Así se despidieron los integrantes de Día Perfecto

Fede, Jujy, Xime Barbé, Martín Pacheco, Varina de Cesare, Ale Figueredo y Cata Ferrand, brindaron unas emotivas palabras antes del cierre de Día Perfecto.

¡Así fueron los cinco años de Día Perfecto!

Armamos un video especial en el que repasamos los momentos más divertidos de estos cinco años.

¡Nos despedimos cantando las noticias!

Montelongo y Gargiullo, acompañados de todo el equipo de Día Perfecto despidieron el último programa cantando las noticias.

¡5 años = 1357 mañanas con vos!

Armamos un clip con algunos de los invitados que pasaron por el programa. ¡A todos ellos y a ustedes, muchas gracias!

¡Esta fue la primera presentación de Día Perfecto!

En este último programa. recordamos el Lipdub que hicimos cinco años atrás, antes del primer Día Perfecto.

Micaela: la pequeña periodista que se acercó a Diego Forlán

Diego Forlán llegó a Uruguay y todos los periodistas lo estaban esperando afuera del área VIP del aeropuerto. Como el futbolista demoraba en salir, a Bebe Morosini se le ocurrió enviar a una niña a buscarlo.

En Día Perfecto estábamos en vivo desde el móvil cuando nos enteramos de la llegada del flamante delantero aurinegro. No te pierdas el divertido momento que se generó alrededor de la llegada de Diego Forlán. Como Bebe Morosini no podía ingresar al área VIP, se le ocurrió enviar a una pequeña que estaba allí. La niña fue y vino un par de veces, le pidió a Forlán que se acercara y este le respondió que en un ratito lo haría.

Kesman: "me gusta prender un fuego con un asadito y tener gente en mi casa"

El Mariscal habló de la importancia de la familia, se refirió a la relación con sus hijos Yanina y Martín, su nieto Franco, y dijo que lo que más le gusta es organizar asados en su casa.

En la segunda parte de la entrevista en Día Perfecto, Alberto Kesman elogió a María José, su flamante esposa. "Lo primero que exijo de una persona que está conmigo es que respete a mis hijos y que me respete a mí. Que yo la quiera, me guste y que me despierte encanto todos los días cuando me despierto. Tiene muchas cosas, es una mujer de antes, que trabaja duro todo el día... lo más importante es la buena onda que tenemos, nunca me peleé con ella".

"Viví el casamiento con gran alegría. Vi la sonrisa de mis hijos, la de ellos y que la gente estaba disfrutando", dijo en referencia a la fiesta de casamiento.

Acerca de lo que le gusta hacer más allá del trabajo, el Mariscal dijo que "lo que más me gusta es prender un fuego con un asadito, hacerlo yo y tener gente en mi casa".

Dale play al video y mirá la segunda parte de la entrevista a Alberto Kesman en Día Perfecto.

Xime Barbé puso al Mariscal contra la pared en este juego

"Entre vos y yo" es un juego que le planteó Xime Barbé a Alberto Kesman. Se trata de una serie de preguntas con opciones difíciles para escoger.

ENTRE VOS Y YO con Alberto Kesman

1- ¿Moria Casán, Sophia Loren o la Coca Sarli?
2- ¿Ghiggia, Maradona o Beckenbauer?
3- Para la primera cita: ¿Boliche, boîte o cine discontinuado?
4- El beso ¿es todo?

Además, no te pierdas la reflexión final del Mariscal

"Hacíamos fiesta los jueves de noche y Alberto iba y nos acompañaba"

En esta primera parte de la entrevista a Alberto Kesman en Día Perfecto, Federico Buysan recuerda dos anécdotas que lo unieron al Mariscal.

Alberto Kesman es un periodista deportivo consagrado en Uruguay. Hace casi 40 años que trabaja en televisión y más de 40 años que trabaja en radio. En los ambientes en los que se mueve es difícil que un compañero tenga algo negativo para decir sobre su persona.

Este jueves en Día Perfecto, Fede Buysan recordó una anécdota que compartió con Alberto y que lo marcó para siempre. Además, Fede también contó que hace muchos años le cedió una barra de un boliche para que Kesman administrara con un amigo.

No te pierdas esta primera parte de la entrevista con Alberto Kesman, en la que el Mariscal cuenta anécdotas relacionadas a su trabajo. 

 

La divertida anécdota de Victoria Rodríguez con el príncipe Alberto de Mónaco

La conductora contó en Día Perfecto lo que tuvo que hacer para lograr conseguir una nota con el monarca unos cuantos años atrás.

A lo largo de toda su carrera, Victoria ha entrevista a personalidades de todo el mundo: cantantes, actores, artistas, humoristas, monarcas, etc. En Día Perfecto le pedimos que recordara algunas y relatara una que haya destacado entre las demás. Victoria eligió la del príncipe Alberto de Mónaco, que asegura que fue la que más le costó conseguir.

Se había comenzado a correr el rumor que el monarca estaba en Punta del Este, pero nadie sabía dónde iba a estar. Incluso se había dicho que la revista Caras había incluso ofrecido dinero a cambio de la entrevista, pero que el príncipe no había aceptado. Victoria, totalmente decidida a lograr aquella nota, le preguntó a Eduardo Constantini -el coleccionista de arte argentino- dónde estaba. "No te puedo decir Victoria, pero sí te puedo decir que va a ir a una fiesta en lo de Valeria Mazza y Alejandro Gravier. El uruguayo que va es Alfredito Etchegaray", le respondió. Así que Victoria lo llamó a Etchegaray y le pregunto con cuántas chicas iba. "Cuatro", le dijo él. "Bueno, vas con cinco", le respondió Victoria.

Así fue que marchó a la fiesta en  la casa de Valeria Mazza y su marido. No encontraba la forma de poder competir con las chicas que estaban allí así que para poder lograr el acercamiento con el príncipe eligió un look algo osado pero intelectual a la vez. "Para intelectual estaba buena", dijo entre risas. Sabía que su ventaja estaba en lo que había estudiado sobre Mónaco y que, además, sabía hablar inglés y francés. "Parecía la ama de llaves de Alfredito al lado de las modelos de dos metros", contó.

Gravier la recibió amablemente en la entrada de la casa, pero ese fue el único atisbo de buen trato que recibió por parte de los anfitriones en la fiesta. El príncipe demoró en llegar así que tuvo que esperar un buen rato sin saber mucho qué hacer. Se quiso sumar a una conversación de Valeria Mazza y otra modelo, pero la ignoró por completo.

Finalmente llegó el príncipe Alberto junto a dos amigos franceses. "No habían pasado cinco minutos que estaba yo acá, los dos amigos franceses a mi lado y todas las chicas sentadas mirando mi charla. El príncipe, otro boboncio, estaba parado en una esquina comiendo un sandwiche", sentenció. Logró el vínculo con sus amigos y unos minutos después se animó a decirle: "Alberto, acompañanos". "Y Albert vino. No habían pasado siete minutos que estabamos los cuatro juntos y todas mirando", contó.

Victoria había logrado una buena relación, al punto que la habían invitado a almorzar al día siguiente. Pero a ella le continuaba preocupando conseguir la nota, ya que "almorzar con el príncipe no necesariamente me interesaba". "En un momento le digo a uno de los amigos. 'Bueno, te tengo que explicar algo. Yo en realidad además de traductora soy notera, trabajo para un programa de verano'. Se ofendió y me dijo: 'preguntale a Alberto, pero conociéndolo se va a re desilusionar'. Yo pensé: 'la embarré, soy la peor'. Pero ya estaba todo vendido así que vamos al balcón de la casa de Valeria Mazza y le dije: 'Yo trabajo en un programa de entrevistas y soy madre de un niño de dos y si yo no consigo tu nota me van a despedir'. Y cuando estaba en plena elaboración de la mentira me dice 'OK, pero te va a costar'. Yo era tan inocente que se ve que mi cara se transformó y me dijo: 'un beso en el cachete'", relató. Alberto le dio una dirección y la citó al otro día en ese lugar.

Para Vicky era una victoria a medias, porque no estaba segura que finalmente conseguiría la nota. Pero al otro día se dirigió a la dirección que le había dado Alberto y la atendió una señora con guantes hasta los codos. "Hola, ¿está el príncipe?", dijo Victoria. -¿Quién lo busca? -Victoria. A los minutos la señora volvió y la hizo pasar. Victoria hizo la entrevista y luego fue a almorzar con ellos. "Terminó siendo divertido", finalizó.

 

Cacho de la Cruz jugó al "Sipi Nopo" con Cata Ferrand

Con auriculares con música fuerte, Cacho debe elegir "sipi" o "nopo" entre premios que Cata le va ofreciendo.

El reggaetón subió la temperatura

Cuatro parejas se presentaron en la pista del Bailando 2015. Gisela Bernal se llevó la nota más alta y, de la mano de Campi, volvió Antonio Gasalla.

El último programa de la semana se inició con la presentación de una nueva gala de Reggaeton. Laura Fidalgo volvió a reemplazar a Nacha Guevara en el jurado, ocasión que Marcelo aprovechó para chicanear a Claudio Salomone: “Qué linda pareja hacen, me encanta”. Lookeados como boxeadores, Gisela Bernal y Nicolás Villalba abrieron la pista al ritmo de “Impacto” de Daddy Yankee y debieron repetir la coreografía por un problema técnico. Ángel De Brito (voto secreto) elogió mucho la actuación: “Tuvieron la energía exacta”. Laura Fidalgo (9) señaló: “Estuvo bueno porque fue un reggaeton sensual pero no estuvo ordinario”. Moria Casán (9) vio “un virtuosismo impresionante” y agregó: “Me gustó mucho, los felicito”. Soledad Silveyra (9) destacó: “Me encantó la coreo, muy inteligente la idea de que sean boxeadores”. Por último, Marcelo Polino (8) notó a Gisela muy flaca y le preguntó si estaba comiendo bien. “Estuvo divino lo que hicieron”, dijo respecto a la coreografía. Total: 35 puntos.

Antes de que saliera la segunda pareja a la pista, Zulma (la empleada de limpieza interpretada por Gladys Florimonte) apareció en el estudio para acosar a Marcelo. Al rato, hizo su ingreso Lizy Tagliani, quien tuvo un encontronazo con la pretendiente del conductor pero terminó besándola. Luego, con el apoyo de su novio Lucas, bailó junto a Cristian Ponce el tema “El ritmo no perdona” de Daddy Yankee. “Me encantó lo que hicieron”, sentenció de entrada De Brito (voto secreto). “Me encanta tu frescura, Lizy. Se te ve siempre muy relajada y tenés una gran pisada”, apreció Fidalgo (9). Moria (7), que también tuvo un “entredicho” con Zulma, consideró: “A mí me faltó ebullición. Si bien son sumamente correctos, no tuvieron una linda línea. Incluso en el perreo, faltó más determinación”. A su vez, Solita (8) destacó: “Felicitaciones. Has crecido un montón, Lizy, una maravilla”. Y finalmente Polino (7) increpó a Lizy por una supuesta crítica suya sobre el criterio de evaluación del jurado: “Mi puntaje depende siempre de lo que veo acá. Aclarado eso, me gustó mucho la coreo”. Total: 31 puntos.

Caracterizado como Antonio Gasalla, Martín Campilongo salió a la pista para bailar junto a Barby Reali “Ella se arrebata” de Latin fresh. “Una apuesta me trajo de vuelta acá: le dije a la Xipolitakis que si ella piloteaba un avión yo bailaba reggaeton”, explicó el falso creador de Mamá Cora, que rescató algunas pertenencias que se había olvidado de su época de jurado. De Brito (voto secreto) fue el primero en calificarlos: “Me gusta mucho este equipo, pero hoy quiero rescatar a Barby. Me encanta lo que hacen”. Fidalgo (10) remarcó: “Nunca te fuiste del personaje, Martín, eso es muy importante”. Moria (9) también quedó muy satisfecha: “Muy bueno el personaje. Estos bailes suelen ser los más difíciles y ustedes lograron que haya perreo sin vulgaridad”. Solita (10) fue puro elogio: “Apareció el reggaeton panameño. De verdad, una maravilla”. En tanto, a Polino (5) no lo convenció: “La previa me encantó, pero no la puedo calificar. Estaban para diez pero el baile quedó a mitad de camino”. Total: 34 puntos.

En el último turno, Ailén Bechara y Fernando Bertona bajaron el telón con su performance de “Na de na” de Ángel y Khriz. Marcelo prosiguió en su intento de conseguirle novio a la ex azafata, quien realizó una coreografía que no contó con la aprobación del jurado. “Venías evolucionando, pero hoy diste un paso atrás, Ailén. Parecías una vedette principiante”, le bajó el pulgar De Brito (voto secreto). “Por no ser bailarina, hiciste una coreo prolija. Tenés un carisma natural, pero a la coreo le faltó fuerza y pasión”, opinó Fidalgo (7). Moria (6) tampoco quedó conforme: “No me pasó nada. Faltó potencia y determinación. Tampoco calentaste. Si en la cama sos como en la pista, es fatal”. Solita (6) analizó: “Estuviste todo el tiempo con una sonrisa, Ailén, faltó interpretación del salvajismo que pedía la canción”. Y Polino (2) concluyó: “Tengo una sensación de decepción. Pareció el perreo de una quinceañera, fue horrible”. Total: 22 puntos.