Jair Bolsonaro fue dado de alta del hospital y seguirá con su recuperación en Brasilia

"El presidente seguirá su recuperación en casa, debiendo seguir las orientaciones médicas relacionadas a la dieta y a la actividad física", indicó el equipo médico tras anunciar el alta.

El presidente brasileño, Jair Bolsonaro, operado de una hernia abdominal el pasado 8 de septiembre, dejó el lunes por la tarde el hospital de Sao Paulo tras recibir el alta médica, para seguir su recuperación en Brasilia.

Sin hacer declaraciones, el mandatario, de 64 años, abandonó el hospital Vila Nova Star en convoy presidencial, según constató la AFP, en dirección al aeropuerto de Congonhas, desde donde tiene previsto volar a la capital brasileña.

“El presidente seguirá su recuperación en casa, debiendo seguir las orientaciones médicas relacionadas a la dieta y a la actividad física”, indicó en la mañana el equipo médico tras anunciar el alta.

El portavoz de Bolsonaro, el general Otávio Rego Barros, explicó que el vicepresidente Hamilton Mourao continuará al frente del gobierno hasta el miércoles como presidente interino.

Bolsonaro se sometió a su cuarta intervención desde la puñalada que le perforó los intestinos en un mitin electoral el 6 de septiembre de 2018.

La semana pasada se le tuvo que colocar una sonda nasogástrica, por problemas de tránsito intestinal, pero le fue retirada el viernes para retomar progresivamente la alimentación por vía oral, lo cual prolongó su estancia en el hospital y su período apartado del cargo.

“Preferimos que siga reposo en casa y que no haga esfuerzo físico ni esfuerzo hablando demasiado”, explicó este lunes su cirujano, Antonio Luiz Macedo, tras anunciar el alta.

Rego Barros reafirmó que el mandatario irá este mes a la Asamblea General de la ONU para defender su posición sobre la selva amazónica, aunque el viaje tendrá un día menos de lo previsto.

En lugar de partir el día 22 de septiembre, como estaba planeado, lo hará el 23 y volverá el 25 a Brasilia. El martes 24 se reunirá con el secretario general de la ONU, Antonio Guterres, y luego pronunciará el discurso de apertura en la Asamblea, donde Brasil realiza tradicionalmente la primera intervención.

“El presidente comprende que no debe exponerse a viajes agotadores, aunque reconozca la importancia de ese viaje”, explicó el portavoz.

(AFP)

Lula da Silva desde prisión: “Sé que soy inocente y aquellos que me mandaron a la cárcel son unos mentirosos”

"No hay que esperar nada de Jair Bolsonaro, que no hace nada más que destruir", afirma el exmandatario brasileño.

“No hay que esperar nada del presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, que no hace “nada” más que “destruir”, afirma el exmandatario brasileño Luiz Inácio Lula da Silva en una entrevista con el diario francés Le Monde publicada este jueves.

“Es un gobierno de destrucción, sin ninguna visión sobre el futuro, sin programa, que no está calificado para el poder. Es por eso que dice tantas tonterías”, señaló Lula, que purga una condena de más de ocho años de cárcel por corrupción.

Citó como ejemplo la educación, en la que han habido “recortes”; los derechos de los trabajadores “por los que luchamos tanto” y la industria “con la privatización de empresas brasileñas, como Petrobras. ¡Lo que es un crimen!”.

Sobre la Amazonía, presa de incendios y un gran aumento de la deforestación, el expresidente de 73 años llamó a los brasileños a “reaccionar”. “Los brasileños deben movilizarse y manifestar a favor de la defensa del medioambiente”, apuntó.

En cambio, concuerda con Bolsonaro, que se opone a la idea del presidente francés, Emmanuel Macron, de internacionalizar la preservación de la Amazonía, en caso de que Brasil no consiga garantizarla.

“La Amazonía es propiedad de Brasil. Hace parte del patrimonio brasileño. Y es Brasil que debe cuidarla. ¡Eso está clarísimo!”, dijo.

Sobre su condena, Lula, que dio la entrevista en la sede de la policía federal de Curitiba (sur), dijo que “no pide ningún favor, ninguna reducción de pena. Sólo justicia”.

“Sé que soy inocente y aquellos que me mandaron a la cárcel son unos mentirosos”, añadió.

(AFP)

Fiscalía de Brasil denunció a Lula da Silva y a su hermano por un nuevo caso de “corrupción pasiva continuada” con Odebrecht

En la denuncia también fueron incluidos el presidente de la empresa, Emilio Odebrecht, y su hijo Marcelo.

La Fiscalía brasileña denunció al expresidente Luiz Inácio Lula da Silva, preso por corrupción, y a su hermano José Ferreira da Silva, conocido como Frei Chico, en un nuevo caso relacionado con el supuesto pago de sobornos por parte de la constructora Odebrecht, informaron este lunes fuentes oficiales.

El exmandatario y su hermano son acusados de un delito de “corrupción pasiva continuada”, según consta en la denuncia, en la que también fueron incluidos, el patriarca de Odebrecht, Emilio Odebrecht, y su hijo Marcelo Odebrecht, este último condenado ya por otros asuntos de corrupción.

Según la Fiscalía de Sao Paulo, Frei Chico, sindicalista con carrera en el sector petrolero, recibió entre 2003 y 2015 un total de 1,13 millones de reales (unos 275.000 dólares) en parcelas mensuales que oscilaban entre los 700 y los 1.200 dólares al cambio actual.

Esos pagos formaban parte de un “paquete” de “ventajas indebidas” ofrecidas a Lula, que gobernó Brasil entre 2003 y 2010, a cambio de favorecer al grupo Odebrecht en la obtención de contratos públicos, de acuerdo con la Fiscalía.

Según las autoridades, la relación entre ambos data de la década de los 90, cuando la empresa contrató a Frei Chico como consultor sindical para hacer las veces de un mediador entre Odebrecht y los trabajadores.

En 2002, con la elección de Lula como presidente de Brasil, Odebrecht rescindió el contrato con Frei Chico, aunque le siguió pagando mensualmente con el objetivo “de mantener una relación favorable a los intereses de la compañía”.

La Fiscalía constató que esos pagos ilícitos comenzaron en 2003 y solo pararon a mediados de 2015, con la detención, en medio del escándalo destapado en la estatal Petrobras, del ex ejecutivo de Odebrecht Alexandrino de Salles Ramos Alencar, también denunciado por la Fiscalía en este caso.

Hijo de Bolsonaro desata polémica al cuestionar la utilidad de la democracia en Brasil

"Por la vía democrática, la transformación que Brasil quiere no ocurrirá al ritmo que deseamos... si es que ocurre", dijo Carlos Bolsonaro.

Carlos Bolsonaro, uno de los hijos del presidente Jair Bolsonaro, volvió a sembrar la polémica con un tuit en el que cuestiona la utilidad de la democracia para conseguir la transformación que “Brasil quiere”.

“Por la vía democrática, la transformación que Brasil quiere no ocurrirá al ritmo que deseamos… si es que ocurre”, escribió el lunes por la noche Carlos Bolsonaro, de 36 años, concejal de la Asamblea de Rio de Janeiro y segundo hijo del mandatario.

“Solo veo todos los días la rueda girando en torno a su propio eje y los que siempre nos dominaron nos siguen dominando de maneras distintas”, agregó en el mensaje.

El comentario causó una gran controversia en la red social y fue visto por algunos usuarios como una “amenza al estado de derecho” en Brasil.

“@CarlosBolsonaro, hijo del presidente, dice que no hay transformación por la vía democrática. De este modo afirma la vena dictatorial de la ‘famiglia’ Bolsonaro”, escribió Paulo Teixeira, diputado federal del izquierdista Partido de los Trabajadores (PT).

Por su parte, el centroderechista Partido de la Social Democracia Brasileña, del expresidente Fernando Henrique Cardoso (1995-2002), recordó que el presidente Bolsonaro fue electo “por la vía democrática” y afirmó que “la democracia es la única opción posible”.

Más tarde, el hijo del mandatario respondió con ironía: “Ahora me volví dictador? La madre que los parió”.

El mandatario, un excapitán del Ejército, es un firme admirador de la dictadura militar (1964-1984) y ha desatado numerosas polémicas con familiares de víctimas de los años de plomo al alabar públicamente a torturadores.

Apodado “pitbull” por la actitud protectora hacia su padre, Carlos Bolsonaro es considerado el más influyente de los tres hijos del mandatario que se dedican a la política.

Tuvo un papel central en la llegada al poder del mandatario, al frente de su exitosa campaña en las redes sociales. Este sábado desfiló al lado de su padre sobre un Rolls Royce descapotable durante la ceremonia de conmemoración de la independencia de Brasil.

En los últimos meses, Carlos Bolsonaro ha protagonizado varios enfrentamientos con ministros, algunos de los cuales terminaron apartados del gobierno, entre ellos el de la Secretaría General de la Presidencia, Gustavo Bebianno, o el de la Secretaría de Gobierno, el general Carlos Santos Cruz.

Las controversias provocadas por los miembros del ‘clan Bolsonaro’ son frecuentes desde la campaña electoral que lo llevó al poder.

En octubre del año pasado, Eduardo Bolsonaro, diputado federal a quien el mandatario baraja nombrar embajador de Brasil en Estados Unidos, dijo que para cerrar la corte suprema “basta un soldado y un cabo”.

El lunes, colgó una foto en twitter en la que aparece en el hospital, con una pistola en la cintura, junto a su padre, que convalece de una operación de hernia abdominal.

(AFP)

Aplausos y protestas para Jair Bolsonaro en el marco de los festejos por el aniversario de la independencia de Brasil

"De nada vale la independencia si no tenemos libertad, tantas veces amenazada por brasileños que no tienen otro propósito que el poder por el poder", afirmó Bolsonaro.

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, se rodeó este sábado de aliados y seguidores durante el desfile militar por el día de la independencia en Brasilia, donde parte del público lo recibió al grito de “mito”, al mismo tiempo que en otras ciudades se registraron protestas.

En su primera celebración de esta fecha patria como mandatario, el excapitán del Ejército exaltó el espíritu nacionalista y se mostró junto a empresarios, líderes religiosos y figuras aliadas, en medio de una erosión de su popularidad interna y roces con la comunidad internacional por la crisis de los incendios en la Amazonía.

“De nada vale la independencia si no tenemos libertad, tantas veces amenazada por brasileños que no tienen otro propósito que el poder por el poder”, afirmó Bolsonaro a la TV oficial antes del inicio de las conmemoraciones.

“Brasil es nuestro, es verde y amarillo”, añadió, aludiendo a los colores de la bandera, que en los últimos años han sido utilizados por grupos de derecha en sus manifestaciones callejeras.

– “Mito” vs. “luto” –

En Rio de Janeiro, Sao Paulo y Belo Horizonte, entre otras ciudades, miles de estudiantes y grupos de izquierda se manifestaron en paralelo a los actos oficiales por el día de la independencia, una tradición anual que es conocida como el “Grito de los excluidos”.

En esta edición los manifestantes vistieron ropas negras: un rechazo al pedido de Bolsonaro de ataviarse con el verde y amarillo de la bandera y un símbolo del “luto” que dicen estar atravesando por las políticas de su gobierno en materia de educación, medio ambiente y defensa de las minorías.

Bolsonaro había llamado a la población a vestir los colores patrios en defensa de la “soberanía” de Brasil sobre su región amazónica.

En Brasilia, aunque muchos de los 20.000 espectadores fueron de verde y amarillo, otros vestían colores variados.

Repitiendo un ritual de su investidura, Bolsonaro desfiló por la Explanada de los Ministerios en el descapotable de época de la Presidencia junto a su hijo Carlos Bolsonaro, en el asiento trasero.

También subió al coche a un niño vestido con la camiseta de la selección de fútbol.

En medio del desfile -del que participaron unos 3.000 integrantes de las Fuerzas Armadas-, Bolsonaro rompió el protocolo y bajó de la tribuna de honor junto a algunos de sus ministros para saludar de cerca a la platea.

“¡Mito, mito, mito!”, coreó una parte del público al verlo pasar, evocando el cántico con que sus fanáticos lo recibían en sus actos de campaña.

De vuelta a la tribuna, Bolsonaro asistió al resto del desfile junto a su familia y personalidades como el pastor evangélico Edir Macedo (fundador de la Iglesia Universal del Reino de Dios y dueño de la TV Record) y el popular conductor y dueño de la TV SBT Silvio Santos.

El presidente no contuvo las lágrimas al cantar el himno nacional.

El domingo, Bolsonaro pasará por una cirugía en Sao Paulo, la cuarta operación desde que sufrió una puñalada en el abdomen durante un acto electoral, el 6 de septiembre de 2018.

(AFP)

Bachelet dijo que en Brasil hay una “reducción del espacio democrático”; Bolsonaro la acusa de “entrometerse en la soberanía brasileña”

Bolsonaro comparó en su mensaje la actitud de Bachelet con la de Macron, con quien está en una abierta disputa derivada del alarmante aumento de los incendios de la Amazonia.

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, acusó este miércoles a la Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, de “entrometerse en la soberanía brasileña” con sus advertencias de que en Brasil hay una “reducción del espacio democrático”.

Michelle Bachelet, “siguiendo la linea de [el presidente francés, Emmanuel] Macron de entrometerse en los asuntos internos y en la soberanía brasileña, se implica contra Brasil en la agenda de derechos humanos -de bandidos-, atacando a nuestros valientes policías civiles y militares”, declaró el mandatario ultraderechista en Twitter.

En una rueda de prensa en Ginebra, la expresidenta chilena dijo que “estos últimos meses” se ha constatado “una reducción del espacio cívico y democrático” en Brasil, con “ataques contra los defensores de los derechos humanos y restricciones impuestas al trabajo de la sociedad civil”.

También señaló un “aumento” del número de personas -sobre todo negros y habitantes de las favelas- que murieron a manos de policías brasileños y lamentó igualmente el “discurso público que legitima las ejecuciones sumarias” y la persistencia de cierta impunidad.

Bolsonaro comparó en su mensaje la actitud de Bachelet con la de Macron, con quien está en una abierta disputa derivada del alarmante aumento de los incendios de la Amazonía, calificados de “crisis internacional” por Francia.

El mandatario brasileño exige, antes de cualquier discusión con París, que Macron “se retracte” de sus declaraciones en las que sugirió internacionalizar la preservación de la Amazonía, en caso de que Brasil no consiga garantizarla.

Bolsonaro, que propugna la explotación minera en reservas indígenas y áreas protegidas en la Amazonía, considera la acción de oenegés y el interés de países europeos en la preservación de la selva como injerencias que amenazan la soberanía de Brasil.

El martes pidió a los brasileños que vistan los colores patrios -verde y amarillo- durante las celebraciones del día de la independencia, el próximo sábado, para reafirmar la soberanía brasileña sobre su región amazónica.

(AFP)

Brasil accedió a recibir ayuda económica del G7 para combatir los incendios de la Amazonia

Además, el presidente brasileño Jair Bolsonaro adelantó que irá a una cumbre regional de países afectados por los fuegos de la selva.

El presidente brasileño Jair Bolsonaro finalmente accedió el martes a recibir ayuda internacional para combatir los incendios en la Amazonía.

“Está abierto a recibir fondos y recursos financieros de otros países y organizaciones y el factor obligatorio descrito por él es que la recepción de este apoyo no ofenda a la soberanía brasileña y que el manejo de esos recursos sea nuestra responsabilidad”, dijo el portavoz de la Presidencia de Brasil Otavio Rego Barros.

El portavoz indicó además que el mandatario está por participar en una cumbre regional de países afectados, propuesta por Perú y Colombia para el 6 de septiembre con carácter de urgente.

El lunes, el jefe de gabinete, Onyx Lorenzoni, había anunciado el rechazo de la ayuda ofrecida por el G7 de las mayores potencias occidentales; y el martes por la mañana Bolsonaro condicionó la recepción de fondos a un pedido de disculpas del presidente francés Emmanuel Macron, por lo que consideró “insultos” personales y agravios a la soberanía brasileña.

Poco antes del cambio de postura, el presidente ultraderechista se reunió con los gobernadores de los nueve estados de la región amazónica, quienes expresaron preocupación por su postura, que comprometía fondos vitales para la preservación de la mayor selva tropical del mundo.

Los datos satelitales del Instituto Nacional de Investigaciones Espaciales Brasileñas (INPE) contabilizan 82.285 puntos de incendio desde enero hasta el lunes por la tarde en Brasil, un 51,9 % en la selva amazónica.

La cifra total marca un aumento de 80 % respecto al mismo periodo de 2018.

La historia de Aurelio, el granjero que admitió deforestar parte de la Amazonia para cultivar

Ahora el granjero espera que el gobierno le reconozca la propiedad del campo.

Aurelio Andrade vive en un punto remoto de la Amazonia brasileña. A sus 65 años, este granjero libra su propia batalla, ajeno a la crisis política y diplomática generada por el avance de los incendios en la mayor selva tropical del mundo.

“Aquí nadie tiene apoyo del gobierno federal ni de nadie, solo de Dios. Entonces por eso es que con mis amigos cortamos árboles para plantar pasto para sobrevivir”, contó Aurelio.

Su granja incluye una casa precaria, de cemento, y un terreno que ha ido deforestando con los años, en el que cría vacas, gallinas, cerdos, patos y caballos. Es un lugar sin comunicaciones, sin vigilancia, sin otra ley que la que imponen hacendados, madereros y mineros ilegales. Andrade ocupó el terreno hace 19 años con su esposa evangélica y espera que las autoridades lo reconozcan como su propiedad. Esta práctica para apoderarse de tierras públicas genera permanentemente conflictos entre comunidades indígenas, ‘invasores’ y poderes estatales más o menos presentes.

“Es solo cortar unos árboles y tirar semillas. Incluso si tomas un área desierta tienes que desbrozar y quemar para hacerte una casa para tener donde vivir con tus hijos. Porque no te vas a hacer un casa en el hueco de un árbol, como si fueras un pájaro”, contó el granjero

Los ambientalistas acusan a los pequeños hacendados como él -no solo a los grandes- de valerse de la falta de control del Estado para ir ampliando sus campos a costa de la selva.

“Siempre todo recae en nosotros, que somos de clase baja. Pero a la gente, los diputados, los concejales, los senadores que tienen varias granjas, los protegen, y la culpa recae sobre los pequeños. Lo que nos pasa es que no podemos deforestar nada, pero tenemos que plantar algo para sobrevivir”, señaló.

Andrade evita mencionar que estos fuegos para plantar, supuestamente controlados, suelen irse de las manos y convertirse en los incendios descomunales que acaparan desde hace varios días los informativos de todo el mundo. Ahora, el granjero confiesa que tiene miedo, porque la tierra de su vecino está ardiendo y el fuego podría llegar hasta su propia granja.

AFP

La Amazonia en llamas: incertidumbre, avances y presiones a Bolsonaro

Establecimos contacto con la periodista de CNN Camila Bernal desde la ciudad brasileña de Manaos, capital del estado de Amazonas.

Los incendios que dañan la Amazonia siguen y el humo de sus llamas han llegado a varias ciudades de Sudamérica.

Los fuegos son amplios y el humo que despiden es muy espeso.

La zona ha sido vista como “un cementerio” porque muchas personas tienen sus vidas formadas en esa zona.

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, desplegó a militares para combatir el incendio pero aún no dio datos o información posterior  que detalle un progreso. Imágenes satelitales comprobaron que algunos incendios fueron reducidos.

Ciudadanos brasileños responsabilizan al presidente por implementar la relajación de medidas medioambientales.

Brasil desplegó dos aviones Hércules en un gran operativo militar para apagar los incendios que devoran partes de la Amazonia

En tanto se anuncian nuevas protestas contra el presidente Jair Bolsonaro por su gestión ante los peores incendios en años en la mayor selva tropical del mundo.

Brasil incrementó los esfuerzos para combatir los incendios en la Amazonía con el despliegue de dos aviones Hércules C-130.

Según el Instituto Nacional de Investigaciones Espaciales de Brasil, se declararon 1.130 nuevos incendios. La mayoría ocurre en la cuenca del río Amazonas. Al menos siete estados brasileños han pedido al gobierno federal el envío de tropas.

La zona selvática cuenta con 43.000 militares apostados de forma permanente y a disposición para apagar los fuegos.

Expertos afirman que el aumento de la deforestación durante la temporada de sequía para crear tierras cultivables o de pastoreo agravó el problema este año.

Freitas, bombero del estado Acre
“Llevamos combatiendo aquí por más de dos horas. El camión ya fue abastecido dos veces y está regresando de nuevo para reabastecerse. El combate es arduo pero vamos a reabastecer ahora. Con toda certeza vamos a tener éxito en la misión”.

A pesar de que el 60 % de la Amazonía está en Brasil, la selva también abarca partes de otros siete países: Bolivia, Colombia, Ecuador, Guyana, Perú, Surinam y Venezuela, así como la Guayana Francesa, un departamento de ultramar de París.

Por otro lado, manifestantes se movilizaron en Rio de Janeiro para pedir mayor protección al ambiente y criticaron a Bolsonaro, un escéptico del cambio climático y partidario de abrir tierras protegidas a la agricultura, ganadería y minería.

Bolsonaro finalmente autorizó el envío de militares para combatir los incendios en la Amazonia

El presidente brasileño advirtió que el problema ambiental no puede ser un pretexto para permitirse las sanciones internacionales.

En medio de protestas en varias ciudades de Brasil y otros países en defensa del “pulmón del planeta”, el presidente estadounidense, Donald Trump, ofreció ayuda a su aliado Bolsonaro para luchar contra el fuego, como ya hicieron varios países sudamericanos y europeos.

Finalmente por decreto, el mandatario ultraderechista autorizó durante un mes el envío de tropas “para acciones preventivas y represivas contra delitos ambientales” y para combatir los “focos de incendio” en la Amazonía, incluso en áreas indígenas, a condición de que “sea solicitado por el gobernador” del estado.

Por la noche, Bolsonaro advirtió en cadena nacional que su gobierno tendrá “tolerancia cero” con los delitos ambientales.

En un principio el gobierno brasileño atribuyó el aumento de los incendios -un 85% más en lo que va del año respecto al mismo periodo de 2018- a la temporada seca, y Bolsonaro insinuó que las ONG eran responsables de propagarlos, lo que desató una oleada de críticas a nivel mundial en su contra.

Brasil se encuentra en temporada seca, cuando los incendios son frecuentes, aunque especialistas coinciden en que no se trata de un año de sequía intensa y que el fuerte incremento de los focos se debe a la deforestación.

Porto Velho, limítrofe con Bolivia amaneció cubierta por una fina capa de humo rojiza. Espesas columnas de humo se alzaban sobre los densos bosques de este estado occidental, donde las llamas de varios incendios eran visibles a lo largo de kilómetros.

En su discuso, Bolsonaro advirtió que los incendios “no pueden servir de pretexto para posibles sanciones internacionales”, después de que Francia e Irlanda amenazaran con no ratificar el acuerdo de la Unión Europea con el Mercosur y de que Finlandia dijera que propondrá la prohibición de las importaciones de carne de res brasileña al bloque.

El presidente francés, Emmanuel Macron, ha sido el mandatario más crítico con Bolsonaro. El jueves llamó a sus pares del G7 a discutir “de emergencia” el tema y este viernes lo acusó de haberle mentido sobre sus compromisos climáticos.

En respuesta, Bolsonaro le echó en cara haber divulgado el jueves en Twitter “fotos del siglo pasado [para ilustrar los incendios] para potenciar el odio contra Brasil por mera vanidad”.

Realizaron una manifestación frente a la embajada de Brasil por los incendios en la Amazonia

La convocatoria fue hecha por una organización ambientalista y una vegana.

Este viernes se realizó una movilización frente a la embajada de Brasil en Uruguay, en bulevar Artigas y avenida Rivera. Comenzó sobre las 17:00 y culminó alrededor de las 18:30.

Se reunieron unas 1.000 personas que fueron convocadas por dos organizaciones: Fridays for Future -jóvenes que quieren combatir el cambio climático- y Animal Safe, una agrupación vegana que quiere que haya un sistema alimentario más sustentable. En medio de los reclamos se sumaron ciudadanos brasileños.

La convocatoria fue en su mayoría pacífica, aunque sobre el final alguien lanzó una bomba de pintura contra una ventana de la embajada brasileña.

También asistió el candidato presidencial del PERI, César Vega, para expresar su apoyo a los jóvenes manifestantes, quienes leyeron una proclama y quieren que los candidatos suscriban a ella. Desde la embajada no hubo respuesta.

En otros consulados y embajadas hubo manifestaciones.

“Bolsonaro tiene que irse”. Ese fue el grito de cientos de personas que se manifestaron este viernes ante la embajada de Brasil en Londres contra los incendios en la Amazonia, iniciando una serie de protestas convocadas en varios países a favor de los pulmones “en llamas” del planeta.

“Hay personas directamente afectadas por los incendios, así que obviamente por eso estamos aquí, en solidaridad, pero también el daño de los pulmones de nuestra planeta y uno de los mayores contribuyentes a nuestro ecosistema nos afecta a todos”, dijo una integrante de Extinction Rebellion.

En París decenas de activistas medioambientales se concentraron hoy también ante la embajada de Brasil para protestar contra los incendios que están devastando el Amazonas y criticar la inacción del presidente Jair Bolsonaro. Es una parte de nosotros la que se está quemando o quemen a Amazon pero no a la Amazonia eran algunos de los mensajes que podían leerse en los carteles.

También en Madrid, decenas de manifestantes pidieron la renuncia del presidente brasileño, en una protesta convocada por los grupos Extinction Rebellion España (XR) y Fridays For Future (FFF) frente a la embajada de Brasil en España debido a los incendios forestales en la Amazonia.

Los manifestantes de denunciaron lo que definen como un ‘ecocidio’. También en ciudades de Sudamérica como Caracas hubo manifestaciones por la situación en la amazonia brasileña.