La Armada trabaja en la contención del derrame de derivados de hidrocarburos de barcos encallados en el Arroyo de Las Vacas

Se mantiene dentro de una zona de contención mientras Prefectura realiza la limpieza.

Este es el tercer derrame proveniente de esos barcos abandonados, en lo que va del año.

La prefectura de Carmelo colabora con el ministerio de Transporte: coloca barreras absorbentes y esponjas, que luego lleva a tarrinas para escurrir.

Para retirar esos buques del arroyo Las Vacas, está en marcha una licitación. En casos anteriores hubo oferentes, pero no es sencillo.

La ganancia puede no ser suficiente para la inversión y los riesgos que se corre para retirar las embarcaciones del agua y trasladarlas a otro lugar.

De los siete barcos que quedan allí, tres son los que se soltaron e impactaron contra el puente giratorio de Carmelo en diciembre del año 2018.

La expresidenta de Ancap Marta Jara fue procesada en Argentina por un derrame en el río Paraná

Desde 2017 tanques de una empresa argentina subsidiaria de Ancap provocaron una fuga de hidrocarburos al río. 

La sentencia es de un tribunal con jurisdicción en la provincia de Buenos Aires, donde hay una planta de Carboclor, una empresa argentina subsidiaria de Ancap.

El 6 de marzo de 2017 un tanque de la empresa Carboclor empezó a perder hidrocarburos en el río Paraná. Tiempo después se radicó una denuncia contra la empresa por delito ambiental.

La investigación terminó con los procesamientos de Marta Jara, porque era presidenta del directorio, y del gerente de mantenimiento de Carboclor.

La sentencia establece que esa pérdida en los tanques de almacenamiento de hidrocarburos se mantuvo por años, que hubo omisión de las normas y errores graves del personal. El fallo detalla que el tanque se pinchó por efecto de la oxidación y establece que para que eso pase, debe pasar mucho tiempo sin el mantenimiento adecuado.

Además, sostiene que ese hidrocarburo para vertirse en el río tuvo que recorrer unos 390 metros y pasar varias barreras. Por todas estas cuestiones, es que el magistrado consideró que hubo omisiones de inspecciones.

Marta Jara dice en sus descargos, según el fallo, que ella no tenía vinculación con el funcionamiento operativo de la planta, que simplemente se controlaban los estados contables y pidió ser sobreseída. Si bien era presidenta del directorio de la empresa, dijo su vinculación era una formalidad porque ella trabajaba en Ancap, vivía en Uruguay y su función estaba vinculada a la petrolera estatal.

El juez consideró "vano" y "estéril" el argumento de Jara y que entiende que es responsable de las acciones de Carboclor porque era la titular del directorio, y que por eso debe hacerse cargo de las reparaciones.

Es por eso que además del procesamiento se le traba un embargo por tres millones de pesos argentinos, entendiendo que debe hacerse cargo de los costos del perjuicio ambiental y de los costos del juicio.

El directorio actual de Ancap decidió no hacerse cargo de los costos de los abogados, por lo que los costos del juicio deberán ser de cargo de la propia Marta Jara.

Detectaron un nuevo derrame petrolero cerca de la boya de José Ignacio

Ancap informó en un comunicado que la situación fue controlada y que la válvula donde se produjo el goteo será reparada cuando las condiciones climáticas lo permitan.

El hecho fue detectado el viernes a la tarde cuando el buque petrolero Nordic Grace descargaba crudo en la boya petrolera de José Ignacio.

Lo vertido al mar fue por una válvula, que generó un goteo y un trazo de 100 por 3 metros. Ancap emitió un comunicado confirmando la situación y dejó claro que apenas se detectó el escape de hidrocarburo en al agua, se detuvo la desacarga y se informó a Prefectura. Dijeron que la pérdida fue controlada rápido.

El buque detuvo la descarga y la reprogramó para cuando las condiciones meteorológicas permitan realizarla. También, cuando mejoren las condiciones, se retomarán las operaciones en forma segura.

Por su parte, efectivos de Aviación Naval sobrevuelan a diario para monitorear la zona. Este domingo hicieron un vuelo no se detectaron manchas en el agua.

Ancap no prevé que las costas sean afectadas, dada la escasa magnitud del accidente.

Derrame de petróleo en José Ignacio: Gobierno afirma que manguerotes estaban dentro de su vida útil; la oposición cuestiona la operativa

Marta Jara insistió en que episodios de este tipo no pueden volver a reiterarse.

Después de dos horas de reunión culminó la sesión de la Comisión de Medio Ambiente del Senado de la República que trató el episodio del derrame de petróleo ocurrido en la boya de José Ignacio, en el departamento de Maldonado.

A la sesión fueron convocadas diferentes autoridades como la ministra de Industria, Carolina Cosse, y la presidenta de Ancap, Marta Jara.

A la salida de la reunión, Jara dijo que el derrame existió, pero que se trató de un episodio menor, que implicó cerca de 5.800 litros de crudo, que sí perjudican al ecosistema, pero que no se enmarca en una catástrofe.

Asimismo, explicó que los manguerotes implicados en la operación, que estaban siendo cambiados y recambiados, se encontraban dentro de su vida útil. En este sentido, señaló que perjudicaron las condiciones climáticas en las que se realizó la operativa: ese día había olas de hasta 11 metros de altura.

Igualmente, Jara insistió en que episodios de este tipo no pueden volver a reiterarse.

La miembro convocante, la senadora nacionalista Carol Aviaga, dijo no estar satisfecha con las explicaciones. Afirmó que se trata de un derrame menor, pero que episodios como este están sucediendo de forma seguida.

Los informes técnicos decían que en esas condiciones climáticas lo mejor hubiera sido no realizar la operación de cambio de manguerotes porque era casi previsible que la operativa no iba a salir bien.

Dinama reconoce que hubo afectación ambiental por derrame de petróleo en boya de José Ignacio, pero destaca trabajo de coordinación para limpieza y contención

"Le hemos pedido información a Ancap para ver si todo fue por una falla o debido a una inclemencia del tiempo", explicaron.

Autoridades de los ministerios de Medio Ambiente,  Industria y Turismo  tienen que comparecer  en el Parlamento para dar cuenta del manejo de la situación y afectación de los derrames petroleros de la boya de José Ignacio.

Abordamos el tema junto a Alejandro Nario, director nacional de Medio Ambiente (Dinama).

La fase de investigación sobre las actuaciones está comenzando ahora, lo primero fue dar respuesta a la emergencia. La Dinama coordinó con Prefectura, Ancap y la Intendencia.

Le hemos pedido información a Ancap para ver si todo fue por una falla o debido a una inclemencia del tiempo.

Desde el punto de vista ambiental, un derrame en el Chuy o José Ignacio no tiene mucha diferencia. Lo que está en cuestión es por el turismo.

El mar no es una laguna calma, entonces los sistemas de barrera no logran bloquear todo el oleaje y se pasan los sistemas de contención.

Quedamos satisfechos con la coordinación que hubo, con comunicación permanente, se trabajó bien.

Hubo afectación ambiental. Se perdió entre 2.000 y 3.000 litros. Pero hubo un buen trabajo de limpieza.

"En la naturaleza nada desaparece": 80 lobos marinos aparecieron muertos en la costa de Maldonado, pero se "destruyeron" pruebas

Abordamos el tema junto a Richard Tesore de "S.O.S Rescate Fauna Marina".

El derrame tóxico en Minas Gerais llegó al Atlántico con consecuencias desastrosas

Los desechos del accidente minero viajaron 650 kilómetros matando toda la vida en las orillas del río Doce y ahora alcanzaron una playa de corales.

Dos semanas después de la rotura de un dique de contención de la minera Samarco -que dejó once muertos, doce desaparecidos y miles de desplazados en el estado brasilero de Minas Gerais, en el municipio de Mariana-, la riada de escombros llegó a la playa de Regência, en el estado de Espirito Santo, una zona importante por sus corales.

Los desechos recorrieron 650 kilómetros hasta la playa. El lodo tóxico del peor desastre ambiental minero de la historia de Brasil llegó el fin de semana al Océano Atlántico y destruyó la vida a las orillas del río Doce y a los peces en el camino.

El dique destruido contenía 62 millones de metros cúbicos de depósitos de agua y residuos minerales de Samarco. El gobierno brasileño calificó el accidente como una catástrofe ambiental y le cobró a la empresa una multa de casi US$110 millones.

Un reportaje del diario O Globo reveló que existen por lo menos 16 diques como este en otros cuatro estados del país que podrían repetir la tragedia de Mariana, por lo que hay 800.000 personas en riesgo. Samarco admitió que otros dos diques en Mariana también corren el riesgo de reventar.