La variante del coronavirus detectada en Gran Bretaña se propaga rápidamente en Estados Unidos

Esta variante amenaza con un aumento de los contagios en momentos en que su prevalencia ya se duplica aproximadamente cada diez días, indicó una nueva investigación.

La variante del coronavirus detectada por primera vez en Gran Bretaña se propaga de manera rápida por Estados Unidos.

Así lo afirmó un estudio realizado por expertos de Instituto de Investigación Scripps, que analizó un millón de muestras recogidas por todo el país desde mediados del año pasado.

Más que secuenciar individualmente todas las muestras, lograron identificar una anomalía particular, un "proxy confiable".

El estudio fue publicado en internet el domingo y ofrece una visión amplia de la variante denominada B.1.1.7, aunque aún debe someterse a revisión de otros científicos.

Lograron determinar que la variante fue introducida por múltiples puntos al país en noviembre de 2020, y pese a que mantiene una incidencia baja, se espera que sea la cepa dominante en el mes de marzo

El equipo investigador indicó que la tasa de contagio es al menos 35-45% más elevada que las cepas más comunes, y su prevalencia se duplica cada semana y media.

El Reino Unido sufrió devastadoras olas de contagio de Covid-19 luego de que el B.1.1.7 se volviera la cepa dominante.

De igual modo, Irlanda tenía la epidemia controlada a fines de 2020, pero en enero la misma variante disparó una ola exponencial de contagios de la cual recién ahora se está reponiendo.

Estados Unidos es el país más afectado en términos absolutos, con más de 27 millones de casos confirmados y 460.000 muertes, aunque el último empuje tuvo su pico en torno al 8 de enero y desde entonces el ritmo de infecciones viene bajando.

Hay temores de que el B.1.1.7 dispare una nueva oleada, en tanto se propaga rápidamente en Florida, de acuerdo con la investigación. Los autores instan a que Estados Unidos desarrolle un sistema de vigilancia genómica del Covid.

Las vacunas autorizadas actualmente en Estados Unidos siguen siendo efectivas contra la variante, mientras que el uso de mascarilla reduce drasticamente el contagio.

Cambio de mando en Estados Unidos: asumió Joe Biden

Juró su cargo en las puertas del Capitolio.

Donald Trump fue acusado en el Congreso en un histórico segundo procedimiento de juicio político

Una semana antes del final de su mandato, su gobierno termina en un clima de extrema tensión.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, fue acusado el miércoles en el Congreso en un segundo juicio político esta vez por incitar a la insurrección en la toma del Capitolio por sus partidarios la semana pasada que dejó cinco muertos.

La Cámara de Representantes, controlada por los demócratas, votó a favor del “impeachment" del mandatario republicano por 232 votos contra 197.

Diez congresistas republicanos votaron a favor de la acusación, a diferencia de diciembre de 2019, cuando ningún miembro del partido del presidente apoyó el primer juicio político en su contra.

“Hoy de manera bipartidista la Cámara demostró que nadie está por encima de la ley, ni siquiera el presidente de Estados Unidos, que Donald Trump es un claro y presente peligro para el país y una vez más honramos el juramento del cargo para proteger y defender la Constitución de Estados Unidos”, dijo la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi.

Tras la votación en la Cámara de Representantes toca al Senado juzgar a Trump por segunda vez.

Sobre la nueva acusación el líder de la mayoría republicana en el Senado, Mitch McConnell aseguró en un comunicado que no hay tiempo suficiente para que el mandatario sea juzgado de manera justa y seria antes de que deje la Casa Blanca el 20 de enero cuando el presidente electo Biden asuma la presidencia.

Además sentenció que no convocará al Senado antes del 19 de enero, pues está en un receso. Después del 20 de enero el Senado estará controlado por los demócratas.

Trump, que se ha negado a asumir cualquier responsabilidad por el asalto al Capitolio y afirma que su discurso ante los manifestantes antes del incidente fue totalmente apropiado, llamó desde la oficina Oval a los estadounidenses a estar unidos y no mencionó el impeachment.

“A quien sigas, a la derecha o a la izquierda, demócrata o republicano, nunca hay justificación para la violencia. Sin excusas, sin excepciones. Estados Unidos es una nación de leyes. Quienes participaron en los ataques de la semana pasada serán llevados ante la justicia”, dijo Donald Trump.

El mandatario es muy popular entre millones de estadounidenses, lo cual podría frenar a algunos legisladores antes de condenarlo.

Erick Langer: "Me parece que el Partido Republicano se va a dividir"

Graves incidentes en Estados Unidos ocurrieron dentro del Capitolio en la jornada de este miércoles que tuvo como resultado una mujer asesinada y hubo una detonación de gases lacrimógenos. La sesión debió suspenderse y la alcaldesa de Washington ordenó un toque de queda en la ciudad desde las 18:00 locales hasta las 06:00 del jueves. Conversamos con el profesor de la Universidad de Georgetown para analizar la situación.

Sensación

No se sabía que iba a ser tan fuerte, pero sí se había que había algunos congresistas que estaban tratando de mostrar a Trump su lealtad. El presidente está tratando como pueda de hacer autogolpe. Sí tiene colaboradores en el congreso también. No creo que pensaran que iba a pasar esto, pero sí alimentar su idea falsa de que había ganado las elecciones. Trump no lo quiere reconocer, pero eso es una mentira.

Ojalá que lo saquen del poder según la enmienda 25, pero es muy difícil. Aquí las instituciones son bastante fuertes. Me parece que el Partido Republicano se va a dividir. La gente que está a favor de la democracia se va a vivir y va a ser muy difícil para el Partido Republicano seguir como está. Es muy difícil saber qué pasará. Al final creo que la soberbia de que le decimos a los demás cómo hacer democracia, ahora ya no lo podemos hacer. Me parece que va a tener muchas consecuencias para Estados Unidos. Siempre hemos querido predicar para el resto del mundo y ahora ya es bastante difícil.

Evaluación de una solución

Hay que regular medios como Twitter, Facebook. Regulando esto creo que es un principio. La sociedad ha empezado a dividirse por esta tecnología. Me parece que hay que tener mucho cuidado para que no divida más a la sociedad. Esta sería una de las soluciones más importantes. Me parece que estamos como estamos por esta tecnología que antes no estaba. Estados Unidos tiene que liderar la regulación porque son empresas estadounidenses. El problema es la forma en la que hacen dinero.

No se necesita al expresidente para el cambio de mando. Se necita que el presidente electo firme en una biblia. Es el presidente de la Corte Suprema quien tiene que estar. Hay una aceptación del presidente electo. Nunca se ha contemplado que un presidente no estuviera, pero hoy la presencia del expresidente no es necesaria para la transmisión de mando.

Parece que hay tres emergencias médicas de gente que murió. También hay varios policías heridos también. Hay policías y guardias que fueron cómplices.

Hubo senadores que dijeron que eso sí fue guerrismo anoche y que eso está basado en mentira y que lo que se tendría que haber hecho es simplemente decir la verdad.

Estados Unidos recibirá el lunes las primeras vacunas contra el Covid-19

La vacuna contra Covid-19 de Pfizer-Biontech llegará por la mañana a hospitales y otros lugares de inoculación para ser inyectada a millones de personas de los sectores más vulnerables.

El lunes será una jornada especial en la lucha contra el coronavirus en Estados Unidos.

"Me han escuchado referirme al día de hoy como el Día D. Algunas personas asumen que me refiero al día de la distribución. De hecho, el Día D en el ejército designaba al día en que comenzaba la misión. El Día D fue un punto de inflexión fundamental en la Segunda Guerra Mundial. El Día D fue el principio del fin y hoy estamos en ese lugar".

La expectativa es que cientos de sitios, incluyendo hospitales y otros centros de distribución, reciban las vacunas entre el lunes y el miércoles, lo que cubriría la primera fase de la vacunación, con unas tres millones de personas inmunizadas.

Las autoridades sanitarias recomendaron que los trabajadores de la salud y los residentes de asilos tengan prioridad, pero la última palabra será de los gobiernos estatales.

Estados Unidos es el país más enlutado del mundo por el coronavirus y en las últimas dos semanas ha mostrado cifras de muertes diarias similares a los peores picos de los primeros días de la pandemia.

Estados Unidos superó el sábado el umbral de los 12 millones de contagios de coronavirus

Según el conteo realizado por la Universidad Johns Hopkins, el país más golpeado por la pandemia registró un millón de nuevos casos en la última semana.

Las autoridades sanitarias reconocieron que la epidemia, que ha dejado más de 255.000 muertos en el país, se encuentra en fase "exponencial".

En España, la ciudad de Burgos comenzó el sábado las pruebas masivas entre su población para tratar de contener la pandemia. Las autoridades esperan testear en una semana a la cuarta parte de sus 175.000 habitantes.

A pesar de las múltiples restricciones aplicadas, como el cierre de bares, restaurantes y otros locales de ocio, la ciudad presenta una tasa de incidencia cuatro veces mayor que la media nacional.

Por su parte, Rusia registró el sábado un récord de contagios y de decesos diarios por coronavirus, dos días después de haber superado los dos millones de casos registrados. Con más de 35.000 fallecimientos, el porcentaje de letalidad es bastante inferior al de otros países, pero las autoridades rusas solo contabilizan las muertes cuya autopsia demuestre que el coronavirus es la principal causa del deceso, lo que hace pensar que el balance real de víctimas podría ser superior.

Los gobiernos están depositando sus esperanzas en una vacuna que pueda salvarlos del cierre de comercios y escuelas y de los confinamientos, que tienen consecuencias severas sobre la salud mental de la población.

Italia, el primer país europeo duramente golpeado por la primera ola de coronavirus, anunció el sábado que a finales de enero comenzará una "campaña de vacunación sin precedentes" comenzando por los grupos de población más expuestos a la enfermedad. Pero según una encuesta del Instituto Ipsos, divulgada el martes, solo uno de cada tres italianos encuestados respondió que se vacunará "sin ninguna duda en cuanto esté disponible", mientras que el 16% no lo hará y un 42% esperará para hacerlo, midiendo primero su eficacia.

Continúan las manifestaciones en contra y a favor de Donald Trump en Estados Unidos

Mientras, el presidente no da el brazo a torcer para reconocer la derrota.

También en Washington D.C., en la capital federal estadounidense, ha sido un fin de semana de celebraciones entre los seguidores de Joe Biden, satisfechos por la victoria del candidato demócrata.

"Celebramos que Trump se va", dicen dos mujeres.

Sí, es un racista y como mujeres negras de este país, hemos venido para dar nuestro apoyo, porque la mayoría de los estadounidenses han votado para que deje el cargo", señalan con la mirada sonriente y el rostro cubierto con sus mascarillas.

"Estoy tan feliz, odio a Trump, por eso supongo que vine a la celebración", explica una joven que votó por el candidato demócrata.

Sin embargo, como el presidente Trump, son muchos entre sus partidarios quienes se resisten a aceptar el resultado de las elecciones. A lo largo y ancho del país, se manifiestan, algunos armados, intentando encontrar respuestas a la derrota.

"Uno ve que son los medios de comunicación los que han otorgado la victoria (a Biden). Una prueba irrefutable de que están manipulando, haciendo propaganda de toda esta elección. Lavando el cerebro a la gente, y se observa claramente", comenta una mujer.

"Todavía estamos en la lucha. Hemos salido para hacer ruido, que nos escuchen, pedimos transparencia, queremos respuestas. Muchos estados iban muy ajustados y no deberían haberse adjudicado", añade otra seguidora de Trump.

De momento ni Trump, ni sus asesosores aceptan la derrota, pese al consejo de sus más íntimos allegados.

Nunca en la historia de Estados Unidos, ningún presidente y candidato ha rechazado conceder la victoria tras el escrutinio. La incógnita es ver cómo reaccionará el país si Donald Trump no lo hace.

 

Nicolás Albertoni: "El lobby agricultor en el gobierno de Biden puede ser un factor importante"

El analista internacional hizo una primera evaluación de lo que significa la elección de Joe Biden en el el país norteamericano y cuál podrá ser una posible relación del país con Uruguay.

Por qué ganó Joe Biden

Hay varios factores. Wisconsin, Michigan y Pensilvania, también apareció Georgia en la noche de la elección como importante. También Carolina del Norte. Lo importante es que

Hoy ante un Trump demostró su accionar de gobierno, hay un público erepublicano amplio que vio que no representa la esencia del republicanismo republicano, aunque sí marcó una esencia y un estilo. Estados claves que le dieron la elección en el 2016 hoy votaron por Joe Biden.

Voto latino

Es un 30 millones de electores. Normalmente votan 30%. Biden bajó en electorado latino y Trump subió. Los demócratas siempre tuvieron un tema complejo con el voto latino en la narrativa. Les han hablado a algunos latinos creyendo que siempre van a estar cerca de los demócratas, pero está lejos de ser un voto estático.

El factor Venezuela y Cuba hizo a Trump acercarse al latino que hace tiempo está en Estados Unidos y que de alguna forma ve problemas políticos en la región.

Fórmula Biden - Harris

Ella es la primera vicepresidenta y es hija de inmigrantes. Biden es su tercera campaña presidencial. Es un vicepresidente que siempre ha sido muy leal al partido demócrata por siempre. Es el segundo presidente católico de la historia de Estados Unidos. Seguro va a estar muy presente con un papa muy presente también.

Impacto en las relaciones con Uruguay

Dado el contexto de pandemia y el tema del cambio, por lo menos pasará este año y medio focalizados en economía doméstica, sobre todo en un año de pandemia. Así la gente de afuera pasa a un segundo plano. También es importante la figura de Kamala Harris, quien es senadora de California. El lobby agricultor en el gobierno de Biden puede ser un factor importante. Son de las cosas que podemos empezar a ver en el gabinete y también con nuestra negociación que también es pro agricultura. Puede que haya algunos factores ahí para generar escollos y acercarnos a Estados Unidos.

Somos un país que no nos hemos mostrado radicalmente en un lado ni en otro. Se ha mostrado lo más abierto posible. Los acercamientos no fueron en contra de Biden, sino coyunturales. Hay más factores de Estados Unidos que puede afectar. Joe Biden también necesita imponerse a una nueva narrativa en Estados Unidos y en el mundo también.

Posibilidad de firmar un nuevo Tratado de Libre Comercio

Nunca es tarde para un TLC. Con los demócratas hay algo interesante es que por lo menos han sabido entender bien a América del Sur. Los republicanos siempre han tenido una narrativa que va desde México y queda en Centroamérica. Pero desde los demócratas por qué no pensar en términos bilaterales y empezar a tocar la puerta en términos comerciales.

Se acaba la presidencia protémpore para Uruguay, pero lo central es que vamos a ver un EEUU mucho mas dialoguista y mucho más cercano. De ahí a concretar acuerdos es otro caso.

Negocios con Argentina

Hay que trabajar en mucha coordinación. Hay muy buen diálogo con Argentina. Mi rol como secretario general es siempre con mucho diálogo.

 

Varios líderes políticos en América Latina reaccionaron el fin de semana a la victoria de Joe Biden en los comicios presidenciales de Estados Unidos

En Venezuela, el presidente Nicolás maduro y su principal adversario y jefe parlamentario, Juan Guaidó, felicitaron al unísono el sábado al demócrata.

Maduro, blanco de sanciones estadounidenses que buscan forzar su salida del poder, escribió en twitter que estará "siempre dispuesto al diálogo" con Estados Unidos, país con el que su gobierno mantiene tensas relaciones.

Guaidó, por su parte, felicitó en un comunicado difundido por la misma red social al "presidente electo", asegurando que trabajarán "juntos" por "el restablecimiento de la democracia" en el país caribeño.

En Brasil, el presidente Jair Bolsonaro aún no se ha pronunciado sobre los resultados de los comicios.

Sí lo hizo el exmandatario Luiz Inácio Lula da Silva, quien aseguró que "el mundo respira aliviado con la victoria de Biden", y dijo "el pueblo estadounidense se pronunció contra el "rechazo a los valores humanos, odio, abandono de la vida y agresiones" contra América Latina.

Una postura similar tomó el expresidente de Bolivia Evo Morales:  "No nos alegra si gana Biden, pero sí nos alegra que pierda Trump. El fascista racista está siendo derrotado", expresó.

En Venezuela, el presidente Nicolás maduro y su principal adversario y jefe parlamentario, Juan Guaidó, felicitaron al unísono el sábado al demócrata.

Maduro, blanco de sanciones estadounidenses que buscan forzar su salida del poder, escribió en twitter que estará "siempre dispuesto al diálogo" con Estados Unidos, país con el que su gobierno mantiene tensas relaciones.

En Brasil, el presidente Jair Bolsonaro aún no se ha pronunciado sobre los resultados de los comicios.

Sí lo hizo el exmandatario Luiz Inácio Lula da Silva, quien aseguró que "el mundo respira aliviado con la victoria de Biden", y dijo "el pueblo estadounidense se pronunció contra el "rechazo a los valores humanos, odio, abandono de la vida y agresiones" contra América Latina.

Algunos de los presidentes que saludaron por twitter a la fórmula presidencial demócrata fueron el mandatario de Colombia, Iván Duque, el de Argentina, Alberto Fernández, el de Chile, Sebastián Piñera. En cambio, el mandatario de México, Andrés Manuel López Obrador, indicó que esperará a que se resuelvan los "asuntos legales" de las elecciones para fijar su postura.

La vicepresidenta electa de Estados Unidos, Kamala Harris, celebró este sábado su elección como primera mujer que llega a la Casa Blanca

Es la primera vez que ocurre en la historia del país. Prometió romper barreras para que otras mujeres puedan llegar a ese cargo y asegura que no será "la última".

Kamala Harris, la primera mujer que accede a la vicepresidencia de Estados Unidos, rindió el sábado un vibrante homenaje a las mujeres que allanaron su camino para la reelección asegurando que ella no será la última. La senadora demócrata estaba vestida con un conjunto blanco que simboliza el movimiento sufragista. En febrero de 2019 las mujeres demócratas ya se habían vestido de blanco en el congreso durante el estado de la unión de Donald Trump.

La vicepresidenta electa homenajeó a su madre, quien llegó a Estados Unidos proveniente de India a los 19 años, activista de los derechos civiles, esta investigadora del cáncer de mama murió en el 2009. “Ella no podía haber imaginado este momento, pero creía profundamente en un Estados Unidos en el que en un momento como este sería posible”, dijo a una multitud de simpatizantes unidos en Wilmington para celebrar la victoria de Joe Biden.

“Pienso en ella, en las negras, asiáticas, latinas, nativas americanas que allanaron el camino”, sostuvo.

La ex fiscal y senadora también rindió homenaje a la audacia de Joe Biden, quien rompió una de las barreras más importantes de la sociedad estadounidense, al elegir a una mujer como candidata a la vicepresidenta. “No seré la última”, afirmó, “porque cada niña que mira esta noche ve que esta es una tierra en donde todo es posible”.

Joe Biden se dirigió al país por primera vez como presidente electo la noche del sábado

Dio un mensaje de unidad e intentó calmar las extraordinarias divisiones que definieron los últimos cuatro años de la política estadounidense.

Con sus 77 años, Biden ingresó trotando y saludando a la multitud que lo aplaudía.

Este fue el primer discurso de Biden como presidente electo y lo hizo frente a un público que seguían el acto desde sus vehículos

Biden invitó a los estadounidenses a dejar atrás la división que caracterizó el gobierno de Donald Trump.

Biden aprovechó su discurso, que duró unos quince minutos, para agradecer especialmente a la comunidad afroamericana que votó en masa por él durante las primarias demócratas y también ahora en los comicios a la Casa Blanca. Además, Biden se puso como primer objetivo de su futuro Gobierno controlar el enorme brote de coronavirus que sufre Estados Unidos, donde ya ha habido cerca de 10 millones de contagios y 237.000 muertes.

El candidato demócrata Joe Biden ganó la carrera por la Presidencia de Estados Unidos

Joe Biden ganó la Casa Blanca, proyectaron las cadenas de televisión el sábado, derrotando a Donald Trump y poniendo fin una presidencia que convulsionó a Estados Unidos y al mundo entero.

CNN, NBC News y CBS News anunciaron el triunfo del candidato demócrata antes de las 11H30 (16H30 GMT), luego de declararlo vencedor en Pensilvania, su estado natal, con lo cual alcanzó la mayoría necesaria en el Colegio Electoral para superar al mandatario republicano.

Cuatro días después de la jornada electoral del 3 de noviembre, y tras un conteo que tuvo al país en vilo, el exvicepresidente de Barak Obama, de 77 años, cosechó 273 votos electorales, traspasando el umbral de los 270 que le permite convertirse en el 46º presidente de Estados Unidos.

El desenlace surge de una participación récord de votantes al cabo de una campaña electoral tensa y marcada por la pandemia del coronavirus, en la cual Estados Unidos es el país del mundo con el mayor número de muertos.

Trump, el amante de los tuits, no reaccionó de inmediato. Pero a medida que la ventaja de Biden crecía durante el conteo de votos desde la elección del martes, el presidente republicano arremetió con acusaciones de fraude sin fundamento y afirmó, falsamente, que había ganado.

El sábado temprano, mientras se dirigía a su campo de golf en Virginia, repitió esto, tuiteando: "¡GANÉ ESTA ELECCIÓN, POR MUCHO!".

Sin embargo, para Trump, de 74 años, este resultado es el fin de sus sueños de reelección: el multimillonario empresario que llegó a la Oficina Oval como 'outsider' de la política será el primer presidente de un único mandato desde el republicano George H. W. Bush a principios de la década de 1990.

Biden, que obtuvo los votos de un récord de más de 74 millones de personas, se encontraba en su feudo de Wilmington, Delaware. El viernes por la noche pronunció un discurso en el que instaba a los estadounidenses a "dejar atrás la ira" y "unirse como nación".

El Servicio Secreto ya ha comenzado a intensificar la seguridad del presidente electo, que será investido el 20 de enero.

Para Biden, el hombre de mayor edad en ganar la presidencia, este triunfo es la coronación de medio siglo de carrera política, incluidos ocho años como mano derecha del primer presidente negro estadounidense.

Un centrista que se ha enfrentado al ala más izquierdista del Partido Demócrata, llega a la Casa Blanca en su tercera postulación tras intentarlo en 1988 y 2008.

Y lo hace de la mano de la senadora negra Kamala Harris, una abogada hija de inmigrantes de Jamaica e India de 56 años, que hace historia como la primera vicepresidenta de Estados Unidos.

- Restaurar el "alma" de EEUU -

Ridiculizado por Trump, quien lo apodó "Joe El Dormido" acusándolo de capacidades mentales disminuidas, Biden es conocido por su empatía tras varias tragedias: perdió a su primera esposa e hija en un accidente automovilístico en 1972, y cuatro décadas después, a otro de sus hijos, Beau, por un cáncer cerebral.

Ahora, Biden prometió restaurar el "alma" de Estados Unidos.

La primera potencia mundial llora unos 235.000 muertos por una pandemia que no da señales de ceder, y que ha provocado la peor crisis económica en un siglo y desatado masivas protestas sociales.

Pero sobre todo, el país está amargamente dividido sobre temas fundacionales como la raza, la inmigración, el porte de armas y el vínculo con el resto del mundo luego de un gobierno de Trump bajo el lema "Estados Unidos primero".

Y aunque Biden ganó, la mitad del electorado apoyó a Trump, muchos profundamente convencidos y otros no tanto, pero todos ajenos a la retórica demócrata.

Esta división seguramente siga impactando en el Congreso, donde los republicanos se encaminan a mantener su mayoría en el Senado y los demócratas, aunque siguen controlando la Cámara baja, han perdido bancas.

- Un plebiscito sobre Trump -

Biden ganó tras recuperar Pensilvania, Michigan y Wisconsin, tradicionales estados demócratas del Medio Oeste del país, que Trump conquistó en 2016 con el apoyo de los votantes blancos de clase obrera.

También tenía escasas mayorías a medida que el recuento de votos se acercaba a su fin en Arizona y Nevada, mientras que el recuento en Georgia era tan estrecho que el estado declaró que realizaría un recuento.

El exvicepresidente se comprometió a ser "un presidente para todos los estadounidenses" en una elección que en muchos sentidos fue un plebiscito sobre el odiado o amado Trump.

Biden, que optó por una campaña respetuosa de las restricciones del covid-19, se presentó como el líder responsable y apegado a la ciencia que el país necesita para enfrentar la emergencia sanitaria y sus consecuencias.

Trump, que hizo actos multitudinarios a un ritmo frenético tras ser hospitalizado por el virus, desestimó el consejo de los epidemiólogos y minimizó la gravedad del covid-19.

Pero la pandemia ensombreció los logros económicos de su gobierno, principal activo hacia la reelección: el desempleo pasó de un mínimo histórico de 3,5% en febrero a un 14,7% en el peor momento del confinamiento, y aunque se recuperó a 6,9% en octubre, dejó cicatrices.

Y lejos del discurso conciliador de Biden, Trump arengó a su base con afirmaciones infundadas, como presentar a los inmigrantes indocumentados como asesinos y violadores, decir que lo demócratas prohibirían las armas y despreciarían la "ley y el orden".

- "Perder nunca es fácil" -

El enero, cuando Joseph Robinette Biden Jr. preste juramento a los 78 años como el presidente de Estados Unidos de mayor edad, Donald J. Trump dejará tras de sí un tumultoso gobierno tras su impactante trinfo sobre Hillary Clinton.

El neoyorquino afecto a las luces del espectáculo saldrá de la Casa Blanca tras sobrevivir a un histórico juicio político, romper las normas diplomáticas internacionales y acostumbrar a los estadounidenses a un sinfín de escándalos.

Objeto de dos investigaciones en Nueva York que podrían concluir en juicios por supuesta evasión fiscal, fraude y declaraciones falsas, su horizonte judicial podría ser sombrío.

Para el magnate inmobiliario que se metió en las casas de los estadounidenses como el exitoso y carismático conductor del 'reality show' "El Aprendiz", despedirse de la Oficina Oval lo equipara al tipo de persona "perdedora" que suele denostar.

"Ganar es fácil", comentó el día de las elecciones. "Perder nunca es fácil. No para mí".