Donald Trump anunció la suspensión por 30 días de todos los viajes desde Europa a Estados Unidos para detener la propagación del coronavirus

El presidente americano recomendó a los estadounidenses evitar viajar al extranjero.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, anunció el miércoles la suspensión por 30 días de los viajes desde Europa a Estados Unidos a partir de la medianoche del viernes.

La medida no se aplicará a los vuelos procedentes del Reino Unido.

“Estamos en un momento crítico en la lucha contra el virus. Tomamos una decisión que salvó vidas con la acción temprana sobre China. Ahora debemos tomar la misma acción con Europa. No nos retrasaremos. Nunca dudaré en tomar los pasos necesarios para proteger las vidas, la salud y la seguridad del pueblo estadounidense. Siempre pondré el bienestar de Estados Unidos primero”, dijo Trump.

Más tarde, el Departamento de Estado hizo una recomendación sin precedentes a todos los ciudadanos de Estados Unidos, para que eviten todo viaje al extranjero debido al impacto mundial del COVID-19.

La decisión tuvo un efecto inmediato en los mercados. Las bolsas de Madrid, Londres, París y Fráncfort abrieron este jueves con bajas superiores al 5%.

La Unión Europea mostró su disgusto ante las palabras de Trump y manifestó su desaprobación ante el hecho de que la prohibición de viajar se haya adoptado unilateralmente y sin consulta.

Los responsables europeos indicaron que se vive “una crisis mundial, no limitada a ningún continente y requiere cooperación en lugar de una acción unilateral”.

Donald Trump llamó por teléfono a Luis Lacalle Pou

El canciller Ernesto Talvi no dio detalles sobre la conversación pero aseguró que se busca profundizar las relaciones entre Uruguay y Estados Unidos.

Ernesto Talvi: Fue una llamada de cortesía que el presidente Trump le hizo al presidente Lacalle y fue una conversación privada, así que no tengo muchos detalles para poder comunicarles. La idea es tratar de, uno, a través del Mercosur apuntar a la posibilidad de tratados amplios y comprensivos, pero sin perjuicio de ello activar los grupos negociadores de Uruguay y Estados Unidos para que las relaciones entre ambos países puedan adquirir una dinámica más intensa que hasta ahora. Hay aspectos bilaterales que podemos ir trabajando para reactivar el vínculo con Estados Unidos. Estamos en otra dinámica, el Mercosur durante 30 años fue casi como un corsé que nos contenía a estar limitados a una región en la que no podíamos encontrar mercados para nuestros productos y no podíamos firmar tratados con otros países. Hoy el Mercosur está en una dinámica de negociar acuerdos de manera muy vertiginosa y lo estamos haciendo. 

Donald Trump hizo su primera declaración pública tras ser absuelto por el Senado: “Hemos sometidos a un terrible calvario”

En un mensaje desde la Casa Blanca que definió como una celebración, dijo que sufrió un terrible calvario durante su juicio político.

El presidente de Estados Unidos dijo:

Mi familia, nuestro gran país y su presidente han sido sometidos a un terrible calvario por algunas personas muy deshonestas y corruptas. Ellos han hecho todo lo posible para destruirnos y al hacerlo le han provocado una grave herida a nuestra nación.

Trump dijo que no le gusta “la gente que utiliza sus creencias como justificación para hacer algo que saben que está mal”, en un comentario aparentemente dirigido contra Mitt Romney, el único republicano del Senado que votó a favor de condenar al presidente. También dijo que le desagradan aquellos que dicen ‘rezo por ti’ cuando saben que eso no es así, en una clara alusión a la presidenta demócrata de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, quien ha dicho en reiteradas oportunidades que reza por el presidente.

En su discurso, Trump calificó de viles y perversos a los legisladores demócratas que lo acusaron de abuso de poder y obstrucción al Congreso y llamó a Nancy Pelosi,  “una persona horrible”.

AFP

El Senado estadounidense absolvió a Donald Trump en el juicio político

El presidente de Estados Unidos fue declarado no culpable en abuso de poder (52 a 48) y obstrucción de la labor del Congreso (53 a 47) por el Senado de mayoría republicana.

El Senado de Estados Unidos absolvió el miércoles al presidente Donald Trump del cargo de abuso de poder después de un juicio histórico de destitución de dos semanas.

El Senado de mayoría republicana votó 52-48 para absolver a Trump de la acusación de que retuvo ayuda militar a Ucrania para presionar a Kiev a investigar a su rival político Joe Biden, quien podría disputarle la reelección este año.

Cincuenta y dos senadores republicanos votaron para absolver a Trump, mientras que los 47 demócratas votaron para destituirlo de su cargo.

El senador de Utah Mitt Romney fue el único republicano que rompió filas y votó por una condena.

El Senado ahora votará sobre el otro cargo aprobado por la Cámara de Representantes, controlada por los demócratas, por el cual se acusa a Trump de obstruir la labor del Congreso al negarse a cooperar con la investigación de juicio político sobre su conducta.

Su esperado rechazo equivaldrá a una absolución total del inquilino de la Casa Blanca.

AFP

Comenzaron los alegatos contra Donald Trump en el juicio político

El presidente de Estados Unidos es acusado por la Cámara de Representantes de abuso de poder y obstrucción al Congreso.

El histórico juicio político contra el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, comenzó el martes en el Senado con un enconado debate sobre las reglas del proceso en el que la oposición demócrata acusó a la mayoría republicana de “encubrir” al mandatario.

La oposición demócrata y los republicanos se encon traban en una fuerte pugna previo a la votación por las reglas que regirán el proceso.

Mitch McConnell, jefe de la mayoría repúblicana había presentado un proyecto que indicaba que los argumentos se presentaran en tandas de ocho horas para la acusación, lo mismo que para la defensa y 16 horas de interrogatorios.

“La Cámara decidió no perseguir a los mismos testigos que aparentemente les gustaría, ahora quisieran que el Senado se comprometiera a perseguirnos a nosotros mismos. Como he estado diciendo durante semanas, nadie, nadie dictará el procedimiento del Senado a los senadores de los Estados Unidos. Una mayoría de nosotros estamos comprometidos a defender el precedente unánime y bipartidista de Clinton contra las influencias externas con respecto al momento adecuado de estas preguntas a mitad del juicio “, dijo el líder republicano del Senado.

La oposición demócrata acusó a la mayoría repúblicana de “encubrir al mandatario”, evitar que se expongan las pruebas y que el caso sea despachado lo más rápido posible.

“Cuando los escuchas atacar a los gerentes de la Cámara, lo que realmente estás escuchando es que no queremos hablar sobre la culpa del presidente. No queremos hablar sobre la resolución de McConnell y cuán injusta es evidentemente. No queremos hablar de cómo, perdón por la expresión, empezar por el final, tener un juicio y luego pedir testigos”, dijo Adam Schiff, principal prosecutor del juicio.

El cronograma de McConnell se adaptó a última hora tras la propuesta inicial de celebrar sesiones vespertinas de 12 horas que fue duramente criticada por los demócratas, quienes además querían la presentación de documentos de la Casa Blanca.

Este punto fue rechazado por los senadores: 53 repúblicanos votaron en contra y 47 demócratas a favor.

Aunque los republicanos mostraron disposición a la presentación de pruebas de la investigación al comienzo del juicio, no hay indicios de que se permita citar a testigos desde el principio.

Los demócratas quieren el testimonio de altos funcionarios, como el jefe de gabinete de Trump, Mick Mulvaney, y el exasesor de Seguridad Nacional John Bolton, con la expectativa de que aporten detalles de los intercambios del mandatario con Ucrania.

Según la acusación, Trump intentó presionar a Ucrania para que interfiriera en las elecciones de 2020 en su favor, sugiriendo a su homólogo Volodimir Zelenski que investigara los negocios del hijo de Joe Biden, quien podría ser su rival demócrata en las presidenciales.

Además los demócratas acusan al presidente de obstruir la investigación llevada a cabo en el Congreso al negarse a que sus principales asesores testificaran.

Por su parte, Trump califica al proceso de “una caza de brujas que ha estado desarrollándose durante años”.

El jefe de la Corte Suprema John Roberts llevará el juicio en el que los senadores probablemente le darán la absolución al presidente, dada la mayoría republicana.

Comienza el histórico juicio político contra Donald Trump en el Senado de Estados Unidos

Cuatro meses después de que explotó el escándalo ucraniano que lastró el final del gobierno de Trump, cuando faltan 10 meses para las elecciones presidenciales, los 100 senadores se reunirán en el Congreso para el juicio.

El histórico juicio político contra el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, comienza este martes en el Senado, con la división partidista que caracteriza su mandato: mientras la oposición demócrata lucha por apartarlo del cargo, los republicanos que controlan la Cámara Alta buscan una rápida absolución.

Cuatro meses después de que explotó el escándalo ucraniano que lastró el final del gobierno de Trump, cuando faltan 10 meses para las elecciones presidenciales, los 100 senadores se reunirán en el Congreso para el juicio que comenzará a las 13H00 hora local (18H00 GMT), y que probablemente concluya con la absolución del mandatario.

Los senadores -que juraron la semana pasada para ser jurados en el proceso- deben decidir sobre los cargos que la Cámara de Representantes le imputó a Trump el mes pasado: abuso de poder y obstrucción al Congreso.

Según la acusación, Trump intentó presionar a Ucrania para que interfiriera en las elecciones de 2020 para ayudarlo, sugiriendo a su homólogo de Kiev, Volodimir Zelenski, que investigara los negocios del hijo de Joe Biden, quien podría ser su rival demócrata en las presidenciales.

Después, según los opositores, obstruyó el trabajó de la investigación en el Congreso al negarse a que sus principales asesores testificaran.

Trump se convertirá en el tercer presidente en la historia del país en ser juzgado por el Senado, después de Andrew Johnson en 1868 y de Bill Clinton en 1999.

Una veta importante del escándalo es la llamada entre Trump y Zelenski el 25 de julio, durante la cual supuestamente el mandatario estadounidense presionó a su par para que anunciara una investigación sobre Biden.

Los demócratas que controlan la Cámara Baja y que lideraron la investigación contra Trump lo acusan de haber manipulado a Ucrania al retener cerca de 400 millones de dólares en ayuda militar para un país que tiene un conflicto con rebeldes prorusos en el este de su territorio.

– Crispación –

En la víspera, la polarización entre ambas partes -que ha caracterizado el proceso desde que emergieron las primeras acusaciones- se hizo patente una vez más cuando el equipo legal del presidente estadounidense publicó un escrito de 100 páginas en el que pidió al Senado absolver inmediatamente a Trump.

El texto califica el juicio como una “peligrosa perversión de la constitución” y casi simultáneamente los impulsores del proceso contra Trump en la Cámara de Representantes publicaron un documento explicando que el mandatario había incurrido en una “conducta corrupta” con el objetivo de hacer trampa en la próxima elección.

“El presidente no hizo nada malo”, sentenciaron los abogados de Trump, un equipo de alto nivel con figuras como Kenneth Starr, que participó en el proceso contra Clinton tras el escándalo por su relación con Monica Lewinsky.

Se espera que los senadores voten de acuerdo a los lineamientos de su partido, y Trump cuenta con el apoyo de la mayoría republicana que domina el hemiciclo con 53 escaños, por lo que el juicio político no tiene visos de prosperar.

En este contexto, los crispados intercambios están orientados hacia la opinión pública, en un momento en que se acerca el inicio de las primarias demócratas de cara a las presidenciales.

A partir de este martes, los senadores establecerán las reglas el proceso que estará presidido por el jefe de la Corte Suprema, John Roberts, que ejerce un rol más bien protocolar.

Trump no está este martes en Washington, ya que por la mañana llegó a Davos para participar en el Foro Económico Mundial en esa estación suiza, donde nuevamente calificó los procedimientos de juicio político en su contra como un “engaño”.

“Es la caza de brujas que ha estado sucediendo durante años y, francamente, es vergonzoso”, dijo.

Por otra parte, este proceso podría afectar la campaña de cuatro senadores que aspiran a la nominación del partido demócrata para competir contra Trump en las elecciones, entre ellos los dos que pisan los talones de Biden en las encuestas: Bernie Sanders y Elizabeth Warren.

– Las reglas del juego –

El lunes, el líder de la mayoría republicana del Senado, Mitch McConnell, propuso que cada parte tenga un total de 12 horas en dos días para presentar sus argumentos.

Eso haría el proceso significativamente más rápido que el juicio político contra Clinton en 1999.

La Cámara Alta debatirá y votará la propuesta el martes. Por el momento, el líder de la minoría demócrata, Chuck Schumer, dijo que McConnell está apurando el juicio y dificultando la presentación de testigos y documentos.

Los demócratas quieren que testifiquen altos cargos del gobierno de Trump, como su jefe de gabinete, Mick Mulvaney, y el exasesor de Seguridad Nacional John Bolton, con la expectativa de que aporten detalles de los intercambios de Trump con Ucrania.

Bolton dijo que estaba dispuesto a testificar, si lo citan.

La Casa Blanca espera que el juicio finalice en dos semanas. Si así fuera, serían tres semanas menos de lo que se extendió el proceso contra Clinton.

McConnell, que domina el guión por ser el jefe de la mayoría, dijo que no va a considerar el tema de los testigos hasta después de las argumentaciones y los intercambios de preguntas.

(AFP)

China y Estados Unidos firmaron este miércoles la primera fase de un esperado acuerdo comercial

El acuerdo promete poner fin a la guerra de aranceles entre las dos potencias.

El presidente de EEUU Donald Trump y el viceprimer ministro chino Liu He, suscribieron este miércoles un acuerdo de 86 páginas en un encuentro realizado en la Casa Blanca, frente a más de 200 invitados de los círculos empresariales, gubernamentales y diplomáticos.

Se trata de la fase 1 del esperado acuerdo comercial entre las dos potencias cuya guerra comercial ha sacudido en los últimos tiempos a la economía mundial.

El pacto reducirá algunas tarifas y hará que Beijing impulse la compra de bienes y servicios estadounidenses, desactivando así un conflicto de 18 meses entre las dos economías más grandes del mundo.

“Hoy dimos un paso crucial, uno que no habíamos dado antes con China, hacia un futuro de comercio justo y recíproco con la firma de la fase uno del histórico acuerdo comercial entre Estados Unidos y China. Juntos estamos corrigiendo los errores del pasado y cumpliendo con un futuro de justicia económica y seguridad para los trabajadores, agricultores y las familias estadounidenses”, dijo el presidente estadounidense Donald Trump.

“Esta es la conclusión de la primera fase de este acuerdo comercial entre China Y EEUU, es Bueno para China para Estados Unidos y para el mundo entero”, expresó viceprimer ministro de China Liu He.

El juicio de destitución contra Trump podría comenzar la próxima semana y colarse en el medio de la campaña electoral estadounidense

La oposición está convencida de que el presidente abusó de su cargo para convencer a Ucrania de desprestigiar al exvicepresidente demócrata Joe Biden, su probable rival para las elecciones de noviembre, y de que luego obstruyó la investigación del Congreso.

Después de semanas de espera, la Cámara de Representantes votará el miércoles para enviar al Senado la acusación que ha retenido contra Donald Trump, el último paso antes del inicio del juicio de destitución contra el presidente republicano.

La líder de los demócratas en la Cámara y principal adversaria de Trump en el Congreso, Nancy Pelosi, anunció el martes después de una reunión a puerta cerrada con los congresistas que la acusación finalmente sería enviada el Senado de mayoría republicana este miércoles, después de una votación final en sesión plenaria en la cámara baja.

Primero debe anunciar a las 10h00 locales (15H00 GMT) quienes son los “fiscales designados”, es decir, los congresistas demócratas de la Cámara que cruzarán el Capitolio para llevar la acusación al Senado.

Luego de la histórica votación en la Cámara del 18 de diciembre pasado, en donde se acusó a Trump de “abuso de poder” y “obstrucción al Congreso”, Pelosi retrasó la transmisión de la acusación al Senado en un intento de obtener garantías sobre la imparcialidad del juicio y más documentación.

El líder de los republicanos en el Senado, Mitch McConnell, aseguró el martes que “con toda probabilidad” se darán los “pasos preliminares” para el juicio esta semana, incluyendo la juramentación de los miembros del Senado ante el presidente de la Corte Suprema, John Roberts.

“Esperamos lograr eso por consenso, lo que nos prepararía para comenzar el juicio real el próximo martes”, detalló el republicano, leal al presidente.

“¿Por qué la nerviosa Nancy y el político corrupto Adam Schiff no nos dieron un juicio justo en la Cámara?”, se preguntó por su parte el presidente republicano en un tuit el martes, fiel a su línea de defensa, en la que califica este procedimiento como un “golpe de Estado”.

– “Farsa” –

La oposición está convencida de que el presidente abusó de su cargo para convencer a Ucrania de desprestigiar al exvicepresidente demócrata Joe Biden, su probable rival para las elecciones de noviembre, y de que luego obstruyó la investigación del Congreso.

En particular, lo acusan de haber congelado la ayuda militar a Ucrania, crucial para este país en conflicto armado con su vecina Rusia, para lograr estos fines.

Los republicanos, que han cerrado filas en torno a Trump, denuncian en tanto una “cacería de brujas” orquestada por los demócratas.

Los demócratas, que solo tienen 47 escaños de 100 en el Senado, son conscientes de que casi no tienen posibilidades de destituir al presidente, lo que requeriría una mayoría de dos tercios.

Sin embargo, esperan entregar información embarazosa para el mandatario, a menos de diez meses de las comicios presidenciales, en los que busca la reelección.

En un nuevo giro, el congresista Adam Schiff, quien lideró la investigación sobre Trump, anunció el martes que recibieron nueva evidencia que sustenta las acusaciones contra el mandatario y que la llevarán al Senado.

La evidencia proviene de registros telefónicos del abogado ucraniano-estadounidense Lev Parnas, quien presuntamente trabajó con el abogado de Trump, Rudy Giuliani, en el supuesto plan para presionar a Kiev a buscar información comprometedora de los demócratas.

Los registros de Parnas “demuestran que hay más evidencia importante sobre el esquema del presidente, pero el propio presidente la ha ocultado”, dijo Schiff.

Los demócratas critican a Trump por no reenviar documentos esenciales para el buen funcionamiento del juicio y por evitar que personas clave de su administración testifiquen.

Uno de ellos, John Bolton, exasesor de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, dijo que estaba listo para responder a una convocatoria del Senado. Pero el asunto fue relegado a una fecha posterior por McConnell.

Sin testigos ni documentos adicionales, “el proceso del Senado se convertirá en una farsa, una reunión televisada para un juicio simulado”, reconoció el lunes el líder demócrata del Senado, Chuck Schumer.

Después de Andrew Johnson en 1868 y Bill Clinton en 1999, el Senado “va a realizar el tercer proceso de destitución de un presidente en ejercicio”, destacó no obstante Schumer, reiterando que los hechos reprochados a Trump son “graves”.

Trump dio a conocer las nuevas sanciones que recaerán contra Irán

Cuatro embajadas estadounidenses eran blanco de ataques orquestados por Soleimani, aseguró el presidente estadounidense.

El presidente Estados Unidos, Donald Trump, dijo este viernes que el general iraní Qasem Soleimani asesinado la semana pasada en un operativo militar de ese país, planeaba ataques contra “cuatro embajadas” estadounidenses.

“Probablemente (uno de los blancos) sería la embajada en Bagdad”, agregó.

El mandatario estadounidense anunció la entrada en vigencia de las nuevas sanciones contra Irán. Los encargados de dar a conocer las sanciones fueron el secretario de Estado Mike Pompeo y el secretario del tesoro Steve Mnuchin.

Las mismas apuntan a ocho altos funcionarios del régimen que han ayudado a avanzar según Estados Unidos en los “objetivos de desestabilización” de la República Islámica, así como a los mayores fabricantes de acero, aluminio, cobre y hierro del país.

La administración de Trump incluyó en la lista de sancionados a 17 productores y empresas mineras iraníes de metales, que según dijo, habrían generado miles de millones de dólares en ingresos.

Trump dijo que ningún estadounidense fue afectado por los ataques iraníes en Irak y justificó el asesinato de Qasem Soleimani

Además, el presidente estadounidense dijo que Irán "parece estar retirándose" y señaló que le pedirá a la OTAN que se involucre "mucho más" en Medio Oriente.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, dijo este miércoles que Irán “parece estar reculando” después de ataques contra bases militares en Irak la víspera que no dejaron “ninguna” víctima estadounidense ni iraquí.

“Irán parece estar reculando, lo cual es algo bueno para todas las partes interesadas y algo muy bueno para el mundo. No se perdieron vidas estadounidenses o iraquíes”, dijo Trump en un mensaje a la nación desde la Casa Blanca flanqueado por altos cargos civiles y militares del gobierno, y agregó: “Estados Unidos está listo para abrazar la paz con todos los que la buscan”.

(AFP)

Alerta de guerra: Medio Oriente sigue convulsionado por el conflicto entre Estados Unidos e Irán

"El diálogo y el respeto al derecho internacional son esenciales para la resolución pacífica de los diferendos entre las naciones y la violencia nunca puede ser un recurso para dirimir los conflictos entre las mismas", consideró la Cancillería uruguaya.

Estados Unidos e Irán están en alerta máxima después de un fin de semana de acción militar. ¿Cómo llegamos hasta aquí?

Días después de que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ordenara un ataque con aviones no tripulados que mató a Qasem Soleimani, el poderoso comandante de Irán, se preveían posibles represalias por parte de Irán. Y llegaron.

Lógicamente las reacciones no se hicieron esperar. Las reacciones fueron en su gran mayoría de alarma. Los países de la Unión Europea buscan parar la escalada de violencia. Desde Naciones Unidas, el secretario Gral. Antonio Guterres, pidió buscar alternativas de diálogo. Pero también aparecieron las advertencias. Es el caso de Israel, aliado de Estados Unidos.

El presidente Donald Trump se pronunció sobre el ataque que realizó Irán a bases aéreas que albergan soldados de Estados Unidos en Irak y aseguró que “todo está bien”.

​”¡Todo está bien! Misiles lanzados desde Irán en dos bases militares ubicadas en Irak. Evaluación de víctimas y daños que tienen lugar ahora. ¡Hasta aquí todo bien! ¡Tenemos el ejército más poderoso y bien equipado en cualquier parte del mundo, con diferencia! Haré una declaración mañana”, expresó a través de su cuenta oficial de Twitter.

El presidente de Irak, Barham Saleh, denunció este miércoles un ataque de Irán contra bases militares iraquíes donde hay soldados estadounidenses y dijo estar preocupado por los “desarrollos peligrosos” en la región.

“Condenamos el bombardeo y repetimos nuestro rechazo a la violación reiterada de la soberanía estatal, y a que Irak se convierta en un campo de batalla para los bandos en guerra”, dijo su oficina en un comunicado.

Chipre anunció que aceptó una petición de Estados Unidos para que albergue una unidad de reacción rápida en el caso de que diplomáticos o civiles estadounidenses tengan que ser evacuados de Oriente Medio, escenario de tensiones entre Teherán y Washington.


La visión de Uruguay: Cancillería emitió un comunicado sobre el conflicto en Medio Oriente

El gobierno de la República Oriental del Uruguay sigue con preocupación los recientes acontecimientos en Medio Oriente, por cuanto los mismos debilitan aún más el frágil equilibrio en esa convulsionada región y, más allá de la misma, representan un grave riesgo para la paz y la seguridad internacionales.

El diálogo y el respeto al derecho internacional son esenciales para la resolución pacífica de los diferendos entre las naciones y la violencia nunca puede ser un recurso para dirimir los conflictos entre las mismas.

En tal sentido, el Uruguay hace un urgente llamado a todos los actores involucrados para que actúen con responsabilidad y prudencia, evitando cualquier acción que pueda significar un aumento de la tensión en Medio Oriente o un riesgo para la paz y la seguridad mundial.

Putin considera que el juicio político contra Trump se basa en acusaciones “inventadas”

El presidente ruso consideró que la crisis que sacude a Washington es la "continuación de las luchas políticas internas" en Estados Unidos.

El procedimiento de destitución del presidente Donald Trump en el Congreso estadounidense por abuso de poder se basa en acusaciones “totalmente inventadas”, estimó el jueves el jefe de Estado ruso, Vladimir Putin.

“Aún debe pasar al Senado, donde los republicanos son mayoría. Y es poco probable que quieran sacar del poder a un representante de su partido basándose en acusaciones totalmente inventadas”, dijo Putin durante su rueda de prensa anual.

El presidente ruso consideró que la crisis que sacude a Washington era la “continuación de las luchas políticas internas” en Estados Unidos.

“El partido que perdió las elecciones, el partido demócrata, intenta lograr sus objetivos usando otros medios y otras herramientas y acusando a Trump de complot con Rusia. Y cuando queda claro que no fue así entonces inventan la historia de presión contra Ucrania”, dijo Putin.

La Cámara de Representantes de Estados Unidos aprobó el miércoles los cargos de abuso de poder y obstrucción del Congreso contra Trump, lo cual abre la vía para un juicio en el Senado para su destitución.

Trump se convirtió en el tercer presidente de Estados Unidos en ser sometido a este tipo de juicio en el Senado, después de Andrew Jonhson en 1868 y de Bill Clinton en 1998.

Se necesitan al menos 67 votos sobre 100 en el Senado para una destitución. Y los republicanos tienen 53 senadores actualmente.

(AFP)