Diego Durand: "Se está trabajando de qué manera ser más justos en el subsidio del supergás"

El vicepresidente de ANCAP habló sobre la revisión al subsidio del supergás, los cambios que impulsarán en el subsidio, y la posibilidad de aumentos y bajas diferenciales en el precio del supergás. También comentó sobre la ampliación de la denuncia de UTE sobre Gas Sayago y los gastos con tarjeta corporativa en Gas Sayago.

Subsidio al supergás

No hay ninguna decisión tomada sobre el tema. No se ha dicho que el subsidio se vaya a terminar sino lo que se está trabajando es de qué manera ser más justos. Esta administración lo que hace es no ocultar absolutamente nada a la ciudadanía, transparentar, lo que si es una realidad es el costo, la mochila de ANCAP que carga, los 100 millones de dólares anuales, que significa el costo del GLP para ANCAP. De los 56 pesos del kilo de supergás ANCAP solamente recibe 13 pesos, el resto de la cadena de distribución es impuesto.

Debemos entender que no parecería justo es que un trabajador que cara combustible en su moto esté pagando 4 pesos en el valor de la nafta para subsidiar para que más tiene. El subsidio nace para lograr lo que se llama la escalera de energético y el que esté en sector de vulnerabilidad pueda escalar a otra escala.

Hay situaciones que no son equitativas. Lo que se está trabajando y desarrollando alivianar esa mochila de ANCAP para que eso no se traslade al precio de los combustible.

Estrategia

Se está trabajando en el método, pero aún no hay ninguna definición. El precio del combustible estamos hablando del 4.5 % en los hogares, el supergás tiene una incidencia, se quiso pasar históricamente a la energía, eso no es un día para el otro. Reconocemos que el supergás es una realidad y aquellos más vulnerables lo utilizan para calefaccionarse y la cocción. No me parece justo que el que menos tiene esté subsidiando al que más tiene y que tiene distintos tipos de energéticos en la escalera de energéticos.

Se está trabajando sobre distintos estímulos. Hay gente que no necesita subsidio y que no está pasando por un mal pasar económico. Lo que tenemos que hacer es equitativo en el histórico social. Socialmente se quiso hacer en el pasado y no se logró.

Acá nadie se ha dicho que se va aumentar el supergas, se está trabajando sobre un método de eficiencia para que en la final de la cadena los precios no se trasladan al surtidor. Es un proceso que logre estimular los costos que significa el supergas para ANCAP y esos costos no se trasladen, como ha pasado, al surtidor.

El aumento de la garrafa a 1400 no va pasar. Lo que no puede pasar es que sea parejo para todos. Está todo arriba de la mesa y se está evaluando. No hay ninguna definición sobre el tema.

Precio de la garrafa

No es lo mismo el que tiene una situación de calefacción en la cocina y el otro que tiene una única fuente energética. Estamos tratando de equilibrar y eso va llevar un proceso, no será de un día para otro. Hay que ayudar y proteger al que menos tiene para que la escalera sea lo más justa y equilibrada posible para el que de abajo no tenga que subsidiar al de arriba.

El supergás se mantuvo durante dos años y medio sin aumentos. Significa que en el acumulado el aumento que hubo en junio es una actualización de precio internacional. Ese ajuste significa que está por debajo del índice del salario medio y que está por debajo del IPC en el acumulado de todo el tiempo que transcurrió.

Aún no hay ninguna definición sobre esos precios. Lo que se está haciendo con el nuevo método es transparentar hacia la sociedad, cuánto paga de impuestos, gastos o sobrecostos sociales que tiene ANCAP. Todo eso requiere una equis y aún eso no se ha fijado que es cero. Si miramos los precios de los combustibles a nivel regional, ha aumentado. El mundo no está siendo ayudado debido a la pandemia. Es una situación que ha vivido todo el mundo. De lo que va del año Brasil aumentó porcentualmente mayor que la situación de Uruguay, quiere decir que Uruguay ha tenido una correcta y adecuado manejo de los precios. Acá lo que se está haciendo es transparentar hacia la ciudadanía.

No voy a comentar lo que dicen otras autoridades, lo que le voy a decir es que hay una hoja de ruta trazada de cómo llegar a la mayor eficiencia. Dentro de un par de años lo que habrá que decidir es que esto está laudado o no habrá soluciones.

Lo que hay que entender que es al que hay que ayudar es al más vulnerable y el que menos puede escalar en la cadena. Los estímulos que se generaban para que pasen a la energía eléctrica no es automática para aquellos que menos tienen.

El problema de supergás son 100 millones de dólares para ANCAP, ese costo lo está llevando en la mochila ANCAP y eso impacta en la economía de la empresa. Si el PE define situaciones distintas eso influye.

El Poder Ejecutivo, el presidente, los ministros se van a reunir, a trabajar y evaluar la decisión y la decisión la toma el Poder Ejecutivo, que puede apartarse de lo que diga la URSEA. La definición no pasa por ANCAP, la toma URSEA, la toma el Poder Ejecutivo y la decide el Poder Ejecutivo. En una situación coyuntural especial se decidió no aumentar. El mes pasado fue un aumento muy leve del 0,5 %, cuando en la región hubo aumentos del 25 % hasta 30 % de lo que va del año. Estos aumentos diferenciales llevaron a que el supergás se mantuviera congelado. Eso es una decisión que tomó el Poder Ejecutivo, correcta a mi forma de ver. Lo que va pasar durante los próximos días, no lo sé.

Aumentos

Lo que hay que analizar cuando hablamos de aumento y de la situación de combustibles es el viejo método o el nuevo método. El viejo método no seguía los precios internacionales, es decir, cuando el crudo bajaba se trasladaba, en el 2017 200 millones de dólares pagó la ciudadanía por encima para hacer caja para ANCAP y subvencionar muchas de las fiestas y desarrollismo mágico que hizo ANCAP. 300 millones de dólares en porland, 143 millones de dólares en la planta de cal, inversiones históricas sin retorno, capitalización de 663 millones de dólares . Cuando hablo de los 200 millones lo pagó la gente con el surtidor solamente en el 2017 a diferencia lo que era en lo internacional. Hoy la definición la va tomar el Poder Ejecutivo. Estoy en línea con lo que dice el presidente, pasa que el razonamiento no es lineal. Queremos transparentar y ser justos. Nosotros no ocultamos y decimos las cosas tal cual se reflejan. Es verdad que la coyuntura mundial no está ayudando.

Lo que pasa es que hay que ver el histórico. El 2020 trasccionamos sin aumento. Durante dos años y medio sin aumentos en la gasolina y supergas. Tres años y medio sin aumentos en el gasoil. Estamos en pandemia no era el momento y se mantuvieron los precios. La decisión del Poder Ejecutivo fue que estamos en pandemia y hay que atender a esta situación.

Cuando hablamos de los precios de la ciudadanía significa decirle a la ciudadanía cuánto cuesta estos combustibles. Todo puede ocurrir porque no se ha definido, es una realidad lo del equis, hoy es cero. El equis es el sobrecostos son 2,97 pesos que aún no se han reflejado en el surtidor y esos sobrecostos son los costos que tiene ANCAP históricos sociales, ALUR, GLP y porland, esa es la realidad. GLP es diez veces lo que hoy se pierde el porland.

Gas Sayago

Nosotros acompañamos la decisión de UTE. Entendemos que había que denunciar al a justicia y que esta se encargara de esta situación. Aportamos información y seguimos trabajando. Hoy estamos revisando 85 cajas y seguimos buscando elementos para trasladarlas a la justicia. Cuando la Justicia nos llame aportaremos toda la información necesaria adicional y siguen apareciendo cosas que son irreales. Con tarjetas corporativas se pagaban perfumes para el día de la secretaria, viajes a Seúl, Shanghái, en Holanda pagaban en restaurantes. Rompen los ojos.

Hay gastos de todo tipo, de 2016, de 2014, son 85 cajas. Los hicieron las personas de Gas Sayago, las autoridades, gerentes, gerencias. Los viajes se inician en el año 2007. Desde ANCAP ya se promueven viajes en ese año. Acá se generó una ficción jurídica donde todo era público y se puso una empresa privada que era Gas Sayago, pero que en definitiva era para el manejo de lo público y ahí se gastaba, hasta en los medicamentos gastaban con las tarjetas. Nadie gastaba un peso de su bolsillo o salario. Entradas para las Eliminatorias Rusia 2018. Compras personales que rompen los ojos. Gastos arbitrarios, irreales. Nunca pasó un metro cúbico de gas, pero se gastaba como si el dinero fuera infinito y el dinero es el dinero público de todos los uruguayos.

Tarjeta coorporativa

Cuando asumí la rechacé directamente. Todo el directorio acompañó. En forma conjunta tomamos la decisión de no usarla. Hoy gastamos con tarjeta personal, con el bolsillo de cada director. Argentina nunca estuvo, siempre fue un pretexto, no hay ni un papel firmado de que está.

Lo que hizo útil lo que hizo ANCAP fue denunciar los hechos objetivos. La justicia decidirá quienes son las personas que tendrán que declarar. Todo era irreal, era una gran fiesta.

Estamos haciendo un relevamiento. Es mucho el volumen de gastos, hay 85 cajas de gastos y estamos trabajando para eso. Nosotros presentamos toda información que tenemos en nuestro poder. Cómo se gestionó Gas Sayago está en manos de la Justicia.

Luis Romero durísimo con Peñarol: "me dieron la espalda, me echaron y después me estafaron"

El ex jugador uruguayo, con paso por los dos grandes, habló de la situación actual de los dos clubes y aseguró que en Peñarol todavía le deben más de 200.000 dólares.

Alberto Fernández pidió comprensión a los acreedores y reiteró su oferta para el canje de 66 millones de dólares de deuda

En una conferencia virtual con el consejo de las Américas, dijo que es el "último esfuerzo" que Argentina puede hacer.

El presidente de Argentina, Alberto Fernández, pidió el martes comprensión a los acreedores y reiteró que su oferta para el canje de 66.000 millones de dólares de deuda es el último esfuerzo que su gobierno pude hacer.

"Yo confío mucho en que los acreedores entiendan que estamos haciendo un enorme esfuerzo haciendo la oferta que hicimos. Es que lo último que podemos hacer. Y les pido que por favor ayuden a salir a la Argentina de esta postración y empecemos a mirar al futuro", dijo Fernández.

Las declaraciones de Fernández ocurrieron en una conferencia virtual con el Consejo de las Américas.

Sin embargo, grupos Exchange Bondholders, Ad Hoc y Argentina Creditor Committee, con capacidad para bloquear el canje, rechazaron el lunes la propuesta argentina al considerar que "se queda corta" frente a lo que pueden aceptar.

Presentaron, por su parte, una opción de pago de 56,6 dólares por cada 100, frente a los 53,5 de la oferta formal, cuyo plazo vence el 4 de agosto.

La diferencia entre las dos propuestas sumaría unos 3.000 millones de dólares en diez años, según un cálculo de la consultora EcoGo.

"Estamos pensando en un modelo de desarrollo primero que no postergue a más gente. Porque es imposible pedirle a un país que tiene 40% de pobreza que haga un esfuerzo más. Porque el esfuerzo siempre recae sobre esos sectores más vulnerables. Y no es posible pedirles más esfuerzos a esos sectores, éticamente”, agregó Fernández.

Argentina está en recesión desde 2018, con la pobreza y el desempleo en aumento, y se prevé que su economía sufrirá aún más por efecto de la pandemia.

Uruguay se financia en moneda nacional: el MEF busca desdolarizar la deuda soberana

El análisis de Malena Castaldi sobre la emisión de deuda por parte del Estado uruguayo.

Uruguay hoy emitió deuda para financiarse. Las cuentas del Estado están en rojo y las autoridades proyectan que la situación empeore (el déficit este año sería de un 6,7%, según proyecciones del gobierno). Es por esto que el país necesita que los inversores le presten dinero para seguir funcionando.

¿Por qué? La economía está en recesión, los ingresos del fisco están en caída (hoy se conoció que la recaudación de la DGI cayó un 20% interanual en mayo) y los gastos se incrementaron (no solo están los compromisos ya asumidos, sino las medidas que se sumaron por la emergencia sanitaria).

Con este escenario instalado desde marzo, el primer paso que dio el país fue activar los préstamos contingentes para financiarse: son créditos pre aprobados con organismos multilaterales. Optó por eso porque era la opción más barata para endeudarse y porque los mercados financieros estaban patas para arriba con la pandemia.

Pero en la medida que los mercados se fueron normalizando, varios países latinoamericanos salieron a financiarse al mercado con buenos resultados. Hoy Uruguay no es la excepción.

La operación de hoy tiene tres patas:

1) Bono nuevo en moneda local (UI) con vencimiento al 2040: uno de los objetivos de la unidad que gestiona la deuda es desdolarizarla: hoy el 55% de la deuda está en moneda extranjera y eso es un riesgo ante un dólar alto. A su vez, al ser en UI, estamos hablando de un instrumento indexado a la inflación.  El total fue por 1.100 millones de dólares y paga un plus sobre los bonos de EE.UU. de 3,9%.

2) Reapertura bono en dólares al 2031: se emitió en enero de 2019, pero hoy lo reabrió, aprovechando una oportunidad de tasas históricamente bajas. El total fue por 400 millones de dólares con un plus de 1,8% sobre los bonos de EE.UU.

3) Recompra de bonos en UI al 2027, 2028 y 2030: fueron emitidos en 2007, 2011 y 2008. El total fue de 500 millones.

¿Por qué es un buen momento?

Vamos a señalar dos puntos en particular.

1)Hay apetito de los inversores por colocar su dinero en lugares seguros que le den rendimiento.

El riesgo país refleja la diferencia entre los bonos de Estados Unidos y los Uruguayos. Es decir, los uruguayos son más riesgosos y eso se traduce en que los inversores esperan una paga mayor.

En marzo, cuando todo el mercado estaba convulsionado por la pandemia, el riesgo país subió y se fue acomodando a lo largo de los meses. Pese a que no recuperamos los valores previos, mejoró. Así, la deuda que compramos hoy es más barata que la deuda que habríamos comprado en marzo, abril o mayo.

2) Uruguay es un país con fortalezas institucionales: aún tiene grado inversor, es una de las democracias mejor ranqueadas, se valoran sus proyectos amigables con el medio ambiente. Pero en estas circunstancias se sumó algo: es considerado hoy un “caso de éxito al combate del coronavirus”. Así lo dijo en un informe el Bank of America y recomendó comprar bonos uruguayos.  En una reunión virtual con inversores, el Ministerio de Economía también capitalizó este concepto y explicó cómo Uruguay viene surfeando la ola con la emergencia sanitaria: la idea es que el peor momento pasó y que poco a poco se irá retomando la senda de normalidad. Un país que tiene las cosas bajo control  y que ofrece menor incertidumbre y mayor tranquilidad, es bien visto por los inversores.

Los objetivos de Argentina para reestructurar su deuda

El economista argentino Santiago Bulat explicó qué está buscando su país con la reestructuración.

 

 

Más de 90 mil clientes de entidades bancarias solicitaron reestructurar los pagos de sus préstamos después de la pandemia del Covid-19

A partir de la pandemia y sus impactos económicos y sociales, los bancos instrumentaron planes para facilitar los pagos de préstamos. Al menos 92.000 clientes solicitaron extender plazos o reestructurar pagos de créditos, según informó el este viernes el diario El Observador, a partir de un relevamiento. Unas 8.000 empresas accedieron automáticamente a una prórroga […]

A partir de la pandemia y sus impactos económicos y sociales, los bancos instrumentaron planes para facilitar los pagos de préstamos.

Al menos 92.000 clientes solicitaron extender plazos o reestructurar pagos de créditos, según informó el este viernes el diario El Observador, a partir de un relevamiento.

Unas 8.000 empresas accedieron automáticamente a una prórroga de 180 días que instrumentó el Banco República, y más de 43.000 personas, entre jubilados, pensionistas y trabajadores iniciaron gestiones para refinanciar créditos al consumo, informó El Observador, que también incluyó en su relevamiento los bancos Santander, Itaú y BBVA.

Además, el Banco República anunció que a partir de este lunes ofrecerá créditos, con tasas bonificadas y plazos flexibles a micro, pequeñas y medianas empresas.

Bolsonaro dijo que su gobierno evaluará apoyar a Argentina en la renegociación de la deuda con el FMI

El presidente brasileño informó que pasó el pedido de los argentinos a su Ministerio de Economía.

Un día después de haber recibido al canciller argentino, Felipe Solá, en el primer contacto directo con el Gobierno que preside el peronista Alberto Fernández, el presidente brasileño reconoció que la conversación fue muy saludable y que marcó el inicio de una distensión entre ambos gobiernos.

En su encuentro con las autoridades brasileñas, Solá solicitó el apoyo de Brasil, como miembro del FMI, para la renegociación de la deuda que Argentina contrajo con ese organismo el año pasado y este jueves Jair Bolsonaro informó que pasó el asunto al Ministerio de Economía para evaluarlo. El mandatario recordó que Argentina es el principal socio comercial de Brasil en Sudamérica y el cuarto en el mundo. Si bien está peor que Brasil en términos de situación económica, Bolsonaro aseguró que quiere una Argentina fortalecida.

Bolsonaro también confirmó que, en la reunión con Solá, propuso encontrarse con Fernández el próximo 1º de marzo en Montevideo, donde ambos coincidirán para la investidura de Luis Alberto Lacalle Pou como nuevo presidente de Uruguay.

EFE

El FMI debate en Argentina la reestructuración de la deuda

El ministro de Economía, Martín Guzmán, presentó ante el Congreso su plan fiscal y aseguró que "el país enfrenta una carga de deuda que le impide salir de la espiral recesiva".

Una misión del Fondo Monetario Internacional (FMI) debate desde este miércoles en Buenos Aires una reestructuración de la deuda argentina, planteada como indispensable por el presidente Alberto Fernández, un peronista de centroizquierda con dos meses en el poder.

La misión dirigida por Julie Kozack y Luis Cubeddu es la primera del FMI que visita Argentina desde que Fernández asumió la presidencia en diciembre pasado, en reemplazo del liberal Mauricio Macri, quien en 2018 suscribió un acuerdo stand by por 57.000 millones de dólares.

Su estadía se extenderá hasta el 19 de febrero con reuniones a puerta cerrada "para continuar el diálogo sobre el programa económico del gobierno y las perspectivas económicas", indicó a la AFP un vocero del FMI en Washington.

Fernández sostiene que la deuda es impagable mientras el país -en recesión desde mediados de 2018, con una inflación anual de más de 50%, fuerte depreciación monetaria y aumento de la pobreza y el desempleo- no recupere el crecimiento económico. Por ello, ha planteado una postergación de los pagos.

Del monto acordado con el FMI, Argentina recibió 44.000 millones y el presidente renunció a los siguientes tramos. El total a reperfilar con organismos multilaterales y bonistas privados es de 195.000 millones de dólares (57% del PIB).

- Programa económico -

El ministro de Economía, Martín Guzmán, presentó este mismo miércoles ante el Congreso su plan fiscal y aseguró que "el país enfrenta una carga de deuda que le impide salir de la espiral recesiva".

Guzmán ha tenido ya algunos encuentros con funcionarios del FMI, y Fernández hizo una gira por Europa para conseguir apoyos a su propuesta. Hasta ahora, el FMI y el gobierno argentino se han declarado satisfechos de los intercambios.

"El cambio de conducción en el FMI ha sido en cierta medida refrescante. Aunque falta camino, hay un creciente entendimiento mutuo", dijo Guzmán en su presentación ante el Congreso, al aludir a la nueva directora Kristalina Georgieva, que reemplazó a Christine Lagarde.

El ministro cuestionó sin embargo que no se tuviera en cuenta la sostenibilidad de la deuda y advirtió que en la actual crisis "tiene responsabilidad Argentina, tienen responsabilidad los bonistas y tiene responsabilidad el FMI".

Unas 6.000 personas se manifestaron el miércoles frente al Congreso en Buenos Aires al compás de tambores y al grito de "¡Fuera Fondo!", en rechazo a la llegada de misión del FMI.

"Muchos de los fondos que ingresaron por esa deuda fueron girados al exterior. Antes de cualquier negociación para el pago de la deuda, hay que investigar su legitimidad", reclamó en la manifestación Marcelo Rodríguez, profesor universitario de 55 años.

- Prisa para negociar -

Con los mercados prácticamente cerrados, al gobierno de Fernández le urge llegar a un acuerdo antes del 31 de marzo, pues luego los vencimientos serían muy pesados.

Claudio Loser, exdirectivo del Fondo, explicó a la AFP que "no habrá una reestructuración directa con el FMI o el Banco Mundial, sino que probablemente habrá nuevos préstamos que permitan cubrir las obligaciones".

"En el caso del FMI esto solo puede hacerse si Argentina acepta un programa a tres años con pagos a 10 años. Eso debe ser discutido", añadió.

Para la economista Marina Dal Poggetto, de la firma EcoGo, "hay margen para una negociación ganar-ganar, pero el problema es que se está dilatando".

Argentina se propone lanzar su oferta a los acreedores a mediados de marzo.

Para 2020 se calcula que los pagos de capital e intereses que deberá realizar Argentina ascienden a 34.300 millones de dólares.

El economista Héctor Rubini estima que en los próximos cuatro años acumularía unos 200.000 millones de dólares. Las reservas internacionales son de 44.680 millones de dólares.

"La negociación es simultánea con el FMI y con los bonistas. Generalmente, el Fondo cobra sin quitas y pretenderá que esa parte la lleven los bonistas. Los bonistas, a su vez, van a pretender que el FMI acepte las quitas y se reconozca como corresponsable", avizoró Rubini.

"En algún momento se van a tener que encontrar todos: autoridades argentinas, técnicos del FMI y grupos de acreedores", añadió.

- El fantasma del default -

Argentina, que en 2001 declaró el cese de pagos por 100.000 millones de dólares y en 2014 se vio sometida al arbitraje internacional, lucha por alejarse del default. Hasta ahora, no ha caído en impagos, aunque la deuda con bonistas bajo legislación local fue reperfilada el año pasado durante el gobierno de Macri.

El martes, tras fracasar un intento de canje la semana anterior, el gobierno de Fernández anunció la postergación hasta el 30 de septiembre del pago de capital de un bono dual (con rendimiento atado a la evolución del tipo de cambio) que vencía el jueves.

(AFP)

Movilizaciones en Argentina para que el Gobierno priorice la crisis social antes que el pago de la deuda externa del país

Una misión del FMI inicia su visita a Argentina para definir una reestructuración de la deuda, planteada como indispensable por el presidente Alberto Fernández.

Una misión del Fondo Monetario Internacional (FMI) inicia este miércoles su visita a Argentina para definir una reestructuración de la deuda, planteada como indispensable por el presidente Alberto Fernández, un peronista de centro-izquierda con dos meses en el poder.

La misión dirigida por el venezolano Luis Cubeddu será la primera del FMI que visita Argentina desde que Fernández asumió la presidencia en diciembre pasado, en reemplazo del liberal Mauricio Macri, quien en 2018 suscribió un acuerdo stand by por 57.000 millones de dólares.

Fernández sostiene que la deuda es impagable mientras el país -en recesión desde mediados de 2018, con una inflación anual de más de 50%, fuerte depreciación monetaria y aumento de la pobreza y el desempleo- recupere el crecimiento económico. Por ello, ha planteado una postergación de los pagos.

Partidos de izquierda y organizaciones convocaron a ollas populares, cortes de calles y marchas en la capital argentina en reclamo de "la suspensión de pagos y una investigación de la deuda".

"Es el pago de la deuda (pública) o la deuda que tiene con el pueblo. No queremos que la plata se vaya para el Fondo, queremos que se destine a un plan serio para ayudar a los sectores más pobres", reclamó Mónica Sulle, militante de izquierda, en una manifestación el martes en Buenos Aires.

Del monto acordado por el FMI, Argentina recibió 44.000 millones y el presidente renunció a los siguientes tramos. El total a reperfilar con organismos multilaterales y bonistas privados es de 195.000 millones de dólares (57% del PIB).

- Programa económico -

Este miércoles el ministro de Economía, Martín Guzmán, presentará ante el Congreso su plan fiscal.

El diputado por la opositora Unión Cívica Radical José Cano expresó que hay "mucha expectativa" por la respuesta a una veintena de preguntas que los legisladores le anticiparon por escrito y que tendrán a la negociación por la deuda como punto central.

"El aval político en negociaciones de este tipo supera la pertenencia partidaria y es muy bueno que el Congreso le dé su apoyo", evaluó Cano.

Este miércoles se promulgó la ley, aprobada por amplia mayoría la semana pasada, que declara como prioritaria la restauración de la sostenibilidad de la deuda pública.

Guzmán ha tenido ya algunos encuentros con funcionarios del FMI y Fernández hizo una gira por Europa para conseguir apoyos a su propuesta. Hasta ahora, el FMI y el gobierno argentino se han declarado satisfechos de los intercambios.

"El FMI muestra buena disposición porque quiere cobrar y en parte también porque contribuyó a esta situación", dijo a la AFP el economista Héctor Rubini, en alusión al préstamo que fue el mayor otorgado en la historia del Fondo.

- Prisa para negociar -

Al gobierno de Fernández le urge llegar a un acuerdo antes del 31 de marzo, pues luego los vencimientos serían muy pesados.

Para la economista Marina Dal Poggetto, de la firma EcoGo, "hay margen para una negociación ganar-ganar, pero el problema es que se está dilatando".

Argentina se propone lanzar su oferta a los acreedores a mediados de marzo.

Para 2020 se calcula que los pagos de capital e intereses que deberá realizar Argentina ascienden a 34.300 millones de dólares. Rubini estima que en los próximos cuatro años acumularía unos 200.000 millones de dólares. Las reservas internacionales son de 44.680 millones de dólares.

"La negociación es simultánea con el FMI y con los bonistas. Generalmente, el Fondo cobra sin quitas y pretenderá que esa parte la lleven los bonistas. Los bonistas, a su vez, van a pretender que el FMI acepte las quitas y se reconozca como corresponsable", avizoró Rubini.

"En algún momento se van a tener que encontrar todos: autoridades argentinas, técnicos del FMI y grupos de acreedores", añadió.

- Fantasma del default -

Argentina, que en 2001 declaró el cese de pagos por 100.000 millones de dólares y en 2014 se vio sometida al arbitraje internacional, lucha por alejarse del default. Hasta ahora, no ha caído en impagos, aunque la deuda con bonistas bajo legislación local fue reperfilada el año pasado durante el gobierno de Macri.

El martes, tras fracasar un intento de canje, el gobierno de Fernández anunció la postergación hasta el 30 de septiembre del pago de capital de un bono dual (con rendimiento atado a la evolución del tipo de cambio) que vencía el jueves.

(AFP)

Cristina Fernández reclama desde Cuba que el FMI realice una "quita sustancial" a la deuda argentina

"Ahora dicen que no se puede hacer una quita porque el estatuto prohíbe hacer quita, pero también prohíbe prestar para fugar capitales", indicó la vicepresidenta de Argentina.

La vicepresidenta argentina, Cristina Fernández, afirmó en La Habana que el FMI hizo a su país un préstamo "ilegal" y le reclamó al organismo internacional una "quita sustancial" de la deuda.

"Por lo menos, debería establecer una quita sustancial, porque se hizo un préstamo (...) violando las obligaciones que tiene el propio Fondo Monetario Internacional", dijo Kirchner al presentar su obra "Sinceramente" en la Feria del Libro de La Habana.

En presencia del mandatario Miguel Díaz-Canel y otros altos dirigentes del gobierno cubano, la expresidenta argentina (2007-2015) destacó que el préstamo que le otorgó el FMI al país "fue ilegal".

"Ahora dicen que no se puede hacer una quita porque el estatuto prohíbe hacer quita, pero también prohíbe prestar para fugar capitales", indicó Kirchner.

El presidente argentino Alberto Fernández, que acaba de concluir una gira por Europa en busca de apoyo para renegociar la deuda de su país con bonistas y organismos, se ha planteado como prioridad la refinanciación de la deuda pública.

El mandatario sostiene que el país no puede afrontar esos compromisos hasta que el país, en recesión desde mediados de 2018, recupere el crecimiento económico. El monto a refinanciar es de unos 195.000 millones de dólares, lo que representa 57% del Producto Interno Bruto (PIB).

Parte de esas acreencias corresponden al FMI, organismo que en 2018, durante el gobierno del entonces presidente liberal Mauricio Macri (2015-2019), otorgó un crédito en stand-by por 57.000 millones de dólares, del cual Argentina ha recibido 44.000 millones.

El presidente Fernández renunció a los tramos pendientes de ese préstamo, y busca cerrar la negociación con los acreedores antes del 31 de marzo, fecha a partir de la cual Argentina deberá afrontar fuertes vencimientos.

"Los vencimientos se suceden de a 30.000, de a 40.000 millones por año. No hay país que pueda sostener ese nivel de pago", apuntó Kirchner.

Asimismo, propuso un "nunca Más" sobre la deuda externa, y pidió "investigar" para qué se le prestó a Argentina durante el gobierno de Macri.

En otra parte de la presentación de su libro, Kirchner agradeció al gobierno y a los médicos cubanos que su hija Florencia se encuentre "muchísimo mejor", después de casi un año de tratamiento médico en la isla.

Este es el noveno viaje a Cuba que realiza Kirchner para visitar a Florencia, de 29 años, quien recibe atención médica en el Centro de Investigaciones Médico Quirúrgicas (Cimeq), una clínica estatal donde fueron tratadas personalidades como el fallecido expresidente venezolano Hugo Chávez, el exmandatario boliviano Evo Morales y el propio Fidel Castro.

(AFP)

Senado de Argentina aprueba por unanimidad la ley para reestructurar la deuda pública

El gobierno del presidente Alberto Fernández busca cerrar la negociación con los acreedores antes del 31 de marzo, fecha a partir de la cual deberá afrontar fuertes vencimientos.

El Senado de Argentina, de mayoría oficialista, aprobó por unanimidad una ley para reestructurar la deuda pública que otorga amplios poderes al Ejecutivo, y que ya fue aprobada en la Cámara baja con respaldo de la oposición.

Tras nueve horas de debate en sesión extraordinaria, los legisladores aprobaron esta ley que autoriza al Ejecutivo a efectuar "canjes y/o reestructuraciones de los servicios de vencimiento de intereses y amortizaciones de capital de los títulos públicos emitidos bajo ley extranjera".

"Acompañamos las políticas que tienen que ver con estas negociaciones y esta deuda porque de esa manera vamos a poner a Argentina de pie", dijo la senadora María Eugenia Duré, de la coalición oficialista Frente de Todos.

Por su parte, el senador Martín Lousteau, de la coalición política opositora de centroderecha Juntos por el Cambio, liderada por el expresidente liberal Mauricio Macri (2015-2019), coincidió en que se debe "trabajar mancomunadamente" para salir de "un embrollo bastante grande, no solo en materia de deuda, sino en materia económica y social".

El gobierno del presidente Alberto Fernández, un peronista de centroizquierda, busca cerrar la negociación con los acreedores antes del 31 de marzo, fecha a partir de la cual deberá afrontar fuertes vencimientos.

En 2020 los vencimientos equivalen a 34.300 millones de dólares. De ese monto, 30.000 millones están denominados bajo legislación local y 4.300 millones bajo legislación extranjera, lo que implica que puede ir a arbitraje en tribunales de otros países.

Lousteau cuestionó que la normativa solo contemple la deuda bajo ley extranjera y que la local sea "discriminada".

"Argentina necesita darle certidumbre a los extranjeros, pero más certidumbre a aquellos que actúan, viven, consumen, ahorran e invierten" en el país, sostuvo.

Argentina se encuentra en recesión desde 2018, con una de las tasas de inflación más altas del mundo (53,8% en 2019) y un aumento de la pobreza y el desempleo.

La bancada opositora también respaldó el proyecto en Diputados, donde fue aprobado por 224 votos a favor, dos en contra (de la izquierda) y una abstención.

- Refinanciar y reactivar -

El monto que debe refinanciar Argentina es de unos 195.000 millones de dólares, lo que representa 57% del Producto Interno Bruto (PIB).

Las acreencias se encuentran repartidas entre bonistas privados y organismos bilaterales y multilaterales de crédito.

En tanto, Fernández se encuentra de gira en Europa en busca de respaldo político para afrontar la renegociación de la deuda.

Este miércoles recibió el apoyo del presidente Emmanuel Macron, quien se reunió con Fernández en París, en el Palacio del Elíseo.

El mandatario francés aseguró a Fernández que su país "se movilizará con el Fondo Monetario Internacional (FMI) y otros socios para ayudar a Argentina a volver al camino del crecimiento, de una deuda sostenible".

Fernández ha reiterado su intención de pago de deuda, aunque lo supedita a la reactivación de la maltrecha economía del país.

En ese sentido, el senador oficialista Daniel Lovera aseguró que, al aprobar la nueva ley, el Congreso envió "una clara muestra de voluntad de pago", pero abogó por que primero se logre un "crecimiento económico inclusivo, con justicia social y trabajo".

El ministro de Economía, Martín Guzmán, se reunió el martes en Roma con la directora gerente del FMI, Kristalina Georgieva, en lo que la ejecutiva calificó como una "reunión productiva".

El Fondo enviará una misión a Buenos Aires entre el 12 y 14 de febrero para realizar el seguimiento del préstamo que otorgó al país sudamericano en 2018 por unos 57.000 millones de dólares a pedido del anterior gobierno de Macri, el de mayor monto en la historia del organismo, y del cual Argentina ya recibió unos 44.000 millones.

Fernández renunció a los tramos pendientes de ese préstamo.

- Buenos Aires en sintonía -

Esta semana fracasó un intento del gobierno de la provincia de Buenos Aires, el mayor distrito de Argentina, para negociar el aplazamiento hasta mayo de un vencimiento por 250 millones de dólares.

Al no conseguir la adhesión de 75% de los acreedores para la postergación, el gobierno de la provincia optó por pagar este miércoles, aunque lanzó una reestructuración de toda su deuda pública en sintonía con los planes del gobierno nacional.

La provincia de Buenos Aires enfrentará en 2020 vencimientos por casi 3.000 millones de dólares sobre un total de más de 8.000 millones hasta fines de 2023.

Aunque legalmente está separada de la deuda nacional, los analistas destacan que una cesación de pagos de la provincia hubiese dado una muy mala señal para el intento de Fernández de reestructurar.

Aunque en un primer momento el presidente planteó solamente un aplazamiento de los pagos, ahora se habla también de rebajas de capital o de intereses.

(AFP)

Alberto Fernández: "Si logramos una inflación de un dígito para 2023, estaré satisfecho"

El presidente argentino reconoció que no están pudiendo pagar las obligaciones que están cayendo.

"Si logramos una inflación de un dígito para 2023, estaré satisfecho", afirmó este lunes el presidente argentino Alberto Fernández ante un grupo de periodistas en la Casa Rosada, durante una improvisada conferencia de prensa. Fernández confirmó que habrá una misión del Fondo Monetario Internacional en los próximos días, y que la deuda es un "condicionante", en el marco de una situación económica que volvió a definir de Virtual Default, durante una entrevista anoche en el programa La Cornisa.

El nuevo gobierno argentino promulgó este lunes la ley de emergencia aprobada sobre fines de la semana pasada en el Congreso, y que incluye un paquete de medidas económicas e impositivas de emergencia que busca poner en marcha un país que está inmerso en una crisis parecida a la de 2001, según el presidente Alberto Fernández. La norma le otorga al Poder Ejecutivo durante un año una serie de facultades para administrar el Estado en materia económica, financiera, fiscal, administrativa, previsional, tarifaria, energética, sanitaria y social.

El gobierno pretende "atender las necesidades de los sectores más vulnerables y poner todos los esfuerzos en recuperar la demanda agregada e impulsar el crecimiento", explicó el lunes el titular de la Administración de Seguridad Social (Anses), Alejandro Vanoli.

En ese marco se inscribe el lanzamiento de un "plan contra el hambre", así como bonos de emergencia para las jubilaciones mínimas y los sectores más postergados.

"La situación es difícil, es un país que ha tenido que reperfilar su deuda, con un profundo déficit fiscal y financiero, con una situación de recesión e inflación; el Estado está poniendo todo el esfuerzo en quienes más están padeciendo la situación social", insistió Vanoli.