Falleció el poeta y sacerdote nicaragüense Ernesto Cardenal a los 95 años

El autor fue compañero en el sandinismo de Daniel Ortega pero luego se distanció y opuso a él.

El poeta y sacerdote nicaragüense Ernesto Cardenal murió este domingo a los 95 años a causa de un paro cardíaco, tras ser hospitalizado por cansancio y problemas respiratorios derivados de una descompensación generalizada, informó su asistente.

"Murió hoy, se nos fue en paz absoluta, no sufrió dolor", confirmó a la AFP Luz Marina Acosta, asistente desde hace más de 40 años de Cardenal, reconocido representante de la teología de la liberación y protagonista de la revolución sandinista.

Cardenal había sido ingresado hace dos días al hospital con dificultades para respirar, y el sábado sus órganos comenzaron a fallar poco a poco, dijo su asistente.

El célebre escritor de obras como "Hora Cero", "El Evangelio de Solentiname" y "Oración por Marilyn Monroe y otros poemas", había celebrado 95 años el 25 de enero, rodeado de su familia, con buena salud e inmerso en la creación de nuevas obras.

"Murió como un pajarito, se apagó poco a poco", comentó Acosta, quien confió que el poeta dijo estar "listo" a las personas que estuvieron junto a él el sábado, antes de quedar inconsciente.

Poco después de su fallecimiento, el gobierno de Daniel Ortega decretó tres días de duelo nacional y anunció que "se sumará a las ceremonias de gratitud y despedida de este hermano nicaragüense" que hizo grandes aportes a la cultura.

Fue un hombre "bendecido con dones y merecimientos que han puesto en alto el nombre de Nicaragua, y su propio nombre, desde sus aportes a la cultura universal y a la liberación" de Nicaragua, destacó el gobierno en una carta firmada por Ortega y su esposa, la vicepresidenta Rosario Murillo.

Ortega y Cardenal fueron compañeros durante la lucha guerrillera del Frente Sandinista contra la dictadura somocista.

Luego, Cardenal se distanció del líder sandinista por diferencias sobre la conducción política.

La escritora y poetisa nicaragüense Gioconda Belli también lo despidió, con un mensaje en el que dijo que Cardenal se fue "después de una vida de entrega a la poesía y a la lucha por la libertad y la justicia".

Entre los últimos poemas de Cardenal están "Con las puertas cerradas" y "Lo visible y lo invisible", que terminó de escribir la víspera de su cumpleaños.

El fallecimiento se produjo un año después de que el Papa Francisco le revocara la "suspensión a divinis" que le aplicó el fallecido Papa Juan Pablo II por su militancia política con la pasada revolución sandinista (1979-1990).

AFP

Trasladaron a prisión domiciliaria a 100 personas encarceladas por protestar contra el gobierno de Daniel Ortega

"Han recibido el beneficio de convivencia familiar", indicó el Ministerio de Gobernación en un comunicado.

El gobierno de Nicaragua envió este lunes a arresto domiciliario a 100 personas encarceladas por participar en protestas contra el gobierno de Daniel Ortega, tras la polémica provocada por la muerte a tiros de un opositor en una prisión la semana pasada.

El Ejecutivo tomó esa decisión de forma unilateral, con los delegados del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) como observadores, indicó el Ministerio de Gobernación en un comunicado.

"Han recibido el beneficio de convivencia familiar", que equivale a casa por cárcel, indicó la misma fuente.

Tras anunciarse la decisión los excarcelados fueron trasladados por funcionarios a sus casas, donde fueron recibidos con llanto y emoción por familiares, que en muchos casos se abalanzaron sobre ellos para abrazarlos y darles la bienvenida.

Uno de ellos fue el joven Chester Navarrete, un paramédico que curó a varios heridos durante las manifestaciones en la ciudad de Masaya (sur), quien al ver a su sobrina la abrazó y cargó en brazos con mucha alegría.

Las excarcelaciones se producen en medio de tensiones por la muerte del opositor Eddy Montes, quien falleció por disparos cuando estaba detenido en la cárcel La Modelo, en un incidente aún no esclarecido.

La muerte de Montes provocó conmoción en el país y fue condenada por Estados Unidos y organismos de derechos humanos, que han reclamado una investigación sobre los hechos dentro de la prisión.

El Consejo Permanente de la Organización de Estados Americanos (OEA) convocó a una sesión extraordinaria para el martes a fin de conocer la situación de Nicaragua, a pedido de Canadá.

Mientras que la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) recordó este lunes al Estado que "ante la gravedad de los hechos" está en la obligación de investigar lo sucedido y establecer responsabilidades.

En medio de las protestas por la muerte de Montes, y su posterior entierro el fin de semana, el país se vio también sacudido por el secuestro de la dirigente estudiantil Zayda Hernández.

"Al Gobierno de Nicaragua no le interesa el pueblo. El discurso progresista se alineó a los intereses del gran capital"

"Hacemos un llamado urgente y enérgico a la comunidad internacional para que ejerzan presión y terminen de empujar al régimen", apuntó un integrante del Movimiento Estudiantil de Nicaragua.

Nicaragua transita una profunda crisis política y social. Según datos oficiales que manejó Naciones Unidas, más de 60.000 personas escaparon en el último año por amenazas, persecución y el desempleo galopante que golpea al país.

A esto se suma la represión que lleva adelante el Gobierno del presidente Daniel Ortega contra las manifestaciones opositoras, que ya cobraron la vida de 325 personas.

¿Qué panorama enfrenta Nicaragua a corto plazo? ¿Hay posibilidades de llegar a una salida negociada a esta crisis? Abordamos el tema junto a Elmer Rosales, integrante del Movimiento Estudiantil de Nicaragua.

Tuvimos que tomar un régimen de clandestinidad. Sufrimos una cacería y más de la mitad de los miembros de la coordinadora quedamos detenidos arbitrariamente, y varios siguen estándolo.

La represión del Gobierno ha dejado más de 325 personas asesinadas, pero algunas organizaciones señalan cerca de 500 personas. La cifra de presos políticos llega a casi 800 personas, en su mayoría estudiantes, campesinos e indígenas.

Al Gobierno no le interesan los intereses del pueblo. El discurso progresista se alineó a los intereses del gran capital.

El Gobierno de Nicolás Maduro ha inyectado dinero al Gobierno de Ortega. Ese dinero ha sido usado por la familia dictatorial para poner activos en las diferentes empresas que manejan.

Es imposible concebir un Gobierno de izquierda que deje pasar hambre a su población y que dispare balas contra ellos.

Hacemos un llamado urgente y enérgico a la comunidad internacional para que ejerzan presión y terminen de empujar al régimen.

Necesitamos elecciones anticipadas para convocar a una Asamblea Popular Constituyente.

En Nicaragua, el gobierno de Daniel Ortega y la oposición definieron una hoja de ruta para negociar una salida a la crisis política

Los jerarcas católicos y evangélicos oficiarán como testigos.

El gobierno y la oposición de Nicaragua lograron este martes definir una hoja de ruta para negociar. El acuerdo fue alcanzado tras cinco rondas de diálogo entre representantes del gobierno y de la opositora Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia.

Las partes invitaron a la iglesia católica y evangélica a actuar como testigos del proceso. La Alianza había pedido la presencia de representantes de la ONU y la OEA como garantes internacionales del diálogo, pero el gobierno se opuso, por lo que las partes resolvieron que designarán a los garantes "una vez aprobada la agenda" del diálogo.

La oposición reiteró que su objetivo es conseguir la liberación de los presos políticos, restablecer garantías constitucionales como el derecho a la protesta y la libertad de expresión e información, así como lograr adelantar las elecciones presidenciales de 2021.

El gobierno de Ortega, por su parte, busca restaurar el clima de paz y seguridad necesario para la recuperación de la economía, golpeada por el clima de violencia y por sanciones internacionales.

Ortega aceptó volver a la mesa con sus opositores luego de un fracasado diálogo en junio del año pasado por la represión de manifestaciones que dejó al menos 325 muertos, más de 700 detenidos y miles de exiliados en países vecinos, según organismos de derechos humanos.

El presidente de Nicaragua revocó la reforma jubilatoria que disparó una serie de manifestaciones violentas

Daniel Ortega tomó la decisión tras reunirse con empresarios privados de la seguridad social.

El presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, anunció este domingo la revocatoria de la reforma al seguro social, que originó la violenta ola de protestas que dejaron al menos 24 muertos.

En un encuentro con empresarios de zonas francas, Ortega dijo que el Instituto Nicaragüense del Seguro Social (INSS) decidió revocar la reforma que habría incrementado las contribuciones obreras y patronales para darle estabilidad financiera al sistema de pensiones.

Registran al menos 24 muertes en ola de protestas en Nicaragua

El anuncio de una reforma de la seguridad social disparó el malestar de la población, que no demoró en salir a la calle a manifestarse.

Al menos 24 personas habrían muerto en Nicaragua en las violentas protestas que hundieron al país en el caos tras el anuncio de una reforma de la seguridad social, mientras las marchas y saqueos seguían sucediendo.

El Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh) indicó a la AFP que confirmó con las familias de las víctimas la muerte de 24 personas involucradas en las protestas que estallaron el miércoles contra una reforma al sistema de pensiones.

"La situación es verdaderamente grave", había dicho antes la presidenta del Cenidh, Vilma Núñez.

Las víctimas incluyen estudiantes que iniciaron el movimiento, agentes de policía y jóvenes simpatizantes del gobernante Frente Sandinista, acusados de atacar a los manifestantes.

La AFP consultó con la policía y el gobierno para corroborar el balance de muertos pero no obtuvo respuesta.

El gobierno había informado el viernes de 10 fallecidos, cifra que aumentó el sábado con la muerte de un disparo del periodista Miguel Ángel Gahona en la ciudad de Bluefields mientras transmitía por Facebook un enfrentamiento entre manifestantes y fuerzas del orden.

- Saqueos y filas -

En medio del clima crispado, pobladores abarrotaron supermercados y tiendas en busca de víveres, y el domingo se reportaron saqueos en varios establecimientos comerciales.

"Con esto de la huelga capaz que nos quedamos sin nada qué comer", advirtió Inés Espinoza, cargando botellas de agua mientras sus dos hijos la seguían con bolsas de galletas y alimentos enlatados, en una tienda en el norte de Managua.

Las gasolineras de la ciudad presentaban largas filas de automóviles y motocicletas en busca de combustible, en medio de temores de desabastecimiento.

Entre tanto, los bloqueos y saqueos se reanudaban el domingo en distintos puntos del país. En la capital, las calles lucían llenas de escombros puestos por manifestantes, mientras varias marchas iban hacia la Universidad Politécnica, epicentro de las protestas y donde hay estudiantes atrincherados en la institución.

En las ciudades de León y Masaya hubo "quema de vehículos particulares, saqueo y destrucción de edificios públicos" así como robos en centros comerciales, informó el gobierno.

El papa Francisco expresó su consternación por el clima de tensión en Nicaragua.

"Estoy muy preocupado por todo lo que está pasando estos días en Nicaragua. Expreso mi cercanía con la oración por este amado país y me uno a los obispos para pedir que cese toda violencia", dijo Francisco tras la oración Regina Coeli, en la plaza de San Pedro del Vaticano el domingo.

- Diálogo urgente -

Igualmente, la Unión Europea (UE) calificó como "inaceptable" la violencia y cuestionó los ataques a la libertad de expresión y prensa, con el bloqueo de medios de comunicación y la agresión de periodistas.

"La UE está lista para apoyar un diálogo amplio e inclusivo entre todos los sectores de la sociedad y el gobierno, y a fortalecer el imperio de la ley en Nicaragua", señaló la declaración europea.

El presidente Daniel Ortega llamó el sábado al diálogo con el sector privado para abordar la reforma del sistema de pensiones, que incrementa las contribuciones obreras y patronales para garantizar la estabilidad financiera del Instituto Nicaragüense de Seguro Social (INSS), que paga las jubilaciones.

Sin embargo, su mensaje generó repudio entre otros sectores que se sumaron espontáneamente a las protestas por sentirse excluidos, lo que terminó por caldear más los ánimos.

El autodenominado movimiento OcupaINSS, uno de los que inició las protestas, reclamó que el diálogo "debería de incluir las voces de todos los sectores que hemos demandado una discusión amplia e inclusiva (...) sobre la forma en que han venido tomando decisiones autoritarias y sin consulta".

Incluso el obispo auxiliar de Managua, Silvio Báez, urgió en Twitter a Ortega a que "deponga su actitud arrogante, escuche al pueblo, ábrase a dialogar con toda la sociedad, sienta el dolor de tantas familias y colabore con la paz en el país".

Asimismo, el gremio empresarial respondió a Ortega que "no puede haber un diálogo" si el gobierno "no cesa de inmediato la represión policial" y respeta la libertad de manifestación y de prensa.

- Malestar -

Jóvenes manifestantes increparon este domingo al presidente del Consejo Superior de la Empresa Privada (COSEP), José Aguirre, cuando llegó a una tienda, y le urgieron convocar a un paro nacional.

"Están matando estudiantes y usted no ha hecho nada, solo veo indiferencia", le gritó una manifestante.

Líderes políticos advierten que el descontento de la población va más allá de la reforma al sistema de pensiones, y apuntan a la necesidad de un cambio en la dirigencia del país.

"Aquí no hay más salida que hacer elecciones libres, transparentes (...) para evitar que haya un mayor costo a la población", dijo a la AFP la presidenta del opositor Frente Amplio por la Democracia (FAD) Violeta Granera, cuyo movimiento fue excluido de las elecciones de 2016, cuando Ortega fue reelecto.

La periodista Cristiana Chamorro, exdirectora del diario La Prensa, consideró que el presidente solo tiene dos opciones: salir por la vía electoral como en 1990, o "ensangrentado" como el exdictador Anastasio Somoza, depuesto en 1990 por la Revolución Sandinista.

(AFP)

Daniel Ortega obtiene su tercer mandato consecutivo en Nicaragua

El exguerrillero sandinista arrasó los comicios del domingo con un 72,1% de los votos frente a 14,2% para un lejano segundo lugar del candidato del derechista Partido Liberal Constitucionalista (PLC), Maximino Rodríguez.

El presidente Daniel Ortega, junto a su esposa Rosario Murillo, ganó la presidencia de Nicaragua por tercer mandato consecutivo, pero la oposición, excluida del proceso electoral, advirtió que no acepta esta "farsa".

Con 66,3% de los votos escrutados, el exguerrillero sandinista arrasó los comicios del domingo con un 72,1% de los votos frente a 14,2% para un lejano segundo lugar del candidato del derechista Partido Liberal Constitucionalista (PLC), Maximino Rodríguez, según el segundo reporte del Consejo Supremo Electoral (CSE) emitido la madrugada del lunes.

Cientos de sandinistas salieron la madrugada de este lunes a celebrar en la capital la reelección del máximo líder del Frente Sandinista (FSLN, izquierda), un exguerrillero que ha gobernado tres veces Nicaragua de manera autocrática.

Sin embargo la oposición nicaragüense advirtió que no acepta los resultados debido a una abstención "masiva", y exigió convocar nuevas elecciones pluralistas, transparentes, con un tribunal electoral imparcial y la presencia de observadores internacionales.

"No reconocemos los resultados de esta farsa y con la fuerza de la voluntad manifestada por el pueblo de Nicaragua, las declaramos nulas", manifestó el domingo la dirigente del opositor Frente Amplio de la Democracia (FAD), Violeta Granera.

Abstención de más de 70%

La oposición, estimó que la abstención fue de más de 70%, incluso en lugares donde el partido de Ortega tenía influencia, pero según el CSE, ésta fue de un 33,7%.

El recuento final de la votación será publicada hacia el mediodía del lunes, informó el CSE.

Las leyes nicaragüenses no contemplan un techo de participación mínima para que una elección sea valida, por lo que el candidato que obtenga más votos respecto a su contrincante gana la contienda.

"Bueno, el pueblo de Nicaragua va a tener la última palabra", sentenció Granera en declaraciones a la AFP.

Antes de los comicios, grupos opositores llamaron a los nicaragüenses a no votar para deslegitimar el proceso electoral, del que quedaron  excluidos tras un fallo de la justicia que los despojó de la representación legal de su partido, cuatro meses antes de las elecciones.

La pareja presidencial

Los comicios han estado dominados por Ortega, quien cumplirá 71 años el 11 de noviembre.

El mandatario llevó a su esposa y mano derecha Rosario Murillo como candidatura a la vicepresidencia, con quien ha cogobernado los últimos años

Murillo, de 65 años, ha sido la portavoz del gobierno de Ortega, pero sus labores van más allá de la comunicación: controla la agenda oficial y ejerce una influencia en el gobierno que nadie se atreve a contrariar.

Militante sandinista desde la década de 1970 y madre de diez hijos, dos adoptados, esta excéntrica poetisa de 65 años conocida por su estilo autoritario es adorada por los simpatizantes de Ortega y apodada "bruja" por los opositores.

"Durante los últimos 10 años, la señora Murillo ha asumido en muchas ocasiones las funciones de jefe de Estado", dijo a la AFP por correo electrónico Verónica Rueda Estrada, una experta en Nicaragua de la Universidad de Quintana Roo de México.

La oposición acusa a Ortega, quien controla todo el aparato estatal, de querer instaurar una nueva dinastía en el país similar a los Somoza, familia que rigió los destinos de Nicaragua entre 1934 y 1979.

Los presidentes de Cuba, Raúl Castro, y de Venezuela, Nicolás Maduro, miembros de la Alianza Bolivariana de las Américas (ALBA), felicitaron a Ortega y Murillo por su triunfo electoral.

Préstamos en peligro 

En la última década, Ortega acumuló un enorme poder político gracias a la conducción de su partido, una alianza con el sector empresarial y el apoyo de Venezuela, que le permitió un crecimiento económico de entre 4 y 5% en los últimos cinco años consecutivos.

Según datos oficiales, entre 2007 y el primer semestre de 2016, Nicaragua recibió casi 4.800 millones de dólares en préstamos blandos e inversiones de Venezuela, que fueron manejados fuera del presupuesto y sin fiscalización.

La mayor parte fue invertida en proyectos de energía, desarrollo del comercio, grupos empresariales, agricultura, construcción de viviendas y programas sociales que permitieron reducir la pobreza de 42,5% a 29,6% entre 2009 y 2014, según cifras del Banco Mundial.

Pero la crisis política y los bajos precios del petróleo afectaron la cooperación y el comercio con Venezuela, que hasta 2015 era el segundo socio en importancia de Nicaragua después de Estados Unidos.

También las "correctas" relaciones con Estados Unidos penden de un hilo. La denominada ley "NICA Act" (Condicionalidad a las Inversiones Nicaraguenses), aprobada el pasado 21 de septiembre por la Cámara de Representantes, busca impedir que Nicaragua tenga acceso a fondos internacionales hasta que promueva reformas democráticas, que garanticen elecciones libres.

De ser aprobadas por el Congreso y refrendadas por el presidente Barack Obama, las sanciones impedirían a Nicaragua recibir financiamiento de organismos multilaterales por unos 250 millones de dólares anuales, que representan 40% de la inversión pública del país. AFP