Estados Unidos alcanzó este jueves la mayor cantidad de infectados por coronavirus: más de 82.000

Además, informó de un aumento récord en el número de desempleados en todo el país.

Estados Unidos se está convirtiendo rápidamente en un nuevo epicentro de la pandemia global del coronavirus

El número de muertes alcanzó el umbral de 1.000, más de un tercio en el estado de Nueva York y el número de contagios llegó ya a los 70 mil, apenas detrás de China e Italia.

Varios hospitales de Nueva York se declararon abrumados por los crecientes casos de COVID-19, y un 40% de la población del país está bajo cuarentena. Más de 100 personas murieron por el coronavirus en las últimas 24 horas en Nueva York.

El gobernador Andrew Cuomo dijo que la mayor prioridad es “aplastar la curva” de nuevos casos en el área metropolitana. El estado tiene 53.000 camas de hospital disponibles, pero está haciendo lo posible por aumentar la capacidad a 140.000, la cifra que cree que precisará en 20 días, cuando se llegue al pico de la pandemia.

El verdadero número de casos de personas infectadas puede ser mucho más alto que la cifra oficial, ya que no hay suficientes tests disponibles.  El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, anunció el jueves que propondrá clasificar las distintas regiones del país según el riesgo generado por el coronavirus para ayudar a los estados a endurecer o flexibilizar sus medidas.

A todo esto Wall Street recuperó parte de las gigantes pérdidas de este mes con el anuncio de un paquete de rescate económico de 2 mil millones de dólares que está siendo negociado en el Congreso y que este viernes será aprobado con un fuerte apoyo bipartidario.

El departamento de Trabajo informó que 3 millones 300 mil personas solicitaron beneficios de desempleo la semana pasada, la mayor cifra desde que se empezó a registrar este dato, por lejos. Se han perdido miles de empleos en restaurantes, bares, hoteles, en la industria del transporte o del entretenimiento.

Estados Unidos acusa a Nicolás Maduro de delitos de lavado de dinero y narcotráfico y ofrece recompensa por su arresto

El Departamento de Justicia de Estados Unidos emitió una alerta y ofrece una recompensa de 15 millones de dólares por su captura.

Estados Unidos anunció el jueves la inculpación del presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, por “narcoterrorismo”, y ofreció una recompensa de hasta 15 millones de dólares por información que lleve a su arresto.

Maduro es acusado de “haber participado en una asociación criminal que involucra a una organización terrorista extremadamente violenta, las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), en un esfuerzo por inundar Estados Unidos de cocaína”, declaró el fiscal general Bill Barr en una videoconferencia.

Funcionarios estadounidenses señalaron a Maduro como líder de la organización narcotraficante Cartel de los Soles, que según dijeron involucraba a políticos de alto rango y miembros del ejército y el poder judicial venezolanos.

Barr dijo que entre 200 y 250 toneladas de cocaína fueron enviadas al amparo del gobierno venezolano.

Al mismo tiempo, el jefe de la diplomacia estadounidense, Mike Pompeo, anunció en un comunicado que el Departamento de Estado “ofrece una recompensa de hasta 15 millones de dólares por información relacionada con Nicolás Maduro”, a quien Washington no reconoce como la autoridad legítima del país.

Maduro, sucesor de Hugo Chávez en 2013, fue reelegido para un segundo mandato en 2018 después de un boicot electoral por parte de la oposición, que rechazó los resultados por considerarlos fraudulentos, al igual que buena parte de la comunidad internacional.

Estados Unidos, al igual que otros casi 60 países, apoyan al líder opositor venezolano Juan Guaidó, presidente de la Asamblea Nacional (Parlamento), a quien desde enero de 2019 reconocen como presidente interino.

Desde entonces, el gobierno de Donald Trump presiona por la salida del poder de Maduro, a quien tilda de “dictador”, con una batería de sanciones económicas. Pero Maduro conserva el apoyo de China, Rusia y Cuba.

Donald Trump anunció la suspensión por 30 días de todos los viajes desde Europa a Estados Unidos para detener la propagación del coronavirus

El presidente americano recomendó a los estadounidenses evitar viajar al extranjero.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, anunció el miércoles la suspensión por 30 días de los viajes desde Europa a Estados Unidos a partir de la medianoche del viernes.

La medida no se aplicará a los vuelos procedentes del Reino Unido.

“Estamos en un momento crítico en la lucha contra el virus. Tomamos una decisión que salvó vidas con la acción temprana sobre China. Ahora debemos tomar la misma acción con Europa. No nos retrasaremos. Nunca dudaré en tomar los pasos necesarios para proteger las vidas, la salud y la seguridad del pueblo estadounidense. Siempre pondré el bienestar de Estados Unidos primero”, dijo Trump.

Más tarde, el Departamento de Estado hizo una recomendación sin precedentes a todos los ciudadanos de Estados Unidos, para que eviten todo viaje al extranjero debido al impacto mundial del COVID-19.

La decisión tuvo un efecto inmediato en los mercados. Las bolsas de Madrid, Londres, París y Fráncfort abrieron este jueves con bajas superiores al 5%.

La Unión Europea mostró su disgusto ante las palabras de Trump y manifestó su desaprobación ante el hecho de que la prohibición de viajar se haya adoptado unilateralmente y sin consulta.

Los responsables europeos indicaron que se vive “una crisis mundial, no limitada a ningún continente y requiere cooperación en lugar de una acción unilateral”.

El mundo continúa en vilo por el coronavirus

Estados Unidos y Brasil son los países americanos con más casos reportados.

Varios países cerraron el miércoles sus centros educativos, prohibieron eventos y multiplicaron las restricciones de viajes y las medidas para sostener sus economías ante el avance del coronavirus, especialmente en Italia, aislada por segundo día y donde se disparó el número de muertos.

Con escuelas, restaurantes o cines cerrados, actividades canceladas, funerales y bodas prohibidas, la vida cotidiana en muchos países se ha visto alterada por la COVID-19, que ha matado en todo el mundo a 4.281 personas y contagiado a 118.554, según el balance de la AFP a las 09H00 GMT.

Italia, con 10.149 y 631 muertos, está desde el lunes por la noche y al menos hasta el 3 de abril sometida a fuertes restricciones bajo el lema “Me quedo en casa”.

Los 60 millones de italianos deben evitar los desplazamientos, salvo para ir a trabajar, alimentarse o ir al médico. “Seguimos orando a la Virgen María, esperando que nos ayude porque el mundo atraviesa un momento difícil”, dijo Mariagrazia Mazzarotto, una católica que ahora no puede ir a la iglesia porque se han suspendido las misas.

El papa celebró su tradicional audiencia semanal, pero por vídeo difundido en internet desde su biblioteca. La plaza de San Pedro estaba vacía.

“Todo está cerrado, volvemos a casa”, declaró frustrado Alex Gross, un alemán de 32 años, frente a la majestuosa catedral de Florencia, el norte de Italia.

El miedo al coronavirus también vacía hoteles y lugares turísticos en la capital de Francia, otro de los principales focos de la epidemia en Europa.

Un total de 363 millones de estudiantes están de vacaciones forzadas en 15 países, según la UNESCO.

España, que sumaba este miércoles 2.002 casos de coronavirus y 47 fallecidos, cerró escuelas y universidades en Madrid, la zona más afectada.

“Sí me preocupa, pero dicen que los niños tienen menos posibilidad de cogerlo (el virus)”, dijo José Luis Lucas, de 70 años -en un grupo etáreo de riesgo en la epidemia-, quien se llevará a sus nietas a su casa.

 

– Medidas económicas –

Para luchar contra la epidemia, Italia anunció una ayuda excepcional de 25.000 millones de euros (28.300 millones de dólares).

Por su parte, el Banco de Inglaterra (BoE) anunció el miércoles una inesperada reducción de los tipos de interés, que pasan de 0,75% a 0,25%, la más importante desde inicios de 2009 durante la crisis financiera.

La Comisión Europea anunció la creación de un fondo de respuesta al coronavirus de hasta 25.000 millones de euros.

En Estados Unidos, el gobierno de Donald Trump aseguró que pronto presentará un plan de apoyo a la economía y Canadá anunció también una millonaria ayuda para sostener la suya.

Después de la caída del lunes, los mercados bursátiles de Europa se recuperaban a el miércoles en la estela de Wall Street la víspera y pese al pesimismo de las bolsas asiáticas.

Ecuador anunció recortes presupuestarios, reducción de salarios de empleados públicos y más endeudamiento para enfrentar las dificultades derivadas del coronavirus y la caída del precio del petróleo.

– China suaviza las medidas, otros las refuerzan –

China (sin los territorios de Hong Kong y Macao), en donde se declaró el brote a fines de diciembre, sumaba 80.778 casos, con 3.158 decesos, tras registrar otros 22 muertos en las últimas 24 horas. Pero la tendencia es a la baja y el gobierno empezó a suavizar las medidas.

En un signo de normalización progresiva en Wuhan (centro), cuna de la epidemia aislada desde el 23 de enero, las empresas empiezan a reanudar sus actividades, un día después de la visita a esa ciudad del presidente Xi Jinping, quien dijo que la epidemia está “prácticamente contenida”.

Pero en momentos en que los casos de coronavirus importados aumentan en la capital china, la alcaldía de Pekín dispuso que cualquier persona que llegue a Pekín del extranjero deberá someterse a una cuarentena obligatoria de 14 días.

En Japón, donde el coronavirus ha contaminado a 568 personas y dejado 12 muertos, canceló las conmemoraciones del tsunami del 11 de marzo de 2011, que dejó 18.500 muertos y desaparecidos, y provocó el desastre nuclear en Fukushima.

Mientras, continúan las medidas de aislamiento y suspensión de vuelos de varias aerolíneas europeas.

En América Latina, donde hay unos 140 casos y dos muertes, se redoblan las medidas. Este miércoles se sumó Honduras con sus dos primeros contagios.

Colombia aislará a quienes lleguen desde China, España, Francia e Italia, mientras que Argentina, también agregó a los procedentes de Estados Unidos, Alemania, Corea del Sur, Japón e Irán.

Bolivia pidió a todo el que llegue de países afectados que “se autoimponga un aislamiento” por 14 días. El Salvador y Chile también extremaron sus medidas sanitarias con las personas procedentes de España e Italia. Costa Rica ordenó la cancelación de reuniones públicas y propugnó el teletrabajo.

En Estados Unidos, con 1.001 casos y 28 decesos, la Guardia Nacional será enviada a partir del jueves para delimitar un “área de confinamiento” de 1,6 km de radio en New Rochelle, ciudad de 80.000 habitantes que es el principal foco del coronavirus en el Estado de New York.

Mientras tanto, continúan la cancelaciones de eventos. Por primera vez en las últimas tres décadas, la llama olímpica de los Juegos de Tokio 2020 se encenderá sin la presencia de espectadores, el jueves en Olimpia y las famosas Fallas en la ciudad española de Valencia se han suspendido por primera vez desde la Guerra Civil (1936-1939).

AFP

El Congreso de Estados Unidos liberó 8.300 millones de dólares para la lucha contra el coronavirus

La OMS advirtió que no se trata de un simulacro sino de una alerta.

El Congreso de Estados Unidos aprobó el jueves un plan de emergencia de 8.300 millones de dólares para financiar la lucha contra el nuevo coronavirus en el país.

El Senado votó casi por unanimidad (96 contra uno) a favor de este financiamiento excepcional, resultado de un acuerdo entre legisladores republicanos y demócratas, y que ya había sido votado el miércoles por la Cámara de Representantes.

“El Congreso ha demostrado una capacidad de liderazgo fuerte y decisiva frente al nuevo coronavirus”, dijo el senador demócrata Patrick Leahy, quien se congratuló del texto que fue redactado y aprobado por ambas partes “en nueve días debido a la emergencia”.

El plan apunta a mejorar la “preparación y respuesta del gobierno” a la epidemia, destinando fondos para la investigación y el desarrollo de vacunas, tratamientos médicos y diagnóstico, así como ayuda para el desarrollo de asistencia médica a distancia.

El vicepresidente Mike Pence, designado por la Casa Blanca para liderar la crisis, visitó el jueves de noche el estado de Washington (noroeste), el más afectado del país, con más de 70 casos y 11 muertes.

Después de saludar al gobernador Jay Inslee con el codo y no la mano, para evitar la transmisión de gérmenes, dijo que 1,2 millones de pruebas diagnóstico serán distribuidas por todo el país en “pocos días”, seguido por otros 4 millones a finales de la semana que viene.

Más temprano en Minnesota, Pence había dicho: “No tenemos suficientes pruebas hoy para satisfacer lo que anticipamos será la demanda futura”.

Pero el problema no es solo la falta de tests. El principal sindicato de enfermeros del país, el NNU, denunció la falta de preparación y la carencia de equipos adecuados de protección, así como la insuficiente formación de los profesionales de la salud en numerosos hospitales y clínicas para hacer frente a la epidemia.

El sindicato también criticó la gestión de la epidemia de parte de las autoridades federales, a la que juzgan tardía y no suficientemente rigurosa.

En Estados Unidos, más de 180 personas se han contagiado por el COVID-19, que hasta el momento ha dejado al menos 12 muertos, según un recuento realizado el jueves por AFP a partir de fuentes oficiales.

En Seattle, su ciudad más grande de Washington, las empresas tecnológicas Amazon, Google, Facebook y Microsoft pidieron a sus asalariados trabajar desde sus casas para evitar contagios. Otros grupos restringieron los desplazamientos hacia el estado de Washington o California, donde una persona falleció.

Como las autoridades lo habían anunciado, el coronavirus continúa expandiéndose por todo el país, con un primer caso en Colorado (oeste) y tres en el pequeño estado de Maryland (este), a las puertas de la capital, Washington DC, que hasta ahora no se ha visto alcanzada por la epidemia de acuerdo a fuentes oficiales.

– La “intuición” de Trump –

Más al sur, las autoridades sanitarias comenzaron a realizar análisis a bordo de un crucero, el Grand Princess, donde se realizaron pruebas de diagnóstico para descartar infecciones a bordo.

El capitán del barco, con 3.500 personas a bordo y varado a las afueras de la costa de California, dijo en la noche que no se habían encontrado casos positivos, aunque el anuncio oficial de los resultados se hará el viernes.

Un hombre de 71 años que viajaba en ese buque durante un crucero anterior en México murió a raíz del COVID-19.

El Grand Princess pertenece a la compañía Princess Cruises, que también posee el Diamond Princess, puesto en cuarentena en Japón en febrero con más de 700 infectados, seis de los cuales murieron.

Una conferencia de salud que debía reunir a más de 40.000 personas en Orlando, Florida, fue cancelada el jueves, cuatro días antes de que fuera inaugurada en presencia del presidente Donald Trump.

El gobierno estadounidense repite que el riesgo epidémico en el país sigue siendo “débil”.

El ministro adjunto de Salud, Brett Giroir, calculó la tasa de mortalidad por el COVID-19 entre 0,1% y un máximo de 1%. El miércoles, Trump criticó la cifra de 3,4% dada por la OMS, afirmando que su “intuición” le indicaba que era “falso”.

Sin embargo, la OMS basa su estimación solamente en el número de casos confirmados.

La tasa de mortalidad “es probablemente más elevada que la gripe estacional”, que es de un 0,1% según los servicios sanitarios estadounidenses, “pero seguramente no es de 2% a 3%”, dijo Giroir.

En todo el mundo, la epidemia ha producido 97.616 casos conocidos, incluidas 3.347 muertes en 85 países y territorios, según el recuento de AFP.

AFP

EE.UU. y talibanes firmaron un acuerdo histórico que significará el inicio de la retirada de las tropas norteamericanas de Afganistán

Estados Unidos y los talibanes firmaron este sábado un acuerdo histórico en Doha que allana el camino para la retirada de las tropas estadounidenses y abre la puerta a unas negociaciones de paz entre insurgentes y gobierno destinadas a poner fin a 18 años de guerra.

Entre aplausos y gritos de “Allahu Akbar (Dios es el más grande)” de algunos asistentes, el negociador estadounidense Zalmay Khalilzad y el jefe político de los talibanes, Abdul Ghani Baradar, rubricaron el texto en la capital catarí en presencia del secretario de Estado, Mike Pompeo, y de representantes de unos 30 países.

Fue la conclusión de año y medio de complicadas negociaciones.

El texto no es un acuerdo de paz propiamente dicho porque las autoridades afganas, ellas mismas divididas tras unas criticadas elecciones presidenciales, han quedado por ahora al margen de estas conversaciones.

Sin embargo y desde ya, Estados Unidos se compromete a comenzar a retirar sus tropas del país. De 13.000 soldados se pasará a 8.600 en los próximos 135 días con el objetivo de que no quede un solo soldado estadounidense en el país en un plazo máximo de 14 meses, según queda estipulado en el acuerdo.

Todo ello condicionado a que los talibanes cumplan sus compromisos, pongan fin a sus ataques y comiencen las negociaciones con el gobierno, previstas, según el texto, el 10 de marzo, probablemente en Oslo.

Como muestra de buena voluntad de todas las partes, hasta “5.000 prisioneros de los (talibanes) y 1.000 prisioneros del otro lado (fuerzas afganas) serán liberados coincidiendo con el inicio de la negociaciones afganas”, reza el acuerdo.

– Romper lazos con Al Qaeda –

Si los términos del pacto firmado el sábado se respetan “nosotros y el resto de la comunidad internacional reunidos aquí estamos dispuestos a (hacer) gestos recíprocos”, dijo Pompeo.

Entre los compromisos que los talibanes deben cumplir, advirtió el jefe de la diplomacia estadounidense, está “la promesa de cortar los lazos con (el grupo yihadista) Al Qaeda”.

“Los talibanes no autorizarán a ninguno de sus miembros, a otros individuos o grupos, como por ejemplo Al Qaeda, usar el territorio afgano para amenazar la seguridad de Estados Unidos y sus aliados”, dice el texto.

Afganistán se convirtió en la base de Al Qaeda tras la victoria de los talibanes en 1996, y a partir de ese territorio, la organización que lideraba Osama Bin Laden orquestó los atentados del 11 de septiembre de 2001, que precipitaron la guerra y la invasión por parte de Washington y sus aliados.

A pesar de todas las incógnitas, Trump podrá presentar este acuerdo en la campaña para su reelección, en los próximos meses, como el cumplimiento de una promesa: poner fin a la guerra más larga en Estados Unidos.

Sus críticos dicen que Estados Unidos da mucho a cambio de poco, pero el gobierno asegura que las garantías dadas por los talibanes responden a la razón que provocó esta guerra: los atentados del 11 de septiembre.

Estados Unidos, alertó el secretario de Defensa, Mark Esper, “no dudará en anular este acuerdo” si los talibanes no cumplen con su palabra. En ese caso “perderán su oportunidad de sentarse con el resto de afganos y deliberar sobre el futuro de su país”, agregó.

“Debido al acuerdo (…) por el que nuestro pueblo está contento, y lo celebra, hemos interrumpido todas nuestras operaciones militares en el país”, declaró a la AFP Zabihulá Mujahid, un portavoz de los insurgentes en Kabul.

– Tregua respetada –

Pese a las dificultades que han presidido estos meses de negociación, los estadounidenses se dicen satisfechos por la semana de tregua parcial que ha sido respetada por todas las partes hasta la firma del acuerdo.

Este alto el fuego era una exigencia de Trump, quien en septiembre había anulado la firma del acuerdo tras la muerte de un soldado estadounidense en un terrible atentado en Kabul.

Unos 30 países estuvieron presentes en la firma del acuerdo en Doha pero no el gobierno afgano, quien sí envió una pequeña delegación para una “primera toma de contacto” con los talibanes.

El acuerdo de Doha es un “importante primer paso hacia un proceso de paz global,” dijo la Unión Europea. “No hay que perder esta oportunidad”, agregó.

Los talibanes fueron expulsados del poder un una coalición internacional liderada por Estados Unidos tras los atentados de 2001. Desde entonces han librado una guerra de guerrillas.

Entre 32.000 y 60.000 civiles afganos han muerto en este conflicto, según la ONU, además de 1.900 militares estadounidenses.

Para Robert Malley, presidente de la organización de prevención de conflictos International Crisis Group, “ningún acuerdo es perfecto” pero el de este sábado “representa una sólida esperanza para avanzar hacia el fin de una guerra que ha durado casi dos décadas”.

Bernie Sanders se perfila como el favorito para ser el candidato demócrata y eso genera preocupaciones en su partido por su perfil de izquierda

Las políticas progresistas de Sanders, incluida la atención médica universal, los impuestos más altos a los ricos y el aumento del salario mínimo han tocado la fibra sensible de millones de estadounidenses. 

La aplastante victoria de Bernie Sanders en las asambleas electorales de Nevada disipó a sus contrincantes moderados e inyectó a su campaña por la Casa Blanca un nuevo impulso mientras avanza hacia los siguientes campos de batalla cruciales.

Con su contundente victoria el sábado, el senador de Vermont demostró su capacidad de conseguir apoyos más allá de los votantes de izquierda, contradiciendo la advertencia de varios moderados de que no sería capaz de cerrar la brecha entre progresistas y centristas.

“Anoche demostró que puede energizar nuestra base central”, dijo a CNN Howard Dean, excandidato presidencial y exjefe del Comité Nacional Demócrata.

El domingo temprano, Sanders tenía una cómoda ventaja en Nevada, con el 60% de los centros de votación escrutados.

El senador de 78 años lideraba la contienda demócrata con el 46% de los votos, seguido muy de lejos por el exvicepresidente Joe Biden, con el 19,6%, y Pete Buttigieg, el exalcalde de South Bend, Indiana, con el 15,3%.

Los siguen las senadoras Elizabeth Warren y Amy Klobuchar con 10,1% y 4,8% respectivamente.

El equipo de campaña de Buttigieg dirigió una carta al Partido Demócrata de Nevada dando cuenta de “irregularidades” en el recuento de votos.

– “Impresionante” –

Sanders fue rápido en cantar victoria y dijo que su “coalición multirracial y multigeneracional” que ganó en Nevada “arrasará en el país”.

Para Dean, el resultado del senador en un estado que representa la variedad demográfica de Estados Unidos era “impresionante”. Pero rápidamente agregó lo importantes será el “supermartes”, el 3 marzo, cuando votan 14 estados.

Antes de eso viene Carolina del Sur, el 29 de febrero.

Las perspectivas de Biden, que alguna vez fueron firmes, se desvanecieron bruscamente durante las últimas semanas, pero el sábado dijo que se sentía “realmente bien” por su segundo lugar en Nevada.

Su equipo confía en una buena actuación en Carolina del Sur, donde Biden cuenta con el apoyo de un electorado demócrata de mayoría negra.

Pero después de que Sanders Después de empatar virtualmente en el primer lugar en Iowa y de ganar en New Hampshire, la incontestable victoria de Sanders en Nevada lo coloca como favorito, al menos por ahora.

Lidera las encuestas nacionales por un margen de 11 puntos sobre Biden y de 13 puntos sobre Mike Bloomberg, el exalcalde de Nueva York que no concurrió a los primeros estados para centrarse en el “supermartes”.

– Preocupación entre demócratas –

Las políticas progresistas de Sanders, incluida la atención médica universal, los impuestos más altos a los ricos y el aumento del salario mínimo han tocado la fibra sensible de millones de estadounidenses.

También han despertado alarmas entre algunos demócratas que aseguran que al ser un izquierdista radical, será un blanco fácil para el presidente Donald Trump, y que si lidera la carrera demócrata en noviembre el partido podría enfrentar grandes pérdidas.

El sábado, Trump felicitó con sarcasmo en Twitter al hombre que llama “Loco Bernie”.

Cuando se le preguntó si la mayoría demócrata en la Cámara de Representantes podría verse amenazada si Sanders resulta ser el rival de Trump en noviembre, un poderoso demócrata de Carolina del Sur dijo que sí.

“Sería una carga real para nosotros en estos estados o distritos en los que tenemos que hacerlo bien”, dijo James Clyburn.

“En esos distritos, va a ser difícil mantener estos trabajos si tienes que defender a un autoproclamado socialista demócrata”.

Buttigieg felicitó a Sanders por su victoria, pero también advirtió sobre votar por alguien que considera que el capitalismo es “el origen de todos los males”.

Parece que la presión aumentará sobre algunos de los precandidatos demócratas moderados con poco peso electoral para que se retiren y permitan que otros se unan en torno a un centrista que podría competir mejor contra Trump.

En declaraciones a la CNN, el asesor republicano de campaña, Mark McKinnon, predijo que los candidatos con peores resultados dejarán la carrera después del “supermartes”.

Pero las alternativas centristas enfrentan grandes desafíos, agrega, ya que Bloomberg tuvo un actuación notablemente pobre en el debate demócrata del miércoles y “Biden no tiene los recursos”.

Hablando el sábado por la noche en el estado de Washington, que vota el 10 de marzo, la candidata progresista Elizabeth Warren prometió permanecer en la carrera a pesar de que por tercera vez consecutiva su resultados fueron mediocres.

Warren renovó sus ataques contra Bloomberg, acusándolo de tratar de “comprar esta elección”.

El exalcalde de Nueva York, cofundador de la compañía de medios Bloomberg LP, ha invertido un récord de 438 millones de fondos personales en su campaña.

Según McKinnon, si Sanders logra obtener una gran ventaja después del “supermartes”, sería difícil para otros demócratas oponerse a su nominación en la convención nacional en julio, incluso si no ha ganado una clara mayoría de delegados.

“Hay algo que está sucediendo aquí que desafía la sabiduría convencional”, dijo: un hombre de 78 años que atrae a votantes jóvenes que cuentan con mucha energía.

Sanders, dijo, “está creando pasión entre los votantes”.

(AFP)

Maduro: “No queremos guerra, pero no le tenemos miedo al combate militar y vamos a garantizar la paz”

"A Donald Trump lo convencieron que es fácil, que es papaya, meterse en Venezuela y que ellos tienen la fuerza de mercenarios ya preparada" para "invadir Venezuela", expresó.

El presidente socialista Nicolás Maduro dijo este lunes no tener “miedo al combate militar”, al acusar al presidente de Estados Unidos, Donald Trump, de tramar planes para invadir Venezuela con apoyo de aliados regionales.

“No queremos guerra, no queremos violencia, no queremos terrorismo, pero no le tenemos miedo al combate militar y vamos a garantizar la paz”, aseguró Maduro, vestido con una chaqueta verde con insignias militares y rodeado del alto mando de las fuerzas armadas.

El mandatario indicó que existen grupos de militares “desertores” entrenando en la vecina Colombia para “entrar en silencio a atacar unidades militares” en el fronterizo estado Zulia (noroccidente).

“A Donald Trump lo convencieron que es fácil, que es papaya, meterse en Venezuela y que ellos tienen la fuerza de mercenarios ya preparada” para “invadir Venezuela”, expresó en cadena de radio y televisión.

Maduro, quien cuenta como aliados a Rusia, China, Turquía y Cuba habló luego ejercicios de militares realizados durante el fin de semana ante supuestos planes de agresión detrás de los cuales, según el gobierno, se encuentran Estados Unidos, Colombia y Brasil.

Unos 2,4 millones de militares y miembros de la Milicia -cuerpo civil adscrito a la estructura castrense- fueron desplegados en todo el país de acuerdo con cifras oficiales.

Las prácticas se ejecutaron “en base a las amenazas reales, no son imaginaciones”, aseveró el ministro de Defensa, general Vladimir Padrino, sentado al lado de Maduro.

El pasado 4 de enero, Trump amenazó con aplastar a la “tiranía” de Maduro durante su discurso anual ante el Congreso estadounidense, al que invitó al opositor Juan Guaidó, reconociéndolo como el “verdadero y legítimo presidente de Venezuela”.

Tras regresar de una gira internacional, Guaidó -reconocido como presidente encargado por medio centenar de países- tildó de “inevitable” un cambio de gobierno en Venezuela, asegurando este domingo que los militares tienen en sus manos la oportunidad de hacerlo menos “traumático”.

El jueves pasado, Freddy Bernal, un importante dirigente del gobernante Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), expresó que un enfrentamiento militar de Venezuela con Estados Unidos “sería un suicidio”, aunque respaldó las maniobras del fin de semana.

(AFP)

Senado de Estados Unidos resuelve limitar acciones militares de Trump contra Irán

La resolución representa un revés para la política exterior del mandatario, que fue absuelto hace una semana en el juicio político en su contra.

El Senado de Estados Unidos aprobó el jueves una resolución que impide al presidente Donald Trump emprender acciones militares contra Irán sin previa autorización del Congreso.

La resolución representa un revés para la política exterior del mandatario, que fue absuelto hace una semana en el juicio político en su contra.

Ocho republicanos votaron esa resolución junto con los demócratas, contra la opinión de sus líderes, desarmando así la mayoría que el partido de Trump ostenta en la Cámara Alta. Ocurrió tras una reunión clasificada de la administración sobre Irán, que un republicano describió como la peor sesión informativa a la que jamás había asistido.

El texto, que exige a Trump pedir una autorización expresa al Congreso para emprender acciones militares contra Teherán, pasará ahora a la Cámara de Representantes, de mayoría demócrata, que ya aprobó un texto similar el mes pasado.

Pero al igual que un intento anterior del Congreso para poner fin al apoyo de Estados Unidos a la devastadora ofensiva de Arabia Saudita en Yemen, se da por hecho que el presidente la vetará. Y los legisladores carecen de una mayoría de dos tercios para imponer su voluntad sobre la del mandatario.

Según fuentes de seguridad estadounidenses e iraquíes, antes de la votación, un cohete se estrelló contra la base iraquí donde el 27 de diciembre murió un contratista estadounidense en un ataque de una milicia cercana a Irán. No hubo informes inmediatos de víctimas.

La muerte del contratista desencadenó una crisis creciente en la que Trump ordenó un ataque con drones en el aeropuerto de Bagdad que mató al poderoso general iraní Qasem Soleimani.

El senador demócrata Tim Kaine introdujo la resolución tras la muerte de Soleimani, con el objetivo de restablecer la autoridad del Congreso para declarar una guerra, como se detalla en la Constitución de los Estados Unidos, según dijo.

“Una guerra ofensiva requiere un debate y votación en el Congreso. Esta no debería ser una propuesta controvertida”, argumentó Kaine en un discurso en el Senado. La resolución hace una excepción si Estados Unidos está “defendiéndose de un acto inminente”.

El líder demócrata en el Senado, Chuck Schumer, dijo que Trump había aumentado las tensiones al matar a Soleimani. “Nadie en esta cámara llorará por la muerte del general iraní Soleimani”, dijo. “Pero eso no significa que no tengamos en cuenta las posibles consecuencias del ataque o cualquier acción comparable”.

– Posiciones encontradas –

Las tensiones se han disparado entre Estados Unidos e Irán desde 2018 cuando Trump se retiró de un acuerdo de desnuclearización negociado por su predecesor, Barack Obama, e impuso sanciones radicales destinadas a reducir el papel regional de Teherán.

Soleimani, el jefe de la fuerza extranjera de la Guardia Revolucionaria de élite, tuvo una vasta influencia dentro del régimen clerical y orquestó ataques con cohetes contra bases en Irak que albergan tropas estadounidenses.

El Senado rechazó una moción del senador Tom Cotton, opositor de Irán, para eximir cualquier acción militar dirigida a “organizaciones terroristas designadas”.

El año pasado, la administración Trump calificó al Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica de organización terrorista, la primera vez que Estados Unidos designa de ese modo a un organismo gubernamental.

El senador Marco Rubio, aliado cercano de Trump, dijo que la resolución de Kaine aumentaría los riesgos de guerra. “Irán pensará que puede matar a los estadounidenses sin represalias fuertes porque creerán erróneamente que (Trump) enfrenta restricciones bipartidistas sobre las opciones de represalia”, escribió en Twitter.

La senadora Susan Collins, una republicana moderada que votó para absolver a Trump en su juicio político, dijo por su parte que quería afirmar el poder del Congreso.

El régimen iraní no debe “interpretar esta votación como una falta de resolución contra su agresión y actividades malignas en la región”, dijo a periodistas. Pero mostrará que “ningún presidente tiene la autoridad para comprometer” a las fuerzas en un conflicto, advirtió.

(AFP)

Bernie Sanders gana la primaria demócrata en New Hampshire y Joe Biden sigue perdiendo peso

A nivel nacional, en lo que analistas ven como un "cambio dramático", Sanders lidera con 23%, seguido de Biden con 20,4%.

Bernie Sanders ganó el martes la crucial primaria demócrata de New Hampshire, según proyecciones de medios, en una mala noche para el exvicepresidente Joe Biden, por meses favorito, que quedó quinto en la carrera para elegir al rival de Donald Trump en noviembre.

Sanders, el abanderado del ala progresista del partido, obtenía el 26% de los votos con la mayoría del conteo completo en ese estado del noreste, en el que derrotó a Hillary Clinton en 2016.

“Esta victoria aquí es el principio del fin para Donald Trump”, dijo Sanders a sus eufóricos seguidores, en medio de reclamos por impuestos más justos y una reforma del sistema de salud, después de que NBC y ABC anunciaran el resultado.

Dos moderados se ubicaron en segundo y tercer lugar: Pete Buttigieg, exacalde de South Bend, Indiana, cosechaba el 24,3% de las adhesiones, y la senadora de Minesota, Amy Klobuchar, el 19,9%. Cuarta se colocaba la senadora progresista de Massachusetts, Elizabeth Warren (9,3%).

“Tantos de ustedes participaron. Demócratas de pura cepa. Independientes dispuestos a permanecer al margen. E incluso algunos nuevos exrepublicanos. Listos para votar por algo nuevo”, dijo Buttigieg, anunciando que su campaña se trasladará ahora a Nevada y Carolina del Sur, los próximos en pronunciarse el 22 y 29 de febrero.

Los aspirantes demócratas a la Casa Blanca buscan afinar la contienda tras un caótico comienzo del proceso de nominación partidaria la semana pasada en los “caucus” (asambleas ciudadanas) de Iowa, donde Buttigieg y Sanders quedaron cabeza a cabeza tras un vergonzoso conteo de varios días.

Para algunos, sin embargo, los resultados en New Hampshire supusieron el fin de la carrera, dejando en nueve el total de aspirantes demócratas a derrotar a Trump.

Andrew Yang, un empresario tecnológico nuevo en la arena política, y el senador de Colorado, Michael Bennet, anunciaron su retiro luego de esta primera elección con voto secreto en el maratónico camino hacia la investidura demócrata que surgirá de la convención en julio.

– “No la campana de cierre” –

Biden, que terminó cuarto en Iowa y acaba de perder la delantera en las encuestas nacionales, recibió un nuevo golpe en New Hampshire, donde marcaba apenas 8,4%. Anticipando que la noche no sería para festejar, el exvicepresidente de Barack Obama se fue a Carolina del Sur, donde espera revertir su suerte gracias al importante apoyo que tiene entre la población negra.

Pero no pareció darse por vencido.

“Acabamos de escuchar los primeros dos de 50 estados. Dos. No toda la nación, ni la mitad de la nación, ni la cuarta parte de la nación”, dijo a sus seguidores. “Para mí, esa es la campana de apertura, no la campana de cierre”, dijo Biden, que al final de la semana irá a Nevada.

Desde Twitter, Trump ironizó sobre la batalla demócrata, con comentarios burlones en particular hacia Warren. “Creo que está enviando señales de que quiere salir” de la campaña, dijo.

Warren admitió a MSNBC que el resultado era decepcionante, pero insistió: “Este será un proceso largo”.

Trump también aprovechó para celebrar su esperado triunfo en las primarias republicanas de New Hampshire, destacando que recogió más votos en New Hampshire que cualquier otro presidente en cualquiera de los partidos en ese estado en las últimas cuatro décadas. “¡No es un hecho insignificante!”, tuiteó.

– Bloomberg avanza –

New Hampshire, un estado del noreste del país con sólo 1,3 millones de habitantes, aporta 24 delegados a la convención demócrata, menos del 1% de los necesarios para la nominación, pero funciona como un trampolín.

Sanders, de 78 años, confiaba en su victoria. Buttigieg, de 38 años, se consolidaba como un serio competidor tras ganarle por estrecho margen en Iowa.

Pero era Klobuchar, de 59 años, cuya popularidad creció tras el debate del viernes, quien dio la nota al aparecer tercera en New Hampshire.

“No puedo esperar para ganar la nominación y construir un movimiento de demócratas enardecidos, de republicanos independientes y moderados”, dijo a sus seguidores, recordando sus orígenes humildes.

Ansiosos por recuperar la Casa Blanca, los demócratas se debaten entre la “revolución política” propugnada por Sanders, quien se define como un “socialista democrático”, y el realismo de moderados como Buttigieg y Klobuchar, que prometen renovación y unidad, respectivamente.

A nivel nacional, en lo que analistas ven como un “cambio dramático”, Sanders lidera con 23%, seguido de Biden con 20,4%. El multimillonario Michael Bloomberg (13,6%) ya está tercero tras ingresar a la carrera en noviembre, desplazando a Warren (13%), Buttigieg (10,4%) y Klobuchar (4,4%), según RealClearPolitics.

El exalcalde de Nueva York decidió no competir en Iowa ni en New Hamphire, ni tampoco en Nevada o Carolina del Sur. Con un discurso de centro y muchos dólares para gastar, Bloomberg apuesta a meterse de lleno en la batalla en el “Súper Martes” del 3 de marzo, cuando 14 estados celebran internas, entre ellos California, Texas, Virginia y Carolina del Norte.

(AFP)

Maduro anuncia demanda contra Estados Unidos ante la Corte Internacional de Justicia por sanción a aerolínea estatal

"Venezuela va a buscar justicia en los tribunales internacionales", afirmó el mandatario.

Venezuela demandará a Estados Unidos ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ) por las sanciones que emitió el pasado viernes contra la aerolínea estatal Conviasa, anunció este lunes el presidente Nicolás Maduro.

Al término de una marcha de trabajadores de la empresa en rechazo a las restricciones, Maduro dijo que pidió a sus funcionarios y a la Procuraduría preparar de “inmediato una demanda” ante la CIJ “contra el gobierno de Estados Unidos por el daño que se pretende hacer” a Conviasa.

“Venezuela va a buscar justicia en los tribunales internacionales”, afirmó el mandatario socialista a las afueras del palacio presidencial de Miraflores, punto final de la movilización.

El Departamento del Tesoro de Estados Unidos anunció sanciones contra la aerolínea estatal, que bloquean cualquier transacción entre ésta y ciudadanos y empresas de ese país.

La medida se suma a una batería de castigos de Washington para forzar la salida del poder de Maduro, que incluyen un embargo petrolero desde abril pasado y un bloqueo financiero.

Maduro, quien tachó la nueva disposición de “irracional”, responsabilizó al líder opositor Juan Guaidó, reconocido como presidente encargado por medio centenar de países.

Guaidó “dijo a sus amos del norte: sanciona esta empresa, incrementa las sanciones contra Venezuela”, expresó el gobernante sobre el jefe parlamentario, quien realiza una gira internacional desde el pasado 19 de enero tras burlar una prohibición de salida del país.

Durante su periplo, Guaidó fue recibido el pasado miércoles en la Casa Blanca por el presidente Donald Trump, quien un día antes, ante el Congreso del país norteamericano y en presencia del opositor, prometió aplastar la “tiranía” de Maduro.

Conviasa aseguró este lunes en un comunicado que “seguirá operando con total normalidad”.

La CIJ, con sede en La Haya y que trata litigios entre Estados, solo emite opiniones consultivas y no dispone de ningún medio de coerción. Sus decisiones no siempre son aplicadas por los países.

(AFP)