del Sur (Prosur), un bloque regional que impulsó hace casi un año y al que pretende que Uruguay se integre como miembro pleno. La ministra de Asuntos Exteriores española, Arancha González Laya, se reunió este sábado en Montevideo con el presidente entrante Lacalle Pou y con quien será su ministro de Exteriores, Ernesto Talvi, un encuentro en el que, además de analizar los avances y dificultades en el acuerdo entre la Unión Europea y el Mercosur, abordaron la situación que atraviesa Venezuela.

En relación con Venezuela, el presidente de Colombia, Iván Duque, destacó la posición del nuevo presidente uruguayo de denuncia del régimen de Nicolás Maduro y defendió la unidad en apoyo de una transición "verdadera y genuina" a la democracia en ese país.

EFE

El secretario nacional de Cultura de Brasil dio un discurso inspirado en declaraciones nazis y fue destituido

Roberto Alvim se basó en dichos del ministro de Propaganda Joseph Goebbels.

El secretario nacional de Cultura de Brasil, Roberto Alvim, instaló la polémica en Brasil después de que usara partes de un discurso pronunciado por el ministro de Propaganda del régimen nazi de Hitler, Joseph Goebbels.  En un vídeo subido anoche en la cuenta oficial de la Secretaría Especial de Cultura de Brasil, Alvim promociona el Premio Nacional de las Artes, con adjetivos y frases usadas por Goebbels en un discurso realizado a mediados del siglo pasado para promover la cultura alemana.

En el vídeo, el secretario dice que el arte en su país "de la próxima década será heroico", nacional e "imperativo", dotado de gran capacidad de implicación emocional y profundamente vinculado a las aspiraciones urgentes de nuestro pueblo, o entonces no será nada", mientras de fondo suena la ópera "Lohengrin", del compositor Richard Wagner, una de las obras favoritas de Hitler. La publicación despertó rápidamente la reacción de diversos políticos, artistas, internautas y personalidades del país, entre ellos el presidente de la Cámara de los Diputados, Rodrigo Maia, quien pidió la destitución de Alvim como secretario.

La Confederación Israelí de Brasil, que representa a la comunidad judía en el país, también mostró su repudio. La llegada de Alvim, un director de teatro que se declara abiertamente de derecha, a la Secretaría de cultura había causado críticas por parte de la clase artística del país. Al asumir en noviembre pasado, Alvim había prometido lanzar una "guerra cultural" contra el progresismo y alinear las políticas públicas a los valores conservadores del gobierno de Bolsonaro.

EFE

Brasil se alista para recibir una nueva cumbre del Mercosur con una posible rebaja del arancel externo común en discusión

Será en la localidad de Bento Gonçalves, en medio de algunas transiciones de gobierno.

El Mercosur celebra el miércoles y el jueves en el sur de Brasil una cumbre sobre la que pesarán las tensiones que se perfilan entre el Brasil del ultraderechista Jair Bolsonaro y la Argentina del peronista de centroizquierda Alberto Fernández, quien asumirá la semana próxima.

Este 55º encuentro presidencial del bloque, en Bento Gonçalves (Rio Grande do Sul), será el último al que asistirá el presidente argentino Mauricio Macri, a quien Bolsonaro había apoyado en las urnas.

Bolsonaro podrá consolarse en cambio con la victoria del liberal Luis Lacalle Pou en Uruguay, quien asumirá en marzo, poniendo fin a quince años de gobiernos de izquierda.

Y tiene ya un aliado en el presidente de Paraguay, Mario Abdo Benítez.

La recomposición ideológica del bloque se da en un marco de convulsiones políticas y sociales en Sudamérica y crea expectativa sobre sus eventuales impactos en el proceso de ratificación del acuerdo de libre comercio firmado este año por el Mercosur con la Unión Europea y en las discusiones con otros países.

A la cumbre de Bento Gonçalves asistirá por el lado uruguayo la vicepresidenta Lucía Topolansky en representación de Tabaré Vázquez, ausente por razones de salud.

- Abierta enemistad -

La primera cita entre Bolsonaro y Fernández no tiene fecha marcada y la hostilidad entre ambos preocupa en los medios de negocios, dada la interdependencia de las dos economías.

Brasil es el principal socio comercial de Argentina y Argentina el tercero de Brasil (detrás de China y Estados Unidos), aunque el principal comprador de sus productos industriales.

Bolsonaro se abstuvo de felicitar a Fernández y no asistirá a su toma de posesión el 10 de diciembre, molesto por la campaña del peronista a favor de la liberación del expresidente de izquierda Luiz Inácio Lula da Silva, encarcelado por corrupción hasta principios de noviembre.

Temeroso de que Fernández, heredero de una economía sumida en una grave crisis, adopte políticas proteccionistas, el gobierno de Bolsonaro llegó a amenazar con abandonar el bloque.

Ambos bajaron sin embargo la semana pasada el tono de la polémica al comprometerse a mantener un vínculo "pragmático".

"Todavía no se sabe si hay realmente un plan del gobierno brasileño de dejar el Mercosur o si esas declaraciones son una manera de presionar a Argentina para que adopte una posición más liberal en términos de comercio internacional", dijo a la AFP Mauricio Santoro, internacionalista de la Universidad Estatal de Rio de Janeiro (UERJ).

El anuncio del presidente estadounidense, Donald Trump, de imponer aranceles a las importaciones de acero y aluminio de Brasil y Argentina colocó inesperadamente a los dos países en la misma bolsa, para disgusto de los brasileños, que buscan una posición de aliados estratégicos de Washington.

Esa decisión "debería aproximar a Brasil y Argentina. La tensión no les favorece", dijo a la AFP el exambajador brasileño en Washington Rubens Barbosa, presidente del Instituto de Relaciones Internacionales y Comercio Exterior (Irice).

"Veremos si en la reunión del Mercosur eso puede ser tratado", agregó.

En la cumbre, los cuatro países firmarán un acuerdo de cooperación policial fronteriza para perseguir a criminales en fuga.

Discutirán también la reducción del Arancel Externo Común (AEC), la elevada tasa -de un promedio de entre 13% y 14%- a importaciones de terceros países.

El diputado argentino Felipe Solá - mencionado como probable futuro canciller de Fernández-, advirtió en declaraciones reproducidas por la prensa de su país que reducir el AEC a cinco días de la salida de Macri sería "gravísimo" y pondría a Argentina "en una situación complicadísima".

- Una región agitada -

Las tensiones entre Argentina y Brasil llevaron a Lacalle Pou a decir el sábado que su país podría tener un papel de "bisagra" entre los dos principales socios del Mercosur.

Y agregó que el interés de Uruguay es tener "tranquilidad en la región".

En Bento Gonçalves también estarán presentes representantes de países que viven violentas crisis políticas y protestas sociales, entre ellos la canciller de Bolivia, en representación del gobierno derechista interino, y el de Chile.

Y no sería de extrañar que se aborde la crisis en Venezuela, suspendida en 2017 del Mercosur por incumplir las normas de respeto a la democracia y los compromisos comerciales asumidos.

Brasil, Argentina y Paraguay forman parte del Grupo de Lima, que reconoce a Juan Guaidó como presidente encargado de Venezuela. Uruguay, por su parte, reconoce al de Maduro. Queda por ver ahora si la Argentina de Fernández y el Uruguay de Lacalle Pou modificarán sus opciones.

AFP

Hijo diputado de Bolsonaro menciona posible restauración de la dictadura en caso de que "la izquierda se radicalice" en Brasil

"Llegará un momento en el cual será igual que a fines de los años 60 en Brasil, cuando secuestraban aviones, ejecutaban, secuestraban a altas autoridades como cónsules, embajadores, ejecutaban a policías, a militares", lanzó Bolsonaro hijo.

El diputado Eduardo Bolsonaro, hijo del presidente de ultraderecha Jair Bolsonaro, agitó el jueves la amenaza de reinstaurar el sistema de gobierno de la época más represiva de la dictadura militar (1964-85), en caso de que "la izquierda se radicalice" en Brasil.

Sus declaraciones provocaron un amplio rechazo, incluso entre dirigentes aliados del gobierno, y pocas horas después su propio padre, que nunca pierde oportunidad de reivindicar la dictadura, se distanció de él afirmando que quien tenga esos proyectos "está soñando".

El presidente de la Cámara de Diputados, Rodrigo Maia (del partido de centroderecha DEM), consideró las declaraciones de Eduardo Bolsonaro "repugnantes" e indicó en una nota que "la apología reiterada de los instrumentos de la dictadura es pasible de sanción", antes de concluir afirmando que "Brasil no volverá a los años de plomo".

Eduardo Bolsonaro, de 35 años, mencionó la posibilidad de reflotar el Acta Institucional número 5 (AI-5), mediante la cual el régimen militar cerró en 1968 el Congreso y suspendió las garantías constitucionales. El AI-5 estuvo en vigor hasta 1978.

En una entrevista con un canal de televisión de Youtube, el diputado Bolsonaro acusó a Cuba y Venezuela de estar detrás de la ola de protestas y cambios que sacuden a Chile y otros países de América Latina gobernados por partidos conservadores, y asoció esos movimientos a las guerrillas de izquierda en los años 60.

"Llegará un momento en el cual será igual que a fines de los años 60 en Brasil, cuando secuestraban aviones, ejecutaban, secuestraban a altas autoridades como cónsules, embajadores, ejecutaban a policías, a militares", lanzó Bolsonaro hijo.

"Si la izquierda se radicaliza a ese punto, tendremos que dar una respuesta. Esa respuesta puede ser un nuevo AI-5, puede ser una legislación aprobada por plebiscito (...). Tendremos que dar alguna respuesta", subrayó.

El presidente Bolsonaro se distanció de las declaraciones del diputado, uno de sus tres hijos dedicados a la política con un protagonismo inusual en los rumbos del gobierno, aunque ninguno forme parte del gabinete (los otros dos son el senador Flavio y el concejal Carlos Bolsonaro).

"Quien hable del AI-5 está soñando. [Eduardo] es independiente. Si dijo eso, lo lamento, lo lamento mucho", declaró Jair Bolsonaro a periodistas en Brasilia.

La presidenta del Partido de los Trabajadores (PT, izquierda, del expresidente Luiz Inácio Lula da Silva), Gleisi Hoffmann, tuiteó que la declación de Eduardo Bolsonaro fue de tipo "criminal, contraria a la Constitución y a la democracia".

El diputado ya había dicho el martes que "la historia se repetirá" en caso de que protestas como las de Chile se produjeran en Brasil.

El año pasado, en plena campaña electoral, había desatado una polémica al decir en un video que "bastan un soldado y un cabo para cerrar el STF".

(AFP)

El Senado brasileño ratificó al nuevo fiscal general elegido por Bolsonaro

Además, el líder indígena Raoni Metuktire dijo que el presidente de Brasil se tiene que ir.

El cacique Raoni Metuktire, figura emblemática de la lucha contra la deforestación de la Amazonia, afirmó el miércoles que el presidente Jair Bolsonaro "tiene que salir, por el bien de todos", tras críticas del mandatario que indignaron a asociaciones indígenas de Brasil.

El cacique Raoni Metutkire respondió el miércoles a las críticas que hizo el presidente Jair Bolsonaro, en la ONU en su contra que indignaron a asociaciones indígenas de Brasil.

“Bolsonaro dijo que yo no soy un líder, es él quien no es un líder y tiene que irse”, dijo el líder indígena, Raoni Metuktire.

En su discurso ante la Asamblea General de la ONU en Nueva York, el martes, Bolsonaro cuestionó que Raoni fuese un líder representativo de los pueblos indígenas brasileños y dijo que hay gobiernos extranjeros que utilizan a figuras como él "para promover sus intereses económicos" en la Amazonía.

El líder de la etnia kayapó, conocido por su lucha contra la deforestación de la Amazonia, dio una conferencia en el Congreso de Brasilia, donde fue recibido entre aplausos por diputados opositores.

“Antes de que algo serio suceda, él (Bolsonaro) tiene que irse, por el bien de todos”, afirmó el líder indígena.

Grupos indígenas critican a Bolsonaro por su defensa de la explotación comercial de áreas de preservación ambiental y territorios ancestrales.

El mandatario fue puesto bajo el escrutinio internacional hace semanas por su gestión de los incendios en la Amazonía.

Hijo de Bolsonaro desata polémica al cuestionar la utilidad de la democracia en Brasil

"Por la vía democrática, la transformación que Brasil quiere no ocurrirá al ritmo que deseamos... si es que ocurre", dijo Carlos Bolsonaro.

Carlos Bolsonaro, uno de los hijos del presidente Jair Bolsonaro, volvió a sembrar la polémica con un tuit en el que cuestiona la utilidad de la democracia para conseguir la transformación que "Brasil quiere".

"Por la vía democrática, la transformación que Brasil quiere no ocurrirá al ritmo que deseamos... si es que ocurre", escribió el lunes por la noche Carlos Bolsonaro, de 36 años, concejal de la Asamblea de Rio de Janeiro y segundo hijo del mandatario.

"Solo veo todos los días la rueda girando en torno a su propio eje y los que siempre nos dominaron nos siguen dominando de maneras distintas", agregó en el mensaje.

El comentario causó una gran controversia en la red social y fue visto por algunos usuarios como una "amenza al estado de derecho" en Brasil.

"@CarlosBolsonaro, hijo del presidente, dice que no hay transformación por la vía democrática. De este modo afirma la vena dictatorial de la 'famiglia' Bolsonaro", escribió Paulo Teixeira, diputado federal del izquierdista Partido de los Trabajadores (PT).

Por su parte, el centroderechista Partido de la Social Democracia Brasileña, del expresidente Fernando Henrique Cardoso (1995-2002), recordó que el presidente Bolsonaro fue electo "por la vía democrática" y afirmó que "la democracia es la única opción posible".

Más tarde, el hijo del mandatario respondió con ironía: "Ahora me volví dictador? La madre que los parió".

El mandatario, un excapitán del Ejército, es un firme admirador de la dictadura militar (1964-1984) y ha desatado numerosas polémicas con familiares de víctimas de los años de plomo al alabar públicamente a torturadores.

Apodado "pitbull" por la actitud protectora hacia su padre, Carlos Bolsonaro es considerado el más influyente de los tres hijos del mandatario que se dedican a la política.

Tuvo un papel central en la llegada al poder del mandatario, al frente de su exitosa campaña en las redes sociales. Este sábado desfiló al lado de su padre sobre un Rolls Royce descapotable durante la ceremonia de conmemoración de la independencia de Brasil.

En los últimos meses, Carlos Bolsonaro ha protagonizado varios enfrentamientos con ministros, algunos de los cuales terminaron apartados del gobierno, entre ellos el de la Secretaría General de la Presidencia, Gustavo Bebianno, o el de la Secretaría de Gobierno, el general Carlos Santos Cruz.

Las controversias provocadas por los miembros del 'clan Bolsonaro' son frecuentes desde la campaña electoral que lo llevó al poder.

En octubre del año pasado, Eduardo Bolsonaro, diputado federal a quien el mandatario baraja nombrar embajador de Brasil en Estados Unidos, dijo que para cerrar la corte suprema "basta un soldado y un cabo".

El lunes, colgó una foto en twitter en la que aparece en el hospital, con una pistola en la cintura, junto a su padre, que convalece de una operación de hernia abdominal.

(AFP)

Jair Bolsonaro canceló por prescripción médica su participación en una cumbre regional sobre los incendios en la Amazonía, en Colombia

El mandatario brasileño se someterá el domingo a una cuarta cirugía, debido a la puñalada en el abdomen que recibió en septiembre del año pasado en un acto electoral.

Otavio Rego Barros, portavoz de la presidencia de Brasil: “Por razones médicas, el presidente (Bolsonaro) necesitará comenzar una dieta líquida el viernes, por eso es que el viaje a Leticia (Colombia) es prácticamente imposible”.

Tras la cirugía, los médicos estiman que precisará un reposo de 10 días, pero Bolsonaro asegura que irá de todos modos a Nueva York para participar en la la Asamblea General de la ONU, el 24 de septiembre.

El presidente señaló que quiere defender la postura de su gobierno sobre la Amazonía, tras choques diplomáticos con su homólogo francés Emmanuel Macron, por considerar su interés en la preservación de la selva como injerencias que amenazan la soberanía de Brasil.

Brasil accedió a recibir ayuda económica del G7 para combatir los incendios de la Amazonia

Además, el presidente brasileño Jair Bolsonaro adelantó que irá a una cumbre regional de países afectados por los fuegos de la selva.

El presidente brasileño Jair Bolsonaro finalmente accedió el martes a recibir ayuda internacional para combatir los incendios en la Amazonía.

“Está abierto a recibir fondos y recursos financieros de otros países y organizaciones y el factor obligatorio descrito por él es que la recepción de este apoyo no ofenda a la soberanía brasileña y que el manejo de esos recursos sea nuestra responsabilidad”, dijo el portavoz de la Presidencia de Brasil Otavio Rego Barros.

El portavoz indicó además que el mandatario está por participar en una cumbre regional de países afectados, propuesta por Perú y Colombia para el 6 de septiembre con carácter de urgente.

El lunes, el jefe de gabinete, Onyx Lorenzoni, había anunciado el rechazo de la ayuda ofrecida por el G7 de las mayores potencias occidentales; y el martes por la mañana Bolsonaro condicionó la recepción de fondos a un pedido de disculpas del presidente francés Emmanuel Macron, por lo que consideró "insultos" personales y agravios a la soberanía brasileña.

Poco antes del cambio de postura, el presidente ultraderechista se reunió con los gobernadores de los nueve estados de la región amazónica, quienes expresaron preocupación por su postura, que comprometía fondos vitales para la preservación de la mayor selva tropical del mundo.

Los datos satelitales del Instituto Nacional de Investigaciones Espaciales Brasileñas (INPE) contabilizan 82.285 puntos de incendio desde enero hasta el lunes por la tarde en Brasil, un 51,9 % en la selva amazónica.

La cifra total marca un aumento de 80 % respecto al mismo periodo de 2018.