China y Estados Unidos firmaron este miércoles la primera fase de un esperado acuerdo comercial

El acuerdo promete poner fin a la guerra de aranceles entre las dos potencias.

El presidente de EEUU Donald Trump y el viceprimer ministro chino Liu He, suscribieron este miércoles un acuerdo de 86 páginas en un encuentro realizado en la Casa Blanca, frente a más de 200 invitados de los círculos empresariales, gubernamentales y diplomáticos.

Se trata de la fase 1 del esperado acuerdo comercial entre las dos potencias cuya guerra comercial ha sacudido en los últimos tiempos a la economía mundial.

El pacto reducirá algunas tarifas y hará que Beijing impulse la compra de bienes y servicios estadounidenses, desactivando así un conflicto de 18 meses entre las dos economías más grandes del mundo.

“Hoy dimos un paso crucial, uno que no habíamos dado antes con China, hacia un futuro de comercio justo y recíproco con la firma de la fase uno del histórico acuerdo comercial entre Estados Unidos y China. Juntos estamos corrigiendo los errores del pasado y cumpliendo con un futuro de justicia económica y seguridad para los trabajadores, agricultores y las familias estadounidenses”, dijo el presidente estadounidense Donald Trump.

“Esta es la conclusión de la primera fase de este acuerdo comercial entre China Y EEUU, es Bueno para China para Estados Unidos y para el mundo entero”, expresó viceprimer ministro de China Liu He.

El juicio de destitución contra Trump podría comenzar la próxima semana y colarse en el medio de la campaña electoral estadounidense

La oposición está convencida de que el presidente abusó de su cargo para convencer a Ucrania de desprestigiar al exvicepresidente demócrata Joe Biden, su probable rival para las elecciones de noviembre, y de que luego obstruyó la investigación del Congreso.

Después de semanas de espera, la Cámara de Representantes votará el miércoles para enviar al Senado la acusación que ha retenido contra Donald Trump, el último paso antes del inicio del juicio de destitución contra el presidente republicano.

La líder de los demócratas en la Cámara y principal adversaria de Trump en el Congreso, Nancy Pelosi, anunció el martes después de una reunión a puerta cerrada con los congresistas que la acusación finalmente sería enviada el Senado de mayoría republicana este miércoles, después de una votación final en sesión plenaria en la cámara baja.

Primero debe anunciar a las 10h00 locales (15H00 GMT) quienes son los “fiscales designados”, es decir, los congresistas demócratas de la Cámara que cruzarán el Capitolio para llevar la acusación al Senado.

Luego de la histórica votación en la Cámara del 18 de diciembre pasado, en donde se acusó a Trump de “abuso de poder” y “obstrucción al Congreso”, Pelosi retrasó la transmisión de la acusación al Senado en un intento de obtener garantías sobre la imparcialidad del juicio y más documentación.

El líder de los republicanos en el Senado, Mitch McConnell, aseguró el martes que “con toda probabilidad” se darán los “pasos preliminares” para el juicio esta semana, incluyendo la juramentación de los miembros del Senado ante el presidente de la Corte Suprema, John Roberts.

“Esperamos lograr eso por consenso, lo que nos prepararía para comenzar el juicio real el próximo martes”, detalló el republicano, leal al presidente.

“¿Por qué la nerviosa Nancy y el político corrupto Adam Schiff no nos dieron un juicio justo en la Cámara?”, se preguntó por su parte el presidente republicano en un tuit el martes, fiel a su línea de defensa, en la que califica este procedimiento como un “golpe de Estado”.

– “Farsa” –

La oposición está convencida de que el presidente abusó de su cargo para convencer a Ucrania de desprestigiar al exvicepresidente demócrata Joe Biden, su probable rival para las elecciones de noviembre, y de que luego obstruyó la investigación del Congreso.

En particular, lo acusan de haber congelado la ayuda militar a Ucrania, crucial para este país en conflicto armado con su vecina Rusia, para lograr estos fines.

Los republicanos, que han cerrado filas en torno a Trump, denuncian en tanto una “cacería de brujas” orquestada por los demócratas.

Los demócratas, que solo tienen 47 escaños de 100 en el Senado, son conscientes de que casi no tienen posibilidades de destituir al presidente, lo que requeriría una mayoría de dos tercios.

Sin embargo, esperan entregar información embarazosa para el mandatario, a menos de diez meses de las comicios presidenciales, en los que busca la reelección.

En un nuevo giro, el congresista Adam Schiff, quien lideró la investigación sobre Trump, anunció el martes que recibieron nueva evidencia que sustenta las acusaciones contra el mandatario y que la llevarán al Senado.

La evidencia proviene de registros telefónicos del abogado ucraniano-estadounidense Lev Parnas, quien presuntamente trabajó con el abogado de Trump, Rudy Giuliani, en el supuesto plan para presionar a Kiev a buscar información comprometedora de los demócratas.

Los registros de Parnas “demuestran que hay más evidencia importante sobre el esquema del presidente, pero el propio presidente la ha ocultado”, dijo Schiff.

Los demócratas critican a Trump por no reenviar documentos esenciales para el buen funcionamiento del juicio y por evitar que personas clave de su administración testifiquen.

Uno de ellos, John Bolton, exasesor de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, dijo que estaba listo para responder a una convocatoria del Senado. Pero el asunto fue relegado a una fecha posterior por McConnell.

Sin testigos ni documentos adicionales, “el proceso del Senado se convertirá en una farsa, una reunión televisada para un juicio simulado”, reconoció el lunes el líder demócrata del Senado, Chuck Schumer.

Después de Andrew Johnson en 1868 y Bill Clinton en 1999, el Senado “va a realizar el tercer proceso de destitución de un presidente en ejercicio”, destacó no obstante Schumer, reiterando que los hechos reprochados a Trump son “graves”.

Trump dio a conocer las nuevas sanciones que recaerán contra Irán

Cuatro embajadas estadounidenses eran blanco de ataques orquestados por Soleimani, aseguró el presidente estadounidense.

El presidente Estados Unidos, Donald Trump, dijo este viernes que el general iraní Qasem Soleimani asesinado la semana pasada en un operativo militar de ese país, planeaba ataques contra “cuatro embajadas” estadounidenses.

“Probablemente (uno de los blancos) sería la embajada en Bagdad”, agregó.

El mandatario estadounidense anunció la entrada en vigencia de las nuevas sanciones contra Irán. Los encargados de dar a conocer las sanciones fueron el secretario de Estado Mike Pompeo y el secretario del tesoro Steve Mnuchin.

Las mismas apuntan a ocho altos funcionarios del régimen que han ayudado a avanzar según Estados Unidos en los “objetivos de desestabilización” de la República Islámica, así como a los mayores fabricantes de acero, aluminio, cobre y hierro del país.

La administración de Trump incluyó en la lista de sancionados a 17 productores y empresas mineras iraníes de metales, que según dijo, habrían generado miles de millones de dólares en ingresos.

Trump dijo que ningún estadounidense fue afectado por los ataques iraníes en Irak y justificó el asesinato de Qasem Soleimani

Además, el presidente estadounidense dijo que Irán "parece estar retirándose" y señaló que le pedirá a la OTAN que se involucre "mucho más" en Medio Oriente.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, dijo este miércoles que Irán “parece estar reculando” después de ataques contra bases militares en Irak la víspera que no dejaron “ninguna” víctima estadounidense ni iraquí.

“Irán parece estar reculando, lo cual es algo bueno para todas las partes interesadas y algo muy bueno para el mundo. No se perdieron vidas estadounidenses o iraquíes”, dijo Trump en un mensaje a la nación desde la Casa Blanca flanqueado por altos cargos civiles y militares del gobierno, y agregó: “Estados Unidos está listo para abrazar la paz con todos los que la buscan”.

(AFP)

Alerta de guerra: Medio Oriente sigue convulsionado por el conflicto entre Estados Unidos e Irán

"El diálogo y el respeto al derecho internacional son esenciales para la resolución pacífica de los diferendos entre las naciones y la violencia nunca puede ser un recurso para dirimir los conflictos entre las mismas", consideró la Cancillería uruguaya.

Estados Unidos e Irán están en alerta máxima después de un fin de semana de acción militar. ¿Cómo llegamos hasta aquí?

Días después de que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ordenara un ataque con aviones no tripulados que mató a Qasem Soleimani, el poderoso comandante de Irán, se preveían posibles represalias por parte de Irán. Y llegaron.

Lógicamente las reacciones no se hicieron esperar. Las reacciones fueron en su gran mayoría de alarma. Los países de la Unión Europea buscan parar la escalada de violencia. Desde Naciones Unidas, el secretario Gral. Antonio Guterres, pidió buscar alternativas de diálogo. Pero también aparecieron las advertencias. Es el caso de Israel, aliado de Estados Unidos.

El presidente Donald Trump se pronunció sobre el ataque que realizó Irán a bases aéreas que albergan soldados de Estados Unidos en Irak y aseguró que “todo está bien”.

​”¡Todo está bien! Misiles lanzados desde Irán en dos bases militares ubicadas en Irak. Evaluación de víctimas y daños que tienen lugar ahora. ¡Hasta aquí todo bien! ¡Tenemos el ejército más poderoso y bien equipado en cualquier parte del mundo, con diferencia! Haré una declaración mañana”, expresó a través de su cuenta oficial de Twitter.

El presidente de Irak, Barham Saleh, denunció este miércoles un ataque de Irán contra bases militares iraquíes donde hay soldados estadounidenses y dijo estar preocupado por los “desarrollos peligrosos” en la región.

“Condenamos el bombardeo y repetimos nuestro rechazo a la violación reiterada de la soberanía estatal, y a que Irak se convierta en un campo de batalla para los bandos en guerra”, dijo su oficina en un comunicado.

Chipre anunció que aceptó una petición de Estados Unidos para que albergue una unidad de reacción rápida en el caso de que diplomáticos o civiles estadounidenses tengan que ser evacuados de Oriente Medio, escenario de tensiones entre Teherán y Washington.


La visión de Uruguay: Cancillería emitió un comunicado sobre el conflicto en Medio Oriente

El gobierno de la República Oriental del Uruguay sigue con preocupación los recientes acontecimientos en Medio Oriente, por cuanto los mismos debilitan aún más el frágil equilibrio en esa convulsionada región y, más allá de la misma, representan un grave riesgo para la paz y la seguridad internacionales.

El diálogo y el respeto al derecho internacional son esenciales para la resolución pacífica de los diferendos entre las naciones y la violencia nunca puede ser un recurso para dirimir los conflictos entre las mismas.

En tal sentido, el Uruguay hace un urgente llamado a todos los actores involucrados para que actúen con responsabilidad y prudencia, evitando cualquier acción que pueda significar un aumento de la tensión en Medio Oriente o un riesgo para la paz y la seguridad mundial.

Putin considera que el juicio político contra Trump se basa en acusaciones “inventadas”

El presidente ruso consideró que la crisis que sacude a Washington es la "continuación de las luchas políticas internas" en Estados Unidos.

El procedimiento de destitución del presidente Donald Trump en el Congreso estadounidense por abuso de poder se basa en acusaciones “totalmente inventadas”, estimó el jueves el jefe de Estado ruso, Vladimir Putin.

“Aún debe pasar al Senado, donde los republicanos son mayoría. Y es poco probable que quieran sacar del poder a un representante de su partido basándose en acusaciones totalmente inventadas”, dijo Putin durante su rueda de prensa anual.

El presidente ruso consideró que la crisis que sacude a Washington era la “continuación de las luchas políticas internas” en Estados Unidos.

“El partido que perdió las elecciones, el partido demócrata, intenta lograr sus objetivos usando otros medios y otras herramientas y acusando a Trump de complot con Rusia. Y cuando queda claro que no fue así entonces inventan la historia de presión contra Ucrania”, dijo Putin.

La Cámara de Representantes de Estados Unidos aprobó el miércoles los cargos de abuso de poder y obstrucción del Congreso contra Trump, lo cual abre la vía para un juicio en el Senado para su destitución.

Trump se convirtió en el tercer presidente de Estados Unidos en ser sometido a este tipo de juicio en el Senado, después de Andrew Jonhson en 1868 y de Bill Clinton en 1998.

Se necesitan al menos 67 votos sobre 100 en el Senado para una destitución. Y los republicanos tienen 53 senadores actualmente.

(AFP)

La Cámara Baja de Estados Unidos aprobó someter a Donald Trump a un juicio político

Controlada por la oposición demócrata, la Cámara baja convirtió así a Trump en el tercer mandatario en la historia de Estados Unidos en ser llevado a juicio político, luego de Andrew Jonhson en 1868 y de Bill Clinton en 1998.

La Cámara de Representantes de Estados Unidos aprobó el miércoles cargos de abuso de poder y obstrucción del Congreso contra el presidente Donald Trump, abriendo la vía para un juicio en el Senado para su destitución.

Controlada por la oposición demócrata, la Cámara baja convirtió así a Trump en el tercer mandatario en la historia de Estados Unidos en ser llevado a juicio político, luego de Andrew Jonhson en 1868 y de Bill Clinton en 1998.

Trump fue acusado de abusar de su cargo por pedir a Ucrania investigar a su posible rival electoral en 2020 Joe Biden, y de bloquear los esfuerzos de los legisladores para investigar sus acciones.

La Cámara baja, de 435 miembros, aprobó el primer cargo por 230 votos contra 197, en tanto el segundo se adoptó por 229 contra 198.

Trump enfrentará un juicio en el Senado, donde se necesitan al menos 67 votos para removerlo del cargo. Es poco probable que esto ocurra ya que en la Cámara alta sus aliados republicanos detentan 53 de los 100 escaños.

El mandatario recibió el resultado rodeado por sus simpatizantes en un mitin en Michigan, desde donde denunció que los demócratas están “consumidos por el odio” y los acusó de intentar “anular” su triunfo electoral.

“Ellos están intentado someterme a un proceso desde el día uno. Han intentado someterme a un proceso desde antes de que yo postulara”, dijo Trump.

Tras la votación, la Casa Blanca sentenció que este día marca la culminación de “uno de los episodios políticos más vergonzosos en la historia” del país.

– Temores –

Los principales líderes demócratas, en tanto, exhibieron rostros serios.

“No nos da ningún placer estar aquí hoy, pero la conducta del presidente pone en riesgo las próximas elecciones”, dijo Jerry Nadler, titular del Comité Judicial que lideró la investigación contra Trump.

En el Senado, son los republicanos quienes instruyen el proceso y el jefe de la mayoría republicana, Mitch McConnell, ya anunció que va a coordinarse con el equipo de Trump.

Esto genera temores de que el juicio sea un proceso breve y que en dos semanas Trump sea absuelto y salga fortalecido.

La presidenta de la Cámara Baja, Nancy Pelosi, planteó que todavía no va a trasmitir la aprobación del juicio político al Senado, ante temores de que no conduzcan el proceso de forma imparcial.

“Hasta ahora no hemos visto nada que nos parezca justo”, dijo a los periodistas. “Vamos a decidir cuál es la dinámica”, agregó.

Decenas de personas se congregaron este miércoles afuera del Capitolio para pedir la salida del presidente: “Trump tiene que irse”.

– Un día triste –

A ambos lados del hemiciclo los legisladores concordaron en el diagnóstico de que esta es una jornada triste para el país, pero el resto del debate reflejó la polarización que hay en Estados Unidos.

Durante el debate, Pelosi dijo que sus correligionarios demócratas no tuvieron otra opción que lanzar el proceso de destitución y tildó a Trump de “amenaza continua para la seguridad nacional”.

“Lo que está en riesgo es la idea misma de lo que es Estados Unidos”, dijo antes de la votación Adam Schiff, el legislador que dirigió la investigación contra Trump.

El representante republicano Barry Loudermilk se quejó lamentó durante la sesión que hasta Poncio Pilatos le había otorgado más derechos a Jesús en el proceso en su contra. Y su correligionario Gregory Murphy afirmó que “hay individuos que odian al presidente más de lo que aman al país”.

– Una apuesta política –

El presidente busca ahora convertir el proceso en su contra en un elemento que atice a sus bases y le dé un impulso para la reelección.

“El Partido Republicano nunca ha estado tan agraviado, pero nunca ha estado tan unido como ahora”, dijo Trump tras el voto.

Consciente del riesgo electoral, Pelosi contuvo durante mucho tiempo los llamados a iniciar un proceso contra Trump, hasta que estalló el escándalo ucraniano.

Finalmente lanzó la investigación a fines de septiembre, tras conocerse la denuncia de un funcionario no identificado sobre la presunta conducta inapropiada del presidente durante una llamada telefónica el 25 de julio con su homólogo ucraniano, Volodimir Zelenski.

Varios testigos confirmaron ante el Comité Judicial de la Cámara Baja las presiones para obligar a Kiev a anunciar la apertura de una investigación por corrupción contra Biden y su hijo.

La Casa Blanca se negó a cooperar con la investigación, calificándola de “inconstitucional”, y prohibió a varios de sus asesores dar testimonio.

Por esta razón, los demócratas lo acusaron tanto de haber abusado de su poder para beneficio personal como de haber obstruido el trabajo del Congreso.

(AFP)

Cámara baja de Estados Unidos inicia el debate sobre el juicio político contra Trump

Hay pocas posibilidades de que el proceso contra Trump avance en el Senado, donde han sido juzgados dos presidentes: Andrew Johnson en 1868 y Bill Clinton en 1998, ambos exonerados

La Cámara de Representantes de Estados Unidos inició este miércoles una histórica sesión en la que los legisladores debatirán sobre si avanzan con el proceso contra el presidente Donald Trump, quien está a un paso de convertirse en el tercer mandatario del país en ser sometido a un juicio político.

La Cámara baja, controlada por la oposición demócrata, decidirá al final del día si aprueba los cargos de “abuso de poder” y “obstrucción al trabajo del Congreso” contra el mandatario.

En el Senado, que probablemente abrirá el proceso en enero, se espera que Trump sea absuelto, pues se necesitan al menos 67 votos para destituirlo y los republicanos ostentan 53 de los 100 escaños.

El magnate republicano está acusado de intentar presionar a Ucrania para que investigara a uno de sus principales rivales de cara a las presidenciales de 2020, el exvicepresidente Joe Biden.

En la mañana Trump insistió en Twitter en que no hizo “nada malo”, al día siguiente de dirigirle una amarga carta a la líder de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, diciéndole que “la historia la juzgará duramente” por el proceso.

Para el mandatario, la votación en la Cámara Baja no es “más que un intento de golpe de Estado ilegal y partidista” motivado por el resentimiento y acusó nuevamente a los demócratas de ser “incapaces de aceptar el veredicto de las urnas”.

Trump pasará el día en la Casa Blanca y en la tarde, coincidiendo casi con la hora de la votación, se desplazará a Michigan para un mitin con sus simpatizantes.

El juicio político divide a los estadounidenses: 45% quiere que Trump sea destituido (77% entre los votantes demócratas) mientras un 47% se opone, según un sondeo de la CNN-SSR.

En ciudades como Nueva York, Boston, Nueva Orleans y Los Angeles, manifestantes a favor del juicio político salieron el martes a las calles.

Este miércoles fuera del Capitolio en Washington decenas de personas, según una periodista de la AFP, se congregaron para dar su apoyo a los legisladores con carteles que decían “Trump tiene que irse”.

“Nuestro presidente es un criminal”, dijo Susanna Kanner, una productora de documentales de 37 años.

– “Un día triste” –

Un puñado de legisladores demócratas moderados, elegidos en circunscripciones favorables a Trump, han dicho que apoyarán el juicio del presidente, incluso si corren el riesgo de perder votos o de quedarse sin escaño.

Solo dos de los 233 representantes demócratas podrían votar a favor de Trump, en tanto ninguno de los 197 legisladores republicanos ha anunciado hasta ahora su apoyo al proceso de destitución.

Al inicio del debate, el legislador republicano Tom Cole dijo que este es un “día triste”, descalificó el proceso como “partidista” y acusó a los demócratas de llevar a cabo un procedimiento apresurado.

La representante demócrata de Florida Donna Shalala dijo que llegó a la audiencia con “profunda tristeza” pero dijo que los hechos citados son “peligrosos” e “indiscutibles”.

Sin embargo, hay pocas posibilidades de que el proceso contra Trump avance en el Senado, donde han sido juzgados dos presidentes: Andrew Johnson en 1868 y Bill Clinton en 1998, ambos exonerados. El republicano Richard Nixon, involucrado en el escándalo Watergate, prefirió renunciar en 1974 antes de sufrir este escarnio.

– Riesgos electorales –

Trump está convencido de que resultará a la postre beneficiado. En un tuit, señaló que una reciente encuesta del diario USA Today lo da ganador en las elecciones de 2020 contra todos los posibles candidatos demócratas.

Algo “difícil de creer (…) después de tres años de esta caza de brujas”, escribió. Pero “los estadounidenses son inteligentes, ¡ven nuestra maravillosa economía y todo lo demás!”.

Consciente del riesgo electoral de lanzar el proceso, Pelosi contuvo durante mucho tiempo los llamados para abrir un procedimiento de destitución contra Trump, hasta que estalló el escándalo ucraniano.

Finalmente lanzó la investigación a fines de septiembre, tras conocerse la denuncia de un funcionario no identificado sobre la presunta conducta inapropiada del presidente durante una llamada telefónica el 25 de julio con su homólogo ucraniano, Volodimir Zelenski.

Varios testigos confirmaron ante el Comité Judicial de la Cámara Baja las presiones para obligar a Kiev a anunciar la apertura de una investigación por corrupción contra Biden y su hijo Hunter.

William Taylor, embajador estadounidense interino en Kiev quien dejará el cargo a fin de año tras cumplirse un límite legal de 200 días, aportó un testimonio fundamental al afirmar que a Trump “le importaba más” que el gobierno ucraniano investigara a Biden que la situación en Ucrania, en conflicto contra separatistas prorusos en el este.

La Casa Blanca se negó a cooperar con la investigación, la que calificó de “inconstitucional”, y prohibió a varios de sus asesores dar testimonio.

Por esta razón, los demócratas lo acusan tanto de haber abusado de su poder para beneficio personal como de haber obstruido el trabajo del Congreso.

(AFP)

Donald Trump afirma que Greta Thunberg debería “relajarse” e ir al cine

"Tan ridículo. ¡Greta debe trabajar en su problema de manejo de ira, y luego ir a ver una buena película con un(a) amigo(a)!, ¡Relajate, Greta, relajate!", tuiteó.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, criticó el jueves el nombramiento de Greta Thunberg como personalidad del año 2019 por la revista Time, diciendo que la joven activista ambiental sueca debería “relajarse” e ir al cine.

“Tan ridículo. ¡Greta debe trabajar en su problema de manejo de ira, y luego ir a ver una buena película con un(a) amigo(a)!, ¡Relajate, Greta, relajate!”, tuiteó.

Rápidamente, la adolescente ironizó sobre la declaración del mandatario actualizando su biografía en su cuenta de Twitter: “Una adolescente trabajando en su problema de manejo de ira. Actualmente relajándose y mirando una buena película con un(a) amigo(a)”.

Thunberg, de 16 años, se convirtió el miércoles en la más joven “personalidad del año” de la revista Time.

En agosto de 2018 lanzó en solitario la llamada “huelga escolar por el clima” o “viernes para el futuro”, una protesta contra el calentamiento global que desde entonces se ha convertido en un movimiento mundial que la llevó a ser una posible candidata al Premio Nobel.

La activista se hizo conocida por sus encendidos discursos hacia líderes mundiales, y el miércoles, en Madrid, acusó a los países ricos de “engañar” a las personas haciéndoles creer que están tomando medidas significativas contra el cambio climático.

En lo que ha sido tal vez su comparecencia más icónica, se plantó ante los líderes mundiales en una cumbre climática de la ONU en septiembre en Nueva York y les dijo: “¿Cómo se atreven?, al criticarlos por no tomar medidas para detener el calentamiento global desbocado.

Thunberg llegó a Estados Unidos al final de un viaje de dos semanas en un velero, negándose a volar debido a las emisiones de carbono emitidas por los aviones.

Su retórica, juventud y diagnóstico de síndrome de Asperger, una forma leve de autismo, la han convertido en un blanco frecuente de críticos.

El presiente de Brasil, Jair Bolsonaro, la calificó de “mocosa” y luego de su discurso en septiembre en Nueva York, Trump dijo con sarcasmo que es una “niña muy feliz que espera un futuro brillante y maravilloso”.

En una entrevista de noviembre con AFP, en la víspera de su partida hacia América del Norte, donde estuvo casi tres meses, Thunberg dijo que el negacionismo del cambio climático de Trump había ayudado a impulsar el movimiento.

“Es tan extremo y dice cosas tan extremas, así que creo que la gente se despierta de esa manera”, dijo.

Thunberg y Trump estuvieron brevemente en la misma sala cuando llegaron a la cumbre de Nueva York, con un video que muestra a la adolescente fulminando con la mirada al presidente mientras pasaba con su séquito.

“Cuando fue elegido, pensé que la gente finalmente se despertaría”, dijo Thunberg a la AFP.

“Porque parece que si continuamos como ahora, no va a pasar nada. Así que tal vez él esté ayudando”.

(AFP)

Legisladores demócratas presentan los cargos formales del juicio político contra Donald Trump

"Si permitimos que un presidente siga por este camino, le estamos diciendo adiós a la república y hola a un presidente rey", señalaron.

Los demócratas que controlan la Cámara de Representantes en Estados Unidos anunciaron este martes que imputarán al presidente Donald Trump con los cargos de abuso de poder y obstrucción al Congreso, como parte del proceso de juicio político contra el mandatario.

Si la Cámara de Representantes aprobara esos cargos, en una votación que se espera ocurra la semana próxima, Trump se convertiría en el tercer presidente estadounidense en ser sometido a un juicio político, aunque es improbable que una votación para destituirlo prospere en el Senado, controlado por sus aliados republicanos.

“Cuando el presidente traiciona la confianza y se pone por delante del país, pone en peligro la Constitución y la democracia, y pone en peligro la seguridad nacional”, dijo en una rueda de prensa Jerry Nadler, presidente del Comité Judicial de la Cámara de Representantes.

Tras dos meses de investigaciones, los legisladores demócratas afirman que Trump retuvo por intereses electorales y personales ayuda militar a Ucrania para enfrentar la amenaza de los separatistas prorrusos en el este.

Además, lo acusan de ofrecer una visita a la Casa Blanca a su homólogo ucraniano, Volodimir Zelenski, a cambio de que Kiev abriera una investigación contra el exvicepresidente Joe Biden, uno de sus rivales políticos de cara a las elecciones de 2020.

Trump -que ataca asiduamente a los demócratas por haber emprendido la investigación en su contra- denostó el proceso como una “caza de brujas”, y dijo que las acusaciones de que presionó a Ucrania son “ridículas”.

La portavoz de la Casa Blanca, Stephanie Grisham, criticó las acusaciones como cargos “sin fundamentos” y denunció un intento de “socavar a un presidente en ejercicio”.

Por otra parte, la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, dijo en un foro en Washington que los cargos formales representaban un paso triste pero necesario.

“Si permitimos que un presidente siga por este camino, le estamos diciendo adiós a la república y hola a un presidente rey”, dijo.

– Evidencia “abrumadora” e “indiscutible” – 

Nadler presentó los cargos en un mensaje solemne desde el Capitolio, escoltado por Pelosi.

En los cargos presentados, los demócratas también consideraron que Trump incurrió en obstrucción al intentar bloquear los esfuerzos del Congreso de investigar las acciones del presidente, lo que para ellos es una violación de la Constitución, que le otorga al Legislativo un mandato de supervisión del Poder Ejecutivo.

Adam Schiff, el congresista que encabeza el Comité de Inteligencia de la Cámara Baja, dijo que “los continuos abusos de poder” perpetrados por el presidente, “no dejan otra opción”.

“La evidencia sobre la conducta del presidente es abrumadora e indiscutible”, agregó y señaló que la inacción frente al comportamiento de Trump los convertiría en “cómplices de estos abusos de poder”.

Nadler dijo que el Comité Judicial de la Cámara se reunirá esta semana para considerar los cargos presentados y se espera que los mismos sean luego evaluados por el pleno la próxima semana. Poco después, el comité publicó los cargos contra Trump.

Según las estimaciones con el actual calendario legislativo, el proceso en el Senado se desarrollaría en enero. Allí el proceso tiene pocas posibilidades de prosperar: son necesarios dos tercios de los votos para destituir al presidente, por lo que sería necesario que al menos 20 senadores republicanos votaran a favor de la moción de los demócratas.

Antes de Trump dos presidentes estadounidenses se enfrentaron a un juicio político: Andrew Johnson en 1868 y Bill Clinton en 1998. El republicano Richard Nixon renunció antes de la votación.

Los dos mandatarios procesados fueron absueltos por el Senado, que tiene la labor constitucional de juzgar al presidente, pero resta por saber si el proceso será corto, como espera el entorno de Trump, y si el mandatario usará este juicio como tribuna política de cara a su campaña para la reelección.

(AFP)

Trump afirma que Kim Jong Un tiene “todo para perder si actúa de manera hostil”

Donald Trump nuevamente felicitó su "muy buena relación" con el líder norcoreano.

El presidente estadounidense, Donald Trump, advirtió este domingo, tras el anuncio de Pyongyang sobre una “prueba muy importante” en una base de lanzamiento, que el líder norcoreano Kim Jong Un tiene “todo” para perder al mostrarse “hostil”.

“Kim Jong Un es demasiado inteligente y tiene demasiado para perder, todo de hecho, si actúa de manera hostil”, dijo Trump en Twitter en respuesta a la prueba indeterminada en la base de lanzamiento de satélites de Sohae.

“Corea del Norte, bajo el liderazgo de Kim Jong Un, tiene un enorme potencial económico, pero debe desnuclearizarse como lo prometió”, dijo Trump. “¡La OTAN, China, Rusia, Japón y el mundo entero están unidos en este punto!”.

Después de un peligroso incremento de las tensiones, Estados Unidos y Corea del Norte comenzaron un diálogo sin precedentes desde la histórica reunión entre los líderes de los dos países en junio de 2018 en Singapur.

Pero su segunda cumbre en Hanói en febrero terminó en fracaso: el presidente de Estados Unidos se negó a comenzar a levantar las sanciones impuestas a Pyongyang a cambio de un simple inicio del desarme nuclear propuesto por Kim Jong Un.

Desde entonces, las negociaciones se han detenido, a pesar del anuncio de una recuperación inminente realizada por los dos hombres en una tercera reunión más improvisada a fines de junio, en la frontera entre las dos Coreas.

Donald Trump nuevamente felicitó el sábado su “muy buena relación” con el líder norcoreano.

“Creo que los dos queremos mantenerlo así. Él sabe que tengo una elección próxima”, dijo, asegurando que estaría “sorprendido si Corea del Norte actuara de manera hostil”.

(AFP)

Los demócratas publicaron su informe sobre la investigación de la Cámara de Representantes con miras a un juicio político a Trump

Según ellos, el documento reúne "pruebas abrumadoras" de la "conducta inapropiada" del presidente de los Estados Unidos.

Los demócratas en el Congreso de Estados Unidos acusaron al presidente Donald Trump de estar dispuesto a comprometer la seguridad nacional para favorecer su reelección en 2020, al abrirse el miércoles el debate para determinar si hay méritos para un proceso de destitución del mandatario.

Pero en un candente comienzo de la revisión de las pruebas recabadas en la investigación de juicio político del mandatario, iniciada hace dos meses, los republicanos respondieron que los demócratas estaban presionando para destituir a un presidente democráticamente electo.

Al pedirle a Kiev que investigara a Joe Biden, potencial rival en las  presidenciales del próximo año, Trump “incitó de manera directa y explícita la interferencia extranjera en nuestras elecciones”, dijo Jerry Nadler, presidente del Comité Judicial de la Cámara de Representantes, en la apertura de una audiencia pública.

“Utilizó los poderes de su cargo para tratar de lograrlo. Envió a sus emisarios para dejar en claro que esto es lo que quería y exigía”, dijo Nadler.

“Estaba dispuesto a comprometer nuestra seguridad y su cargo para obtener beneficios personales y políticos”, agregó.

Pero el número dos del Comité Judicial, Doug Collins, tomó la palabra para rechazar estas acusaciones, sugiriendo que los demócratas querían organizar un “golpe de Estado” con este procedimiento.

“Es una farsa”, dijo el legislador republicano.

Luego, irónicamente, citó una antigua declaración de Nadler durante el proceso de destitución del presidente Bill Clinton en 1998: “El golpe partidista caerá en la infamia en la historia de la nación”, dijo, recordando sus palabras.

“Estamos teniendo un juicio político sin hechos”, afirmó, rechazando el informe final sobre la investigación de Trump, publicado el martes.

“Tenemos un odio profundamente arraigado hacia un hombre que vino a la Casa Blanca e hizo lo que dijo que iba a hacer”, dijo Collins, refiriéndose a Trump. “Esto no es un juicio político” sino “una pérdida de tiempo”.

Los demócratas publicaron el martes su informe sobre la investigación afirmando tener “pruebas abrumadoras” de la “conducta inapropiada” del presidente, y señalando que debería ser destituido de su cargo por abusar de sus poderes al presionar a Ucrania para perjudicar a un rival electoral.

Desde Reino Unido, adonde viajó a una cumbre de la OTAN, Trump dijo que el informe es una “broma” y criticó que la audiencia se desarrolle mientras él está ausente.

“Lo que están haciendo es algo muy malo para nuestro país”, dijo Trump.

La oposición demócrata, por el contrario, está convencida de que presionó a Kiev y abusó de sus poderes, en particular al congelar una ayuda militar de casi 400 millones de dólares destinada a este país en conflicto con Rusia.

Los demócratas, que controlan la Cámara de Representantes, iniciaron a fines de septiembre el procedimiento para llevar a juicio político a Trump. Sin embargo, es poco probable que el presidente sea destituido dado que, en caso de ser acusado, sería juzgado en el Senado, donde los republicanos son mayoría.

AFP