La importancia del lenguaje corporal en un debate

Consultamos al especialista en comunicación oral Daniel Ríos sobre qué dicen los políticos cuando no hablan.

Para Lucía Topolansky los debates son "el colmo de lo aburrido" y aseguró que no son definitorios

Los candidatos del Frente Amplio y el Partido Nacional debatirán el próximo martes 1º de octubre.

Esta es la opinión de la vicepresidenta Lucía Topolansky sobre los debates entre candidatos a la Presidencia:

"Para mí los debates son el colmo de lo aburrido. En general, no los miro. Pero acá había como un síndrome, a veces pasa que se pone de moda algo y hasta que no sucede no se quedan quietos. Yo creo que el debate en realidad aporta muy poco a una decisión política. Yo puedo poner al mejor polemista, pero eso no quiere decir que sea el mejor presidente. Las cualidades para que alguien pueda conducir un proceso de gobierno son cosas más serias, más profundas".

En cuanto a la ausencia de Talvi en el debate, la vicepresidenta dijo:  "Evidentemente que los que van mejor en la encuesta, tiene cierta lógica que esté. El que va un poco más atrás grita desesperado, siempre quieren discutir hacia arriba no hacia abajo".

Para el politólogo Gerardo Caetano los debates deberían ser: Martínez con Lacalle, Martínez con Talvi y Lacalle con Talvi

Caetano afirmó que es razonable el planteo que hace el candidato del Partido Colorado.

Así explicó su punto el politólogo Gerardo Caetano: Que durante 25 años de democracia no hayamos tenido debates entre candidatos es un poco vergonzoso. De todas maneras, yo que soy muy hincha de los debates, creo que la expectativa de cuán decisivos son los debates hay que bajarlas. Salvo que ocurra algo, una implosión de un candidato en cámaras, consolidan tendencias decentes y no son los definitorios. Se la juegan porque en un debate, sobre todo como en un sistema como el uruguayo, pueden ganar los dos o pueden perder los dos. No es un o contra el otro, es uno contra el otro en el marco de otros que también participan aunque no estén. Es razonable lo que dice Talvi, si estamos entre tres grandes partidos. A mí me gustaría, y creo que sería lo justo, no Lacalle-Talvi-Martínez porque claramente eso sería dos a uno, sino Martínez-Lacalle, Martínez-Talvi y Talvi-Lacalle. Y por fin podríamos ver algo que no estamos viendo en la campaña y que es necesario. Acá toda la oposición le pega al gobierno, pero ¿dentro de la oposición no hay matices? Claro que hay matices pero no discuten entre ellos, entonces una discusión entre Talvi y Lacalle sería muy buena para la ciudadanía.

Rodrigo Goñi adelantó que votará en contra del proyecto de Ley de debates obligatorios

El diputado del Partido Nacional dijo que no está de acuerdo con el criterio que establece quién debate con quién.

El artículo segundo del proyecto de ley establece que los debates sean “en duplas”, según la “prelación de votos obtenidos” por los partidos “en la elección inmediata anterior”.

El más votado debate con el segundo más votado, el tercero más votado con el cuarto, y así sucesivamente.

Ese criterio generó desacuerdos.

Al respecto, Rodrigo Goñi sostuvo: “Ya impone entre quién y quién se va a debatir, de acuerdo a lo que votaron los partidos hace cinco años, que ya no es hoy la realidad, y quizás no sea en el próximo mes la realidad que tuvimos en las internas”.

“Estamos censurando por vía indirecta a candidatos y, en consecuencia, a ciudadanos que querrán ver los debates que quieran y no los que le ponga la ley”.

El Partido Colorado tampoco está de acuerdo con ese criterio que establece quién debate con quién.

A partir de estas diferencias, la bancada del Partido Nacional solicitó tiempo para hacer consultas antes de fijar posición sobre el proyecto.

“Creo que es menester, o sería deseable, que una solución de estas características, que tiene que ver con la competencia electoral, tenga la más ancha base de apoyos, y sería deseable que todos los partidos estuvieran detrás de la resolución que el parlamento finalmente adopte”.

El proyecto de ley había sido presentado por el diputado Fernando Amado, y tiene apoyo de la bancada del Frente Amplio.

 

Luz verde para el proyecto de ley sobre la obligatoriedad de los debates presidenciales: los candidatos podrán hablarse directamente

El promotor del proyecto, Fernando Amado, explicó varios detalles: habrá sanción para quien no participe, las instancias serán transmitidas por los medios públicos y contarán con un moderador y un panel de periodistas.

La semana que viene quedará aprobado en comisión y el plenario de Diputados el proyecto de ley que plantea la obligatoriedad de los debates presidenciales. Tuvo modificaciones por parte de la bancada del Frente Amplio, con el objetivo de ayudar a que el ciudadano tenga mejores posibilidades de resolver.

Abordamos el tema junto al promotor del proyecto, el diputado Fernando Amado.

Hubo modificaciones que planteó el Frente Amplio, como incluir el ciclo departamental en el marco de los debates. A mí me parece saludable. Pero también es cierto que es mucho más engorroso, porque tiene 19 realidades y por partido puede haber hasta tres candidatos. Tiene una logística que se buscará tratar de afinar para ver si la propuesta es viable.

Los debates para octubre y noviembre están claros, hay voluntad política de todos los partidos, aunque quizás no de todos los legisladores. El proyecto va a salir.

Hay un criterio mixto para no ser injustos con los partidos nuevos o chicos. Pero también, por otro lado, era injusto una igualación a partir solo del insumo de lo que fue la última elección interna.

A partir de todos los partidos políticos que ya participaron en elecciones nacionales y en las de 2014, se arma un ranking de cómo salieron y ahí se configuran los cruces mano a mano de primero con segundo, tercero con cuarto, y así. Lo mismo sucede con los partidos nuevos en base al registro de las internas.

Con este proyecto aseguramos que debates va a haber. Nosotros no podemos legislar en base a encuestas.

Está previsto que los debates se transmitan en cadena. Los primeros debates de la primera vuelta podrían no ir en cadena nacional, pero sí organizados por los medios públicos y cedidos gratuitamente a todos los canales que quieran retransmitirlos. Pero que sí sea obligatorio transmitir en cadena nacional el debate del balotaje.

La Corte Electoral se encargará de la organización. Va a haber una determinada cantidad de bloques. Un moderador, que da la palabra, toma el tiempo. Y un panel de tres periodistas que van a ir siendo seleccionados por APU, que seguirán el debate y en el último bloque, que es libre, ahí se habilita la pregunta y repregunta de los periodistas.

La sanción para quienes no asisten al debate es que el partido de ese candidato no cobrará el dinero que obtuvo por los votos obtenidos.

El último debate presidencial fue en 1994 entre Julio María Sanguinetti y Tabaré Vázquez

El moderador fue Jorge Brovetto, que en ese entonces era rector de la Universidad de la República. Fue una de las elecciones más parejas: el Partido Colorado sacó el 32 %, el Partido Nacional el 31 % y el Frente Amplio el 30 %.

Hace pocos días a la salida del velorio de Jorge Brovetto, cuando los periodistas le preguntaron por el tema, Vázquez dijo que los debates en campaña son necesarios. Recordó que él y Jorge Batlle fueron quienes más participaron en los últimos tiempos. "Yo hice más de siete debates públicos. Creo que no hay otro dirigente político, salvo Jorge Batlle, que haya tenido tantos debates públicos como los que hice cuando aspiraba a ser intendente y luego en las campañas presidenciales", sentenció Vázquez.

Él fue el último, junto con Sanguinetti, en protagonizar un debate en el año 1994, aunque en las últimas tres elecciones en las que compitió (1999, 2004 y 2014) se negó a debatir con sus adversarios.

En estas elecciones hay más clima de debate que en las anteriores y los candidatos vienen hablando del tema durante la campaña. Pero lo cierto es que hace 25 años que no debaten los candidatos.

Un racconto de los debates

El último fue en 1994 entre Sanguinetti y Tabaré Vázquez. Ese mismo año también hubo un debate  entre Juan Andrés Ramírez y Vázquez.

En 1999 Lacalle Herrera propuso un debate con Vázquez, pero no hubo debate. Ese mismo año en la carrera al balotaje Tabaré Vázquez le propuso debatir a Jorge Batlle, que era el favorito según las encuestas. Batlle no aceptó.

En el año 2004 Jorge Larrañaga propuso el debate, pero es Tabaré Vázquez el que no aceptó. Esas fueron las elecciones que el Frente Amplio ganó por primera vez. En el año 2009 Mujica dijo directamente que debatiría si le convenía.

En el año 2014 Luis Lacalle Pou planteó el debate y nuevamente Vázquez se niega a participar. Lo que sí hubo ese año fue un ateneo en el que participaron todos los candidatos a la Presidencia, con excepción de Vázquez. En aquella oportunidad se dejó un atril vació para evidenciar la ausencia del ahora presidente. Después de eso hubo en la Rural del Prado una convocatoria para exponer sobre ciertos temas en la que participaron varios precandidatos y ahí sí estuvo Vázquez.

¿Qué pasará este año?

Julio María Sanguinetti le propuso a Martínez debatir. El precandidato frenteamplista se mostró favorable a los debates, pero dijo que debatiría si es elegido como candidato del Frente Amplio. Luis Lacalle Pou también está dispuesto a debatir, pero todo indica que el debate se dará después de las elecciones internas del 30 de junio, cuando cada partido tenga su candidato único.

En el Parlamento hay un proyecto de ley presentado por Fernando Amado para establecer los debates obligatorios. Si bien el proyecto se mueve en silencio, hablando con dirigentes de los diferentes partidos hay clima como para que sea aprobado.

Vázquez consideró necesarios los debates entre candidatos: "Salvo Batlle, no hay otro dirigente que haya tenido tantos debates como yo"

Vázquez debatió por última vez en 1994 con Sanguinetti.

El presidente Tabaré Vázquez consideró necesarios los debates entre candidatos en la campaña presidencial.

El mandatario aseguró que Jorge Batlle y él son los políticos que más han debatido en el país.

El presidente recordó que debatió varias veces y consideró que debería haber más de estos intercambios.

“Creo que sí porque los hice, hice más de 7 debates públicos”, apuntó.

Vázquez debatió por última vez en 1994 con Sanguinetti. En 2014 fue convocado a un ateneo de presidenciables en donde fue el único candidato que faltó.

Carolina Cosse no se niega a los debates pero tampoco está dispuesta a que se hagan "porque sí"

La precandidata del FA consideró además que la ciudadanía tiene otros medios para acercarse a las propuestas de los candidatos.

Carolina Cosse sostuvo: “Hay formas de participación nueva y creo que la gente tiene una relación mucho más directa con los candidatos, y eso está bueno porque fortalece la democracia. Yo en principio no me niego a ningún debate, pero tampoco hacerlo porque sí. Hacerlo si suma en algo. La gente está muy cercana a los candidatos por nuestras actividades y por la tecnología”.

¿Uruguay vuelve a debatir?: un proyecto de ley pretende obligar a que los candidatos a la Presidencia debatan antes de las elecciones

En el país no hay debates en el formato estricto desde 1994. Fernando Amado pretende que sea obligatorio.

Se suman más candidatos con voluntad de debatir

Carolina Cosse, del Frente Amplio, y Ernesto Talvi, del Partido Colorado, se expresaron favorablemente al proyecto que impulsa Fernando Amado para hacer debates obligatorios entre candidatos.

La precandidata por el Frente Amplio Carolina Cosse se expresó al respecto de esta manera: "Yo no tengo problema en debatir. Me interesa ver bien con Amado los detalles, las condiciones, para que sea justo y productivo para la democracia, que de eso se trata. Voy a recibirlo el lunes y voy a interiorizarme en el proyecto para después expresarme. En principio me parece muy interesante".

Por su parte, el colorado Ernesto Talvi considera muy positivo para la ciudadanía realizar debates entre candidatos: "Los debates generan mucha información para la ciudadanía, sobre proyectos, programas, la propia personalidad y carácter de los candidatos. Estamos totalmente a favor. Estamos dispuestos a fijar una fecha para hacer un debate en el momento que sea".

Amado y su proyecto para la obligatoriedad de los debates entre candidatos: "No hay que privar a la ciudadanía de un insumo más para elegir"

"La sanción que establece el proyecto es que si no se debate no se puede recibir el dinero correspondiente a los votos obtenidos", explicó el legislador.

El diputado (excolorado) Fernando Amado comenzó una ronda de contactos con precandidatos a la Presidencia para buscar apoyo a un proyecto de ley que presentó hace más de tres años y que establece la obligación de los debates públicos. El último debate presidencial realizado en Uruguay  fue en 1994 entre Julio María Sanguinetti y  Tabaré Vázquez.

Abordamos el tema junto a Amado.

La bancada de diputados del Frente Amplio va a tratar el tema. La idea se mira con buenos ojos, y eso ya es bueno.

La ley es fundamental. Este cambio de actitud hacia los debates tiene dos características. El final esta vez de las elecciones es realmente competitivo, eso hace que en los cálculos políticos haya otra postura. Y hay un nuevo elenco de candidatos, por más que haya participado alguno más de una vez, es gente de la nueva guardia. Es de sensatez debatir en el período electoral. No quiero sobredimensionar ni glorificar el debate, pero me parece saludable en el marco de una campaña electoral.

El proyecto no busca ser muy rígido, pero deja claro que debe haber un debate en la primera vuelta, hasta una semana antes de la elección, de todos los candidatos. Y lo mismo para el balotaje. Pero hay cosas para afinar con las bancadas en el Parlamento.

Los partidos políticos van a ir a preguntarles a sus candidatos si están dispuestos a debatir o no, por eso decidí reunirme con los precandidatos aunque no sean legisladores.

Quizás hay ciudadanos que no miren el debate, cada uno elige. Pero no hay que privar a la ciudadanía de un insumo más para tomar una decisión.

Algunos dicen que estas cosas por ley no deberían hacerse, pero atrás hay un tema cultural: es cierto que Uruguay por suerte tiene una gran tradición democrática y con partidos fuertes, pero los uruguayos tenemos la viveza criolla y al final los candidatos debaten si les conviene.

La sanción que establece el proyecto es que si no se debate no se puede recibir el dinero correspondiente a los votos obtenidos.

Soy optimista para que el proyecto salga para esta elección, que Diputados lo saque en diciembre y Senadores en marzo.

Los moderadores deben ser periodistas elegidos por su trayectoria. Quien debe encargarse de todo es la Corte Electoral. Televisión Nacional sería la encargada de lo logística, pero debe ser transmitido en cadena nacional de radio y televisión, y en horario central.

No queremos exposiciones sino debate: debe haber un bloque en el que haya intercambio entre los candidatos. No me parece que los debates sean determinantes, pero sí me parecen sanos.

El debate en Uruguay es también una invitación a la moderación. Un candidato que vaya a un debate con una actitud agresiva, intolerante o con promesas demagógicas, saldrá mal de esa instancia.

La coalición social-demócrata “La Alternativa”

El lanzamiento será mañana. Arrancamos una nueva aventura. Venimos repitiendo que se debe generar una nueva alternativa y cortar la bipolaridad.

Venimos con la intención de cortar con el bipartidismo, con esa lógica de estar de un lado o del otro. Ni ellos, ni los otros: nosotros.

No queremos definirnos por un lado o por el otro, nosotros tenemos nuestro propio proyecto.

Yo estoy muy motivado, después de mucho tiempo en el que me costaba encontrar mi lugar. Esto no es de corto plazo, no es un acuerdo electoral, sino hubiera sido más fácil de sacar: es un acuerdo profundo que aspira a ser una herramienta de cambio en el país.

Nuestro candidato es Pablo Mieres porque es el ideal para este momento. Pero esto no nace en torno a una persona, sino en torno a ideas. Sería importante que en la fórmula esté una mujer. Queremos cortar con la polarización.