Flamengo se consagró campeón de la Copa Libertadores tras vencer de atrás y en los descuentos a River Plate

Con dos goles de Gabriel Barbosa a los 89' y a los 92', el equipo brasileño logró la consagración. El gol millonario fue de Santos Borré a los 14'.

Después de 38 años de su único título continental, Flamengo volvió a proclamarse campeón de la Copa Libertadores de América al vencer 2-1 a River Plate este sábado en Lima, en la primera final única en 60 años de historia del torneo de clubes de la Conmebol.

Gabriel Barbosa “Gabigol”, a los 89 y 90+2 minutos, fue el héroe del “Mengao” con ambos goles. Por el “millonario”, que defendía el título conseguido en Madrid en 2018 al vencer a su archienemigo Boca Juniors, anotó el colombiano Rafael Santos Borré (14).

Con la victoria, el Flamengo se hizo acreedor a un premio de 12 millones de dólares y firmó su presencia en los Mundiales de Clubes de la FIFA Catar-2019, previsto en diciembre, y China-2021, en el que competirán 24 equipos por primera vez.

Asimismo, defenderá el título de la Libertadores en la Copa del próximo año desde la fase de grupos y disputará la Recopa Sudamericana contra el Independiente del Valle de Ecuador, flamante campeón de la Copa Sudamericana 2019.

River Plate y Flamengo jugarán la final de la Copa Libertadores este sábado

Los equipos de Giorgian De Arrascaeta y Nicolás De La Cruz se enfrentarán desde las 17:00 en Lima.

El virtuoso campeón defensor River Plate contra la revolucionaria máquina del Flamengo. La final de la Copa Libertadores 2019, por primera vez en un juego único en 60 años de historia del torneo, es el cóctel perfecto de un buen partido de fútbol sin un palpable favorito.

El compromiso, previsto este sábado a las 15H00 locales (20H00 GMT) en el estadio Monumental (80.000 espectadores) en Lima, será dirigido por el árbitro chileno Roberto Tobar, asistido en las bandas por sus compatriotas Christian Schiemann y Claudio Ríos.

El “millonario” persigue su quinta Copa Libertadores tras las ganadas en 1986, 1996, 2015 y 2018, las dos últimas bajo la dirección técnica de Marcelo Gallardo, quien como jugador del club ganó la de 1996.

El “Mengao”, por su parte, ostenta el título de 1981, en una formación en la que brillaba el astro brasileño Zico, el máximo ídolo del club más popular del país del jogo bonito.

Las autoridades peruanas estiman en 4.000 la cantidad de policías que velarán por la seguridad en el mayor estadio del país.

Es la segunda vez consecutiva que el partido definitorio de la Libertadores debe cambiar de sede.

En esta edición pasó a Lima debido a las movilizaciones populares que se registran en Santiago y en 2018 se trasladó al estadio Santiago Bernabéu en Madrid tras severos incidentes en las cercanías del Monumental de Buenos Aires, horas antes del partido de vuelta.

En la capital española, River se coronó con un triunfo 3-1 ante Boca Juniors, su rival histórico, luego de igualar 2-2 en la ida en La Bombonera.

– Estrategia pura –

Por historia y por haber defendido con éxito su corona hasta alcanzar la final, dejando en el camino a su archienemigo Boca Juniors en las semifinales (victoria 2-1, derrota 1-0), River Plate llega con una ligera ventaja sobre Flamengo, amparado en un estilo ambicioso y ofensivo que Gallardo ha impuesto.

“Somos candidatos al título, somos el último campeón de América. Tenemos las mismas opciones que el Flamengo. Si son mejores, deberán demostrarlo. Y si nosotros somos mejores que el rival nos quedaremos con ese trofeo”, dijo Gallardo en rueda de prensa este viernes en el estadio Monumental de Lima.

De ganar la Copa, “el Muñeco” igualaría a su compatriota Osvaldo Zubeldía (Estudiantes de La Plata) con tres títulos de Libertadores como entrenador, quedando a uno de Carlos Bianchi, quien ha sido el más exitoso con cuatro trofeos.

“Flamengo ha demostrado una calidad diferente gracias a la idea de su entrenador. Jorge Jesús en un técnico muy conocido, tiene una larga experiencia y en este corto periodo convirtió a Flamengo en un equipo con un estilo propio”, agregó Gallardo, quien ha conquistado diez títulos (7 internacionales) desde que asumió el comando del equipo en junio de 2014.

“Nacho” Fernández, Exequiel Palacios, Nicolás de la Cruz, Enzo Pérez y Juan Fernando Quintero son los exponentes actuales de ese diseño eficaz de River, en el que Rafael Santos Borré, Matías Suárez y Lucas Pratto desafían a cualesquiera rivales con goles.

– Flamengo mete miedo –

Ordenado tácticamente, Flamengo es una máquina en el campo de juego, y así quedó patentado con el 5-0 que le aplicó a Gremio en la vuelta de las semifinales en el Maracaná tras el 1-1 en Porto Alegre.

La llegada en junio del técnico portugués Jorge Jesús revolucionó el funcionamiento del plantel, convirtiéndolo en un equipo abiertamente ofensivo, de buen toque de pelota y riguroso en defensa.

Sin escatimar en fichajes, el Flamengo logró montar este año un auténtico equipazo que arrasó en Brasil, donde está muy cerca de ganar el Brasileirao, y en Sudamérica, donde aspira a su segunda corona continental después de 38 años.

“Tenemos esta felicidad de estar en la final mañana con mucha confianza, sabiendo que vamos a encontrar a un rival muy fuerte, con más experiencia que nosotros, pero eso no nos asusta, sabemos de nuestro valor”, declaró el técnico portugués en rueda de prensa.

“El día que decidí entrenar al Flamengo (…), yo les dije (a mis asistentes técnicos): preparen las maletas porque vamos a trabajar en Brasil y vamos a ser finalistas de la Libertadores”, remarcó.

Gabriel Barbosa “Gabigol” con siete goles es el actual goleador de la Copa, toda una amenaza por su olfato en el área grande y sus movimientos fuera de ella, además de formar con Bruno Henrique el dúo de ataque más peligroso del torneo.

“Sabemos que siempre es difícil jugar contra rivales argentinos en eliminatorias y, especialmente, en finales, pero mostraremos nuestra habilidad y mejoraremos nuestro estilo con toque rápido y velocidad en la circulación. Será un partido para la historia. Queremos la Copa”, señaló “Gabigol”.

Alineaciones confirmadas:

River Plate: Franco Armani – Gonzalo Montiel, Lucas Martínez Quarta, Javier Pinola, Milton Casco – Enzo Pérez – Exequiel Palacios, Ignacio Fernández, Nicolás de la Cruz – Rafael Santos Borré y Matías Suárez. DT: Marcelo Gallardo.

Flamengo: Diego Alves – Rafinha, Pablo Marí, Rodrigo Caio, Filipe Luis – Willian Arao, Gerson – Giorgian De Arrascaeta, Everton Ribeiro, Bruno Henrique – Gabriel Barbosa. DT: Jorge Jesús.

AFP

La Conmebol anunció un cambio en el equipo arbitral de la final de la Libertadores: Ostojich pasará a formar parte

Se llevará a cabo en el Estadio Monumental de Lima a las 17:00 y se enfrentarán River Plate vs. Flamenco.

El peruano Diego Haro iba a ser el árbitro encargado del VAR, pero será sustituido por el uruguayo Esteban Ostojich.

El cambio se debe al incumplimiento de la política interna del arbitraje con relación a las entrevistas sin autorización previa.

El peruano Diego Haro habló en el programa radial Súper Mitre elogiando a River Plate. Dijo que generó una revolución futbolística en Sudamérica en los últimos cinco años y agregó que tiene un juego dinámico y consiguió títulos en poco tiempo.

Del Flamenco opinó que acababa de encontrar una filosofía con su nuevo entrenador.

La final de la Copa Libertadores 2019 se jugará en Lima

Se decidió trasladar la final desde Santiago a causa de las grandes manifestaciones sociales que hay en Chile.

Lima acogerá la final única de la Copa Libertadores de América 2019 entre River Plate y Flamengo en lugar de Santiago, anunció este martes la Conmebol, mientras continúa la crisis social en Chile que deja hasta ahora 20 muertos.

“Nuevas circunstancias de fuerza mayor y orden público, analizadas y evaluadas con prudencia, considerando la seguridad de los jugadores, del público y de las delegaciones, motivaron la decisión de llevar la final de la Copa CONMEBOL Libertadores 2019 a Lima, Perú, y mantener la fecha del 23 de noviembre”, destacó la matriz del fútbol sudamericano en un comunicado.

El estadio Monumental, propiedad del club Universitario de Deportes con capacidad para unos 80.000 espectadores, será el escenario de la final, la primera en partido único en los 60 años de historia del máximo torneo de clubes de la Conmebol, confirmó la entidad en su cuenta en Twitter.

Lima, de 8,5 millones de habitantes, albergó con éxito los Juegos Panamericanos 2019, en agosto pasado.

El presidente de Perú, Martín Vizcarra, agradeció a la Conmebol la confianza depositada en su país para acoger la final y en su cuenta en Twitter indicó que “(…) Nuevamente el Perú en el centro del deporte del continente”.

– La opción más viable –

“Lima era la opción más viable”, dijo luego en rueda de prensa el presidente de la Conmebol, Alejandro Domínguez. “Consenso hubo, rápido no fue. Venimos trabajando sobre una ciudad hace más de un año, tuvimos que buscar la opción más viable”, añadió.

La capital peruana había sido designada para la final única, también por primera vez en la historia, de la Copa Sudamericana 2019 pero en mayo pasado “por cuestiones organizativas” pasó a Asunción, donde este sábado se medirán Colón de Argentina e Independiente del Valle de Ecuador.

Tras una extensa reunión en Asunción, la decisión este martes de la Conmebol, en conjunto con los presidentes de los clubes finalistas, el campeón defensor, el argentino River Plate, y el brasileño Flamengo, y de las asociaciones de Argentina, Brasil y Chile, se tomó a raíz de la inusitada crisis social que tiene en jaque al gobierno del presidente Sebastián Piñera desde hace dos semanas.

Agustín Lozano, presidente de la Federación Peruana, dijo que “vamos a responder con nuestro mejor trabajo organizativo”.

“Considero que vamos a llegar bien (para el sábado 23 de noviembre). Perú tiene mucha capacidad hotelera. Tenemos un equipo técnico muy capacitado. Hemos organizado mundiales, Copa América (2004). El estadio Monumental reúne todas las condiciones para albergar esta final”, señaló.

El presdiente de River, Rodolfo D’Onofrio, anotó, por su parte, que “es una pena no jugar en Santiago, (pero) es parte de la realidad. Bienvenida Lima (…)  Será una gran fiesta”.

Su homólogo de Flamengo, Rodolfo Landim, indicó que el cambio de la sede era “una cuestión humanitaria” y que se buscó “el bienestar” de los aficionados.

“Lo más importante y la mayor preocupación que tuvimos todo el tiempo durante este proceso fue la cuestión de las personas, la cuestión humanitaria. De qué forma las personas podrían circular con seguridad, porque es una responsabilidad muy grande llevar tantas personas a la ciudad”, dijo Landim.

– Finales accidentadas –

Esta es la segunda ocasión consecutiva que la Conmebol debe cambiar el escenario de una final de la Libertadores, tras la decisión de este martes en Asunción.

En 2018, la final se mudó a Madrid debido a severos incidentes que se registraron el 24 de noviembre cerca del estadio Monumental de River en Buenos Aires para el partido de vuelta, tras un empate 2-2 en la Bombonera con su archirrival Boca. River derrotó a Boca 3-1 en el estadio Santiago Bernabéu y logró su cuarto título de Libertadores.

También, por el inusitado estallido social que afecta a Chile desde hace casi dos semanas, el gobierno  suspendió el Foro de Cooperación Asia Pacífico (APEC) y la del clima COP-25, dos grandes eventos internacionales que estaban previstos a realizarse entre noviembre y diciembre.

AFP

Flamengo goleó 5 a 0 a Gremio y jugará la final de la Copa Libertadores contra River Plate

El delantero Gabigol gozó de una gran actuación, anotando dos goles.

Flamengo, monarca en 1981, disputará con el campeón defensor River Plate la final de la Copa Libertadores de América 2019 al golear 5-0 a Gremio este miércoles en el partido de vuelta de las semifinales disputado en el Maracaná.

Un gol de Bruno Henrique al filo del descanso (42) abrió el camino de la victoria de un ‘Fla’ que arrolló a su rival en la segunda mitad, con dos tantos de su delantero Gabriel Barbona ‘Gabigol’ (46 y 56 -penal-) y dos cabezazos de sus centrales, Pablo Marí (67) y Rodrigo Caio (71).

Con la victoria, el Flamengo, el equipo más popular de Brasil y que lidera con mucha comodidad el Brasileirao, disputará su segunda final de la Libertadores ante el ‘millonario’, que el martes eliminó a su archirrival Boca Juniors.

“Quiero agradecer a los jugadores por este hecho, este sueño que el Flamengo y su afición buscan hace muchos años”, dijo en rueda de prensa el técnico del ‘Mengao’, el portugués Jorge Jesús.

“Estamos de enhorabuena por estar en la final. Fue importante llegar a la final pero es más importante ganarla. Vamos a disfrutar de este gran partido, los jugadores están de enhorabuena, pero a partir del viernes a pensar en el próximo partido del campeonato nacional”, comentó.

La única vez que el Flamengo jugó la final continental fue en 1981 cuando derrotó al Cobreloa chileno.

– Dominio local –

Arropado por los casi 70.000 espectadores que abarrotaron el mítico Maracaná, el Flamengo apenas pasó apuros contra un Gremio que estaba obligado a marcar al menos un gol para acceder a la final.

Los gaúchos empezaron el partido muy serios y tapando muy bien las bandas del Flamengo, con lo que anularon durante los primeros 25 minutos el temido ataque carioca.

El partido hubiera podido tener otro guión si el visitante Maicon, en el minuto 19, hubiera aprovechado un rebote del portero Diego Alves tras una gran jugada de Everton por la izquierda, aunque su remate, casi a bocajarro, lo logró atajar el portero flamenguista.

Fue prácticamente la única ocasión en el partido de un Gremio que acabó arrollado por el actual líder del Brasileirao y que evidenció el gran momento que atraviesa.

Un cabezazo en plancha de Bruno Henrique en el minuto 27 que salió fuera por muy poco fue la primera alerta de un Flamengo que a partir de entonces, puso la directa.

El uruguayo Giorgian De Arrascaeta, en el 35, estuvo a punto de lograr el gol con un disparo cruzado desde dentro del área que obligó a Paulo Víctor a lucirse y cinco minutos después, Gabigol, en una buena acción personal dentro del área, rozó el tanto.

La superioridad flamenguista tuvo recompensa en el minuto 42, cuando Bruno Henrique arrancó en carrera por el centro y abrió a la derecha en profundidad para Gabigol.

El disparo del delantero lo rechazó Paulo Vitor, aunque Bruno Henrique, muy atento, recogió el balón para abrir a placer el marcador.

– Segunda parte demoledora –

Lejos de dar esperanzas a su rival, el Flamengo encarriló el partido en el primer minuto de la segunda parte, cuando Gabigol recogió un balón dentro del área tras un córner para rematar con la izquierda a gol.

El máximo goleador del Flamengo esta temporada enterró las ya remotas opciones del Gremio al transformar un inexistente penal de Geromel a Bruno Henrique, en el minuto 56.

Con el 3-0, el Gremio bajó los brazos y fue un juguete a manos de un Flamengo que, sin pisar el acelerador, amplió todavía más su ventaja con dos cabezazos de su pareja de centrales.

El español Pablo Marí remató un córner en el 67, y cuatro minutos después, Rodrigo Caio, también de cabeza, remató una falta servida por Everton Ribeiro desde la izquierda.

Completamente rendido, el Gremio se limitó a mantener el balón en el tramo final para evitar una goleada todavía mayor.

“Fue un resultado algo sorprendente, pero sucedió. Tenemos que levantar la cabeza y pensar en el campeonato brasileño”, afirmó el técnico Renato Portaluppi al finalizar el encuentro.

Según él, “el partido estaba igualado, pero lamentablemente encajamos un gol al final del primer tiempo y otro con 30 segundos en el segundo tiempo, y esto fue el diferencial”, concluyó.

AFP

River Plate jugará la final de la Copa Libertadores tras eliminar a Boca Juniors

Los millonarios perdieron 1 a 0 en La Bombonera pero tenían dos goles a favor.

Otra vez el River de Gallardo se metió en la final de la Copa Libertadores y dejó por el camino a Boca. Otra vez El Muñeco.

Esta vez jugando mal y pasándola mal por momentos pero poco le importa al hincha millonario. La Bombonera estuvo repleta y esperanzada en dar vuelta una serie que estaba brava en lo previo.

Boca salió con todo. A presionar, a meter, a jugar en cancha de River y a marcarle el terreno de juego de arranque a la visita.

Tuvo esta pero hubo mano y el juez brasileño Sampaio la vio clarita y anuló el gol del Toto Salvio.

Por minutos le salió el juego a Boca, pero no tuvo profundidad porque Alfaro optó por jugadores experientes y pesados. Erró el técnico de Boca en el once inicial y apenas tuvo un par de chances en la primera parte que se fue con un enorme 0 a 0.

En el segundo tiempo, Boca salió más agresivo y generó un poco más. La entrada de Zárate le dio más verticalidad y el delantero tuvo esta apenas entró, pero controló bien Armani.

River respondía con lo que podía pero fue un muy mal juego del equipo de Gallardo que se dedicó a controlar a Boca lejos de su arco.

El gol llegó a los 79’. Centro al área, cabezazo de Lisandro López, Zárate no pudo cerca de la línea y el venezolano Jan Hurtado la empujó en la línea para poner el 1 a 0 de Boca y se vino abajo La Bombonera.

Boca se ponía a un gol de los penales y fue con todo por el segundo con más ganas que juego.

Y tuvo algunas. Primero villa que se fue en velocidad pero definió mal y Armani controló fácil.

A los 87’ otro centro al área encontró la cabeza de más, pero la pelota se fue cerca del palo.

La última que tuvo el xeneize fue otro cabezazo. Esta vez Lisandro López ganó de arriba pero el sueño bostero murió en las manos de Franco Armani.

Ganó Boca 1 a 0 pero River festejó en la bombonera.

2 a 1 en el global para el millonario y River estará presente en la final del 23 de noviembre.

Otra vez Gallardo y otra vez River en la definición de la Copa Libertadores.

Boca y River Plate se enfrentan por un lugar en la final de la Copa Libertadores

El árbitro será Wilton Sampaio, secundado por Fabricio Vilarinho y Rodrigo Correa (terna brasileña), con el argentino Mauro Vigliano en el VAR.

El superclásico argentino Boca-River, que todo hincha debe ver antes de morir, volverá a jugarse el martes en semifinales de la Copa Libertadores, con los ‘xeneizes’ forzados en su cancha a remontar el 2-0 que asestaron los ‘millonarios’ en la ida.

Más de 50.000 fanáticos boquenses convertirán al legendario estadio la Bombonera en una olla ardiente de pasión futbolera. Atesoran la esperanza de una hazaña épica frente a una escuadra que a veces parece invencible.

Los hombres de la azul y oro precisan lanzar un tsunami ofensivo para ganar al menos 2-0, que llevaría a la definición con los infartantes penales. Pero tampoco podrán descuidar su arco porque un gol de los vigentes campeones de la Libertadores se computa doble en caso de igualdad.

Quien se clasifique disputará el 23 de noviembre un único encuentro final en Santiago de Chile frente al vencedor de la llave brasileña Flamengo-Inter, que empataron 1-1 el primer choque en Porto Alegre y jugarán la revancha el miércoles en el Maracaná. El estadio Nacional chileno ha sido confirmado por la Conmebol pese al violento conflicto social que vive el país.

– River asusta –

Es vox populi hasta en hinchas de otros clubes que los riverplatenses tienen el mejor equipo argentino de los últimos años. Y también el mejor DT, Marcelo ‘Muñeco’ Gallardo, a quien llaman ‘Napoleón’, un estratega temible.

Lo demostró River con creces al vencer a Boca 3-1 en el llamado ‘partido del siglo’, la inédita final de la Libertadores-2018 que se jugó en el estadio Santiago Bernabéu de Madrid, por primera vez fuera de Sudamérica.

Gallardo ganó siete títulos internacionales desde que asumió en 2014, incluidas dos Libertadores.

Pero Boca quemará el martes las naves, alentado por una multitud que cuando grita y salta en las graderías hace temblar el piso de la cancha.

Lo que no manejan los hinchas es la pelota. Y en ese plano, River es una cosa seria. “Del otro lado (del rival) asusta como juega River”, declaró Leo Ponzio, su capitán, quien vuelve al banco tras una lesión.

Gallardo esta vez mostró sus cartas. Confirmó el mismo equipo del encuentro de ida. “No vamos a cuidar el resultado. Intentaremos hacer un gol”, dijo el lunes en conferencia de prensa.

Entre los confirmados figura el volante uruguayo Nicolás de la Cruz, una de las figuras en el triunfo 2-0. En el banco contará con una pieza fuerte tras ser dado de alta de sus lesiones el colombiano Juan Fernando Quintero, autor de un gol clave en aquella histórica final en España.

Los goles del primer choque los marcaron Rafael Santos Borré, de penal, e Ignacio ‘Nacho’ Fernández.

– La vida por un partido –

El entrenador boquense, Gustavo Alfaro, es conocido por su espíritu conservador. Hace un culto al equilibrio de las líneas antes que a la audacia. Su dilema es que esta vez debe arriesgar.

Por ahora Alfaro también juega a la escondidas. Se ignora si elegirá en la vanguardia al goleador Mauro Zárate o al veterano Carlos Tevez. “Tenemos fe que podemos darlo vuelta”, dijo Zárate, exjugador de Lazio de Italia y West Ham de Inglaterra.

La otra opción del conductor es el venezolano Jan Hurtado o el corpulento artillero Ramón ‘Wanchope’ Ábila. Un llamado de atención, en cambio, lo formuló el arquero Esteban Andrada, cuyas atajadas evitaron un resultado peor en el Monumental: “Ante River no podemos salir a lo loco. Recibir un gol sería prácticamente despedirnos de todo. No debemos desesperarnos”.

“Este será el partido más importante de mi vida”, dramatizó Alfaro.

– El VAR de la discordia –

Aún resuenan los ecos de las quejas de Boca por los fallos a través del VAR (videoarbitraje) en el Monumental. Alfaro dijo que la “Conmebol debió cuidar las formas y debimos tener el mejor VAR de Sudamérica en River porque no sé si hubiesen cobrado el penal que cobraron”.

Apuntó así al penal de Emmanuel Mas al colombiano Santos Borré o la expulsión del mediocampista Nicolás Capaldo, ambos mediante el VAR.

El árbitro será Wilton Sampaio, secundado por Fabricio Vilarinho y Rodrigo Correa (terna brasileña), con el argentino Mauro Vigliano en el VAR.

El partido se jugará a las 21H30 locales (00H30 GMT). Esta es la probable formación de Boca, en tanto que la de River está confirmada:

Boca: Esteban Andrada – Julio Buffarini, Lisandro López, Carlos Izquierdoz, Emmanuel Mas – Eduardo Salvio, Iván Marcone, Agustín Almendra, Alexis Mac Allister – Mauro Zárate o Carlos Tevez, Jan Hurtado o Ramón Abila. DT: Gustavo Alfaro.

River: Franco Armani – Gonzalo Montiel, Lucas Martínez Quarta, Javier Pinola, Milton Casco – Nicolás de la Cruz, Enzo Pérez, Exequiel Palacios, Ignacio Fernández – Matías Suárez, Rafael Santos Borré. DT: Marcelo Gallardo.

(AFP)

River y Boca se enfrentan en una primera semifinal superclásica de Copa Libertadores

Millonarios y bosteros juegan por un pase a la final en el Estadio Monumental.

Otro superclásico argentino de campanillas entre River Plate, campeón defensor, y Boca Juniors, líder de la Superliga, se jugará el martes en una semifinal de la Libertadores-2019, con el recuerdo fresco de la volcánica final de la Copa en 2018 ganada por los ‘millonarios’.

Pasaron casi 10 meses y la vivencia de aquel histórico clásico, empañado por la violencia, parece eterna. Ahora los ‘xeneizes’, intentarán un desquite, con un partido de ida en el estadio Monumental riverplatense y la vuelta en la Bombonera el 22 de octubre, en ambos casos sin público visitante como ocurre en casi todos los partidos en Argentina desde 2013.

El siempre pasional superclásico tomó ahora otra dimensión desde la inédita final que la Conmebol  trasladó al estadio de Real Madrid el 9 de diciembre, por primera vez fuera del continente, tras ser suspendido el duelo final el 24 de noviembre por severos incidentes con hinchas de River que atacaron con pedradas el autobús que trasladaba a los jugadores de Boca al Monumental.

Para evitar una nueva agresión, Boca trasladará este martes a su plantel en un autobús con los cristales blindados y se dispondrá un amplio operativo de seguridad con unos 2.000 efectivos, entre policías (más de 1.000) y unos 800 guardias privados,cuando habitualmente River contrata a 500, según datos de la prensa.

De todos modos un exitoso ‘ensayo general’ se realizó en el Monumental el 1 de septiembre pasado para un superclásico River Boca por la Superliga que finalizó 0-0, sin novedades sobre incidentes.

“No va a volver a pasar lo que pasó (en noviembre por la Libertadores), los errores que se cometieron en materia de seguridad no van a volver a pasar (…)”, aseguró el presidente de la Asociación del Fútbol Argentino (AFA), Claudio Tapia antes del reciente superclásico por la liga local.

Todas las localidades del Monumental, unas 65.000, ya están agotadas y se estimá una recaudación de unos 2 millones de dólares.

– Pasión futbolera –

En la polémica expatriación del superclásico, la primera fuera del continente desde que en 1960 comenzó a disputarse el torneo, los de la banda roja disfrutaron un inolvidable 3-1, que significó el máximo título de su historia en el legendario estadio Santiago Bernabéu de Madrid, y el cuarto cetro de Libertadores.

Para este primer duelo, unos y otros reservaron titulares en sus últimos partidos por la Superliga. Los suplentes de River vencieron por 2-0 a Gimnasia de Diego Maradona, mientras que Boca sólo pudo empatar 1-1 ante Newell’s, que quebró una racha del arquero Esteban Andrada, quien llegó a los 1.128 minutos con la valla invicta.

La popular hinchada de Boca sacó el domingo la vista del partido ante Talleres y dedicó todo su aliento en la Bombonera al duelo de la Libertadores con River. “Que este martes tenemos que ganar”, atronó en la Bombonera, el estadio que ‘tiembla’. Los de River, en cambio, esta vez se quedaron con las ganas porque su equipo jugó en cancha de Gimnasia y la presencia de público visitante está prohibida.

El entrenador de River, Marcelo ‘el Muñeco’ Gallardo, es un experto en duelos decisivos mano a mano, con siete títulos internacionales desde que asumió en 2014, incluidas dos Libertadores.

“Es el primer partido (el martes) y es importante, pero no definirá nada. Buscaremos el triunfo para lograr un buen resultado de cara a lo que se viene; si no, tendremos una chance más. Nosotros somos rivales peligrosos como visitantes. Imagino una serie vibrante y jugar con entereza”, anticipó Gallardo.

Los ‘xeneizes’ quieren avanzar a la final de este año para cobrarse revancha del 2018 e intentar ser los máximos ganadores del torneo continental, junto al también argentino Independiente, con siete coronaciones.

Su DT Gustavo Alfaro consideró que este duelo “es una fase de 180 minutos y la idea es dejar la serie abierta y traer la definición a la cancha de Boca, como lo hicimos con Liga de Quito y Paranaense”.

– Un super Monumental –

River y Boca se enfrentaron en 30 ocasiones por torneos de la Conmebol, con 10 triunfos para los ‘xeneizes’, 9 para los ‘millonarios’ y 11 empates, pero el último éxito de los auriazules fue en la primera semifinal de la Libertadores 2004 (1-0), y desde entonces River se impuso en cuatro ocasiones e igualaron en otros tres duelos.

El encuentro se jugará desde las 21H30 locales (00H30 GMT) con el arbitraje del brasileño Raphael Claus. El ganador de la llave se enfrentará en la final del 23 de noviembre próximo en Santiago de Chile con el vencedor del choque de brasileños Gremio-Flamengo, por primera vez a partido único.

Estas son las probables formaciones:

River: Franco Armani – Gonzalo Montiel, Lucas Martínez Quarta, Javier Pinola o Paulo Díaz y Milton Casco – Nicolás De la Cruz, Exequiel Palacios, Enzo Pérez e Ignacio Fernández – Rafael Borré y Matías Suárez. DT: Marcelo Gallardo.

Boca: Esteban Andrada – Marcelo Weigandt, Lisandro López, Carlos Izquierdoz, Emmanuel Mas – Nicolás Capaldo, Iván Marcone – Franco Soldano o Sebastián Villa, Emmanuel Reynoso, Alexis Mac Allister – Ramón Ábila. DT: Gustavo Alfaro.

AFP

El fin de la campaña de Copa Libertadores de Nacional

Repasamos la eliminación del tricolor ante el Inter de Porto Alegre en Brasil.

Nacional cayó ante Inter de Porto Alegre 2-0 y quedó eliminado de la Copa Libertadores

El equipo brasileño logró la clasificación a cuartos de final de la Copa tras haber derrotado también en el partido de ida por 1-0 a los tricolores.

Nacional jugó con  Luis Mejía, Guillermo Cotugno, Guzmán Corujo, Felipe Carvalho, Matías Viña, Gabriel Neves, Rafael García, Matías Zunino (78′ Sebastián Fernández), Gustavo Lorenzetti (72′ Pablo Barrientos), Kevin Ramírez (67′ Gonzalo Castro) y Gonzalo Bergessio.

Internqacional de Porto Alegre jugó con Marcelo Lomba, Bruno, Rodrigo Moledo, Víctor Cuesta, Uendel, Edenilson, Rodrigo Lindoso (69′ Nonato), Patrick, Andrés D’ Alessandro (89′ Wellington Silva), Nicolás López (64′ Rafael Sobis) y Paolo Guerrero.

Goles:
17′ Rodrigo Moledo
90′ Paolo Guerrero

Nacional va en busca de cambiar su rumbo en la Libertadores ante el Inter

Los tricolores jugarán en el Beira-Rio desde las 19:15.

El Internacional de Porto Alegre (sur de Brasil) espera sellar este miércoles ante su afición el pase a los cuartos de final de la Copa Libertadores ante Nacional uruguayo, al que derrotó 0-1 la semana pasada en Montevideo.

El ‘Colorado’ ha convertido su estadio Beira Río en un auténtico fortín esta temporada, en el que nadie ha conseguido ganar. En el Brasileirao, suma seis victorias y un empate jugando de local, mientras que en la Libertadores, dos victorias y un empate y en la Copa de Brasil, dos victorias en dos partidos.

El equipo gaúcho, que regresó a la Libertadores tras tres ediciones de ausencia, llega descansado al partido, después de que el técnico Odair Hellmann reservara a sus titulares el sábado en la victoria por 1-0 contra el Ceará en el campeonato brasileño.

El único titular que jugó fue el portero Marcelo Lomba. Con la victoria, el Inter ocupa la sexta plaza en la liga brasileña, a nueve puntos del líder Santos.

El Internacional tiene únicamente una duda en el lateral derecho. El teórico titular, Zeca, está recuperado de una lesión muscular y actuó a un buen nivel contra el Ceará, con lo que podría mandar al banquillo a Bruno, aunque se espera que Hellmann salga con el mismo once que jugó en Uruguay.

A pesar de la ventaja, el volante Patrick alertó ante la prensa sobre el peligro del rival.

– Obligado a ganar –

Nacional, por su parte, está obligado a ganar si quiere pasar a los cuartos de final.

El ‘Bolso’ llega al partido después de golear por 4-2 el sábado a Progreso en el Torneo Intermedio uruguayo, en un partido en el que el técnico Álvaro Gutiérrez utilizó apenas cinco de los jugadores que actuaron contra el Inter en la ida.

Con la victoria, Nacional sigue segundo en el Grupo A del torneo, con seis puntos en tres jornadas, uno menos que su rival histórico, el líder Peñarol.

Gutiérrez tiene ahora varias dudas: en la portería, el panameño Luis Mejía sufre una lumbalgia y si no se recupera, Sergio Rochet seguirá bajo palos, y el lateral derecho, Guillermo Cotugno, se lesionó en la ida en Montevideo, aunque debe salir de inicio.

En ataque, Pablo Barrientos y Gustavo Lorenzetti se disputan una plaza al lado del veterano argentino Gonzalo Bergessio.

“Va a ser un partido muy duro, sabiendo que ni siquiera vamos con la tranquilidad de haber sacado un empate acá. Tenemos la necesidad de meter un gol pero si salís como loco, quedas regalado atrás. Ahí dilapidas las chances en los primeros minutos”, aseguró el técnico en rueda de prensa tras la victoria contra Progreso.

En caso de victoria uruguaya por 0-1, el vencedor se decidirá en la tanda de penaltis. Al Inter le vale un empate para clasificarse, mientras que cualquier victoria de Nacional en la que marque dos goles o más, lo llevará a cuartos.

El vencedor de la eliminatoria se medirá o al Emelec de Guayaquil o al Flamengo de Río de Janeiro.

El partido se disputará en el estadio Beira Rio de Porto Alegre desde las 19H15 locales (22H15 GMT del jueves) y será arbitrado por el argentino Fernando Rapallini, asistido en las bandas por sus compatriotas Juan Belatti y Maximiliano Del Yesso.

AFP