Fernando Riva: "El aeropuerto estima llegar a fin de año con un 35 % de la frecuencia que tenía en 2019"

El presidente de AUDAVI habló sobre la reactivación del sector turístico, la situación de los cruceros y los principales destinos elegidos por los uruguayos.

La vacunación masiva a nivel mundial y la exigencia de presentar un “pase verde” que certifique que las personas están inmunizadas está provocando que cada vez más países abran sus fronteras y comiencen a recibir turistas.

En este sentido, varios miles de uruguayos ya comenzaron a planificar qué harán esta temporada de verano, mientras que otros también aprovechan distintas ofertas para viajar en estas vacaciones de setiembre y en los próximos meses.

Le reactivación del sector turístico

El turismo está volviendo muy lentamente. Tenemos que hablar de lo que pasó durante estos 18 meses, las agencias de viaje y la industria está en un acumulado de 10 % de facturación, es decir, hay una caída aproximadamente de un 90 %. En estos últimos tres meses se ha visto un pequeño incremento, hablamos de un 25 %, estamos en un menos 75 %, han cerrado algunas agencias de viaje y nos preocupa, hablamos de un 20 % , pero estamos seguros que lamentablemente cerrarán algunas más, esto se debe porque no hemos tenido ayuda económica, sí agradecemos mucho al seguro de paro que lo que ha mantenido la industria, sin eso hubiera sido imposible, tanto seguro total como parcial y de acuerdo a la última ley hasta marzo del año que viene hay como una especie de garantía que se va poder extender.

El sector tiene aproximadamente el 85 % de seguro de paro total, hay un 15 % en seguro de paro parcial o reintegrado totalmente. Al inicio era el 100 % y un trabajo solidario ocasional de los empleados a pesar de no estar trabajando de la repatriación de la gente. Quiero aprovechar agradecer al personal y las empresas nos pusimos al hombro junto con relaciones exteriores de traer a toda esa gente. Eso se ha mantenido durante el tiempo. Hubo gente que no perdió vínculo con su cliente a pesar de no estar trabajando.

Hablando de lo que se viene una es que hoy si entran a la página del Aeropuerto Internacional de Carrasco hay 2 o 3 vuelos por días cuando en el 2019 había 30. Hay un promedio de 5. Quiere decir que estamos con una actividad de vuelos de un 15 %. La frecuencia ha bajado muchísimo y hemos perdido la conectividad. Se está recuperando lentamente y hay una proyección de crecimiento para noviembre, diciembre y enero, ya las compañías ya están publicando sus vuelos y van de la mano de la reapertura de fronteras. Lo que estamos viendo a futuro, vemos unas vacaciones de setiembre muy chiquita, como fue la de invierno, porque hubo un ruido más mediático que realidad.

Los principales destinos de turismo son Argentina y Brasil, no había vuelos ni barcos a Argentina, no había vuelos a Brasil, no había chárter, excursiones terrestres.

El aeropuerto estima llegar a fin de año con un 35 % de la frecuencia que tenía en 2019, para el año que viene llegar a un 50 % al primer semestre. Todo dependerá de las condiciones sanitarias.

Cruceros

Un punto importante que me gustaría mencionar que no lo he escuchado y a nosotros nos preocupa es sobre el receptivo de cruceros.  Hoy en un hilo dependiendo de la aprobación del protocolo sanitario que en el Uruguay no se ha hecho aún, tampoco en Brasil, pero sí en Argentina. Estamos hablando que había 174 escalas previstas y ahora hay 125 producto de esta razón y también por el tema comercial que no viene siendo bueno. Más o menos en 45 días los cruceros tienen que venir de Europa a Sud América, si no tienen aprobados estos protocolos sanitarios no lo harán. Están viendo si hacerlo este fin de semana o el que viene, sino cancelan todo. Eso no solo afecta a las agencias de viajes, afecta al transporte, al artesano, a todo el centro de Montevideo, comercios de Punta del Este. El Ministerio de Salud Pública aparentemente lo estaría aprobando, faltaría el decreto final que no sé si es de presidencia o Ministerio de Turismo, sabemos que están trabajando, hay un equipo nuestro trabajando en el tema, así que ojalá que pronto  tengamos una decisión.

Destinos

Depende de las condiciones sanitarias que nos permitan ingresar. Recientemente hubo apertura en Francia, España últimamente ha estado abierto y es el principal destino. Todo lo que es el Caribe, fundamentalmente porque alguna línea área están más fuerte y también Estados Unidos, básicamente Miami. Brasil prácticamente cero, con un par de frecuencias semanales cuando teníamos  5 o 6 frecuencias diarias. No hay mercado, hay mucho temor por la situación sanitaria. Por vía aérea se puede, por vía terrestre no. Argentina es diferente, no tenemos ninguna frecuencia aérea, solamente algún barco.

Hay una demanda de viajar. Se nota que la gente quiere bajar aunque la oferta sea baja. Mucha consulta y mucha preocupación del cliente, mucho trabajo del agente de viaje. Antes nosotros para vender un viaje nos comunicábamos con el cliente una o dos veces máximo, ahora estamos hablando 5 o 6 veces durante un periodo cuando más largo más es el diálogo por lo cambiante que está. Lo otro que está sucediendo es  que cambió el hábito, uno antes compraba con 6 meses de antelación, planificaba, ahora está siendo la venta corta, a corto plazo, a uno o dos meses.

Europa

Tiene un destino muy étnico que es el visitar familias, fin de año, no baja tanto. El hábito que está cambiando es tanto de nosotros como vendedor  y también el del comprador.

Ignacio Bartesaghi: "El Mercosur es de las zonas más proteccionistas del mundo"

El Doctor en Relaciones Internacionales habló sobre la decisión del gobierno en negociar con terceros, el análisis de la postura de Uruguay en el Mercosur, la flexibilización y la baja del arancel externo. También comentó sobre la posición de Argentina en la flexibilización del Mercosur, la posibilidad de Uruguay en negociar un TLC con China y la posibilidad de que Uruguay pueda irse del Mercosur.

Negociación de acuerdos con terceros

La declaración de la cancillería es el resultado de una negociación que fracasó con Argentina, es por eso que Uruguay avisa previo al inicio de la presidencia pro tempore de Brasil, que va avanzar, quiere decir que va intentar conseguir el objetivo propuesto en los próximos 6 meses. Eso no quiere decir que no es que Uruguay solo no tenga la importancia en el Mercosur como para bloquear o quebrar el Mercosur, sino que tampoco tiene la voluntad. Hay que dejar claro que ningún país tiene la voluntad de irse del Mercosur, sino lo que se quiere es negociar. Sí que la presidencia pro tempore la rigidez de Argentina ha impedido negociar  la flexibilización y la postura del presidente Fernández es que no es por ahí. No comparte con ninguna de las dos propuestas de Brasil ni de Uruguay, es por eso que durante los próximos seis meses se tendrá que llegar a algún tipo de acuerdo.

Presidencia pro tempore de Brasil

Argentina está preocupada por la relación que sostiene con Brasil. No puede esperar a que esto cambie en la coyuntura política de Brasil. La solución al problema actual no puede ser que venga Lula. El resultado tiene que ser la negociación y ceder. La preocupación de Argentina no es lo que ocurre con Uruguay, sino lo que ocurre con Brasil que es el 70 % del Mercosur, que sabemos que tiene dificultades políticas y externas, es una variable de riesgo que hay que asumir, pero los próximos meses tiene que pasar la negociación, esperemos que no sea un quiebre del Mercosur y nadie quiere eso.

Panorama próximo meses

No una reforma muy profunda del Mercosur o flexibilización total de que Uruguay pueda negociar con todos los países sino que imagino que se aceptará una baja en el arancesto no común a  tal cual lo propone Brasil, se le dará más tiempo a Argentina para que asuma esa baja y espero que Uruguay pueda conseguir al menos una flexibilización para seguir negociando con un país extrazona. En los próximos seis meses se puede conseguir esto, que Argentina gane tiempo, que lo precisa porque está en una crisis muy fuerte desde 2019, pero además todos conocemos que la reacción proteccionista de Argentina tiene relación directa con la política interna, es por eso que Argentina gane tiempo para bajar los aranceles a sus ritmos, que Brasil lo pueda bajar de acá para fin de año y en el caso de Uruguay permita avanzar con un país de extrazona, quien está pidiendo a gritos desde hace tiempo en este caso para avanzar con Uruguay es China.

China

El Mercosur opera ante un ente de comercio. Brasil estaría dispuesto de que Uruguay avance en ese sentido, que es la gran novedad. Argentina por supuesto que no y Paraguay tampoco. La posibilidad está porque Brasil ha tenido esta apertura de Mercosur como una de sus grandes reformas económicas. Guedes quiere de aquí a fin de año transmitir cierta victoria de que ha logrado bajar un arancel en el Mercosur , que es el doble de la media internacional.

Estamos en una de las zonas más proteccionistas del mundo y esto es insostenible en el siglo XXI que Argentina siga negando los beneficios de la apertura comercial.

Al estar que Argentina haya estado durante 6 meses en la presidencia eso hizo que se trancaran muchas cosas, se suspendieron reuniones, la foto de Scioli con Lula, tiene un componente político regional muy importante, ahora se cambia el contexto porque la presidencia pro tempore la tiene Brasil.

La presión aumenta, y la presión interna de Argentina también. Alberto Fernández no está solo, algunos en Argentina sostienen que deben abrirse al mundo. Está sosteniendo medidas desde el punto de vista comercial muy complicadas. Los contextos son muy dinámicos y pueden cambiar durante estos meses. Brasil al aumentar su apuesta por Uruguay en la mención, Brasil seguirá sosteniendo, Bolsonaro fue muy claro al decir que nadie va impedir la modernización de la economía brasileña y el consenso no puede trabar esa decisión de Brasil.

Contacto con China hay contacto permanente, pero China dice que solucione los problemas regionales lo más que se puede. Lo interesante de la declaración del otro día es que es una declaración política es donde se buscará un instrumento jurídico para solucionar el tema.

El argumento de argentina de que Uruguay viola el artículo primero del acuerdo bilateral, y Argentina no lo hizo cuando bloqueó puentes internacionales, cuando Venezuela entró por la ventana, lo viola constantemente.

Riesgos

Siempre se corren, porque cuando vos pensas una relación con Argentina y tenés una agenda muy amplia que no es solo comercial, riesgos se corren. El presidente está dispuesto a correr estos riesgos. Esperemos que le vaya bien al país que de eso se trata.

Argentina puede enturbiar todo el resto de la agenda bilateral. No creo que Argentina siga el camino legal, el camino legal sería muy largo y no es el habitual que siga Argentina, quiere decir que si Uruguay cierra un TLC con China y lo aplica, Argentina puede decir que se violó el artículo primero del Tratado de Asunción y activar el sistema de solución de controversias. Lo que está claro que Argentina puede tomar medidas vinculadas a tensionar la relación, pero la relación también es muy importante para Argentina, porque recordemos que la balanza comercial de Argentina es muy deficitaria, que es solo el 5 % de nuestras exportaciones y China es el 30 % , sin embargo para ellos nosotros somos más importantes que las exportaciones. El escenario de tensionar las relaciones con los vecinos nunca es buena.

Todo el mundo comparte los objetivos, pero no las estrategias. Esta estrategia, ¿es complicada, polémica o muy firme? Sí, pero tal vez es el momento de aplicarla.

No podemos seguir aceptando un no como respuesta, esperamos las coincidencias políticas y eso no ha favorecido al Mercosur. Cuando digo político no lo digo coincidencias políticas, ya que los presidentes no las tienen, sino que es una negociación que se resuelve entre los presidentes. Aquí está la definición clara es que Fernández ceda la presión de Bolsonaro y Uruguay acompañe. Si Uruguay fracasa en estos seis meses más, ¿vamos a seguir esperando que Argentina nos dé el si para abrirnos al mundo? ¿nos conviene seguir así o no? Hay que ser realistas y pragmáticos, no hay que dramatizar. No es blanco o negro. Los desafíos que el mundo tendrá pos pandemia no podemos seguir atados a las medidas de Argentina. Las resistencias del Mercosur en abrirse al mundo es muy fuerte.

Diferencias

Tiene cancha para conseguir una flexibilización puntal de avanzar en lo que se está avanzando. Seguramente no tiene cancha para irse del Mercosur. Va enfrentar problemas a la hora de cerrar un TLC con China. Increíblemente en Uruguay no hay consenso en la importancia de la apertura. Si vamos a seguir postergando la apertura internacional hasta que Uruguay haga las reformas estructurales pendientes entonces no nos vamos abrir nunca al mundo. Es un punto delicado que creo que puede llegar a complicar las negociaciones del gobierno actual, en cuanto que muchos pondrán piedras en el camino a la medida que avance la posibilidad de abrirse al mundo y avance la posibilidad concreta de cerrar un TLC con China. Es una lástima porque los argumentos que a mi me dan es no son argumentos válidos, son argumentos antiguos que nada tienen que ver con la realidad internacional. Algunos perderán y otros van a ganar, pero el conjunto de la economía se verá beneficiada y eso es lo que quiere el gobierno con la apertura comercial.

Uruguay ha hecho muy mal durante muchísimos años en dar concesiones sin pedir nada a cambio, estamos constantemente aceptando el sí de los vecinos sin decir ‘sí, pero me aceptas tal cosa. Te apoyo en tal declaración, te apoyo en que el parlamento del Mercosur siga siendo una realidad porque a vos te interesa, pero a cambio vos me tenes que dar esto y esto’. Tenemos que ponernos un poquito más firme en cuanto a las negociaciones internacionales. Todos los países en este tipo de negociaciones piden algo a cambio. Los países tienen intereses y de eso se trata. Tenemos que tener claro hacia dónde vamos.

No nos pongamos muy juristas en cuanto a los mecanismos. En un Mercosur tan entreverado como el actual es muy difícil llegar a un consenso absoluto en cuanto dicen los mercados. Lo ideal sería reconocer que el Mercosur es lo que no es. Nunca seremos Europa, nunca fuimos Europa, no circulamos igual que Francia o España. En esa situación lo que se puede conseguir es algo puntal para poder terminar esta negociación, los otros países te observan de cómo manejas con tus otros vecinos de la región y no les gusta si te manejas mal.

Hay final de América: Argentina venció a Colombia por penales y jugará ante Brasil

Con Diego Jokas repasamos el triunfo de la Albiceleste en la tanda de penales con una actuación estelar del arquero Emiliano "Dibu" Martínez, quien atajó tres penales con show de estrategia psicológica incluida. Por el lado de la Eurocopa, Italia venció por penales a España y se metió en la final del torneo, donde espera entre Inglaterra y Dinamarca.

Diego Jokas: "Exageradas la expulsiones de Nahuelpán y González, pero los demás jugadores debieron ser sancionados al haber salido de la cancha"

Analizamos la insólita situación del empate entre Peñarol y Rentistas en el Campeón del Siglo y repasamos los demás resultados del Torneo Apertura. También comentamos la preparación de La Celeste para la Copa América y el desmayo del jugador danés Christian Eriksen en pleno partido. Por el lado del básquet, este lunes a partir de las 21:15 comienza la primera final de la Liga Uruguaya entre Nacional y Biguá.

Montelongo: "Sanitariamenchi es ridículo"

Monte realizó un gran trabajo periodístico sobre las críticas de Diego Lugano a la realización de la Copa América y la situación política en relación con el torneo continental.

Son analizadas diversas propuestas para flexibilizar el Mercosur

Brasil apoyaría la medida para implementar los cambios. Recibimos a Ope Pasquet, diputado del Partido Colorado, y a Daniel Caggiani, diputado del Frente Amplio.

La crisis sanitaria y política que atraviesa Brasil

Conversamos con el politólogo especializado en Brasil, Camilo López, quien explicó sobre la influencia de la pandemia en la política brasileña y los papeles de los actores electorales.

 Relevos en el gobierno de Brasil

Tenemos un momento de reconfiguración del orden político del gobierno y eso tiene que ver con la crisis que de alguna forma está viviendo Brasil, los tres grandes sacudones, uno tiene que ver con la situación sanitaria que es absolutamente tremenda con casi 4 mil fallecimiento por día, muchas tensiones en la gestión de la pandemia entre el gobierno central y los estaduales. Lo que el presidente quiere hacer y lo que al Estado le corresponde para hacer. Segundo elemento lo que tiene que ver con la economía brasileña que tiene que ver con un momento muy malo. Los mercados están desesperados por una respiración económica mucho más rápida y reformas estructurales que no han pasado. Eso genera demandas y pedidos de cambios como debe de ser la gestión del presidente. Otro tercer elemento que sacude el escenario político es la vuelta de Lula al ruedo. Eso mueve el mercado por el lado del sector privado tenía una visión menos en consonancia con el apoyo a Bolsonaro, esto repercute en el conjunto de partidos del sistema que se mantienen estables en el parlamento. Lo otro que sacude es la intervención de militares en el gobierno donde quizá el punto donde haya que ponerle más atención a toda esta crisis es el papel de los militares en este proceso.

La salida de un ministro de defensa en el que Bolsonaro estaba teniendo una relación tensa en donde hubo muchas tensiones una de ellas relacionadas con la pandemia, como el ejército brasileño por ejemplo de alguna forma el ministro defendía al Comandante en Jefe que tuvo una gestión de la pandemia distinta a los lineamientos generales del gobierno. Hubo un impulso del bolsonarismo para que las fuerzas armadas tuvieran un papel más activo en evitar medidas de cuarentena más estrictas por parte de los gobernadores. Que las fuerzas armadas tuviera un rol más activo en promover la línea política del gobierno en este asunto y eso implica una confrontación y uso de estratégico de las fuerzas armadas en los gobernadores y municipios.

En la salida del ministro de defensa en el momento que parte dice que su labor que en este tiempo en la cartera fue preservar el lugar institucional de los militares. Hubo una intención de tener a los militares más alineados a la figura de Bolsonaro. Tiene una muy buena llegada con los sectores más populares del ejército, de la marina, de la fuerza aérea pero más particularmente del ejército.  También ha intentado sumar a otro elemento muy importante que son las policía militares que dependen de los gobernadores. Es ahí que tiene una base de apoyo.

Mirando las cosas a largo plazo, porque parte de la interpretación de entender a los militares brasileños como defendiendo este sentido de institucionalidad es un poco ambigua y es parte de juegos estratégicos que las propias fuerzas armadas brasileñas han tenido. Primero porque esas fuerzas armadas brasileñas tienen una relación civil-militar donde los civiles no han logrado tener un control efectivo sobre muchos aspectos claves de las fuerzas armadas. Dentro de las fuerzas armadas, la mirada que hay de la dictadura militar es una mirada muy condescendiente. El actual ministro de defensa en su primera orden del día llama a celebrar el día del aniversario el 31 de marzo, que es el Golpe de Estado de 1964. El vicepresidente de la república que también es militar también establece el mismo mensaje diciendo que el Brasil había sido salvado del comunismo. Cuando uno mira las actitudes de los militares, en términos futbolísticos, no tiene el amague y tiene que mirarlo en términos de largo plazo y ver unas fuerzas armadas que tienen estas características con un legado histórico. Estos militares en estos últimos años han tenido un protagonismo político altísimo. Un altísimo porcentaje de los ministerios están en el palacio rodeando al presidente y tienen una cantidad de funcionarios impregnando la burocracia del Estado. Están en una situación que no se están poniendo en contra de Bolsonaro sino que en el fondo son una parte muy importante.

La historia nos muestra como señales de interpretación. Una de ella es que las fuerzas armadas brasileñas aún tienen una mirada autoritaria y de que son parte de las discusiones políticas. Yo no tendría una mirada muy ingenua con el papel de las fuerzas armadas en este sentido. La otra es que el impacto del proceso Lula y una centroderecha que intenta construirse en una tercera vía entre el bolsonarismo y el PT que sin embargo tiene varios problemas. Seis expresidenciales escribieron una carta de apoyo a la democracia de la cual no invitan a participar a Lula, para ver como ese centro que quieren presentar es un centro corrido a la derecha, cinco de los seis firmantes votaron por Bolsonaro y uno de ellos se fue para París para no votar en la elección y como la falta de reconfiguración del escenario electoral puede poner nervioso a los actores y perjudicar sus conductas electorales.

Próximas elecciones

En Brasil hay dos grandes líneas que dividen aguas, una de ellas es el Pro PT y anti PT y la otra es Pro Bolsonaro y anti Bolsonaro. En las elecciones pasadas el Pro PT y anti PT fue el que marcó el rumbo y la decisión de la elección. En el manejo de la pandemia el Pro Bolsonaro y anti Bolsonaro fue central. Hay que ver como se estructuran en las próximas elecciones y como logra coordinarse la izquierda y como se reconstruye el bolsonarismo para esto. Hay cambios que muestran que el presidente que quiere hacerse con más poder. En ese caso pone un canciller poco visible con una figura que hace pensar que seguirá la línea anterior.

Lula tuvo una nota de prensa donde prácticamente tuvo 18 veces más audiencia de lo que ha tenido Bolsonaro e impactó la agenda. Dijo cosas muy fuertes contra Bolsonaro.

Vuelve a cerrar la playa de Ipanema, en Brasil

Las autoridades de Río de Janeiro ordenaron el cierre de las playas este fin de semana para tratar de contener el coronavirus, que solo el viernes dejó más de 2.800 muertos en Brasil.

Los presidentes del Mercosur se reunirán en una cumbre virtual el próximo viernes para celebrar los 30 años del bloque

La reunión se llevará a cabo el próximo viernes 26 de marzo en el que Uruguay insistirá con el planteo de hacer cambios en el bloque que permitan que los países aumenten su capacidad comercial.

La idea era una cumbre presencial, con medidas sanitarias especiales pero que permitiera que Fernández, Bolsonaro, Lacalle y Benítez se vieran las caras por primera vez todos juntos en el mismo lugar. Pero no podrá ser.

El encuentro que se planificó para Puerto Iguazú y que luego se pasó a Buenos Aires finalmente será por videoconferencia ante el aumento de casos de coronavirus en la región, las restricciones de viajes y la necesidad de hacer cuarentena por una semana luego de una actividad de unas pocas horas.

El presidente Lacalle Pou llega a la cumbre con sus cartas a la vista: ya hizo los planteos mano a mano a los socios del bloque, se reunió con todos personalmente y les dijo que quiere cambiar, flexibilizar, adaptar o con la palabra que sea necesaria, hacer que el Mercosur sea una alianza de posibilidades comerciales y no un corsé.

El problema es entre chicos y grandes. Las resoluciones en el bloque se alcanzan por consenso y no por mayorías y cada país para negociar acuerdos por fuera tiene que lograr que todos lo autoricen. Eso complica tiempos y resta ventajas porque no siempre los gobiernos están en la misma sintonía. No todos venden y compran lo mismo y a veces abrir posibilidades para otros puede implicar afectar las propias.

Hasta ahora las respuestas fueron dispares al planteo uruguayo: el relacionamiento entre los presidentes es correcto y en las declaraciones y poses diplomáticas solo el gobierno paraguayo había dado a entender que no iba en la misma línea, pero el encuentro con Lacalle en Punta del este destrabó las diferencias al quedar sobre la mesa un tema clave para Abdo: la salida al mar que pueda tener a través de Uruguay.

Brasil se aproxima al colapso de su sistema público de salud con más de la mitad de los estados al límite de su capacidad

Mientras crece la presión para que el presidente Jair Bolsonaro tome medidas drásticas para contener la explosión de contagios en el país.

El país vive su peor momento de la pandemia desde que el 26 de febrero de 2020 registrara el primer contagio, coincidiendo además con la irrupción de la variante amazónica (P.1), más transmisible, según estudios preliminares.

Desde noviembre pasado, la curva de casos y fallecidos crece de forma preocupante, pero ha adquirido tintes dramáticos en los últimos 40 días, periodo durante el cual la media diaria de muertes asociadas a la covid-19 no ha bajado del millar.
Si en la primera ola la evolución de la pandemia en este país de dimensiones continentales y con 212 millones de habitantes era heterogéneo, en esta segunda, más virulenta y letal, el CoV-2 ha puesto en jaque a más de la mitad del país al mismo tiempo.

El índice de ocupación de las unidades de cuidados intensivos del sistema público sanitario supera el 80 % en 18 de los 27 estados brasileños, con un matiz: son cada vez más los jóvenes con cuadros graves.

"El riesgo de colapso existe y ya lo estamos observando en varias regiones del país", afirmó a Efe el médico Carlos Starling, consultor científico de la Sociedad Brasileña de Infectología (SBI).

Después de meses de flexibilización, los Gobiernos regionales y municipales han endurecido de nuevo las medidas de distanciamiento, como el cierre de los negocios no esenciales y toques de queda nocturnos, para evitar el colapso ocurrido en enero en Manaos, capital del estado de Amazonas.

La entidad, que reúne a los 27 responsables regionales de las áreas de salud, exigió en la víspera la adopción de "medidas inmediatas" a nivel nacional para hacer frente "al peor momento de la crisis sanitaria".

Pidieron un toque de queda nocturno en todo el país, el cierre de bares y playas y la suspensión de actividades presenciales educativas y deportivas, así como de conciertos, congresos y actos religiosos.

El miércoles el presidente Lacalle y el canciller Bustillo viajan a Brasil a reunirse con Jair Bolsonaro

Tratarán asuntos de interés de ambos países. El viaje será por el día.

El próximo miércoles a las 08:00 el presidente viajará rumbo a Brasil. Tanto él como las personas que lo acompañen, entre quienes estarán el canciller Francisco Bustillo y su edecan, deberán realizarse un hisopado en las 72 horas previas al viaje.

El resultado negativo de ese mismo hisopado le permitirá reingresar a Uruguay, dado que volverá durante la misma jornada.

La llegada a Brasilia está prevista para el mediodía. Allí se reunirá con Bolsonaro y el ministro de Relaciones Exteriores, Ernesto Araújo. Abordarán temas bilaterales durante el encuentro y retornarán a media tarde.

Una vez en suelo uruguayo deberán permanecer en cuarentena durante una semana y al séptimo día, con otro hisopado negativo, podrán salir de su aislamiento.

El presidente brasileño, Jair Bolsonaro, dijo que él no se vacunará contra el coronavirus

El mandatario se contagió el coronavirus a comienzos de julio, y más de la mitad de su gabinete dio positivo.

“No me vacunaré, es mi derecho. Estoy seguro de que el parlamento no se lo pondrá difícil a quien no quiera vacunarse. Cualquiera que no se vacune, si es efectivo, duradero y confiable solo se hace daño a sí mismo y quien se vacune no se infectará, así que no tienes que preocuparte”, dijo el actual presidente de Brasil.

Bolsonaro aseguró que una vez que las autoridades de la salud del país aprueben una vacuna, el gobierno "organizará inmediatamente" su compra y distribución para quienes deseen ponérsela.

El miércoles, el gigante farmacéutico estadounidense Pfizer comunicó a la agencia reguladora brasileña resultados sobre los ensayos de su vacuna, paso necesario para solicitar su registro.

El Ministerio de Salud de Brasil ya acordó la compra de 100 millones de dosis de una vacuna desarrollada por astrazeneca y la Universidad de Oxford.

Bolsonaro enfrenta críticas por su manejo de la pandemia y por minimizarla, en tanto se opone a medidas de confinamiento.

La pandemia de coronavirus deja en Brasil más de 170.000 muertos, según el recuento de AFP en base a cifras oficiales, el segundo país con más decesos en términos absolutos, detrás de estados unidos.