Bergara: "El Frente Amplio no tuvo la capacidad de conducir políticamente una reforma educativa. Estoy muy disconforme con algunos resultados"

"Nadie puede discutir que hoy Uruguay está en un escalón de bienestar y equidad de derechos superior al que estaba hace 15 años, pero hubo cosas que no resolvimos de la mejor manera", apuntó el candidato a senador.

El nuevo esquema interno del Frente Amplio luego de las elecciones primarias del 30 de junio quedó casi configurado, luegode  que en las últimas horas varios sectores anunciaran una serie de pactos que permitirán una serie de sublemas técnicos con vistas a acumular votos en octubre. Las nuevas alianzas dejaron definidos cuatro bloques claramente diferenciados en el oficialismo. En uno de ellos todavía puede haber novedades.

Abordamos estos y otros temas junto al candidato a senador Mario Bergara.

La renovación en el Frente Amplio

Creo que lo que está pasando es parte del proceso de renovación dentro del Frente Amplio. Hay muchos movimientos y desgajamientos en el Frente. Y eso es parte de cómo se van a ir posicionando los sectores en el futuro Frente Amplio.

Tenemos diálogo con varios sectores que están valorando la posibilidad de sumarse a Fuerza Renovadora o sumarse al sublema Progresistas.

Con Alianza Progresista habíamos tenido diálogos antes de la decisión que tomaron. Si se confirma la separación del Frente Líber Seregni, para nosotros es natural continuar con el diálogo. Darío Pérez genera la fractura del Frente Líber Seregni. Optaría por negociar con el sector donde no estuviera Darío Pérez.

Aspiro a que a la larga los acuerdos se consoliden, pero eso dependerá del trabajo. Puede haber integración más política o más de trabajo.

Es un momento efervescente en la interna del Frente Amplio, que no se va a resolver estructuralmente de acá a octubre. La atomización deriva del proceso de desgajamiento de los grupos grandes, pero creo que se van a ir reagrupando.

Hay una oferta que tiene la amplitud que normalmente el Frente Amplio propone. Tenemos que ser capaces de mantener los equilibrios políticos, que es lo que le ha dado fortaleza al partido.

Lo hecho, lo pendiente y la autocrítica

Reivindicamos fuertemente lo hecho por los gobiernos del Frente Amplio. Nadie puede discutir que hoy el Uruguay está en un escalón de bienestar y equidad de derechos superior al que estaba hace 15 años, pero eso no quiere decir que no queden cosas por hacer o que haya cosas que se hicieron que no se podrían haber hecho mejor.

Necesitamos también una visión autocrítica: hubo cosas que no resolvimos de la mejor manera o que no supimos conducir.

También tenemos que agregar desafíos que son nuevos, tenemos un país que demanda cosas distintas.

La renovación no es solo de la fuerza política sino también de cómo miramos el mundo y el país, y eso implica revisar políticas públicas.

La orientación económica ha sido exitosa y hay que continuarla. Pero hay cosas para corregir.

La reforma educativa pendiente

En seguridad y educación se han hecho cosas buenas, pero también hay otras para mejorar. En todos los temas pasa lo mismo. Hay resultados inaceptables, como que la mitad de los chiquilines no termine la educación media.

Hay una reforma integral en el sistema educativo que está pendiente, que tiene que ver con revisar el marco curricular y las cuestiones pedagógicos. Tenemos que aprender y enseñar de forma diferente. Pero soy optimista en ese sentido porque existe el Plan Ceibal.

Estoy muy disconforme con los resultados educativos, sobre todo en la enseñanza media. No me imagino a Wilson Netto en un futuro Gobierno del Frente Amplio.

El Frente Amplio no tuvo la capacidad de conducir políticamente una reforma integral en el sistema educativo.

Veo en la oposición planteos que están diseñados en el Olimpo. La propuesta de Eduy21 me parece un aporte importante, como hay otros. Hay que tomarlo como un insumo como otros.

No se puede pensar conducir políticamente una reforma del sistema educativo sin los docentes o contra los docentes.

La reforma de la seguridad social

Es un tema de sensibilidad política mayor. Debe ser abordado con acuerdos multipartidarios. El tema se pone ahora sobre la mesa porque ahora se manifiestan los resultados.

El déficit de la seguridad social aumenta por millones de dólares al año. Hay un cambio en la evolución de la vida humana. Cada vez vivimos más: los sistemas de seguridad social deben adecuarse a eso.

Estamos a tiempo, pero hay que hacerlo en el primer año del próximo Gobierno.