Donald Trump logró el sábado ser absuelto por segunda vez en un juicio político

Los demócratas buscaban condenarlo por “incitación a la insurrección” por el asalto al Capitolio el pasado 6 de enero.

El expresidente de Estados Unidos fue exculpado en un proceso ante el Senado sobre su responsabilidad en los disturbios ocurridos durante la toma del Capitolio el 6 de enero.

La votación de 57 contra 43 a favor de una condena demostró que Trump sigue controlando el Partido Republicano. Solamente siete senadores republicanos votaron junto a los demócratas, sin lograr la mayoría de dos tercios requerida para una declaración de culpabilidad.

El magnate celebró la decisión por medio de un comunicado y denunció el proceso como "otra fase de la mayor cacería de brujas de la historia" de Estados Unidos.

La defensa de Trump afirmó que sin importar el horror mostrado en las imágenes de los disturbios en el Capitolio, que dejaron cinco muertos, eso no cambia el hecho de que, a su juicio, Trump es inocente.

El líder de la minoría republicana en la Cámara Alta, el senador Mitch McConnell, ya había adelantado que votaría en contra de una condena pero admitió que Trump tiene cierto grado de responsabilidad por el asalto al Capitolio.

Por su parte el presidente de EE.UU., Joe Biden, reconoció que la absolución de Donald Trump en el juicio político en su contra demuestra que la "democracia es frágil" y, por ello, pidió a todos los estadounidenses "defender la verdad y derrotar las mentiras". Solo usando la verdad, argumentó Biden, EE.UU. será capaz de acabar con la "guerra no civil" entre demócratas y republicanos y "curar el alma de la nación".

El proceso en el Senado duró cinco días. Los demócratas buscaban la condena para proceder después con la inhabilitación política de Trump para volver a ejercer cargos públicos.

Donald Trump fue acusado en el Congreso en un histórico segundo procedimiento de juicio político

Una semana antes del final de su mandato, su gobierno termina en un clima de extrema tensión.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, fue acusado el miércoles en el Congreso en un segundo juicio político esta vez por incitar a la insurrección en la toma del Capitolio por sus partidarios la semana pasada que dejó cinco muertos.

La Cámara de Representantes, controlada por los demócratas, votó a favor del “impeachment" del mandatario republicano por 232 votos contra 197.

Diez congresistas republicanos votaron a favor de la acusación, a diferencia de diciembre de 2019, cuando ningún miembro del partido del presidente apoyó el primer juicio político en su contra.

“Hoy de manera bipartidista la Cámara demostró que nadie está por encima de la ley, ni siquiera el presidente de Estados Unidos, que Donald Trump es un claro y presente peligro para el país y una vez más honramos el juramento del cargo para proteger y defender la Constitución de Estados Unidos”, dijo la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi.

Tras la votación en la Cámara de Representantes toca al Senado juzgar a Trump por segunda vez.

Sobre la nueva acusación el líder de la mayoría republicana en el Senado, Mitch McConnell aseguró en un comunicado que no hay tiempo suficiente para que el mandatario sea juzgado de manera justa y seria antes de que deje la Casa Blanca el 20 de enero cuando el presidente electo Biden asuma la presidencia.

Además sentenció que no convocará al Senado antes del 19 de enero, pues está en un receso. Después del 20 de enero el Senado estará controlado por los demócratas.

Trump, que se ha negado a asumir cualquier responsabilidad por el asalto al Capitolio y afirma que su discurso ante los manifestantes antes del incidente fue totalmente apropiado, llamó desde la oficina Oval a los estadounidenses a estar unidos y no mencionó el impeachment.

“A quien sigas, a la derecha o a la izquierda, demócrata o republicano, nunca hay justificación para la violencia. Sin excusas, sin excepciones. Estados Unidos es una nación de leyes. Quienes participaron en los ataques de la semana pasada serán llevados ante la justicia”, dijo Donald Trump.

El mandatario es muy popular entre millones de estadounidenses, lo cual podría frenar a algunos legisladores antes de condenarlo.

Nicolás Albertoni sobre los incidentes en el Capitolio: "Si hay un mensaje claro es que Trump no muestra la esencia de los republicanos"

El especialista uruguayo en política internacional conversó sobre los acontecimientos en el Capitolio, el uso de la Enmienda N° 25, el acto de cambio de mando, la medida de Twitter ante Trump y la elección de Joe Biden sobre su asesor político en América Latina.

Incidentes en el Capitolio

Trump confirma de alguna forma que perdió la elección tras todo este caos. Tras dos meses de ese gris entre que un presidente fue electo y recién se confirma la elección. La segunda vuelta en Georgia, caso que se da en pocos estados, reverdece lo que fue el clima electoral. Si sumamos todo eso y el estilo de Trump fue lo que vimos el miércoles pasado.

Lejos estamos del fin de este sistema. Desde mi lectura de alguna manera confirma la solidez de la democracia. Creo que si era un fin predecible con el estilo de Trump y las inequidades que siguen existiendo en Estados Unidos.

Los expresidentes norteamericanos juegan un papel importante visitando países, pero Trump va ser una persona que le va costar ser parte del sistema internacional. Si hay un mensaje claro en estas horas sobre el sistema y el sistema partidista, Trump no muestra la esencia de los republicanos.

Impeachment

En esta semana va ser un poco difuso porque la conclusión del impeachment va llevar 2 semanas. Lo importante es que el proceso se inicia, el proceso de juicio político. Se hará un récord porque será el único presidente que pasa por un impeachment en un mismo mandato. Algo histórico en los Estados Unidos.

Lo que si puede ser paralelo es la Enmienda 25, que es lo que esperan los demócratas que suceda. Cuando un presidente no está en condiciones para ejercer la presidencia debe salir de la presidencia. Si se concreta rápido, Trump puede salir rápido de la presidencia. Un presidente activo que deberá dejar la presidencia de forma automática si se aplica la enmienda 25.

Cambio de mando

El antecedente es el de Richard Nixon, que se da cuando él renuncia a la presidencia. Si hubo algo similar entre candidato saliente y entrante. 150 años atrás cuando Johnson, democráta no va a la asunción del republicano Grant.

Twitter

Es un tema delicado. De alguna forma abre todo lo que pasó con la libertad de expresión. Si bien efectivamente ha rozado los límites de incitar la violencia a través de Twitter. Trump puede perfectamente estar en otras redes que no tienen ninguna limitante y puede emigrar. Eso no es sano. Se genera ollas a presión de una retórica que se retroalimenta.

Juan González

Es uno de los mayores conocedores de América Latina y eso a Biden le permitirá tener oídos frentes en el contexto de ver el tema del comercio con México. La política migratoria será otro factor. En términos internacionales, los desafíos de todos los asesores políticos va ser poner en agenda los temas políticos internacional. Por ejemplo, en la agenda de la política internacional cuál va ser la postura de Biden sobre y ante China en el comercio.

Erick Langer: "Me parece que el Partido Republicano se va a dividir"

Graves incidentes en Estados Unidos ocurrieron dentro del Capitolio en la jornada de este miércoles que tuvo como resultado una mujer asesinada y hubo una detonación de gases lacrimógenos. La sesión debió suspenderse y la alcaldesa de Washington ordenó un toque de queda en la ciudad desde las 18:00 locales hasta las 06:00 del jueves. Conversamos con el profesor de la Universidad de Georgetown para analizar la situación.

Sensación

No se sabía que iba a ser tan fuerte, pero sí se había que había algunos congresistas que estaban tratando de mostrar a Trump su lealtad. El presidente está tratando como pueda de hacer autogolpe. Sí tiene colaboradores en el congreso también. No creo que pensaran que iba a pasar esto, pero sí alimentar su idea falsa de que había ganado las elecciones. Trump no lo quiere reconocer, pero eso es una mentira.

Ojalá que lo saquen del poder según la enmienda 25, pero es muy difícil. Aquí las instituciones son bastante fuertes. Me parece que el Partido Republicano se va a dividir. La gente que está a favor de la democracia se va a vivir y va a ser muy difícil para el Partido Republicano seguir como está. Es muy difícil saber qué pasará. Al final creo que la soberbia de que le decimos a los demás cómo hacer democracia, ahora ya no lo podemos hacer. Me parece que va a tener muchas consecuencias para Estados Unidos. Siempre hemos querido predicar para el resto del mundo y ahora ya es bastante difícil.

Evaluación de una solución

Hay que regular medios como Twitter, Facebook. Regulando esto creo que es un principio. La sociedad ha empezado a dividirse por esta tecnología. Me parece que hay que tener mucho cuidado para que no divida más a la sociedad. Esta sería una de las soluciones más importantes. Me parece que estamos como estamos por esta tecnología que antes no estaba. Estados Unidos tiene que liderar la regulación porque son empresas estadounidenses. El problema es la forma en la que hacen dinero.

No se necesita al expresidente para el cambio de mando. Se necita que el presidente electo firme en una biblia. Es el presidente de la Corte Suprema quien tiene que estar. Hay una aceptación del presidente electo. Nunca se ha contemplado que un presidente no estuviera, pero hoy la presencia del expresidente no es necesaria para la transmisión de mando.

Parece que hay tres emergencias médicas de gente que murió. También hay varios policías heridos también. Hay policías y guardias que fueron cómplices.

Hubo senadores que dijeron que eso sí fue guerrismo anoche y que eso está basado en mentira y que lo que se tendría que haber hecho es simplemente decir la verdad.

Los líderes del mundo inauguraron este fin de semana la cumbre anual del G20 en un formato "virtual"

La lucha contra la pandemia de coronavirus como punto central.

Los países del grupo pidieron un esfuerzo global para facilitar el acceso a las vacunas contra el coronavirus y para luchar contra sus devastadoras consecuencias económicas, entre ellas la deuda.

Durante su intervención, el residente de Argentina, Alberto Fernández, denunció los "niveles alarmantes de desigualdad" en el mundo y pidió "cooperación y solidaridad", recordando que su país hizo "un enorme esfuerzo fiscal".

Desde México, el mandatario Andrés Manuel López Obrador afirmó que "la atención médica, las vacunas y las medicinas deben ser gratuitas y de aplicación universal" y llamó a garantizar la libertad y abandonar la "tentación de imponer medidas autoritarias como el confinamiento excesivo o el toque de queda".

Por su parte, el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, aseguró que "desde el principio" ha hecho hincapié en que se debe "cuidar la salud de las personas y la economía a la misma vez" y agregó que el tiempo le "ha dado la razón".

La reunión de dos días de los países más ricos del mundo se celebra en medio de críticas por su respuesta a la recesión mundial y cuando el presidente de estados unidos, Donald Trump, sigue sin reconocer su derrota en las elecciones presidenciales. Según indicaron a la AFP dos participantes, Trump hizo una breve aparición donde habló principalmente de su balance y luego se fue a jugar al golf en un campo cerca de Washington.

Donald Trump pareció admitir su derrota ocho días después que se anunciaran los resultados de las elecciones en EE.UU.

Sin embargo no tardó en dar marcha atrás y denunciar de nuevo un fraude masivo sin dar ninguna prueba.

Donald Trump dice haber perdido en unas elecciones amañadas.

El presidente de Estados Unidos pareció haber admitido su derrota en un tuit publicado el domingo pero más tarde dio marcha atrás e insistió en sus acusaciones de fraude masivo, aunque sin ofrecer ninguna prueba.

En medio de una de sus habituales series de airados tuits, Trump se refirió explícitamente por primera vez a la victoria de Joe Biden.

"Él ganó porque la elección fue amañada", escribió el magnate pero poco más de una hora después y ante la avalancha de reacciones suscitadas por su mensaje, replicó enérgicamente en el otro sentido.

"Solo ganó a los ojos de los medios de noticias falsas, ¡No concedo NADA!”, aseveró Trump en publicaciones a las que Twitter colocó una etiqueta advirtiendo que "esta denuncia de fraude electoral es controvertida".

El viernes, Trump ya se había referido por primera vez -aunque a medias- a la victoria de Biden, dejando entender que él ya no estaría más al frente de la gestión de la crisis del coronavirus después del 20 de enero, día de la toma de posesión presidencial.

Miles de seguidores del magnate se manifestaron el sábado en Washington, apoyando sus acusaciones de fraude en una protesta que acabó con algunos enfrentamientos con grupos rivales.

Los resultados de todos los estados ya fueron anunciados por las grandes cadenas de televisión del país. Biden consiguió 306 votos electorales, contra los 232 del presidente saliente.

Pero Trump insiste en que fue víctima de un fraude masivo a pesar de que autoridades electorales locales y nacionales rechazan esa versión y de que los recursos que ha presentado su equipo han sido rechazados por los tribunales.

Donald Trump perdió las elecciones presidenciales, pero algunos de sus seguidores se manifestaron este fin de semana en Washington

Denuncian lo que ellos consideran como un "robo" electoral, pese a la ausencia de elementos concretos que acrediten esa acusación.

En su trayecto desde La Casa Blanca para ir a jugar al golf, el presidente republicano, que todavía no ha reconocido su derrota en las elecciones frente al demócrata Joe Biden una semana después de conocerse los resultados, pudo ver desde su limusina blindada a varios centenares de sus simpatizantes reunidos en el centro de la ciudad.

El convoy presidencial pasó frente a la Plaza de la Libertad, donde los congregados gritaban "¡cuatro años más!, ¡cuatro años más!".

Muchos de ellos agitaban banderas de "Trump 2020" y algunos portaban pancartas en las que podía leerse "El mejor presidente de la historia" o "Detengan el robo".

El presidente saludó en twitter las manifestaciones en su honor y, exagerando su convocatoria, aprovechó la ocasión para reiterar sus acusaciones del supuesto fraude electoral del que se dice víctima.

"Cientos de miles de personas muestran su apoyo en Washington DC. "¡Ellos no tolerarán una elección amañada y corrupta!", tuiteó Trump.

 

Donald Trump hizo su primera aparición pública desde que resultara derrotado en las elecciones presidenciales

Sigue sin reconocer a Biden como ganador; el actual presidente de EE.UU. participó de la ceremonia del Día de los Veteranos.

Donald Trump, hizo este miércoles su primera aparición oficial después de las elecciones en el marco de la conmemoración del Día de los Veteranos, una fecha tradicional de unidad en el país, ahora empañada por su negativa a reconocer la victoria de Joe Biden.

El mandatario republicano asistió antes del mediodía a una ceremonia celebrada bajo la lluvia en el cementerio nacional de Arlington, en Virginia, cuatro días después de que los medios estadounidenses declararan, basándose en proyecciones de resultados oficiales, que su rival demócrata ganó las elecciones.

Desde entonces, Trump no se ha dirigido a la nación más que a través de Twitter, y no ha aceptado su derrota frente a Biden, como es tradicional en Estados Unidos una vez que se proyecta un ganador.

El republicano ha permanecido encerrado en la Casa Blanca, sosteniendo que está a punto de ganar y presentando demandas en las que alega fraude electoral.

El miércoles por la mañana, volvió a tuitear sin pruebas que había ganado las elecciones y había sufrido una manipulación de votos, pese al consenso de observadores internacionales, líderes mundiales, funcionarios electorales locales y medios de comunicación de que la votación del 3 de noviembre fue transparente y no mostró ningún indicio creíble de fraude.

 

Una semana después de las elecciones en Estados Unidos, el presidente Donald Trump no admite su derrota frente a Joe Biden

Logró que este martes el departamento de Justicia dé carta libre para investigar eventuales irregularidades en las elecciones del 3 de noviembre.

Tras una semana de las elecciones en Estados Unidos, el presidente Donald Trump sigue sin reconocer su derrota frente al demócrata Joe Biden y sigue reclamando su triunfo y bloqueando el proceso de transición.

De hecho, este martes consiguió luz verde para que se inicien investigaciones sobre eventuales irregularidades en las elecciones.

El jefe del Departamento de Justicia, Bill Barr, dio a los fiscales federales de todo el país una autorización para abrir indagatorias. La política hasta ahora del Departamento de Justicia ha sido de esperar que los recuentos de votos estén certificados y se complete el recuento antes de implicarse.

Pero Barr, un fiel escudero de Trump, dijo a los fiscales que esta práctica nunca ha sido una regla tan estricta y que si ven cualquier elemento que pueda revertir los resultados de la elección del 3 de noviembre, deberían investigarlo.

Después de esta notificación, el jefe del servicio responsable de delitos electorales, que supervisa las investigaciones de fraude, anunció su renuncia.

Trump sigue en una postura sin precedentes para un presidente estadounidense, de no reconocer el triunfo de su rival.

De hecho a impedido el acceso de Biden a la Casa Blanca al no realizar la invitación de cortesía al presidente electo como el mismo hizo en su momento por invitación de Obama. Esta invitación a la que se niega marca el inicio de la transición y la transferencia pacífica del poder.

 

Donald Trump dice que Biden no debería reivindicar la victoria erróneamente en Estados Unido

El presidente de Estados Unidos dijo este viernes que su rival demócrata no debería reivindicar la victoria en las elecciones de forma "errónea", en medio de un conteo que da una ventaja a los demócratas.

"Joe Biden no debería declarar la victoria para la presidencia de forma errónea. Yo también podría reivindicarla. ¡Los procedimientos judiciales no han hecho más que empezar!", declaró en Twitter el mandatario.

Trump recalcó que había estados que no habían certificado los resultados y que su campaña lanzó varias disputas legales que "podrían determinar quien es el vencedor".

Sin embargo, los conteos casi completos en cada estado muestran una ventaja para Biden irremontable, lo que permitió a las grandes cadenas estadounidenses darlo por vencedor, una costumbre en cada elección.

Después de que los medios dieron a Biden como ganador en Pensilvania y en Nevada este sábado, se proyecta que reunirá al menos 279 votos en el Colegio Electoral, que es el que elige al presidente, superando el umbral de los 270 votos necesarios para llegar a la Casa Blanca.

En una conferencia de prensa del equipo de campaña de Trump en Filadelfia, su abogado personal Rudy Giuliani afirmó que Trump no está listo para conceder la victoria a su oponente.

"Evidentemente no va a conceder cuando hay al menos 600.000 votos en cuestión", indicó, sin entregar pruebas.

Trump sostiene que en Pensilvania no se permitió a los observadores republicanos un "acceso significativo" para supervisar el escrutinio. Hay quejas en varios estados por acceso insuficiente al proceso de conteo.

Varios líderes republicanos se cuadraron con el presidente, incluyendo el senador Lindsey Graham, quien insistió en que "las acusaciones de irregularidades en el voto y de conductas impropias" deben ser tomadas en serio y no "escondidas bajo la alfombra".

"Los resultados de las elecciones no son determinados por los medios, deben ser certificados por recuentos de voto", agregó indicando que las autoridades de Pensilvania deberían tomar esas acusaciones de forma seria, antes de certificar un resultado definitivo.

Biden tiene proyectado hablar al país el sábado a las 20h00 (01H00 GMT).

El candidato demócrata Joe Biden ganó la carrera por la Presidencia de Estados Unidos

Joe Biden ganó la Casa Blanca, proyectaron las cadenas de televisión el sábado, derrotando a Donald Trump y poniendo fin una presidencia que convulsionó a Estados Unidos y al mundo entero.

CNN, NBC News y CBS News anunciaron el triunfo del candidato demócrata antes de las 11H30 (16H30 GMT), luego de declararlo vencedor en Pensilvania, su estado natal, con lo cual alcanzó la mayoría necesaria en el Colegio Electoral para superar al mandatario republicano.

Cuatro días después de la jornada electoral del 3 de noviembre, y tras un conteo que tuvo al país en vilo, el exvicepresidente de Barak Obama, de 77 años, cosechó 273 votos electorales, traspasando el umbral de los 270 que le permite convertirse en el 46º presidente de Estados Unidos.

El desenlace surge de una participación récord de votantes al cabo de una campaña electoral tensa y marcada por la pandemia del coronavirus, en la cual Estados Unidos es el país del mundo con el mayor número de muertos.

Trump, el amante de los tuits, no reaccionó de inmediato. Pero a medida que la ventaja de Biden crecía durante el conteo de votos desde la elección del martes, el presidente republicano arremetió con acusaciones de fraude sin fundamento y afirmó, falsamente, que había ganado.

El sábado temprano, mientras se dirigía a su campo de golf en Virginia, repitió esto, tuiteando: "¡GANÉ ESTA ELECCIÓN, POR MUCHO!".

Sin embargo, para Trump, de 74 años, este resultado es el fin de sus sueños de reelección: el multimillonario empresario que llegó a la Oficina Oval como 'outsider' de la política será el primer presidente de un único mandato desde el republicano George H. W. Bush a principios de la década de 1990.

Biden, que obtuvo los votos de un récord de más de 74 millones de personas, se encontraba en su feudo de Wilmington, Delaware. El viernes por la noche pronunció un discurso en el que instaba a los estadounidenses a "dejar atrás la ira" y "unirse como nación".

El Servicio Secreto ya ha comenzado a intensificar la seguridad del presidente electo, que será investido el 20 de enero.

Para Biden, el hombre de mayor edad en ganar la presidencia, este triunfo es la coronación de medio siglo de carrera política, incluidos ocho años como mano derecha del primer presidente negro estadounidense.

Un centrista que se ha enfrentado al ala más izquierdista del Partido Demócrata, llega a la Casa Blanca en su tercera postulación tras intentarlo en 1988 y 2008.

Y lo hace de la mano de la senadora negra Kamala Harris, una abogada hija de inmigrantes de Jamaica e India de 56 años, que hace historia como la primera vicepresidenta de Estados Unidos.

- Restaurar el "alma" de EEUU -

Ridiculizado por Trump, quien lo apodó "Joe El Dormido" acusándolo de capacidades mentales disminuidas, Biden es conocido por su empatía tras varias tragedias: perdió a su primera esposa e hija en un accidente automovilístico en 1972, y cuatro décadas después, a otro de sus hijos, Beau, por un cáncer cerebral.

Ahora, Biden prometió restaurar el "alma" de Estados Unidos.

La primera potencia mundial llora unos 235.000 muertos por una pandemia que no da señales de ceder, y que ha provocado la peor crisis económica en un siglo y desatado masivas protestas sociales.

Pero sobre todo, el país está amargamente dividido sobre temas fundacionales como la raza, la inmigración, el porte de armas y el vínculo con el resto del mundo luego de un gobierno de Trump bajo el lema "Estados Unidos primero".

Y aunque Biden ganó, la mitad del electorado apoyó a Trump, muchos profundamente convencidos y otros no tanto, pero todos ajenos a la retórica demócrata.

Esta división seguramente siga impactando en el Congreso, donde los republicanos se encaminan a mantener su mayoría en el Senado y los demócratas, aunque siguen controlando la Cámara baja, han perdido bancas.

- Un plebiscito sobre Trump -

Biden ganó tras recuperar Pensilvania, Michigan y Wisconsin, tradicionales estados demócratas del Medio Oeste del país, que Trump conquistó en 2016 con el apoyo de los votantes blancos de clase obrera.

También tenía escasas mayorías a medida que el recuento de votos se acercaba a su fin en Arizona y Nevada, mientras que el recuento en Georgia era tan estrecho que el estado declaró que realizaría un recuento.

El exvicepresidente se comprometió a ser "un presidente para todos los estadounidenses" en una elección que en muchos sentidos fue un plebiscito sobre el odiado o amado Trump.

Biden, que optó por una campaña respetuosa de las restricciones del covid-19, se presentó como el líder responsable y apegado a la ciencia que el país necesita para enfrentar la emergencia sanitaria y sus consecuencias.

Trump, que hizo actos multitudinarios a un ritmo frenético tras ser hospitalizado por el virus, desestimó el consejo de los epidemiólogos y minimizó la gravedad del covid-19.

Pero la pandemia ensombreció los logros económicos de su gobierno, principal activo hacia la reelección: el desempleo pasó de un mínimo histórico de 3,5% en febrero a un 14,7% en el peor momento del confinamiento, y aunque se recuperó a 6,9% en octubre, dejó cicatrices.

Y lejos del discurso conciliador de Biden, Trump arengó a su base con afirmaciones infundadas, como presentar a los inmigrantes indocumentados como asesinos y violadores, decir que lo demócratas prohibirían las armas y despreciarían la "ley y el orden".

- "Perder nunca es fácil" -

El enero, cuando Joseph Robinette Biden Jr. preste juramento a los 78 años como el presidente de Estados Unidos de mayor edad, Donald J. Trump dejará tras de sí un tumultoso gobierno tras su impactante trinfo sobre Hillary Clinton.

El neoyorquino afecto a las luces del espectáculo saldrá de la Casa Blanca tras sobrevivir a un histórico juicio político, romper las normas diplomáticas internacionales y acostumbrar a los estadounidenses a un sinfín de escándalos.

Objeto de dos investigaciones en Nueva York que podrían concluir en juicios por supuesta evasión fiscal, fraude y declaraciones falsas, su horizonte judicial podría ser sombrío.

Para el magnate inmobiliario que se metió en las casas de los estadounidenses como el exitoso y carismático conductor del 'reality show' "El Aprendiz", despedirse de la Oficina Oval lo equipara al tipo de persona "perdedora" que suele denostar.

"Ganar es fácil", comentó el día de las elecciones. "Perder nunca es fácil. No para mí".

Votantes latinos se manifestaron en Florida a favor de Donald Trump

Pese a su política anti inmigración, el candidato republicano se queda con los votos en un Estado marcado por la presencia hispana.