Santiago González: "La droga genera muchísimas más cosas de las posibilidades que tenemos para trabajar como ministerio"

El Ministerio del Interior presentó esta semana las cifras de delitos del último trimestre. Entre julio y setiembre, hubo un leve aumento de los homicidios y de las denuncias por violencia doméstica, si se compara con el mismo período del año pasado. A su vez, se registró una mínima baja en los hurtos, y una más importante en las rapiñas y el abigeato. Según el ministro Luis Alberto Heber, estos resultados están vinculados a la puesta en práctica de la ley de urgente consideración, que dotó de mayor respaldo a la Policía.

"Bajo ningún punto de vista nadie no supo que no estaba el preso. Se entró una vez por semana al control de reja. Quizá nadie lo vio. Conozco de arriba abajo el desastre de las cárceles; a mí me dio una enorme vergüenza", señaló sobre la situación de tortura en la cárcel de Santiago Vázquez.

Registro de baja de los delitos en el último trimestre

Es lógico que la oposición tienda a minimizar datos cuando ellos entregaron datos en los que todo crecía. No podemos analizar un trimestre sin analizar los 9 meses. Está valorando primero la disminución de hurtos y rapiñas y eso ha bajado, pero no viene de este trimestre, viene del primero de marzo. Antes veníamos con datos lamentables y con una policía estática. El comisario tenía prohibido hablar con la ciudadanía. Nosotros le dijimos que salga a recorrer. Ese respaldo político y jurídico, que el policía no lo tenía, viene del programa de gobierno de la coalición. Tenemos el derecho y la obligación de responderle a la gente que nos votó.  Bajamos ya un 20%.  No venimos contra los números del 2019. Tenemos tres homicidios más en este trimestre. El mismo periodo de 2019 murieron 22 más. Y no había pandemia. Ahora que parece que no hay más pandemia, que la decretó el Frente Amplio.

En pandemia no hubo gente entre el 13 de marzo  Semana Santa, pero la gente robaba lo que había. Hoy tenemos 2150 personas más presas, por lo que robaban. Hay más policías y más presencia policial. Hay más herramientas, más prevención. Hubo un trabajo grande para que los delitos bajen, y por eso bajaron así. En estos primeros nueve meses bajamos 16,7%. Además, hay un número muy importante de disminución del homicidio contra un año no pandémico.

El senador Carrera habla de información de Global News. Han dicho números totalmente desproporcionados. Los datos científicos son los del Observatorio. Hay tres homicidios más: nos preocupa, ocupa y trabajamos para bajarlo.  En Las Acacias tenemos una presencia policial muy fuerte, particularmente en la zona de centros educativos. A mí me duele muchísimo que mueran dos personas. Está la policía investigando.

El gobierno hizo una hoja de ruta y llegó la pandemia. Nos cambió y nos distorsionó durante un tiempo. Se comienza a retornar ciertas políticas que venían de antes. En seguridad en estos barrios complicados, hay una cantidad de operativos. Hemos ido al problema fuertemente que es la pasta base. Está en cientos de miles de bocas. Se creó la Brigada Departamental. Se han cerrado 1900 bocas. Lleva un proceso porque no se cierran de una. Tenemos que agarrar a esas personas y capaz que a la semana abrió otra. Estamos trabajando también para todo lo que sea lugares vacíos. Hay una presencia policial notoria en los barrios.

Está trabajando la educación en el barrios, el Mides y el ministerio está haciendo otras. En toda la cuenca de Casavalle no hay teatro, no hay música, piscina. Falta mucho más cultura al barrio. En Casavalle sería muy bien una UTU entera, no con algunas carreras. Defiendo la labor policial porque ha hecho que en este trimestre haya bajado 18 %. El hurto se mantuvo, que ya es un mérito muy importante.

Hay gente que manda cortar, dedos, lenguas, orejas. Ahora está preso. Hay algunas órdenes que salen desde dentro de la cárcel. Cuando se dieron casos que se cometió ese delito desde la cárcel, se los reprocesó. Le hemos declarado la guerra al microtráfico. Agarramos dos cargamentos de pasta base. Lo que ha hecho la pasta a nivel social es espantoso. Se pudre un barrio. Luego de 18 meses pudimos cerrar una casa en Canelones y Convención que fue una inmensa boca. La droga genera muchísimas más cosas de las posibilidades que tenemos como ministerio para trabajar.

Situación de las cárceles y situación de maltrato y tortura por 60 días de una persona privada de libertad

Está Fiscalía investigando  y estamos esperando por ellos. La investigación administrativa continúa. En las próximas horas arranca el primer control nacional para todas las personas privadas de libertad. Ese módulo 11 tenía seis meses de absoluto encierro. Qué pasó ahí nadie lo va a saber. Hoy las puertas se abren. Esa persona estaba en el módulo tres y pidió ir al módulo 11. Hay gente que pide ir al 11 por mayor seguridad. Nosotros fallamos y queremos ver en qué fallamos para que no pase de vuelta, por eso queremos hacer un chequeo de salud. En ese módulo 11 sacamos casi cincuenta camiones de basura. El modulo tres lo estamos reformando todo y vamos a hacer una intervención para que tengan camas de nuevo. En el módulo tres duermen todos en el piso. Al lado de las rejas están las ratas. Venimos de ahí. Se está arreglando. Si no se arregla, seguirá sucediendo esto. Vamos a construir tres cárceles más y ampliando cárceles actuales. La realidad del sistema penitenciario que recibimos es muy complicada. En el módulo 12 lo atiende ASSE, no lo atiende el INR.

Bajo ningún punto de vista nadie no supo que no estaba el preso. Se entró una vez por semana al control de reja. Quizá nadie lo vio. Conozco de arriba abajo el desastre de las cárceles. Estuve con él y le pedí que haga la denuncia. Doy fe de las palabras de esta persona. Es un hecho lamentable. Ha habido decena de habeas corpus por hechos lamentables. Yo sé que los policías que trabajan en las cárceles se rompen el lomo para que esto no pase. La cantidad de droga que agarra el INR es inmensa. Hay que trabajar contra todo eso con enorme personal y además con una enorme cantidad de presos.

Hay una investigación y los sumarios son con o sin separación de cargos. No estamos en el sumario, estamos en la investigación administrativa. Ahí el sumario puede disponer muchas cosas. Todas tienen que poder defenderse. A mí me dio una enorme vergüenza. Estamos haciendo muchas cosas, cada tanto pasa esto y cada tanto pasa lo de ayer. A mí me quita el sueño.

Trabajo de las ONGs dentro de las cárceles

Yo no tengo ningún problema con la ONG (Nada crece a la sombra), nunca me referí a ella (Denisse Legrand). Todo eso que ha dicho requiere de dos personas, yo con ella no estoy peleado. Hay una comisión que la recibió. Tengo 168 mil temas y esto a mí nunca me ameritó. Yo no discuto con las personas. Si tiene para hacer una denuncia, debería haberlo denunciado. ¿Cómo voy a entrar a un consultorio de mujeres privadas de libertad? ¿Para qué quiero leer yo una historia clínica? Cuando se hizo la inauguración no había ningún control. Fui el primero en ponerme de acuerdo con ella por el convenio de salud sexual y reproductiva con el “Turco” Márquez. No es un tema que amerita debate, una crítica. Lo que haga Legrand me parece perfecto, hay mucho para aportar y trabajar.

Hubo revisación de los contratos. Ella tenía convenio, pero no contrato. Yo no estoy en contra de Denisse Legrand ni de la organización, creo que tienen mucho para aportar. Cuanto antes se termine el tema, mejor. Si les va a ellos en alguna unidad, le va a ir mejor a la unidad. No voy a hablar mal de ellos. Está trabajando el ministro asesorado en el tema.

Denuncias contra él por malos tratos

A Martín Correa lo vi una vez en mi vida. Si me citan voy a ir a hablar. No soy misógino, ni mucho menos homófobo. Tengo la inmensa tranquilidad de no ser nada de lo que él dice. Yo no soy monedita de oro y me parece bien que haya gente que no me quiera. No ando a los gritos y nunca ando solo en una cárcel. Yo tuve una reunión con Martín Correa. Me criticó porque yo estaba muy pendiente del teléfono. Nunca más estuve mano a mano con él. Si él sintió eso, iremos al lugar en el que tendremos que ir y le diré que no tengo ningún tipo de problema.

No me divierte. Graciela Barrera me llamó y he tenido reuniones con ella. No me gusta lo que se dijo y me parece extremadamente injusto. Ese tipo de hechos no los cometí. No soy mal tipo. Esa imagen es extremadamente inmerecida. No tengo problema en pedir perdón, pero de algo que no hice, no puedo pedir perdón.

Ombijam también forma parte de Nada crece a la sombra. Pamela Martínez que me ha hablado mal. Hay una denuncia penal porque ella es cabo. Son carriles en los que yo no intervengo. Está yendo a las clases de yoga, lo que se paró fue la escuela de yoga.

"No da para hacer tormenta en un vaso de agua", dijo Heber sobre fuga de Hugo Pereira

"Hay 2000 presos más. Quizá lleguemos a 3000 y eso es el talón de Aquiles. Tenemos un sistema que no da a vasto", dijo el ministro del Interior. La fuga del delincuente Hugo Pereira de la cárcel de Santiago Vázquez y la polémica respecto a la prohibición de ingreso de la ONG Nada crece a la sombra han sido dos temas que volvieron a poner la lupa sobre el Ministerio del Interior. "No hay una prohibición para la ONG de Denisse Legrand. Hay una prohibición para todas las ONGs", afirmó Heber.

Su llegada al ministerio

Venimos en un ministerio en el que existen todos los días problemas. Nos despertamos hoy y vemos qué pasó. Qué lío tengo hoy. Ayer se robaron dos pistola s a efectivos policiales. Las pistolas son muy importantes porque cuestan y porque pueden ser usadas para un atraco. Fue a dos policías que ocurrió en el gimnasio. Es todo u detalle que vamos a ir siguiendo.

Situación de las cárceles

En el ministerio en términos generales tenemos el talón de Aquiles que es el Ministerio de Justicia. Justicia administra la reeducación de los presos. Yo soy partidario de la creación del Ministerio de Justicia, quizá no sea el momento. No lo he hablado con el presidente. No descarto que a lo largo del período podamos replantear este tema porque se superponen tareas. El ministerio está para combatir el delito y a veces no es el más indicado para reeducar y reinsertar a la persona. Tenemos éxito en el combate al delito. En setiembre cerrarán los últimos números para publicar en octubre. Ahora nos estamos comparando con nosotros mismos, no con la administración anterior. Es mejor. Hay 2000 presos más. Quizá lleguemos a 3000 y eso es el talón de Aquiles. Tenemos un sistema que no da a vasto.

En el MTOP decía que muchas veces hay que empujar caracoles. Estoy en eso. Vamos a construir tres cárceles más en el Penal de Libertad y otras tres en barracones del interior. Si la concepción de la recuperación implica que tienen que trabajar, que a mí me parece indispensable, tenemos que ir a  las chacras policiales. Ahí estamos disponiendo en lugares como barracones, con presos de baja peligrosidad. La de Cerro Carancho es de media seguridad, como la que queremos hacer en el Penal de Libertad. Eso no alcanza, pero si no lo hacemos es peor. Hoy hay 13800 presos.

Fuga de Hugo Pereira del exComcar

En los centros carcelarios se fuga gente, lamentablemente. El año pasado se fugaron 45 del sistema penitenciario. No lo sabía. 40 fueron en 2019. 29 en 2017. Muchos se recuperan, pero hay fugas. Si me van a interpelar por cada fuga, voy a estar 40 veces en el Parlamento. No es el tema de fuga, es el tema de declaraciones.

Vamos a escuchar todos los elementos para que el fiscal determine desde dónde se fugó, por la cerca o por la puerta. Se suponía que había fugado por la puerta vestido de operador penitenciario, pero luego él confesó otra cosa. A mí me dijeron que el hombre era traficante. Para mí y para todos creo que una persona que trafica es un narco. Narco es una persona que dirige una red, disputa territorio, mata gente, no lo que en el común denominador, y me incluyo, que trafica drogas. Yo entiendo que sí, es un narco, pero no peligroso. Está en el Penal de Libertad. No es una persona peligrosa, porque peligrosa y narco estaría recluido en el Penal de Libertad.

Yo me enojé mucho cuando se me dijo que se había escapado un narco. Yo no me apuré en decir eso. No es que se mienta, varió la investigación. Tenemos antecedentes de gente que se escapó caminando por la cárcel, pero a mí me interesaba esta situación. Yo me enojo con lo mío. Aún no se dilucidó. No se puede escapar un preso caminando por la cárcel. Se hizo una investigación de urgencia. En 10 días lo agarraron.

Es raro. La persona confiesa luego que se fue por otro lado. Fue interrogado por la Jefatura de Montevideo. Si tuviéramos la sospecha de que fue ayudado, el INR sería la misma persona que lo interrogó. Fuimos y estaba la posibilidad. Revisamos las cámaras y durante varias horas no muestran nada. Yo manejé una opción de salida porque era la que se manejaba en ese momento. No encontrábamos en la cámara ningún elemento de salida por la puerta. Se sigue investigando. Hay un informe de Defensa que también se está cotejando por parte de la Fiscalía. En las cámaras no está. Pensábamos que era por la puerta porque estaba custodiado el cerco.

Hay una zanja. No hay cámaras ahí. El cerco ese sale mucha plata cambiarlo. Informo a la prensa en función de lo que se me dice. ¿Me apuré en informar? Me parece que es mejor informar que no informar. Quizá tenga que dedicarme mejor explicar cómo es el proceso de investigación. Si mañana la fiscal confirma de que fue por el tejido y no por la puerta, iba a cometer una injusticia en sospechar de gente que está al frente del Comcar y en el INR. No da este tema para seguir una telenovela tan grande.

Me permito lamentar y disculpar de la sensibilidad del señor Pereira de que no era un narco. Pido disculpas al delincuente, que ya era delincuente fuera de la cárcel.

Interpelación en el Parlamento por fuga de Pereira

Yo hoy tendría que ir al Parlamento a explicar. ¿Qué más hay para explicar? Cuando se escapó Morabito nosotros llamamos a la comisión de Seguridad. No da para hacer una tormenta en un vaso de agua. Nuestro problema son las cárceles. Bajamos el 20 y pico por ciento de la rapiñas. Sin prometer nada bajamos los números. Bajamos asesinatos, abigeatos, hurtos. Hay un éxito en la policía que a veces a mí me genera una indignación que no se reconozca. Hay una intencionalidad política de pegar producto de que se tiene éxito en otro lado.

Morabito era un capo mafioso de una organización internacional requerido en el mundo y se escapó por el techo en donde supuestamente había una cámara y destacamento. Ahí hubo seguro colaboración. Si a mí se me mintió o si se me ocultó información, voy a ser durísimo. Si no se fue por la puerta, voy a respaldar a las autoridades. Si se me miente, voy a actuar con mucha firmeza. Yo confío en la Fiscal. El ministerio ha coordinado muy bien su acción la la Fiscalía. El trabajo de la policía es agarrar al delincuente y probar que es delincuente. Si no hay elementos de prueba no podemos procesar. Tenemos 800 bocas de pasta base cerradas. Venimos dando un combate a la droga fuerte. Respaldo a la policía que está actuando bien, por eso no me gusta cuando se hacen acusaciones genéricas. Que digan en dónde hay abuso policial. No puedo corregir una acusación generalizada. Hemos comprado más cámaras corporales. Son 26 mil los efectivos que tenemos. Tenemos 1600 cámaras.

Convenios con Nada crece a la sombra

No hay una prohibición para la ONG de Denisse Legrand. Hay una prohibición para todas las ONGs. La LUC establece dos condiciones. Yo no renuncio al consejo. En el consejo hay gente del INR, Fiscalía, INR y MEC. Es un consejo asesor. Yo no sé de cárceles. Soy un hombre político. Pedí asesoramiento y es lo que estoy haciendo. El consejo no se puede partidizar. Teníamos un convenio que se había suspendido. Yo no soy quien para decidir si seguirlo o no. Había un informe contrario del INR contrario a Nada Crece, por eso fue al consejo. Va con todas la que lo requieran. Denisse Legrand me escribió y le dije que vaya a hablar al consejo.

Todos los convenios están siendo revisados, a ver si son convenientes o no. Hay organizaciones que no tienen convenios porque no requieren de plata. Hay dos convenios. Uno es para proveer y asistir en salud sexual y reproductiva. Esto genera contratos a médicos con convenios con la Universidad para hacer exámenes como PAP a las mujeres, que me parece bien. Cuando vino la pandemia, se suspendió. Nosotros no podemos depender de eso. Corrimos excepcionalmente a que estos exámenes los hiciera el hospital Policial. Faltan 24 exámenes. No me pueden pedir que por 24 personas más el convenio deba seguir. Lo que es lógico es que lo haga Asse. Tengo que hablar con Cipriani para que ponga más camas. Cayeron los contratos de médicos y no volvimos a contratar por 24 exámenes de todo el país. A mí se me explica que se terminó el convenio y que quedan 24 exámenes. Hay otro convenio de talleres que, o se ejecutan o se devuelven. El consejo me parece que va por el lado de ejecutarlo. Tenemos que esperar al consejo. No hay que partidizar. Generó molestias al consejo porque están al medio de una tormenta. Parecería que hay una presión para que se resuelva esto con urgencia. Vamos a buscar una solución, no queremos un enfrentamiento público con una ONG.

Tengo también la comisión de estrategia carcelaria que es la que mira el bosque. Va a elaborar un informe. Petit aboga por las penas alternativas y seguramente Texas tenga mejores recursos de lo que tenemos. Yo no voy a soltar presos. Esta administración no va a soltar presos. Tenemos muy poca gente para controlar penas alternativas. Ir a un sistema por el cual no tenemos control eficaz, prefiero avanzar en sistemas de semi libertad para gente con semi libertad en estos barracones.

Yo no tengo la denuncia sobre si González entró al consultorio ginecológico. Está bravo ingresar en esa instancia. Es difícil comprobarlo. Yo no pienso más de lo que leo. La denuncia no está. Me gustaría que cuando se habla de un asesor, se hable con pruebas. Santiago no volvió a tener injerencia. Denisse vino a decirme todo lo que había pasado. Le dije a Denisse que ni iba a tener relación con González tampoco. Santiago González no debería tener relación con ellos, es un asesor mío. Santiago está haciendo un formidable trabajo y me asesora en materia carcelaria. Yo soy una esponja. Su experiencia tiene un año. Él impulsó el plan dignidad y ha sido un gran plan.

Denuncias por faltas de garantías

Me gustaría tener una denuncia concreta de cuáles son las faltas de garantía. A la policía hay que darle instrucciones concretas. Asuntos Internos trabaja muy bien. Tengo excelente policía técnica. Tenemos que prever el delito y tener más cámaras. El Guardián quedó atrasado, pero está escuchando. Si no hay garantías, soy el primero en darlas. En Florida dicen que es un lujo como cárcel.

En el Plan Dignidad lo que queremos es sacar al preso del encierro. No tengo elementos de juicio para decir cómo era. Lo que me importa decir es cómo está y cómo está no me gusta.

Situación de extranjeros que delinquen

Sigo pensando que se tienen que ir en casos de delitos graves: violación, secuestro y narcotráfico. El estigma es tener gente que viene a delinquir. Abrimos nuestros brazos a que vengan a trabajar. No con la expulsión porque demora en un estado paquidérmico con siete años. También puede pasar que manden a nuestros uruguayos que delinquen.

Planteé reparos al pedido de amparo. Si es refugiado y está acá como refugiado, ¿cómo va a Cuba una vez por mes y vuelve? Es un inmigrante que viene. Ahí cuestiono la mentira y el mal uso de un instituto que es el refugio.

Acuerdo con Katoen Natie

Ruglio hizo un escándalo diciendo que era una venta del puerto. ¿Por qué tenemos que consultar a todo el espectro político por 60 años si con UPM fue con 50 años? Yo traté de explicarlo mucho más fácil, es como hacer un gol y no poder habilitarlo. Fue un gran gol de media cancha. No entregué el monopolio, hice una terminal especializada. Rossi hizo 30 años y 250 millones. Hicimos un año de negociación y tuvimos un gran éxito. La ley de puertos viene 30 años atrasados. Vamos a generar el mejor puerto de América del Sur fruto de la inversión de las empresas que tienen que resarcir. Estoy muy seguro de lo que hice, que no lo hice solo. Para mí es un gran acuerdo y eso el tiempo lo dirá de acá a cinco años. $55 millones de dólares habrá en cinco años.

Denisse Legrand: "Se está queriendo responsabilizar a la organización de que el Estado no tiene controles sobre las cárceles"

El Instituto Nacional de Rehabilitación (INR) prohibió a la organización Nada Crece a la Sombra el ingreso a las cárceles hasta que tenga un convenio o acuerdo firmado con el Ministerio del Interior, según dio a conocer la ONG en un comunicado. La organización señaló que con esta decisión se están "omitiendo y violando dos convenios vigentes" y que “coartan procesos educativos, de salud y de rehabilitación”.

Prohibición a Nada Crece a la Sombra a ingresar a las cárceles

El feriado 25 de agosto estábamos como todos los días organizando el ingreso a las cárceles y coordinando con el director del Comcar nos enteramos que teníamos prohibido el ingreso y que nos habían notificado. Nos decían que nos habían notificado por correo electrónico, no teníamos nada en el correo electrónico, después de estar toda la tarde pidiendo que nos notificaran nos reenvían un correo electrónico que había sido enviado a denisse.legrand.minterior.gub.uy, por supuesto que yo no soy funcionaria del Ministerio del Interior y por ende no tengo un correo institucional del ministerio por lo cual la notificación fue enviada errada. Recibimos la notificación en la que se plantea que las organizaciones que no poseen convenios se les prohíben ingresos a las cárceles, lo que desconocen es que tenemos dos convenios vigentes con el Ministerio del Interior y de hecho ya la vocería del Ministerio del Interior cambiaron la versión y plantearon que lo que se está haciendo es revisando los convenios. En menos de 24 horas de haber hecho pública la situación se cambió la versión del porqué de la prohibición del ingreso.

Santiago González en conferencia de prensa planteó que estaba evaluando los convenios existentes, no es lo que dice la notificación, la notificación dice claramente que las organizaciones que no poseen convenios no pueden ingresar y por eso se prohíbe el ingreso de Nada Crece a la Sombra firmada por Luis Mendoza.

Convenios

Tenemos dos convenios vigentes, uno es  con presidencia de la República y el ministerio del interior para el cual se estableció  un pago de 5 millones de pesos. Inicialmente hubo un primer giro el 18 de octubre de 2019 en el que se pagaron 600 mil pesos. Ya con este gobierno hubo un segundo giro el 6 de marzo de 2020 por el cuál se pagaron 780 mil pesos y finalmente 13 meses después de atraso el 23 de abril de 2021 se nos pagaron el restante del convenio que son 3 millones 620 mil pesos, justamente el objeto de este convenio es hacer talleres en cárceles. Esos 3 millones 620 mil pesos como había obligaciones del Ministerio del Interior que estaban siendo incumplidas nosotros no tocamos nada de esa plata, no gastamos nada y estábamos esperando la regularización para su correcta ejecución. A su vez, tenemos el convenio de Plan de Salud Sexual y Reproductiva que también es apoyado por el Ministerio de Salud Pública, ASSE, la Facultad de Medicina de la Universidad de la República y el Sindicato Médico del Uruguay, que establece la atención ginecológica e integral a todas las mujeres privadas de libertad. Se asistió al 70 % de las mujeres priviadas de libertad que es básicamente Montevideo, Paysandú y Salto, y a partir de la pandemia en diciembre hubo una suspensión preventiva por razones obvias y resta cubrir 11 cárceles del interior del país. Desde abril estamos solicitando el nuevo cronograma para poder ir a las 11 cárceles que restan cubrir donde están el 30 % de las mujeres y no recibimos respuesta.

Nosotros durante todo el tiempo trabajamos, durante todo el tiempo hicimos los talleres y lo que no hicimos fue cobrar, que es diferente. Es diferente que se diga que nosotros cobramos sin trabajar a lo que pasó que fue que trabajamos sin cobrar. Los informes fueron remitidos al Ministerio del Interior de forma oficial y la prueba que se presentó en esa investigación fue un planillado de un mes del cuaderno del Comcar donde hay nombres de pila, entradas y no salidas, no se registró la otra cárcel donde trabajábamos todos los días que es la cárcel de mujeres, entonces efectivamente hubo alguna autoridad que nosotros cobramos y no trabajamos, yo no vi ninguna, porque ninguno se animó, porque decir eso no sería solo mentir sino que sería demostrar que no tienen presencia en territorio, que es donde nosotros estamos todos los días.

El informe periodístico del cual nosotros teníamos conocimiento desde hace ya muchos meses de que iba a salir, lo que sabíamos que querían buscar los ingresos del Comcar, ingresos de un cuaderno, a partir de que se dijo que ese informe se iba hacer, empezamos hacer los registros porque la cárcel ni siquiera pedía los registros y nunca se llevaron adelante los controles reales y nunca se aportó la información real que fueron los informes de evaluación. Para empezar se olvidaron de una cárcel, que es la cárcel de mujeres, nosotros todos los días trabajábamos en la cárcel de mujeres y en el Comcar. Se presentó un planillado de un cuaderno de registro que se firma a mano a veces si a veces no, si esa es la fidelidad en la cual nos vamos a basar para analizar una política pública, a mí me preocupa mucho. Falta de control de las autoridades. Nosotros presentamos informes de evaluación, presentamos las bitácoras, formalmente y  metodológicamente aprobado nuestro trabajo que es lo que hacemos que es un trabajo profesional y además, lo puede hacer las autoridades a través de entrevistas de los directores de las cárceles quienes son los que controlan nuestro trabajo de las personas con las cuales trabajamos. Acá lo que se quiso hacer fue invertir la carga de la responsabilidad, se está queriendo responsabilizar a la organización que llevó adelante su trabajo de que el Estado no tiene controles. Los responsables de que no haya controles, los responsables de que no se sepa qué entra y qué sale o quién entra y quién sale del Comcar, quien está en agenda y va ser interpelado el ministro. ¿Es una organización social o es el Estado quien debe controlar? Acá se invirtió la responsabilidad de la carga.

Cobro

No nos pagaron durante 13 meses. Nosotros no tocamos el dinero aún primero porque el convenio establece que la obligación es presidencia paga, el Ministerio del Interior define las cárceles y garantiza el ingreso lo que no están haciendo y supervisa. Tenemos registros del contacto con las autoridades desde el inicio de la gestión solicitando la regularización de ese convenio para que exista la supervisión y para exista la definición de las cárceles y el permiso de ingreso. Nosotros propusimos trabajar en Comcar, en la cárcel de mujeres, en la cárcel de mujeres con hijos y en la cárcel de Canelones. Solo no nos pudieron sacar de Comcar que era donde trabajábamos, después en la cárcel de mujeres desde las autoridades dentro de la cárcel se amenazó a las mujeres que trabajaban con Nada Crece a la Sombra que perdían las comisiones laborales y educativas si participaban de nuestra propuesta. Se presentó la situación formalmente a Luis Mendoza y él dijo que de ninguna manera podía pasar eso y que él mismo se iba hacer cargo de esta situación, yo sigo esperando que Luis Mendoza se haga cargo de esta situación. Durante todo 2020 las mujeres que trabajaron con nosotros en la cárcel de mujeres manifestaron haber sido amenazadas. A su vez, presentamos un proyecto junto a la Licenciatura de Psicomotricidad de la Universidad de la República, justamente el programa de presidencia es para abordar el uso problemático de drogas y todo lo que tiene que ver con la política de drogas dentro de las cárceles. Tres de cada cuatro mujeres con hijos de la Unidad nº9 están presas por delitos de drogas. Presentamos un proyecto específico con la Licenciatura Psicomotricidad que cuenta con el apoyo de Unicef, ONU Mujeres y el programa de Naciones Unidas para ejecutar en el marco de este convenio por ende el dinero ya estaría destinado tampoco se aprobó. No nos permitieron trabajar. Presentamos una propuesta en la cárcel de Canelones también en coordinación con la Intendencia de Canelones para llevar adelante una construcción laboral como se hizo en el Comcar con la Intendencia de Montevideo, no se permitió. Y nosotros durante todo este tiempo lo que hicimos fue mantener nuestro trabajo en el Comcar yendo todas las veces que el gobierno nos permitió que básicamente fue cuando la pandemia lo permitió e incluso durante la pandemia nos solicitaron que fuéramos cuando estaban prohibidas  las actividades educativas, llevamos más adelante nuestro trabajo y de repente se presenta un planillado parcial del cual nosotros conocemos perfectamente su existencia , a mí me gustaría que lo controles del Estado sean mucho más rigurosos, que los controles del Estado sepan quién entra, a qué entra, qué es lo que hace y más todavía cuando hay fondos públicos involucrados. Resolvimos no gastar la plata justamente porque nosotros podíamos cuando cobramos que fue lo que nos planteó presidencia de la República cobrar los 13 meses de sueldos, porque nos pagaron 13 meses tarde. No sé si se entiende lo que es estar 13 meses trabajando sin cobrar el salario es algo que sobre la familia recae bastante.

Dentro de la organización nosotros decidimos no cobrar por dos motivos: primero porque cobrar 13 meses juntos imagínense la rendición de cuentas y lo que hubiera sido públicamente si se cobra 13 meses juntos, si se está diciendo por ejemplo de que yo soy millonaria, cobré 43 mil pesos en noviembre de 2019 y 43 mil pesos en julio de 2020 y soy millonaria. Que se hubiera dicho que si nosotros hubiéramos cobrado 13 meses de salario juntos, estamos  hablando del salario de un tallerista que es de 15 mil pesos nominales, qué se hubiera dicho públicamente. Primero una valoración política y pública de cómo se iba usar eso y lo otro que fue la valoración más importante para nosotros fue que estuvimos 13 meses sin cobrar y estuvimos reclamándole al gobierno el pago de eso y lo que planteamos fue que con estos 3 millones 620 mil pesos trabajamos tres años para adelante. Tenemos la estabilidad como organización para trabajar tres años para adelante. Yo si tengo que elegir lo que pasamos para atrás y cobrar para atrás 13 meses o trabajar tres años para adelante con la tranquilidad de tener nuestro salario asegurado, no lo dudo. No le vamos a cobrar porque fue una decisión política de nuestra organización no haberlo cobrado y proyectar el gasto hacia adelante. Justamente lo que nosotros queremos y lo que nosotros le pedimos al gobierno, al ministro del lnterior, lo pedimos en Prosecretaria de presidencia es de quien depende la Junta Nacional de Drogas que es justamente quien transfirió esto, que se regularice esta situación y que se proyecte este gasto para adelante. Es bastante diferente a lo que se está diciendo, a los delitos que se nos acusaron, a todo lo que se planteó hasta un enriquecimiento indebido, una malversación de fondos, un montón de delitos que ofenden bastante y que estamos hablando de una organización que trabaja donde poca gente quiere trabajar. Ahora está un poquito más de moda la cárcel, pero invito a cualquiera a ir al módulo 3 y a contarme el lujo que es esa oficina para trabajar.

Cuando recibimos el dinero consultamos a los contadores de presidencia que nos dijesen cómo ejecutar ese dinero, considerando la deuda. Recibimos información que no era muy entendible, esto computar la deuda toda junta en un pago. Computar toda la deuda en un pago se está diciendo que somos millonarios cuando hay gente que se ve en los recibos de sueldo que se publicaron de que había gente que cobró 2 mil pesos o 6 mil pesos y con esos se dijo que éramos millonarios. El costo político y público de una ejecución para atrás todo junto para nosotros era muy alto. Nosotros políticamente preferimos renunciar a ese cobro y proyectar de nuevo tres años para adelante porque para nosotros la estabilidad es todo y poder tener la tranquilidad de decir en esta cárcel vamos a estar trabajando tres años con estas condiciones, con estas personas y con estas seguridades y garantías. Parte de lo que nosotros queremos es salir de la precariedad laboral. Nosotros no somos voluntarios, nunca dijimos que era voluntarios, no somos fanáticos del voluntariado en las cárceles ni en el voluntariado de nada a favor de las poblaciones más problemáticas del país y más complejas. Pero, hay un juego de querer creer que lo mejor para la política de la pobreza es el voluntariado y no lo es.

Lo decisión de no cobrar no es altruista ni para limpiar la imagen porque fue una decisión que teníamos tomada antes de que esto sucediera. Era una decisión que tomamos entre todos los integrantes de la organización y fue trabajo no pago. Nosotros preferimos pensar que es trabaja no pago que pensar que es un voluntariado porque son cosas bien diferentes. El voluntariado es una política y es entender que las poblaciones más vulneradas tienen que ser abordadas desde la buena voluntad de las personas  y nosotros nos formamos para esto, nos capacitamos para esto y muchos de nosotros dedicamos parte de nuestra carrera profesional a trabajar con esas poblaciones. Por supuesto, el derecho al trabajo merece una remuneración a cambio y en ese sentido preferimos proyectar tres años para adelante. Si hacen el cálculo de lo que son 3 millones 620 mil pesos tres años para adelante estamos hablando de un costo de 100 mil pesos por mes, entre salarios, materiales y combustible porque hay que llegar a las cárceles porque llegan muy poco transporte público por día. Eso es más o menos el costo que estimamos más otros fondos que tratamos de conseguir. Vendemos remeras, buzos, o sea, a mi me encantaría no tener que vender remeras y buzos, estoy grande, ya lo hice, ya fui joven, me parecía que todo eso era parte de una militancia divertida, ya no me divierte ni ya no me parece que la política social de este país tenga  que ser abordada por una organización que tiene que vender buzos para terminar de solventarse. Ahora es lo que nos toca hacer, es lo que nos toca hacer y lo que queremos hacer por sobre todas las cosas para adelante es poder garantizar a la gente con la cual trabajamos el periodo de tiempo que vamos a trabajar y los derecho laborales que tenemos, que queremos tener porque muchos de nosotros elegimos trabajar en esto, no es que nos falta trabajo, elegimos trabajar en esto.

Evaluación del trabajo

En la cárcel que no se anotara quién ingresa y quién no, no quiere decir que no haya registro del trabajo que se hizo ni que nosotros no tengamos las metodologías sociológicas para evaluar lo que se hizo. Se está invirtiendo la carga de la responsabilidad. Me preguntas a mí por qué el ministerio no controla y no lo sé. Hay que preguntarle al Ministerio del Interior. Hubo distintos sociólogos trabajando en esto y nosotros decidimos incluirlos. Es interesante el lugar que toma Nada Crece a la Sombra. Hay más organizaciones que entran a la cárcel ¿El resto de las organizaciones que entran a la cárcel? ¿Las iglesias? La exposición de la organización fue siempre parte de la política de posicionarla en la agenda de la cárcel. Si ahora es política la decisión, creo que es una decisión arbitraria. Quiero creer que no es una decisión del Ministerio del Interior. Su forma de proceder es bastante improvisada porque a las cárceles la conocieron en marzo de este año.

Recibimos ayer una nueva comunicación formal. Ayer se nos dijo que luego de la comunicación pública se iban a derivar todos los temas al Consejo de Política Criminal. Reconocen ahí los dos convenios existentes.  Y reiteran la prohibición del ingreso. Es llamativo como cose delega al Consejo de Política Penitenciaria. Los espacios de asesoramiento que creó la LUC son muy importantes. Es llamativo que plantee que este consejo es quien toma las decisiones por sobre el ministro. Nosotros quisimos hablar con él y lo derivó al consejo. El consejo lo primero que se hace público es el recorte de una política que ya fue paga por el Estado.  ¿Cuál es el rol del consejo: crear una política o destruirla?

No tenemos información de las otras organizaciones que convienen con el Ministerio del Interior ni con qué convenios tienen vigentes. Tampoco sabemos de otras que se les haya prohibido el ingreso.

Más de una vez denunciamos una persecución a lo largo del tiempo de esa jerarquía de González. Ese episodio se lo planteamos a Jorge Larrañaga. El 8 de agosto él definió que esa persona no se comunicara más con nosotros. Luego del lamentable fallecimiento de Larrañaga él se comunicó con nosotros. Tuvimos una reunión con Heber y le plantemos la situación y Heber mantuvo la condición. Hemos tenido distintas situaciones. Tenemos una notificación de prohibición de ingreso a las cárceles sin sustento que desconoce dos convenios. ¿Es una persecución o no? Es una pregunta  para el Ministerio del Interior. Nosotros entendemos que sí, pero no señalamos a todo el Ministerio del Interior, señalamos directamente al director de Convivencia Santiago González. Nosotros vamos a presentar un recurso  administrativo jurídico de revocación de esta carta porque ni siquiera es una resolución entonces es muy difícil. Se está vulnerando también nuestro derecho al trabajo, un derecho básico consagrado en nuestra Constitución.  Estamos analizando las acciones legales a nivel laboral y otro tipo de acciones.

Presentamos una serie de situaciones en la que en la reunión inicial González dijo que hoy no podía salir en medios hablando sobre cárceles. Esto fue en abril de 2020. Dijo también que nuestra organización no podía seguir comunicando las muertes en cárceles. Nos acusaba de que nosotros nos habíamos enterado de un suicidio en cárceles antes que ellos. El problema ese de ellos, no de nuestra organización. González leyó las historias clínicas de las mujeres que están privadas de libertad, algo que está prohibido. Eso generó una situación en el que él quiso ingresar al consultorio en donde se estaba atendiendo a una mujer. Quiso entrar bajo el argumento de que él era un jerarca. Lo que sucedió  una semana después en el que las mujeres privadas de libertad las habían despertado con golpes en la puerta y por eso se negaron a recibir la atención psicológica ese día. Recibimos una llamada de Santiago González a los gritos diciendo que nosotros no podíamos decir qué era lo que pasaba en las cárceles. Lo llamé a Larrañaga para decirle que ese era el límite. Sin decirme el nombre, Larrañaga dijo que Santiago no se iba a comunicar conmigo.

El poder de liderazgo que tenía Larrañaga y la capacidad política era una y después hay una especie de Ministerio del Interior que está atravesando una especie de crisis. No es lo mismo imponer un ministerio que tiene gente de su confianza, a ser un ministro que tiene que cumplir con ese legado, tener un equipo y una persona que viene de otro palo y otra carrera política. Ojala las temáticas del ministerio del interior las empecemos a trabajar con seriedad.

Primero tenemos que ejecutar el convenio que era por un año. No va a ser necesario firmar otro convenio que implique otra transferencia económica. Falta que el ministerio cumpla con el convenio que tiene n vigente que definir las cárceles y permitir el ingreso.

Denuncia en TV Ciudad

Yo ya declaré. Sé que declararon otras personas. Es un tema en el que yo no vengo a hablar y también elijo dejar atrás porque tengo poca expectativa de que pase algo. Ojalá en los espacios de poder no siga habiendo gente que violenta trabajadores desde los espacios de poder.

 

Joven de Inisa está hospitalizado con fractura de cráneo en el Hospital Maciel

La ONG "Nada crece a la sombra" denunció el caso y piden a Fiscalía que investigue el episodio. Conversamos con la coordinadora de la ONG, Denisse Legrand.

Denisse Legrand: "Todas las cárceles tienen que empezar a pensar en los espacios de convivencia"

La coordinadora de la ONG "Nada Crece a la Sombra", conversó sobre la inauguración de una plaza y la fotogalería a cielo abierto en la cárcel de Santiago Vázquez. Además, explicó las distintas realidades y complejidades de las cárceles del país, de las personas privadas de libertad y sus familias.

Salud sexual y reproductiva en cárceles: papanicolau, colposcopía, mamografía, anticoncepción y asesoramiento de IVE

Denisse Legrand, de la organización Nada Crece a la Sombra, contó cómo este plan mejora la calidad de vida de la población carcelaria y ayuda a mejorar la seguridad.

El Ministerio del Interior y el colectivo Nada Crece a la Sombra firmaron esta semana un acuerdo para la atención de la salud sexual y reproductiva de las mujeres en las cárceles. El objetivo es que el 100 % de las reclusas tenga sus estudios al día.

Es la primera vez que vengo por una buena noticia.

Un plan nacional que fue un censo a mujeres privadas de libertad. La salud mental es un gran problema de la población carcelaria.

Ocho de cada diez tiene uso problemáticos de drogas, también el suicidio: una de cada tres mujeres piensa en matarse y una de cada cuatro lo intenta. Otro problema es la salud sexual y reproductiva. Encontramos que en todos el país ocho de cada diez mujeres no tiene el pap vigente y en las mayores de 50 años – que deberían tenerla mamografía vigente – en Montevideo el 92 % no la tiene y en el interior dos de cada tres no la tienen. En este contexto, la cárcel constituye factor de riesgo para el cáncer de cuello de útero y cáncer de mama.

La clave en la que deberíamos repensar las cárceles es que se trata de una cuestión de gestión y que a corto plazo se puede solucionar.

Plan de Salud Sexual

Este plan tiene un costo de $1.080 por mujer privada de libertad y viene reforzar el inmenso trabajo de los equipos territoriales pero que falta es una política de Estado. Lo importante es que incorpore distintos actores como la academia y la sociedad civil para saltear los camiseteos partidarios.

Hemos encontrado un Ministerio abierto al diálogo, nos hemos reunido varias veces. También se dieron cuenta que no era tan fácil como parecía. Uno cuando es oposición puede quejarse, pero después es difícil gestionar la crisis del día a día.

Esto es una deuda histórica de todos los gobiernos. Cuando Vázquez asumió en 2005, decretó la crisis del sistema penitenciario. Cuando el relator contra tortura de la ONU hizo un reporte lapidario empezó la reforma del sistema penitenciario, que tuvo cuatro ejes. Reducir el hacinamiento, que era 160 % y el aceptado es 110 %, incorporar al personal civil y otras dos patas que son un debe que son la mejora de la calidad de vida y las políticas de rehabilitación.

Desde el Legislativo se cree muchas veces que el aumento de la población carcelaria y de las penas podría mejorar la seguridad en calle. En realidad lo que mejora la seguridad es la cárcel. En la situación en la que está no mejora la seguridad, fomenta la criminalidad, perpetúa la violencia y difícilmente mejore la seguridad. También surgen delitos dentro de las cárceles.

Hay cuestiones que se plantearon en nombre de la seguridad que no tendrán un impacto, como reducir o limitar las salidas transitorias: 1 % de la población privada de libertad las tiene. Hay que pensar que esas salidas salen después de un proceso de trabajo. Se está sacando un incentivo por hacer las cosas bien y se acumula a las personas en la cárcel sin mucho para hacer.

Proceso de trabajo

Era una propuesta que veníamos haciendo y no recibimos demasiada devolución. Lo importante fue sumar a agentes como ASSE y armar una alianza para hacer una política finita de siete meses en la que podemos evaluar resultados. Al cierre del proceso todas las mujeres van a tener el papanicolau al día, colposcopía, mamografía, asesoramiento en anticoncepción y asesoramiento de la interrupción voluntaria del embarazo.

Se recibe con mucha apertura. Las personas necesitan que se las atiendan. Lo importante es que podamos dejar de existir. Cambiar el sistema tiene un costo pero es menor que el costo de vida.

Cada vez más los medios dan este debate con responsabilidad y seriedad.

La seguridad sigue siendo lo que más nos preocupa.

Todas las personas tienen miedo. Eso pasa por pensar en cuestiones que van más allá de perfilismos.

A nadie le sirve que las cárceles revienten, no solo por el costo vital.

El país no se refunda por cinco años y sigue habiendo gente presa.

Denisse Legrand y la violencia entre reclusos: "A ningún gobierno le sirve que las cárceles revienten"

La coordinadora de la ONG Nada Crece a la Sombra advierte que hay que cambiar el modelo carcelario.

Con los tres reclusos asesinados en el Comcar, son seis los homicidios que se produjeron este año en cárceles uruguayas. Los tres muertos de este miércoles fueron apuñalados en peleas entre presos que se desataron en dos módulos.

En el Comcar hay casi 3.600 reclusos. Las autoridades no han detectado vinculación entre la pelea del módulo 3 y la del módulo 10. Sí creen que disputas por drogas pueden estar detrás de ambos incidentes

Los últimos datos oficiales de homicidios en cárceles son del año 2018: fueron 19 fallecimientos, la cifra más alta hasta ese momento.

En el año 2019, según datos del comisionado parlamentario Miguel Petit, se produjeron 20 homicidios en cárceles.

En lo que va del 2020 son 6 asesinatos, sumando los tres de este miércoles.

La ONG “Nadie crece a la sombra” trabaja todos los días colaborando con la rehabilitación en las cárceles.

Su coordinadora dijo a Telemundo que los conflictos armados, que ocurren todos los días, son consecuencia del modelo carcelario. Dijo que cambiarlo es una decisión política, que excede el trabajo de las autoridades carcelarias.

Denisse Legrand, coordinadora de la ONG Nada Crece a la Sombra: Es un problema de seguridad que no pensemos el modelo de otra forma, que sigamos pensando que meter gente en la cárcel en situaciones deficitarias, con altísimos niveles de violencia e ilegalidad va a ser la solución para algo. No hay una voluntad política general de promover que la rutina no sea a través de la violencia. Hay que generar programas de tratamiento de uso problemático de sustancias, tratar de reducir la violencia, trabajar con las personas en el día a día. ¿Cómo hacemos para que reduzcan su violencia y que aparezcan alternativas al delito? Los momentos de cambio son muy complicados por eso creo que desde la política las autoridades sean responsables en la transición, que no se generen miedos ni más niveles de violencia, porque todo lo que pasa afuera repercute adentro. Generar determinados mensajes va a generar que las personas piensen cómo organizarse y eso puede resultar en conflictos de este tipo o en motines. Y a ningún gobierno le sirve que las cárceles revienten, entonces responsabilidad en la transición y ver qué se hizo bien y qué se hizo mal. Para tratar de generar un modelo carcelario que sea un consenso de todos los partidos, tanto de la coalición como del Frente Amplio porque la cárcel es una deuda histórica de todos los partidos, ninguno pudo y no va a poder solo. 

Cómo fueron las reyertas que terminaron con la vida de tres reclusos en el Comcar

El precio del periodo: ¿cuánto cuesta menstruar?

Se instaló el debate sobre una posible rebaja tributaria a protectores femeninos y lo hablamos con la periodista Denisse Legrand.

ASSE investiga posible abuso sexual en la cárcel de mujeres: "El intercambio de sexo oral por psicofármacos no es una situación cotidiana, pero es grave"

"Es una bestialidad decir que esto no era un abuso, desacredita a toda la institucionalidad", consideraron desde Nada Crece a la Sombra. "Mejorar las cárceles redunda en mejorar la seguridad y la salud", agregaron.

ASSE está llevando adelante una investigación sobre posibles irregularidades detectadas en la unidad 9 del Instituto Nacional de Rehabilitación (INR). Los hechos ocurrieron el pasado 15 de junio, cuando dos enfermeros habrían abusado sexualmente de una mujer privada de libertad.

Abordamos el tema junto a Denisse Legrand  y Daniel "Turco" Márquez, integrantes de “Nada Crece A La Sombra”, una organización que trabaja en varios cárceles, incluida la de mujeres.

Denisse Legrand

Es una unidad pequeña que tiene bastante asistencia externa de diferentes programas. Viven unas diez madres. Es una unidad que merece especial atención porque allí viven las madres con sus hijos en los primeros años de crianza.

Nos alegró mucho la responsabilidad política en este tema. Había que responder con celeridad.

Estas declaraciones son tan graves que hacen parecer que podría ser una situación cotidiana. Esto no es cosa de todos los días, no tenemos un sistema que intercambio sexo oral a cambio de psicofármacos. Tenemos que bajar el nivel de paranoia sobre las cárceles. Pero esto es un hecho grave.

Es una bestialidad decir que esto no era un abuso, desacredita a toda la institucionalidad. Un jerarca no puede decir eso, menos si es el jerarca de salud mental.

Ahora hay que ver cómo hacemos para que esas mujeres vuelvan a confiar en el sistema de salud. Y cómo acompañamos a los niños de menos de dos años que están en ese centro con sus madres mientras existe una situación de abuso sexual.

Los programas de gobierno enfatizan en el sistema carcelario en cuanto a la seguridad. Existe altísimo nivel de coincidencia entre los partidos políticos: todos plantean cárceles más pequeñas, apoyo postpenitenciario, políticas socioeducativas de rehabilitación. Si hay toda esa voluntad política, debería aprovecharse un acuerdo multipartidario para avanzar en propuestas. La cárcel es un problema para la seguridad y solo se va a salir adelante con un acuerdo de todos los partidos.

Hay que hacer un repienso de la gestión: hoy se gasta mucha plata, pero hay que ver cómo.

La violencia en el sistema penitenciario genera muertos. No podemos seguir adelante con eso en una democracia. Para mejorar la seguridad hay que mejorar la situación de las cárceles. Los niveles de reincidencia son altísimos, casi del 70 %.

Daniel Márquez

La asimetría en el vínculo existe. El Estado tiene una responsabilidad sobre las personas más vulneradas.

Los equipos de salud tienen que cuidar. No existe análisis para hacer: quienes estamos ahí tenemos que cuidar la salud de las personas. Hay un grave atentado hacia la ética de los funcionarios, pero también por negar una situación evidente.

Esto no cambia con un cambio de jerarca, pero sí hace que se tenga visibilidad sobre el tema. Los equipos de salud tenemos que tener más formación sobre poblaciones vulneradas.

Queremos demostrar desde Nada Crece a la Sombra si las mujeres privadas de libertad tienen acceso a PAP, por ejemplo. ¿Tienen acceso a la IVE? Vamos a llevar adelante un estudio científico con el apoyo de las instituciones.

Mejorar las cárceles redunda en mejorar la seguridad y la salud.

"En las cárceles terminás siendo un animal deshumanizado que lo único que quiere es cruzarse con su enemigo y lastimarse"

"Hay que dejar de ver la cárcel como un lugar de merecido castigo porque no es la solución a la inseguridad", afirmó Denisse Legrand.

Las cárceles uruguayas vuelven a ser tema de debate a partir de los graves incidentes que se registraron entre reclusos del Comcar. ¿Es posible la reinserción social de los internos en medio de este panorama? Abordamos el tema junto a Denisse Legrand, coordinadora de Nada Crece a la Sombra, un programa socioeducativo en cárceles.

Nosotros estuvimos trabajando hasta diciembre en dos de los módulos más conflictivos. Siempre se puede elegir qué imagen mostrar: lo que vende es mostrar las peleas. Este problema es crónico y es necesario abordarlo con actividades socio-educativas.

Nosotros trabajamos en el módulo 10 con unas 30 personas. Íbamos todos los días que no había visitas. Así como se ven imágenes cotidianas como estas, también se ven otras. El perfil de quienes protagonizan estos videos es del mismo que las personas que participan en nuestros talleres.

Las horas de encierro son altísimas. Algunos módulos del Comcar están olvidados. Cuando persona es privada de libertad tiene que aprender a vivir preso. En este caso, vivir preso es vivir a través de la violencia  y establecerse en un determinado rol. Cuando las personas vuelven a lo que sería la integración social tienen serias dificultades de adaptación.

Deberíamos prender un alerta sobre cómo en los últimos tiempos están sonando la palabra militares como solución a todo. Hay que reconocer que las personas privadas de libertad son sujetos de derecho y merecen una vida digna. Pero decir eso es poco redituable y no trae votos. El delito genera daños e impacto desde distintos lugares. La discusión tiene que darse desde lo político.

Los altísimos niveles de violencia en las cárceles generan más inseguridad, la misma inseguridad que podría volver a golpear a las personas que ya sufrieron por la delincuencia. Las cárceles no detienen el delito ni las redes delictivas.

En las cárceles terminás siendo un animal deshumanizado que lo único que quiere es cruzarse con su enemigo y lastimarse. El Estado se tiene que relacionar de otras formas con esas personas. Necesitamos una vinculación alternativa a la violencia para no seguir reproduciéndola.

Hay que dejar de ver la cárcel como un lugar de merecido castigo porque no es la solución a la inseguridad.

Nada Crece a la Sombra, un proyecto socioeducativo en cárceles que busca combatir la idea de que los presos son irrecuperables

"Es muy difícil pensar en una perspectiva de vida cuando se mira alrededor y hay un contexto de miseria absoluta", reflexionó la coordinadora del proyecto.

“Nada Crece a la Sombra” consiste en un proyecto socioeducativo en cárceles que surgió hace cuatro años y que desembarcó a mediados de marzo en los módulos  4, 8, y 10 del Comcar. Su objetivo es alejar a los presos del mundo del delito, pero ¿cómo lo hacen y qué resultados tienen?

Abordamos el tema junto a la coordinadora del proyecto, Denisse Legrand.

Arrancamos en el Comcar en el módulo 4, en la parte LGBT, y con el módulo 8, que es el más violento. Ahí empezamos con taller de radio, fútbol y rap. Ahora también arrancamos en el módulo 10, con la necesidad de ver cómo se toma en realidades diferentes.

Nosotros somos 30 personas de distintas formaciones: jugadores de fútbol, profesores de educación física, médicos, sociólogos, profesores, etcétera. Es un grupo que viene sosteniéndose desde el 2014.

Es realmente difícil sostener una intervención en contextos de encierro. Es necesario que más allá de la voluntad de distintas personas, sea una cuestión de política pública.

El desistimiento es el alejamiento del mundo del delito: eso es lo que trabajamos. Tratamos a través de la educación y las actividades socio-educativas generar un quiebre en la trayectoria delictiva. El delito implica también una cuestión de identidad, por lo que buscamos que la persona construya una nueva identidad, que tenga algo nuevo para hacer y pensar, incluso otra forma de sentirse reconocido.

Cuando empezamos con esto, había gurises que hacía dos años que no salían de sus celdas. No ver la luz, no poder tener contacto con la familia y hacer otras cosas, y estar sumido en un régimen violento, determina un montón de cosas. Y las reacciones frente a salir una cancha o tener un taller de música son generalmente positivas. Estamos aprendiendo todo el tiempo a encarar estas situaciones.

No nos involucramos en retomar la historia delictiva, porque los que están privados de libertad muchas veces no presentan relación en su conducta intracarcelaria con el delito que cometieron. Es realmente difícil vivir en una cárcel: cuando hay que sobrevivir, hay que sobrevivir. El sistema ofrece sobrevivir muchas veces a través de la violencia, y eso hace que cuando esas personas salen, sigan aplicando eso.

La rehabilitación es muy difícil. Estamos mejor que en otras épocas en las que estábamos en un agujero negro. Falta demasiado a nivel de discusión. ¿Por qué en vez de darle una comida decente a las personas les damos en realidad rancho, que es un caldo con grasa? ¿Cuánto gastamos en medicación?: gastamos mucho porque la comida que les dan les repercute en el cuerpo.

Es muy difícil pensar en una perspectiva de vida cuando se mira alrededor y hay un contexto de miseria absoluta. No tenemos las condiciones para poder ofrecerle a una persona que cometió delitos que si no quiere robar más se le puede dar un laburo en el que lo van a tratar como uno más. Es difícil pensar en cambiar la trayectoria delictiva si cuando salen vuelven al mismo entorno y a rodearse de los mismos.

Lo que más caro nos sale es el 60 % de reincidencia y la cantidad de políticas de seguridad que se aplican y que no están teniendo los resultados esperados. Hablar de seguridad es hablar de educación. ¿Cuánto queremos seguir torturando a la gente privada de libertad o cuánto queremos invertir para que esas personas tengan una rehabilitación y puedan salir al mundo de otra manera? No es cierto que son irrecuperables. Ocho de cada diez  presos quiere salir de la cárcel, pero no sabe si podrá lograrlo.

El miedo no puede construir políticas de seguridad. Tenemos un montón de gente que nunca estudió criminología, pero está construyendo las políticas de seguridad.

Más información en la página de Facebook de Nada Crece a la Sombra.